González se­rá en­tro­ni­za­do con 3 de­fen­si­vos que lo en­ca­ra­ron

El Diario de Chihuahua - - DEPORTES -

Can­ton, Ohio— En un ex­tre­mo de la sa­la se sen­tó Tony González. Has­ta el otro la­do es­ta­ba Ed Reed.

En su épo­ca co­mo ju­ga­do­res, al­gu­nas ve­ces eso era lo más cer­ca que los dos nue­vos miem­bros del Sa­lón de la Fa­ma que­rían es­tar.

Lo mis­mo era pa­ra Champ Bai­ley y Ty Law cuan­do se tra­ta­ba de cu­brir a González, el ala ce­rra­da con la ca­pa­ci­dad de cam­biar un jue­go y un due­lo de pe­sa­di­lla pa­ra los de­fen­si­ve backs.

To­dos ellos son par­te de la ge­ne­ra­ción 2019 que in­gre­sa­rá al Sa­lón de la Fa­ma hoy por la no­che. Ayer, ha­bla­ron unos res­pec­to a los otros y el ho­nor de lle­gar jun­tos al re­cin­to del fut­bol ame­ri­cano pro­fe­sio­nal.

“Era una mo­les­tia li­diar con Tony”, di­jo Reed, cinco ve­ces All­pro pa­ra Bal­ti­mo­re, un sa­fety con ins­tin­to pa­ra ca­zar el ba­lón y miem­bro del Equi­po de la Dé­ca­da de 2000 de la NFL, lo mis­mo que González, Bai­ley y Law. “Tony era ru­do. Uno ne­ce­si­ta­ba la ayu­da de al­guien más. Yo le de­cía a Te­rrell Suggs, ‘tie­nes que gol­pear­lo an­tes de ir a pe­ne­trar la lí­nea de gol­peo’”.

“Tony era as­tu­to, gran­de, di­fí­cil de cu­brir, un ju­ga­dor de bas­quet­bol”.

Cier­to. González fue una es­tre­lla en am­bos de­por­tes en Ca­li­for­nia. Cla­ra­men­te eli­gió la pro­fe­sión co­rrec­ta, donde fue ele­gi­do a seis equi­pos All-pro, atra­pó más pa­ses (mil 325) que na­die ex­cep­to Jerry Ri­ce, y se con­vir­tió en el me­jor ala ce­rra­da en la his­to­ria de la NFL.

In­gre­sar al Sa­lón con tres de­fen­si­ves backs ex­cep­cio­na­les re­sul­ta al­go sor­pren­den­te pa­ra González, cu­ya ha­bi­li­dad pa­ra su­pe­rar por ve­lo­ci­dad a los li­ne­bac­kers y por mus­cu­la­tu­ra o in­clu­so en el sal­to a los sa­fe­ties y es­qui­ne­ros, lo hi­cie­ron un ju­ga­dor do­mi­nan­te du­ran­te 17 tem­po­ra­das.

“Me en­can­ta­ba por­que era el me­jor”, co­men­tó Bai­ley de sus due­los con González mien­tras am­bos es­tu­vie­ron en el Oes­te de la Con­fe­ren­cia Ame­ri­ca­na, el ala ce­rra­da con Kan­sas City y el es­qui­ne­ro con Den­ver. Ra­ra vez los coor­di­na­do­res de­fen­si­vos pe­dían a los es­qui­ne­ros cu­brir a González, pe­ro Bai­ley te­nía la in­te­li­gen­cia, ha­bi­li­dad y tem­pe­ra­men­to pa­ra ha­cer­lo.

“Tony no era pre­ci­sa­men­te rá­pi­do, pe­ro lo su­fi­cien­te. Era al­go nue­vo pa­ra mí en­fren­tar a un ju­ga­dor más gran­de, no uno de esos (alas ce­rra­das que jue­gan co­mo wi­deouts). Sa­bía que si el ba­lón ve­nía en su di­rec­ción, yo ten­dría que preo­cu­par­me so­bre ese enor­me cuer­po (En sus épo­cas co­mo ju­ga­do­res, González me­día 1.95 me­tros y pe­sa­ba 113.3 ki­lo­gra­mos, fren­te a un Bai­ley de 1.82 me­tros y 88.4 ki­los) y tra­tar de ha­cer la ju­ga­da. Nun­ca con­se­guí una in­ter­cep­ción an­te él. Fue uno de los me­jo­res”.

González com­par­tió tal opi­nión so­bre Reed, Bai­ley y Law, quien fue su compañero en Kan­sas City en la cam­pa­ña 2006-07.

EL ALA ce­rra­da de los Je­fes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.