Par­que Ler­do, le­jos de sus años mo­zos

El Diario de Chihuahua - - CIUDAD - Juan Car­los Nú­ñez / El Dia­rio

El Par­que Ler­do es sin du­da uno de los si­tios más em­ble­má­ti­cos de la ciu­dad, con mu­cha his­to­ria de­trás, que so­lía ser pun­to muy im­por­tan­te pa­ra even­tos, y que ha so­bre­vi­vi­do al pa­so del tiempo gra­cias al cui­da­do de los ve­ci­nos y al­gu­nas au­to­ri­da­des; sin em­bar­go, se en­cuen­tra muy le­jos de aque­llos años cuan­do era centro de atrac­ción pa­ra los chihuahuen­ses.

Es con­si­de­ra­do uno de los más be­llos por la va­rie­dad de ár­bo­les y plan­tas, mu­chos con más de 30 años. es el úni­co con tres ac­ce­sos o ar­cos de can­te­ra de la épo­ca co­lo­nial, tie­ne 51 lám­pa­ras de es­ti­lo an­ti­guo de hie­rro for­ja­do que fun­cio­nan, hay 44 ban­cas y el kios­co prin­ci­pal. Ade­más, cuen­ta con un frag­men­to del acue­duc­to de Chihuahua, al­gu­nas fuen­tes, por lo que lo ha­ce úni­co en su ti­po por la can­ti­dad de mues­tra ar­qui­tec­tó­ni­ca que tie­ne. Ade­más, la Bi­blio­te­ca Mu­ni­ci­pal No. 1, que man­tie­ne un es­ti­lo de dé­ca­das atrás y en fun­cio­na­mien­to.

La su­per­fi­cie de 23 mil 109 me­tros cua­dra­dos com­po­nen des­de el Pa­seo Bo­lí­var has­ta la Ave­ni­da Ocam­po y la ca­lle que los di­vi­de es la ca­lle Sex­ta, que for­man un trián­gu­lo isós­ce­les. Tam­bién cuen­ta con una sa­li­da pe­que­ña ha­cia la es­ta­ción del Sis­te­ma de Trans­por­te Pú­bli­co “Me­tro Bus”, donde es­tá el mo­nu­men­to er­gui­do al Li­ber­ta­dor Si­món Bo­lí­var, que fue da­do por la Re­pú­bli­ca de Ve­ne­zue­la al pueblo de Chihuahua en 1956, que en cu­ya ba­se hay cier­to de­te­rio­ro y al­gu­nas de las le­tras de bron­ce fal­tan­tes.

Ape­sar de que el Mu­ni­ci­pio siem­pre sue­le dar­le man­te­ni­mien­to, sí exis­ten al­gu­nas áreas des­cui­da­das y hay po­co más de 10 ár­bo­les que se per­ci­ben se­cos. No obs­tan­te, no so­bre­sa­len de la ma­yo­ría, los cua­les son usa­dos por la gen­te que sue­le acu­dir dia­ria­men­te a con­vi­vir, pla­ti­car y pa­re­jas que se cor­te­jan o al­gu­nas ac­ti­vi­da­des in­di­vi­dua­les.

Es­te es­pa­cio ha si­do mi­ra de mu­chas con­tro­ver­sias y lu­chas en­tre los ve­ci­nos y las ad­mi­nis­tra­cio­nes mu­ni­ci­pa­les que han que­ri­do mo­di­fi­car par­te de las es­truc­tu­ras, o bien, co­mo aque­lla idea de ha­cer un es­ta­cio­na­mien­to sub­te­rrá­neo que una vez di­jo el en­ton­ces al­cal­de Ja­vier Garfio Pa­che­co, que des­per­tó la ira de los po­bla­do­res cer­ca­nos. Al fi­nal, a pe­sar de que el anun­cio era de no afec­tar al su­per­fi­cie, no se reali­zó na­da.

Aun­que sí es con­si­de­ra­do uno de los par­ques más be­llos, en dé­ca­das atrás so­lían rea­li­zar­se even­tos mul­ti­tu­di­na­rios, ver­be­na po­pu­lar con jue­gos, música, bai­les, cantos, pre­sen­ta­cio­nes de to­do ti­po, pe­ro más que na­da, mu­cha con­vi­ven­cia. Es­to era or­ga­ni­za­do por or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil y apo­yo de los ayun­ta­mien­tos.

En la ac­tua­li­dad hay un des­dén evi­den­te que ha ge­ne­ra­do me­nos ac­ti­vi­da­des y muy le­jos de aque­llos lla­ma­dos años mo­zos, en que ha­bía mu­cha fies­ta, se reunían mi­les de chihuahuen­ses y has­ta era atrac­ción tu­rís­ti­ca.

Al­gu­nas usua­rios fre­cuen­tes han co­men­ta­do que se­ría bueno que la au­to­ri­da­des re­to­ma­ran va­rias ac­cio­nes de an­ta­ño o apro­ve­cha­ran es­te es­pa­cio pa­ra con­vo­car a más gen­te a asis­tir tan­to en la ma­ña­na, tar­de y en la no­che,

ya que en es­ta zo­na es muy con­cu­rri­da por los res­tau­ran­tes, ca­fés, an­tros y ba­res.

En cuan­to a su his­to­ria, fue en 1805 cuan­do el Ayun­ta­mien­to en turno acor­dó que se pro­ce­die­ra a la plan­ta­ción de una ala­me­da en los te­rre­nos in­me­dia­tos a la ca­pi­lla de San­ta Ri­ta pa­ra que sir­vie­ra de centro de reu­nión y de des­can­so a los ve­ci­nos.

La Ala­me­da San­ta Ri­ta, co­mo se le lla­mó, co­bró im­por­tan­cia des­de 1826, por lo que el Ayun­ta­mien­to se vio obli­ga­do a rea­li­zar tra­ba­jos de me­jo­ría en ella. En 1838 se man­da­ron ins­ta­lar los pri­me­ros asien­tos de mam­pos­te­ría y en 1856 se man­da­ron a re­no­var los que se en­con­tra­ban de­te­rio­ra­dos y a cons­truir otros más; de igual for­ma se ins­tru­yó pa­ra que se ade­cua­ra una lu­ne­ta en la par­te cen­tral, y que és­ta sir­vie­ra de es­pa­cio pa­ra los mú­si­cos que to­ca­ban en días de fies­ta.

La ala­me­da se con­vir­tió en un par­que pú­bli­co en el año de 1869, dán­do­se­le el nom­bre de Pa­seo El Por­ve­nir. Años más tar­de tu­vo arre­glos de me­jo­ría en­tre los que des­ta­can el kios­co en la glo­rie­ta cen­tral en 1894 y los ar­cos de ac­ce­so en 1899.

Fue en el año de 1895 que en jun­to con el cam­bio ra­di­cal en la no­men­cla­tu­ra de la ciu­dad, el Pa­seo El Por­ve­nir cam­bió su nom­bre al de Par­que Ler­do de Tejada que lle­va en la ac­tua­li­dad. Ya en 1917 se man­dó re­ti­rar la bar­da pe­ri­me­tral, de­jan­do úni­ca­men­te los ac­ce­sos de can­te­ra.

es sin du­da uno de los si­tios más em­ble­má­ti­cos de la ciu­dad, con mu­cha his­to­ria de­trás

al­gu­nos de los mo­nu­me­tos y es­truc­tu­ras están de­te­rio­ra­dos

el Par­que tie­ne 44 ban­cas y un kios­co prin­ci­pal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.