Ce­lu­lar e in­fi­de­li­dad

El Diario de Chihuahua - - OPINIÓN - Al­fre­do es­pi­no­sa Mé­di­co Psi­quia­tra Es­cri­tor al­fre­do.es­pi­no­[email protected]­mail.com

Mu­chos de los se­cre­tos de nues­tras vi­das es­tán ahí, pal­pi­tan­do, en el –apa­ren­te­men­te inofen­si­vo­te­lé­fono ce­lu­lar. Ca­si to­das las re­la­cio­nes, par­ti­cu­lar­men­te de pa­re­ja (lí­ci­tas, prohi­bi­das, de cló­set, pla­tó­ni­cas, sub­te­rrá­neas, clan­des­ti­nas, etc.), se amotinan en ese pe­que­ño apa­ra­to con­for­man­do un cir­cui­to de ru­tas elec­tró­ni­cas que en cual­quier mo­men­to chis­po­rro­tean.

Es tan per­so­nal que se im­pi­de la en­tra­da a ex­tra­ños. A ve­ces se per­mi­te el ac­ce­so a otro(a) pa­ra evi­tar sus­pi­ca­cias o de­mos­trar la trans­pa­ren­cia y la ho­no­ra­bi­li­dad; pe­ro otros (as) lo sal­va­guar­dan en un ac­to de de­fen­sa de su pri­va­ci­dad. Sin em­bar­go, en la ma­yo­ría de los ca­sos se le man­tie­ne en una cus­to­dia per­ma­nen­te o se le apli­ca can­da­dos in­vio­la­bles, por­que ahí, en el ce­lu­lar, re­si­de gran par­te de la in­ti­mi­dad de la per­so­na y suelen con­den­sar­se las ten­ta­cio­nes en un nú­me­ro má­gi­co o en un mensaje que alen­ta­rá y ha­rá fe­liz a quien lo recibe. Pe­ro un sim­ple des­cui­do que per­mi­ta al otro(a), con quien com­par­te un con­ve­nio de fi­de­li­dad, aso­mar­se a la in­ti­mi­dad de su te­lé­fono –lo mis­mo su­ce­de con los co­rreos elec­tró­ni­cos o el chat – po­drá de­mo­ler­lo y frac­tu­rar la con­fian­za pa­ra siem­pre.

Uno (a) se me­te al ce­lu­lar de otro (a), por des­cui­do, por cu­rio­si­dad, por ce­los y vi­gi­lan­cia, y así –en es­tos tiem­pos de la co­mu­ni­ca­ción ex­press- es co­mo suelen des­cu­brir las pa­re­jas sus ac­cio­nes des­lea­les: “le en­con­tré un mensaje que de­cía te amo mi ni­ña, o gra­cias por dar­me es­tos mo­men­tos, o me gus­ta­ría que es­tu­vie­ras con­mi­go, o…” –y los men­sa­jes se ex­tien­den al in­fi­ni­to, o “le ha­bla­ban mu­cho de es­te nú­me­ro”, o “se es­con­día pa­ra lla­mar o pa­ra res­pon­der cuan­do le ha­bla­ban de ese nú­me­ro”, o “no le qui­ta­ba los ojos a su ce­lu­lar”, etc. Y en­ton­ces se des­en­ca­de­na el dra­ma.

To­do tie­ne mu­dan­za. Una per­so­na cambia per­ma­nen­te­men­te y en es­tas me­ta­mor­fo­sis exi­gen un reaco­mo­do en la re­la­ción. Y si es­to no lo­gra leer­se en el co­ra­zón del otro, es­ta­rá abrién­do­se una de las puer­tas al infierno.

El des­cu­bri­mien­to de la in­fi­de­li­dad no só­lo po­ne en evi­den­cia esa otra re­la­ción sino las de­fi­cien­cias que ha ido arras­tran­do y acu­mu­lan­do la pa­re­ja ori­gi­nal. ¿Qué bus­ca quien trai­cio­na? ¿Des­pe­jar­se, di­ver­tir­se, acom­pa­ñar­se, tras­gre­dir có­di­gos, agre­dir y agre­dir­se? Pa­re­ce que las ra­zo­nes son más pro­fun­das y ca­si siem­pre os­cu­re­ci­das a la con­cien­cia de la per­so­na des­leal. Y tie­nen que ver con el de­seo de no anu­lar­se en el otro, de sal­var la in­di­vi­dua­li­dad, bus­car des­vin­cu­lar­se

de una de­ter­mi­na­da per­te­nen­cia, e in­ten­tar crear un nue­vo es­pa­cio de iden­ti­dad.

La in­fi­de­li­dad sue­le ser un via­je fue­ra del “no­so­tros”, sin las obli­ga­cio­nes so­cia­les, más allá de los pro­pios pre­cep­tos re­li­gio­sos, pa­ra re­cu­pe­rar la li­ber­tad que nos per­mi­ta res­pi­rar ai­re fres­co, cre­cer, en­ri­que­cer­se, bus­car el co­no­ci­mien­to de sí mis­mo. Aun­que se ten­ga que pa­gar un al­to pre­cio.

Ra­fael Are­na­les, poe­ta chi­leno, es­cri­be es­te poe­ma a la vez ho­nes­to y de­sen­can­ta­do:

Pre­gun­tas dón­de vi­ven los aman­tes. Es­tre­cho tu mano y la fi­de­li­dad de las ar­go­llas nos las­ti­man. ¿Dón­de aco­mo­dan las flo­res que les brotan?

Un be­llo ani­llo de oro, li­so y an­cho, y otro co­ro­na­do por dos bri­llan­tes. Sím­bo­los, con­ven­cio­nes; tu ma­ri­do mues­tra tu fo­to so­bre su es­cri­to­rio.

No to­do lo que ini­cia con sus­pi­ros arri­ba al pa­raí­so. Hay nau­fra­gios, efí­me­ras nu­bes, ca­ba­llos muer­tos, mas na­die so­bre­vi­ve sin aman­tes.

Ahí es­tán, ebrios, cóm­pli­ces, fre­né­ti­cos, en par­ques so­li­ta­rios, ca­fés, ba­res, mo­te­les, eri­gien­do la uto­pía del amor, sus go­ces y des­ven­tu­ras.

Co­mo ellos, sin de­ser­tar de la em­pre­sa con­yu­gal, ni he­rir con nues­tros asun­tos de afec­tos y de­seos, ba­ja­re­mos si es pre­ci­so, por flo­res al infierno.

En ese via­je fue­ra del no­so­tros, que pres­cin­de del no­so­tros, es al no­so­tros a quien trai­cio­na, ra­ra­men­te trai­cio­na al tú o al yo.

La in­fi­de­li­dad nos per­mi­te de­cir­le adiós a un es­ta­do de se­gu­ri­dad, a una ima­gen que, qui­zá, só­lo era so­cial y no afec­ti­va; a las pro­vee­du­rías pa­ra desa­rro­llar el pro­yec­to fa­mi­liar a cos­ta de mar­gi­nar las co­sas del co­ra­zón. Aho­ra ese co­ra­zón se ha ro­to y te hie­res con los fi­los de tu fra­ca­so.

In­sis­to: la in­fi­de­li­dad trai­cio­na, fun­da­men­tal­men­te al no­so­tros, a lo que Uno y Otro, tú y yo so­mos jun­tos, y jun­tos he­mos he­cho. Eso que se ha ido cons­tru­yen­do, in­clu­so sin con­cien­cia de ha­cer­lo, por los dos, con las ru­ti­nas y co­ti­dia­ni­da­des, dis­cu­sio­nes y re­con­ci­lia­cio­nes, y que pue­de ser vi­vi­do co­mo una tum­ba o co­mo un infierno, co­mo a ese ma­tri­mo­nio que se cree ina­mo­vi­ble aun­que se hun­da en las are­nas mo­ve­di­zas; co­mo un va­cío te­dio­so, o una mul­ti­tud so­li­ta­ria. Eso es lo que se trai­cio­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.