Ata­can­te, un su­pre­ma­cis­ta de 21 años

El Diario de Chihuahua - - PORTADA - (De la Redacción /El Dia­rio de El Paso) new­[email protected]­riou­sa.com

El Paso— Pa­trick Cru­sius, un su­pre­ma­cis­ta blan­co que en al­gún mo­men­to con­de­nó “la in­va­sión his­pa­na a Te­xas”, fue iden­ti­fi­ca­do co­mo el sos­pe­cho­so que per­pe­tró un ti­ro­teo en Wal­mart cer­ca del cen­tro co­mer­cial Cie­lo Vis­ta en El Paso.

Cru­sius, de 21 años, re­si­de en el área de Da­llas-fort Worth y ac­tual­men­te es­tá ba­jo cus­to­dia po­li­cial.

Has­ta el mo­men­to se des­co­no­cen las mo­ti­va­cio­nes exac­tas que lo lle­va­ron a co­me­ter el ata­que en El Paso, da­do que su re­si­den­cia, en la ciu­dad de Allen, se ubi­ca a 659 mi­llas (mil 60 ki­ló­me­tros) por ca­rre­te­ra, lo cual im­pli­ca un via­je de unas nue­ve ho­ras en vehícu­lo.

El Paso– El do­mi­ci­lio del sos­pe­cho­so, en Allen, fue ase­gu­ra­do por ele­men­tos del De­par­ta­men­to de Se­gu­ri­dad Es­ta­tal (DPS) de Te­xas, y otras agen­cias de la ley. Las au­to­ri­da­des del FBI con­fir­ma­ron la exis­ten­cia de un ma­ni­fies­to ra­cis­ta, que di­je­ron es par­te de su in­ves­ti­ga­ción. No con­fir­ma­ron que el tex­to fue­ra es­cri­to por el sos­pe­cho­so.

El es­ta­do de Te­xas li­de­ra­rá el pro­ce­so ju­di­cial con­tra el sos­pe­cho­so, se le fin­ca­rán car­gos de ase­si­na­to ca­pi­tal, aun­que fun­cio­na­rios hi­cie­ron

re­fe­ren­cia a la po­si­bi­li­dad de ca­ta­lo­gar­lo co­mo un cri­men de odio.

La Po­li­cía se ne­gó a iden­ti­fi­car al sos­pe­cho­so y di­jo que era un hom­bre de 21 años ori­gi­na­rio de Allen, Te­xas, lo cual coin­ci­de con la fi­lia­ción de Cru­sius, cu­yo per­fil en Fa­ce­book fue pos­te­rior­men­te bo­rra­do.

Arres­ta­do sin in­ci­den­tes

El sos­pe­cho­so, iden­ti­fi­ca­do por múl­ti­ples fuen­tes co­mo Pa­trick Cru­sius, con­du­cía un vehícu­lo gris, se­gún la con­ver­sa­ción del es­cá­ner po­li­cial.

Es­ta­do lo lle­va­rá a ju­cio por ase­si­na­to ca­pi­tal; pi­den que sea por cri­men de odio

Los pri­me­ros in­for­mes in­di­ca­ron que el sos­pe­cho­so te­nía un AK-47, pe­ro al ser de­te­ni­do no se re­por­ta­ron in­ci­den­tes, y los agen­tes no dis­pa­ra­ron du­ran­te el arres­to.

Apro­xi­ma­da­men­te a las 12:40 p.m., el trá­fi­co del es­cá­ner in­di­có que la Po­li­cía ha­bía re­cu­pe­ra­do el ar­ma y el au­to­mó­vil del sos­pe­cho­so.

El go­ber­na­dor de Te­xas, Greg Ab­bott, tam­bién re­la­cio­nó el ti­ro­teo ma­si­vo con la sa­lud men­tal.

“La con­clu­sión es que la sa­lud men­tal es un gran con­tri­bu­yen­te a cual­quier ti­po de vio­len­cia”, di­jo Ab­bott.

“Te­xas se la­men­ta por la gen­te de El Paso”, sos­tu­vo.

El ti­ro­teo se in­for­mó a las 10:39 a.m., y el pri­mer agen­te de la ley es­tu­vo en la es­ce­na a las 10:45 a.m., di­jo el je­fe de Po­li­cía de El Paso, Greg Allen.

“To­dos los que llevan una in­sig­nia en es­ta ciu­dad se pre­sen­ta­ron a es­ta es­ce­na en par­ti­cu­lar”, di­jo.

Cru­sius es­cri­bió en su pá­gi­na de Lin­ke­din en 2015 que no es­ta­ba mo­ti­va­do pa­ra ha­cer na­da más que lo su­fi­cien­te pa­ra so­bre­vi­vir.

Po­co des­pués del ti­ro­teo de ayer, esa pá­gi­na fue eli­mi­na­da. Cru­sius di­jo en esa pá­gi­na que asis­tió a Plano High School.

Plano se en­cuen­tra cer­ca de la ca­sa fa­mi­liar de Cru­sius en Allen, Te­xas, y es­tá a unas 650 mi­llas (mil 46 ki­ló­me­tros) de El Paso.

El Community Co­lle­ge del Con­da­do de Co­llin con­fir­mó que asis­tió a su es­cue­la du­ran­te la pri­ma­ve­ra de 2019.

El pe­rio­dis­ta Scott Sted­man di­jo en su cuen­ta de Twit­ter que in­for­mó al FBI que un ma­ni­fies­to que su­pues­ta­men­te era del sos­pe­cho­so ha­bía es­ta­do cir­cu­lan­do en 8Chan.

Sted­man di­jo que el FBI es­tá tra­tan­do el ma­ni­fies­to con se­rie­dad. 8Chan es un ta­ble­ro de men­sa­jes con­tro­ver­ti­do que Vox ha des­cri­to co­mo “el ho­gar del contenido más vi­ru­len­to en In­ter­net”.

Di­cho ma­ni­fies­to, que ha si­do vis­to por Heavy. com pe­ro no ve­ri­fi­ca­do co­mo per­te­ne­cien­te al sos­pe­cho­so, ha­ce re­fe­ren­cias ne­ga­ti­vas so­bre la in­mi­gra­ción his­pa­na a los Es­ta­dos Uni­dos.

Cri­ti­ca a los dos prin­ci­pa­les par­ti­dos po­lí­ti­cos en los Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro el es­cri­tor en­fa­ti­za que apo­ya a al­gu­nos en el Par­ti­do Re­pu­bli­cano en tér­mi­nos de po­lí­ti­cas de in­mi­gra­ción. El es­cri­tor tam­bién ha­ce re­fe­ren­cia al su­pues­to ti­ra­dor de la mez­qui­ta de Ch­rist­church, Nue­va Ze­lan­da, Bren­ton Ta­rrant.

La Po­li­cía con­fir­mó que es­tán re­vi­san­do el ma­ni­fies­to, pe­ro no pu­do con­fir­mar si fue es­cri­to por el ti­ra­dor.

El ma­ni­fies­to pa­re­ce ha­ber si­do pu­bli­ca­do an­tes de los pri­me­ros in­for­mes del ti­ro­teo, pe­ro in­clu­ye de­ta­lles que coin­ci­den con lo que su­ce­dió en Wal­mart de El Paso.

El ma­ni­fies­to se ti­tu­la “Una ver­dad in­có­mo­da” y enun­cia lo si­guien­te:

“En general, apo­yo al ti­ra­dor de Ch­rist­church y su ma­ni­fies­to. Es­te ata­que es una res­pues­ta a la in­va­sión his­pa­na de Te­xas. Ellos son los ins­ti­ga­do­res, no yo. Sim­ple­men­te es­toy de­fen­dien­do a mi país del re­em­pla­zo cul­tu­ral y ét­ni­co pro­vo­ca­do por una in­va­sión”.

“Al­gu­nas per­so­nas pen­sa­rán que es­ta de­cla­ra­ción es hi­pó­cri­ta de­bi­do a la des­truc­ción ét­ni­ca y cul­tu­ral ca­si com­ple­ta que nues­tros an­te­pa­sa­dos eu­ro­peos tra­je­ron a los na­ti­vos ame­ri­ca­nos, pe­ro es­to só­lo re­fuer­za mi pun­to”.

“Los na­ti­vos no to­ma­ron en se­rio la in­va­sión de los eu­ro­peos, y aho­ra lo que que­da es só­lo una som­bra de lo que fue”.

“Mis mo­ti­vos pa­ra es­te ata­que no son pa­ra na­da per­so­na­les. En reali­dad, la co­mu­ni­dad his­pa­na no era mi ob­je­ti­vo an­tes de leer El Gran Re­em­pla­zo. Es­te ma­ni­fies­to cu­bri­rá las ra­zo­nes po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas de­trás del ata­que, mi equi­po, mis ex­pec­ta­ti­vas so­bre qué res­pues­ta ge­ne­ra­rá es­to y mis mo­ti­va­cio­nes y pen­sa­mien­tos per­so­na­les”.

“En re­su­men, Es­ta­dos Uni­dos se es­tá pu­drien­do de aden­tro ha­cia afue­ra, y los me­dios pa­cí­fi­cos pa­ra de­te­ner es­to pa­re­cen ser ca­si im­po­si­bles”.

Al au­tor enu­me­ra “ra­zo­nes eco­nó­mi­cas” que di­cen que la in­mi­gra­ción re­du­ci­rá la can­ti­dad de em­pleos dis­po­ni­bles pa­ra los ciu­da­da­nos es­ta­dou­ni­den­ses.

“Aun­que los nue­vos in­mi­gran­tes ha­cen el tra­ba­jo su­cio, sus hi­jos ge­ne­ral­men­te no lo ha­cen. Quie­ren vi­vir el ‘sue­ño ame­ri­cano’, por eso ob­tie­nen tí­tu­los uni­ver­si­ta­rios y ocu­pan pues­tos es­pe­cia­li­za­dos me­jor pa­ga­dos”, di­ce el ma­ni­fies­to.

La pá­gi­na de Fa­ce­book de Cru­sius se eli­mi­nó des­pués del ti­ro­teo. No se ha con­fir­ma­do que una cuen­ta de Twit­ter a su nom­bre le per­te­nez­ca, pe­ro tam­bién se eli­mi­nó des­pués del ti­ro­teo.

La pá­gi­na de Fa­ce­book del sos­pe­cho­so in­cluía só­lo una fo­to an­tes de ser re­ti­ra­da.

Contenía la fo­to de per­fil en la par­te su­pe­rior de di­cho ar­tícu­lo y nin­gu­na otra pu­bli­ca­ción o de­ta­lles so­bre el sos­pe­cho­so.

El due­ño de la cuen­ta só­lo con­ta­ba con tres ami­gos, in­clui­da su her­ma­na ge­me­la. Los otros dos ami­gos eran un hom­bre y una mu­jer cu­ya co­ne­xión con Cru­sius no se su­po de in­me­dia­to.

Clien­tes Que estaban en el lu­gar die­ron sus de­cla­ra­cio­nes

Pa­ra­mé­di­cos arri­ba­ron al lu­gar pa­ra tras­la­dar a los he­ri­dos al hos­pi­tal

PA­TRICK no pu­so re­sis­ten­cia a su arres­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.