Al­to a la vio­len­cia con­tra los me­dios

El Diario de Chihuahua - - OPINIÓN - Ni­co­lás Juá­rez ca­ra­veo Pe­rio­dis­ta y ca­te­drá­ti­co ni­co­jua­[email protected]­mail

Cin­cuen­ta y ocho años in­for­man­do en Hi­dal­go del Pa­rral de pron­to fue­ron in­te­rrum­pi­dos an­te la ac­ción im­pu­ne del cri­men... en Ciu­dad Juá­rez otro co­mu­ni­ca­dor fue aco­sa­do, per­se­gui­do y vi­gi­la­do... Chihuahua aún llo­ra la muer­te de Mi­ros­la­va Breach y Adrián Ro­drí­guez muer­tos por las ba­las de la cruel­dad, la in­do­len­cia y la injusticia.

Así se vi­ve la Li­ber­tad de Ex­pre­sión en Chihuahua y Mé­xi­co, un lu­gar de al­to riesgo pa­ra ejer­cer uno de los de­re­chos hu­ma­nos uni­ver­sa­les, pe­ro que la reali­dad nos indica que no exis­ten con­di­cio­nes pa­ra desem­pe­ñar la pro­fe­sión con tran­qui­li­dad, más aún co­mo se ha di­cho en múl­ti­ples oca­sio­nes cuan­do des­de la au­to­ri­dad se me­nos­pre­cia la la­bor del pe­rio­dis­ta.

El aten­ta­do que su­frió el pe­rió­di­co Mo­ni­tor de Pa­rral de­be ser un lla­ma­do de aten­ción ur­gen­te pa­ra las au­to­ri­da­des, y cla­ro es­tá pa­ra el gre­mio pe­rio­dís­ti­co en general, ya que no es po­si­ble que de ma­ne­ra im­pu­ne se tra­te de ame­dren­tar y aca­llar las vo­ces del pe­rio­dis­mo li­bre.

De en­tra­da quie­nes per­pe­tra­ron ese aten­tan­do lo­gra­ron su ob­je­ti­vo, el pe­rió­di­co im­pre­so el Mo­ni­tor de­ja­rá de sa­lir, se­gún sus due­ños has­ta en­con­trar me­jo­res con­di­cio­nes pa­ra el tra­ba­jo pe­rio­dís­ti­co, y en su edi­ción di­gi­tal ya no se to­ca­rán te­mas po­li­cia­cos de al­to im­pac­to. Una au­to­cen­su­ra en­ten­di­da al sen­tir­se so­los fren­te al cri­men.

Tu­ve la opor­tu­ni­dad de ha­blar bre­ve­men­te con Jor­ge Sa­la­yan­día el mis­mo día del aten­ta­do, su

voz se es­cu­cha­ba co­mo siem­pre; tran­qui­la y se­gu­ra de lo que es­ta­ba ha­cien­do, en ese mo­men­to la au­to­ri­dad es­ta­ba acom­pa­ñán­do­lo pa­ra in­ten­tar le­van­tar al­gún re­por­te o de­nun­cia.

So­bre el co­mu­ni­ca­dor y su fa­mi­lia en Pa­rral, en el es­ta­do y en to­do Mé­xi­co na­die pue­de ha­blar o de­cir que ten­gan te­mas os­cu­ros o re­la­cio­nes pe­li­gro­sas, al con­tra­rio siem­pre se han di­ri­gi­do con res­pe­to y pro­fe­sio­na­lis­mo, ese pro­fe­sio­na­lis­mo que a al­gu­nos les pue­de in­co­mo­dar, pe­ro así es el pe­rio­dis­mo, in­co­mo­da a quie­nes es­tán al mar­gen de la ley y la so­cie­dad.

Des­de es­te es­pa­cio nues­tra so­li­da­ri­dad a Jor­ge Sa­la­yan­día y a su fa­mi­lia, to­da una ins­ti­tu­ción en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción en la “ca­pi­tal del mun­do”, que con­ti­núen de­fen­dien­do la li­ber­tad de ex­pre­sión co­mo lo han he­cho por dé­ca­das.

So­bre la agre­sión al pe­rio­dis­ta Hu­go Va­lles en Juá­rez aún es po­ca la in­for­ma­ción que se co­no­ce, só­lo lo in­for­ma­do por él mis­mo a tra­vés de sus re­des so­cia­les, oja­lá que la au­to­ri­dad to­me car­tas en el asun­to de ma­ne­ra in­me­dia­ta pa­ra la tran­qui­li­dad del co­mu­ni­ca­dor, su fa­mi­lia y del gre­mio en general. En Juá­rez sin du­da el ejer­cer el pe­rio­dis­mo es una pro­fe­sión del al­to riesgo.

Có­mo ya se ha se­ña­la­do en es­te es­pa­cio, “Im­pu­ni­dad con­tra pe­rio­dis­tas, en me­mo­ria de Mi­ros­la­va, Dia­rio de Chihuahua edi­ción 24/03/2019” y “Li­ber­tad de ex­pre­sión sí, se­gu­ri­dad en el ol­vi­do, Dia­rio de Chihuahua edi­ción 09/06/2019”, la ac­ti­tud y aco­so a los me­dios des­de la au­to­ri­dad es uno de los prin­ci­pa­les pro­pul­so­res de que la de­lin­cuen­cia apro­ve­che y ejer­za vio­len­cia con­tra los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y pe­rio­dis­tas.

La reali­dad nos indica que ca­da día la li­ber­tad de ex­pre­sión se ve ame­na­za­da por la in­se­gu­ri­dad que se vi­ve en torno al pe­rio­dis­mo, la­men­ta­ble­men­te aus­pi­cia­do y fo­men­ta­do des­de las es­fe­ras del go­bierno.

Cier­ta­men­te na­die, pe­rio­dis­tas o ciu­da­da­nos, po­de­mos que­jar­nos de la fal­ta de ga­ran­tías pa­ra ejer­cer la li­bre ex­pre­sión de las ideas, ya sea en me­dios de co­mu­ni­ca­ción o las di­ver­sas pla­ta­for­mas de in­for­ma­ción que exis­ten, es más al­gu­nos pu­die­ran acu­sar de un ex­ce­si­vo li­ber­ti­na­je, pe­ro la reali­dad nos di­ce que el prin­ci­pal pro­ble­ma pa­ra ejer­cer es­te de­re­cho es la vio­len­cia, prin­ci­pal­men­te la ins­ti­tu­cio­nal.

Aún re­sue­nan las pa­la­bras del pre­si­den­te de Mé­xi­co, An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor cuan­do en ple­na con­fe­ren­cia ma­ña­ne­ra re­cla­ma al re­pre­sen­tan­te de la re­vis­ta Pro­ce­so de no ac­tuar de ma­ne­ra con­ve­nien­te pa­ra la ad­mi­nis­tra­ción fe­de­ral.

Aquí va­le la pe­na re­to­mar las pa­la­bras del di­rec­tor de la re­vis­ta Pro­ce­so, Ra­fael Ro­drí­guez en en­tre­vis­ta “Me gus­ta­ría que por un mo­men­to An­drés Ma­nuel en lu­gar de sen­tar­se en la si­lla pre­si­den­cial se sen­ta­ra en la si­lla del di­rec­tor de la re­vis­ta Pro­ce­so pa­ra ver qué tan có­mo­do es ser in­de­pen­dien­te, qué tan có­mo­do es re­ci­bir vi­tu­pe­rios, crí­ti­cas, con­de­nas de par­te de quie­nes se sien­ten afec­ta­dos por lo que Pro­ce­so pu­bli­ca”.

Y lo mis­mo hi­zo el pre­si­den­te Ló­pez Obra­dor con­tra los me­dios de co­mu­ni­ca­ción Re­for­ma y Sin Em­bar­go: ata­que y con­fron­ta­ción.

En Chihuahua sin du­da el prin­ci­pal pro­ble­ma de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción es la con­fron­ta­ción con la au­to­ri­dad, des­de el go­bierno se impone ca­si co­mo po­lí­ti­ca pú­bli­ca el ata­que a los me­dios, y eso que se cuen­ta con me­ca­nis­mos al me­nos en el pa­pel que de­bie­ran ser la pau­ta pa­ra su pro­tec­ción.

Des­de el año 2010, con­cre­ta­men­te el 8 de sep­tiem­bre, en el Pe­rió­di­co Ofi­cial del Es­ta­do se pu­bli­có el acuer­do pa­ra la im­ple­men­ta­ción del Sis­te­ma In­te­gral de Se­gu­ri­dad pa­ra la Pro­tec­ción de Pe­rio­dis­tas del Es­ta­do de Chihuahua, le­tra muer­ta por­que a na­die le in­tere­sa.

Des­de el año pa­sa­do, el go­ber­na­dor del es­ta­do, Ja­vier Co­rral Ju­ra­do, ase­gu­ró que el Es­ta­do de Chihuahua ten­dría el me­jor me­ca­nis­mo de pro­tec­ción pa­ra de­fen­so­res de de­re­chos hu­ma­nos y pe­rio­dis­tas en to­do el país, un com­pro­mi­so que el mis­mo lan­zó en el even­to de re­lan­za­mien­to de las me­sas de tra­ba­jo in­te­ri­ns­ti­tu­cio­na­les, pe­ro to­do ha que­da­do en pa­la­bras.

Así que mien­tras la au­to­ri­dad si­ga vien­do a los me­dios co­mo sus enemi­gos, ¿qué se pue­de es­pe­rar de los de­lin­cuen­tes que su for­ma de ac­tuar es im­ple­men­tan­do el miedo?

Aun­que sea una fra­se tri­lla­da va­le la pe­na re­pe­tir­la una y mil ve­ces, no se ca­lla la ver­dad agre­dien­do a los pe­rio­dis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.