El de­re­cho a exis­tir

El Diario de Chihuahua - - OPINIÓN - Ma­rie­la Cas­tro Flores ma­rie­la­cas­tro­flo­res.blogs­pot.com @Ma­rie­lou­sa­lo­mé

La hu­ma­ni­tas su­po­ne una dig­ni­fi­ca­ción que pro­por­cio­na au­to­es­ti­ma y, a la vez, exi­ge res­pe­to y com­por­ta­mien­tos im­preg­na­dos de ges­tos in­ter­cam­bia­bles y re­cí­pro­cos. Los otros, los se­me­jan­tes tie­nen la mis­ma per­so­na­li­dad, lo que im­pi­de anu­lar o des­co­no­cer su exis­ten­cia. Los ac­tos del ser hu­mano, so­me­ti­dos al con­trol del de­re­cho, son, pre­ci­sa­men­te, aque­llos que le afec­tan co­mo ser so­cial.” Antonio Vi­ñas. Teo­ría del De­re­cho y ex­pe­rien­cia ju­rí­di­ca ro­ma­na

El pa­sa­do 29 de ju­lio, el pleno del ca­bil­do de Juá­rez vo­tó en con­tra el de­cre­to No. LXVI/RFCNT/0354/2019 IIP.O., re­fe­ren­te al de­re­cho hu­mano del li­bre desa­rro­llo de la per­so­na­li­dad con lo que no pu­do al­can­zar ran­go de cons­ti­tu­cio­na­li­dad, al me­nos la Cons­ti­tu­ción del Es­ta­do da la po­si­bi­li­dad de que las per­so­nas ad­qui­rie­ran au­to­no­mía ple­na pa­ra el desa­rro­llo de sus vidas, de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas y so­cia­les y tam­bién, las que im­pac­tan estrictame­nte en el ám­bi­to pri­va­do de su es­fe­ra ín­ti­ma.

Es de ha­cer no­tar que otros ayun­ta­mien­tos co­mo Cuauh­té­moc, Gua­cho­chi, Gue­rre­ro, Aqui­les Ser­dán y Ca­mar­go ha­bían ex­pre­sa­do su ne­ga­ti­va de for­ma pre­via, cu­rio­sa­men­te, mu­ni­ci­pios que cuen­tan con gra­ves asig­na­tu­ras pen­dien­tes en ma­te­ria de de­re­chos hu­ma­nos.

Por otro la­do, su­rrea­lis­ta re­sul­ta la de de­cla­ra­cio­nes pro­veí­das por par­te de gru­pos “pro-fa­mi­lias” y que son re­co­gi­das en un áni­mo es­tig­ma­ti­zan­te por me­dios de co­mu­ni­ca­ción que pre­ten­den in­ser­tar una na­rra­ti­va que sa­ta­ni­za la cul­tu­ra de­re­chohu­ma­nis­ta co­mo si su con­so­li­da­ción fue­se equi­va­len­te a acep­tar por de­cre­to los peo­res vi­cios de la hu­ma­ni­dad. Na­da más le­jano de la ver­dad, el de­re­cho a exis­tir, al li­bre desa­rro­llo de la per­so­na­li­dad es un te­ma que vie­ne for­ján­do­se, cre­cien­do, to­man­do for­ma y for­ta­le­cién­do­se des­de an­tes del cris­tia­nis­mo y ha pa­sa­do por to­das las dis­ci­pli­nas del pen­sa­mien­to.

En la an­ti­gua Gre­cia sur­gie­ron los pri­me­ros re­co­no­ci­mien­tos so­bre las in­di­vi­dua­li­da­des hu­ma­nas en me­dio de dis­cu­sio­nes fi­lo­só­fi­cas so­bre la li­ber­tad y la na­tu­ra­le­za hu­ma­na, pos­te­rior­men­te, las le­yes ro­ma­nas in­cor­po­ran es­ta vi­sión a sus le­yes. En pa­la­bras de Lo­ren­zo Fernández: “… no es otra co­sa que la tra­duc­ción ro­ma­na de la éti­ca de la vi­da con­for­me la na­tu­ra­le­za de la es­cue­la Es­toi­ca, que con­ce­bía la vi­da co­mo un pro­ce­so de li­bre desa­rro­llo de la per­so­na­li­dad, y al hom­bre, co­mo un ser lla­ma­do a su ple­ni­tud, con ca­pa­ci­dad pa­ra for­jar­se es­pi­ri­tual y so­cial­men­te a sí mis­mo. A es­tas ideas grie­gas agre­gó Ci­ce­rón al­gu­nos tó­pi­cos ro­ma­nos, co­mo la exal­ta­ción de la dig­ni­dad del hom­bre y la idea de la li­ber­tad” (Te­mas de Fi­lo­so­fía del De­re­cho). Ya con­ver­ti­do el pre­cep­to en De­re­cho Na­tu­ral, es­ta doc­tri­na fue adop­ta­da por el cris­tia­nis­mo, que la con­vir­tió en de­re­cho di­vino te­nien­do co­mo ma­yo­res ex­po­nen­tes a San­to To­mas de Aquino y San Agus­tín que sen­ta­ron im­por­tan­tes ba­ses teo­ló­gi­cas con la pre­mi­sa. Pa­sa­do el tiempo, fi­ló­so­fos cris­tia­nos, teó­lo­gos y la igle­sia ca­tó­li­ca pro­cla­ma­ron la de­fen­sa de la li­ber­tad y el li­bre al­be­drío ya que se con­si­de­ra­ba que só­lo me­dian­te la li­bre elec­ción las per­so­nas po­dían bus­car –y en­con­trar- su per­fec­cio­na­mien­to mo­ral y es­pi­ri­tual.

¿Por qué tra­tar en­ton­ces el te­ma co­mo con­tro­ver­sial si ha acom­pa­ña­do a la hu­ma­ni­dad ca­si des­de el ini­cio de su his­to­ria? Bueno, pues por­que es re­di­tua­ble en tér­mi­nos po­lí­ti­cos y so­cia­les. Aun­que los ma­les so­cia­les que pro­du­cen son ma­yo­res a los be­ne­fi­cios que só­lo unas cuan­tas cú­pu­las con­si­guen. La ma­ni­pu­la­ción me­diá­ti­ca pa­ra orien­tar la vo­lun­tad y con­se­guir la aten­ción de cier­tos sec­to­res a tra­vés del mie­do siem­pre ha con­se­gui­do dos co­sas: la apro­ba­ción de go­bier­nos tre­men­da­men­te im­po­pu­la­res o el be­ne­plá­ci­to fren­te a la gue­rra.

El maes­tro Nor­ber­to Bob­bio en re­fe­ren­cia al li­bre desa­rro­llo de la per­so­na­li­dad des­de la teo­ría de­mo­crá­ti­ca en­ten­di­do co­mo au­to­no­mía, de­ter­mi­na que: “la au­to­no­mía in­di­ca que ser li­bre no implica no te­ner le­yes, sino dar­se le­yes a sí mis­mo... una vo­lun­tad li­bre es una vo­lun­tad que se au­to­de­ter­mi­na”.

La cien­cia po­lí­ti­ca mo­der­na, el de­re­cho que ha cau­sa­do ju­ris­pru­den­cia, la fi­lo­so­fía y la his­to­ria han do­cu­men­ta­do am­plia­men­te teo­rías, co­rrien­tes de pen­sa­mien­to crí­ti­co, tra­ta­dos y de­más pos­tu­la­cio­nes co­mo pa­ra que con to­da es­ta ba­se teó­ri­ca las má­xi­mas de los dis­cur­sos de las per­so­nas an­ti­de­re­chos emi­tan per­las co­mo: “las per­so­nas gays no ne­ce­si­tan de­re­chos, só­lo to­le­ran­cia” y lue­go, a su con­si­de­ra­ción ¿qué más van a re­que­rir? ¿cam­pos de con­cen­tra­ción?

Ele­var a ran­go cons­ti­tu­cio­nal el de­re­cho a la li­bre per­so­na­li­dad tie­ne que ver no só­lo con po­der in­te­rrum­pir un em­ba­ra­zo, con que per­so­nas del mis­mo se­xo pue­dan con­traer ma­tri­mo­nio ci­vil sin ne­ce­si­dad de am­pa­ros, con que pue­dan adop­tar, tam­bién con que los es­ta­dos ad­quie­ran la obli­ga­ción de tra­tar el te­ma de la dis­cri­mi­na­ción co­mo un de­li­to gra­ve y no só­lo las co­mi­sio­nes de de­re­chos hu­ma­nos emi­tan re­co­men­da­cio­nes que no son vin­cu­lan­tes, que se to­men las me­di­das ne­ce­sa­rias pa­ra ir ce­rran­do las bre­chas de de­sigual­dad, que la ex­clu­sión o la fal­ta de opor­tu­ni­da­des de­jen de ser car­ta co­mún en el país. Que los sec­to­res con­si­de­ra­dos “vul­ne­ra­bles” o que pa­de­cen dis­cri­mi­na­ción histórica co­mo los pue­blos ori­gi­na­rios de­jen de pa­de­cer­la y sean re­co­no­ci­das co­mo na­cio­nes, que la vio­len­cia de gé­ne­ro de­je de ser la pan­de­mia que en es­te país con­su­me la vi­da de 9 mu­je­res a dia­rio y que el nues­tro, de­je de ser el país que en­ca­be­ce a ni­vel mun­dial la lis­ta de abu­so se­xual in­fan­til.

Los dis­cur­sos tre­men­dis­tas y ama­ri­llis­tas de gru­pos “pro-fa­mi­lias” tie­nen tan­ta pe­ne­tra­ción por­que así co­mo las per­so­nas tie­nen la ne­ce­si­dad es­pi­ri­tual in­trín­se­ca de creer en al­go, tam­bién re­quie­ren al­go a lo cual te­mer pa­ra mo­de­rar­se, au­to­go­ber­nar­se, la gra­ve im­pli­ca­ción es que en ello se com­pro­me­te la vo­lun­tad y la pér­di­da de la li­ber­tad.

No hay mo­ral ni vir­tud a reivin­di­car cuan­do aban­do­na­mos la nues­tra –jun­to al cri­te­rio y el sen­ti­do co­mún- ero­sio­nan­do el pen­sa­mien­to crí­ti­co que nos per­mi­te ser más per­so­nas, más hu­ma­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.