‘Ley An­ti­fa­mi­lia’ y el bo­tón de mues­tra al 2021

El Diario de Chihuahua - - OPINIÓN -

Lo que vi­vi­mos es­ta se­ma­na con el re­cru­de­ci­mien­to de pos­tu­ras con­si­de­ra­das co­mo con­ser­va­do­ras y li­be­ra­les, con­fron­ta­das por la legislació­n es­ta­tal en el te­ma de fa­mi­lia, no pue­de di­so­ciar­se de su contenido po­lí­ti­co elec­to­ral.

Fue es­te de­ba­te es­ce­na­rio don­de los prin­ci­pa­les ac­to­res to­ma­ron ban­do y mar­ca­ron dis­tan­cia, con una ló­gi­ca de aban­de­rar cau­sas, en unos ca­sos con una pro­fun­da con­vic­ción ideo­ló­gi­ca, y en otros más con pers­pec­ti­va fu­tu­ris­ta y prag­má­ti­ca.

Ma­ría Eu­ge­nia Cam­pos, Ar­man­do Ca­ba­da y Al­fre­do Lo­zo­ya, es­ta­ble­cie­ron sus par­ti­cu­la­res pun­tos de vis­ta co­mo ca­be­zas de los ca­bil­dos de Chihuahua, Juá­rez y Pa­rral, y con su na­tu­ral as­pi­ra­ción a la gu­ber­na­tu­ra.

Fue­ron pro­ta­go­nis­tas ne­ce­sa­rios en es­te en­tra­ma­do, con es­pe­cial én­fa­sis Chihuahua y Juá­rez: el pri­me­ro por­que le pu­so el cas­ca­bel al ga­to y en­cen­dió la me­cha, y el se­gun­do, por po­ner­le el cla­vo al ataúd de la lla­ma­da “Ley An­ti­fa­mi­lia”.

Lo­zo­ya man­tu­vo el vo­to a fa­vor de la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal, pe­ro en­tre­gó sen­dos do­cu­men­tos al Con­gre­so del Es­ta­do y a la Co­mi­sión Es­ta­tal de los De­re­chos Hu­ma­nos, pi­dien­do una ma­yor de­li­be­ra­ción del pun­to.

Que­dó atra­pa­do, inocen­te, cri­ti­can­do el tras­fon­do de jue­go po­lí­ti­co, del cual se ol­vi­da que in­elu­di­ble­men­te es par­te y ju­ga­dor ac­ti­vo y pro­lí­fi­co.

Es cier­to que se tra­ta de un asun­to que re­quie­re un abor­da­je y tra­ta­mien­to con pin­zas. Es im­per­do­na­ble que ha­ya si­do des­cui­da­do por los ope­ra­do­res de quien li­de­ra los po­de­res pú­bli­cos en el Es­ta­do. Pe­ro no po­día ocu­rrir me­nos. El go­ber­na­dor se bron­cea­ba esos días en las pla­yas ma­zatle­cas, de don­de fue y vino a pla­cer, con car­go a las ae­ro­na­ves ofi­cia­les, mien­tras en Chihuahua, Juá­rez y el res­to del Es­ta­do, her­vían los ca­bil­dos.

Iró­ni­co que sea pre­ci­sa­men­te en la en­ti­dad el par­ti­do en el po­der, el PAN, quien su­fra con es­tos me­nes­te­res, cuan­do tie­ne en sus do­cu­men­tos doc­tri­na­les una lí­nea muy cla­ra y que no se de­be­ría pres­tar a ma­los en­ten­di­dos, pe­ro que en los he­chos si­gue ofre­cien­do pos­tu­ras en­con­tra­das.

La his­to­ria con res­pec­to a es­te asun­to em­pie­za el le­jano 6 de sep­tiem­bre del 2018, con una ini­cia­ti­va pre­sen­ta­da por la dipu­tada pa­nis­ta Blan­ca Gá­mez, res­pal­da­da por el gru­po par­la­men­ta­rio de su par­ti­do.

Di­cho pro­yec­to fue tur­na­do a la Co­mi­sión de De­re­chos Hu­ma­nos, y fue en ese mo­men­to cuan­do más mano se le me­tió al do­cu­men­to ori­gi­nal.

Las frac­cio­nes par­la­men­ta­rias par­ti­ci­pa­ron en la cons­truc­ción de una pro­pues­ta que in­clu­ye­ra la ma­yor can­ti­dad de de­re­chos hu­ma­nos, en­tre los que se en­cuen­tra el de­no­mi­na­do con­cep­to de li­bre de­sa­rro­llo de la per­so­na­li­dad.

Es el ar­tícu­lo ter­ce­ro, frac­ción V, que se­ña­la: “au­to­de­ter­mi­na­ción: to­da per­so­na tie­ne de­re­cho a la au­to­de­ter­mi­na­ción y al li­bre de­sa­rro­llo de su per­so­na­li­dad. Es­te de­re­cho de­be­rá po­si­bi­li­tar que to­das las per­so­nas pue­dan ejer­cer ple­na­men­te sus ca­pa­ci­da­des pa­ra vi­vir con dig­ni­dad”.

El tó­pi­co no lla­mó la aten­ción el 30 de ma­yo cuan­do fue so­me­ti­do a vo­ta­ción jun­to con 13 dic­tá­me­nes más de re­for­mas le­ga­les y cons­ti­tu­cio­na­les.

El pro­ble­ma po­lí­ti­co vino des­pués, pre­ci­sa­men­te des­de los gru­pos pro­fa­mi­lia, den­tro y fue­ra del PAN.

Sos­tie­nen que es la llave que abre la puer­ta al abor­to, ideo­lo­gía de gé­ne­ro, adop­ción por pa­re­jas del mis­mo se­xo, en­tre otros.

Más aún, cuan­do ese con­cep­to no apa­re­ce en la Cons­ti­tu­ción General de la Re­pú­bli­ca co­mo se qui­so ha­cer ver en la ini­cia­ti­va y en el de­cre­to de au­to­ri­za­ción.

La bom­ba explotó cuan­do ya va­rios ayun­ta­mien­tos ha­bían vo­ta­do a fa­vor de la re­for­ma, en­tre ellos el de Chihuahua, el pa­sa­do 26 de ju­nio.

To­do mun­do se cues­tio­na­ba có­mo es que un asun­to de tal im­por­tan­cia des­de el pun­to de vis­ta ideo­ló­gi­co del PAN, ha­bía si­do au­to­ri­za­do, pri­me­ro en el Con­gre­so con ma­yo­ría pa­nis­ta y des­pués en ca­bil­dos, con ma­yo­ría azul.

El 23 de ju­lio pa­sa­do el Ca­bil­do de Chihuahua, en se­sión ex­tra­or­di­na­ria con­vo­ca­da es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra tal efec­to, de­ci­dió re­ver­tir el vo­to emi­ti­do tres se­ma­nas an­tes.

Por una­ni­mi­dad re­vo­có la au­to­ri­za­ción pa­ra la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal y con ello, pro­vo­có una cas­ca­da de re­so­lu­cio­nes si­mi­la­res en los ayun­ta­mien­tos.

Ma­ru Cam­pos, la al­cal­de­sa ca­pi­ta­li­na, fue en­fá­ti­ca, al pre­sen­tar la pro­pues­ta an­te el cuerpo co­le­gia­do. La re­for­ma po­nía en pe­li­gro los prin­ci­pios bá­si­cos de pro­tec­ción a la fa­mi­lia y se pres­ta­ba a con­fu­sio­nes ju­rí­di­cas por su in­de­ter­mi­na­ción.

La al­cal­de­sa asu­mió un rol de li­de­raz­go con to­que ideo­ló­gi­co, que re­so­nó den­tro y fue­ra de la en­ti­dad, con to­do y res­ba­lón ini­cial de sus ope­ra­do­res mien­tras ella aten­día un asun­to fa­mi­liar en Nue­vo Mé­xi­co.

Fue un oa­sis pa­ra los gru­pos con­ser­va­do­res que siem­pre han si­do alia­dos del PAN, por la con­gruen­cia ideo­ló­gi­ca del po­si­cio­na­mien­to en el par­ti­do de Ma­nuel Gó­mez Morín, y que aho­ra se sen­tían trai­cio­na­dos.

La lec­tu­ra en di­cha re­so­lu­ción de Ca­bil­do pro­vo­có fi­su­ras en el Go­bierno del Es­ta­do y por su­pues­to en el Con­gre­so.

Hu­bo ope­ra­ción po­lí­ti­ca pa­ra con­ven­cer de que to­do se tra­ta­ba de un mal en­ten­di­do, y que el li­bre de­sa­rro­llo de la per­so­na­li­dad era una sim­ple ar­mo­ni­za­ción le­gis­la­ti­va.

Fue un fra­ca­so la ope­ra­ción en tal sen­ti­do por par­te de Ro­cío Re­za, la di­ri­gen­te es­ta­tal del PAN, y del coor­di­na­dor de la frac­ción par­la­men­ta­ria, Fer­nan­do Ál­va­rez Mon­je. Re­ci­bie­ron fuer­tes amo­nes­ta­cio­nes pri­va­das de su je­fe el go­ber­na­dor Co­rral.

A pe­sar del con­trol de da­ños me­diá­ti­co pos­te­rior a los acon­te­ci­mien­tos de las úl­ti­mas dos se­ma­nas, no han po­di­do le­van­tar el vue­lo. Blan­ca Gá­mez ha que­ri­do des­li­gar­se del asun­to, pe­ro en­tre más se mue­ve, más se hun­de.

En­tre la es­pa­da y la pa­red por su pen­sa­mien­to fe­mi­nis­ta li­be­ral que choca fron­tal­men­te con la doc­tri­na pa­nis­ta.

Me­nos aún con la po­si­ción adop­ta­da des­de Juá­rez, ayun­ta­mien­to cla­ve por el pe­so de su vo­to pa­ra la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal.

Nin­gu­na ade­cua­ción de es­te ni­vel pue­de pa­sar sin el vo­to del Ca­bil­do jua­ren­se, que en una po­si­ción me­nos ideo­ló­gi­ca que la de la ca­pi­tal, y más en el cap­tar el sen­tir de la so­cie­dad, asu­mió un pa­pel pro­ta­gó­ni­co que se­pul­tó por el mo­men­to la ini­cia­ti­va iró­ni­ca­men­te pa­nis­ta.

Pa­rral, que no te­nía gran sig­ni­fi­ca­do por el por­cen­ta­je que re­pre­sen­ta en cuan­to a po­bla­ción y su pe­so en una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal, tam­po­co se que­dó atrás en el asun­to.

Al­fre­do Lo­zo­ya, el al­cal­de pa­rra­len­se, man­tu­vo el vo­to a fa­vor del li­bre de­sa­rro­llo de la per­so­na­li­dad, más allá del ori­gen co­rra­lis­ta de la pro­pues­ta o al­gún pro­pó­si­to pro­tec­tor a Pa­la­cio, y en un in­ten­to por dis­tin­guir­se de Ma­ru y Ar­man­do, pro­mo­vió un ma­yor de­ba­te en el te­ma, in­cor­po­ran­do cri­te­rios na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les.

No le­yó Lo­zo­ya el cla­mor de la so­cie­dad ma­yo­ri­ta­ria­men­te con­ser­va­do­ra y ju­gó po­lí­ti­ca­men­te a tra­vés del se­cre­ta­rio del Ayun­ta­mien­to, con agen­da de me­dios en la ca­pi­tal, pa­ra tra­tar de no que­dar fue­ra pe­ro ya le ha­bían ga­na­do el man­da­do.

Co­mo se lee, es un asun­to de tras­fon­do de­li­ca­do, por­que re­vi­ve el cho­que en­tre dos con­cep­cio­nes ideo­ló­gi­cas, sin po­si­ble arre­glo al­guno.

Y tie­ne una lec­tu­ra ne­ce­sa­ria­men­te po­lí­ti­ca, inaca­ba­da ade­más, que pue­de dar ma­te­rial pró­xi­mo, por­que hay in­sis­ten­cia en sa­car ade­lan­te la re­for­ma pe­ro aho­ra con una ciu­da­da­nía aler­ta­da al má­xi­mo y a pun­to de dar­le ma­yor pe­so a su voz, con el vo­to 2021.

En es­te con­tex­to, no pue­de ob­viar­se que los tres al­cal­des in­vo­lu­cra­dos han mar­ca­do su in­ten­ción de bus­car la gu­ber­na­tu­ra sin ta­pu­jo al­guno.

Dos de ellos son na­tu­ra­les as­pi­ran­tes por la im­por­tan­cia elec­to­ral de los ayun­ta­mien­tos de Chihuahua y Juá­rez, con el agre­ga­do de la re­elec­ción, que es un vo­to de con­fian­za de la po­bla­ción.

Su fuer­za es in­ne­ga­ble. Sin de­te­ner­nos en el contenido, han pa­ra­do de ta­jo una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal, de lo cual no exis­te an­te­ce­den­te cer­cano.

Esas re­for­mas son de ca­jón, sa­len del Con­gre­so y en au­to­má­ti­co son au­to­ri­za­das por los ayun­ta­mien­tos, y pro­mul­ga­das por el ti­tu­lar del Eje­cu­ti­vo.

Los ayun­ta­mien­tos, el ór­gano ad­mi­nis­tra­ti­vo más so­ca­va­do en re­cur­sos y fuer­za, da una lec­ción his­tó­ri­ca.

In­sis­ti­mos, no pue­de de­jar de ver­se con an­te­ojos fu­tu­ris­tas de la elec­ción del pró­xi­mo go­ber­na­dor.

Han mar­ca­do muy bien su ra­ya con al­go más que ti­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.