Una tre­gua de re­fle­xión

El Diario de Chihuahua - - OPINIÓN - G. Ar­tu­ro li­món D. Doc­tor en Psi­co­lo­gía ga­li­[email protected]

La vi­da es una su­ce­sión de muer­tes y resurrecci­ones, lo su­ce­di­do ayer en El Paso co­mo una ma­sa­cre cer­ca­na así sea geo­grá­fi­ca y so­cial­men­te, muy la­men­ta­ble nos abre in­te­rro­gan­tes al igual que lo que si­gue su­ce­dien­do en San­to Ni­ño, don­de pa­re­ce que las co­sas se dan y se de­tie­nen, va­le la pe­na en es­tas cir­cuns­tan­cias y an­tes de cual­quier jui­cio en am­bos ca­sos abrir una tre­gua de re­fle­xión y pa­ra ello com­par­to con us­te­des el cuen­to clá­si­co de Las tres pre­gun­tas del maes­tro León Tols­toi quien lo na­rra así:

“Cier­to em­pe­ra­dor pen­só un día que si co­no­cie­ra la res­pues­ta a las si­guien­tes tres pre­gun­tas, nunca fa­lla­ría en nin­gu­na cues­tión. Las tres pre­gun­tas eran:

¿Cuál es el mo­men­to más opor­tuno pa­ra ha­cer ca­da co­sa?

¿Cuál es la gen­te más im­por­tan­te con la que tra­ba­jar?

¿Cuál es la co­sa más im­por­tan­te pa­ra ha­cer en to­do mo­men­to?

El em­pe­ra­dor pu­bli­có un edic­to a tra­vés de to­do su reino anun­cian­do que cual­quie­ra que pu­die­ra res­pon­der a es­tas tres pre­gun­tas re­ci­bi­ría una gran re­com­pen­sa, y mu­chos de los que le­ye­ron el edic­to em­pren­die­ron el ca­mino al pa­la­cio; ca­da uno lle­va­ba una res­pues­ta di­fe­ren­te al em­pe­ra­dor.

Co­mo res­pues­ta a la pri­me­ra pre­gun­ta, una per­so­na le acon­se­jó pro­yec­tar mi­nu­cio­sa­men­te su tiem­po, con­sa­gran­do ca­da ho­ra, ca­da día, ca­da mes y ca­da año a cier­tas ta­reas y se­guir el pro­gra­ma al pie de la le­tra. Só­lo de es­ta ma­ne­ra po­dría es­pe­rar rea­li­zar ca­da co­sa en su mo­men­to. Otra per­so­na le di­jo que era im­po­si­ble pla­near de an­te­mano y que el em­pe­ra­dor de­be­ría desechar to­da dis­trac­ción inú­til y per­ma­ne­cer aten­to a to­do pa­ra sa­ber qué ha­cer en to­do mo­men­to. Al­guien in­sis­tió en que el em­pe­ra­dor, por sí mis­mo, nunca po­dría es­pe­rar te­ner la pre­vi­sión y com­pe­ten­cia ne­ce­sa­ria pa­ra de­ci­dir ca­da mo­men­to cuán­do ha­cer ca­da co­sa y que lo que real­men­te ne­ce­si­ta­ba era es­ta­ble­cer un «Con­se­jo de Sa­bios» y ac­tuar con­for­me a su con­se­jo.

Al­guien afir­mó que cier­tas ma­te­rias exi­gen una de­ci­sión in­me­dia­ta y no pue­den es­pe­rar los re­sul­ta­dos de una con­sul­ta, pe­ro que si él que­ría sa­ber de an­te­mano lo que iba a su­ce­der de­bía con­sul­tar a ma­gos y adi­vi­nos.

Las res­pues­tas a la se­gun­da pre­gun­ta tam­po­co eran acor­des. Una per­so­na di­jo que el em­pe­ra­dor ne­ce­si­ta­ba de­po­si­tar to­da su con­fian­za en ad­mi­nis­tra­do­res; otro le ani­ma­ba a de­po­si­tar su con­fian­za en sa­cer­do­tes y mon­jes, mien­tras al­gu­nos re­co­men­da­ban a los mé­di­cos. Otros que de­po­si­ta­ra su fe en gue­rre­ros.

La ter­ce­ra pre­gun­ta tra­jo tam­bién una

va­rie­dad si­mi­lar de res­pues­tas. Al­gu­nos de­cían que la cien­cia es el em­pe­ño más im­por­tan­te; otros in­sis­tían en la re­li­gión e in­clu­so al­gu­nos cla­ma­ban por el cuerpo mi­li­tar co­mo lo más im­por­tan­te.

Y pues­to que las res­pues­tas eran to­das dis­tin­tas, el em­pe­ra­dor no se sin­tió com­pla­ci­do con nin­gu­na y la re­com­pen­sa no fue otor­ga­da.

Des­pués de va­rias no­ches de re­fle­xión, el em­pe­ra­dor re­sol­vió vi­si­tar a un er­mi­ta­ño que vi­vía en la mon­ta­ña y del que se de­cía que era un hom­bre ilu­mi­na­do. El em­pe­ra­dor deseó en­con­trar al er­mi­ta­ño y pre­gun­tar­le las tres co­sas, aun­que sa­bía que él nunca de­ja­ba la mon­ta­ña y se sa­bía que só­lo re­ci­bía a los po­bres, rehu­san­do te­ner al­go que ver con los ri­cos y po­de­ro­sos. Así pues el em­pe­ra­dor se vis­tió de sim­ple cam­pe­sino y or­de­nó a sus ser­vi­do­res que le aguar­da­ran al pie de la mon­ta­ña mien­tras él subía so­lo a bus­car al er­mi­ta­ño.

Al lle­gar al lu­gar don­de ha­bi­ta­ba el hom­bre san­to, el em­pe­ra­dor le ha­lló ca­van­do en el jar­dín fren­te a su pe­que­ña ca­ba­ña. Cuan­do el er­mi­ta­ño vio al ex­tra­ño, mo­vió la ca­be­za en se­ñal de sa­lu­do y si­guió con su tra­ba­jo. La la­bor, ob­via­men­te, era du­ra pa­ra él, pues se tra­ta­ba de un hom­bre an­ciano, y ca­da vez que in­tro­du­cía la pa­la en la tierra pa­ra re­mo­ver­la, la em­pu­ja­ba pe­sa­da­men­te.

El em­pe­ra­dor se apro­xi­mó a él y le di­jo:

—He ve­ni­do a pe­dir tu ayu­da pa­ra tres cues­tio­nes:

¿Cuál es el mo­men­to más opor­tuno pa­ra ha­cer ca­da co­sa?

¿Cuál es la gen­te más im­por­tan­te con la que tra­ba­jar?

¿Cuál es la co­sa más im­por­tan­te pa­ra ha­cer en to­do mo­men­to?

El er­mi­ta­ño le es­cu­chó aten­ta­men­te pe­ro no res­pon­dió. So­la­men­te po­só su mano so­bre su hom­bro y lue­go con­ti­nuó ca­van­do. El em­pe­ra­dor le di­jo:

—De­bes es­tar can­sa­do, dé­ja­me que te eche una mano.

El ere­mi­ta le dio las gra­cias, le pa­só la pa­la al em­pe­ra­dor y se sen­tó en el sue­lo a des­can­sar.

Des­pués de ha­ber aca­ba­do dos cua­dros, el em­pe­ra­dor pa­ró, se vol­vió al ere­mi­ta y re­pi­tió sus pre­gun­tas. El ere­mi­ta tam­po­co con­tes­tó sino que se le­van­tó y se­ña­lan­do la pa­la di­jo:

—¿Por qué no des­can­sas aho­ra? Yo pue­do ha­cer­lo de nue­vo.

Pe­ro el em­pe­ra­dor no le dio la pa­la y con­ti­nuó ca­van­do. Pa­só una ho­ra, lue­go otra y fi­nal­men­te el sol co­men­zó a po­ner­se tras las mon­ta­ñas. El em­pe­ra­dor de­jó la pa­la y di­jo al er­mi­ta­ño:

—Vi­ne a ver si po­días res­pon­der a mis tres pre­gun­tas, pe­ro si no pue­des dar­me una res­pues­ta, dí­me­lo, pa­ra que pue­da vol­ver­me a mi pa­la­cio.

El ere­mi­ta le­van­tó la ca­be­za y pre­gun­tó al em­pe­ra­dor:

—¿Has oí­do a al­guien co­rrien­do por allí?

El em­pe­ra­dor vol­vió la ca­be­za y de re­pen­te am­bos vie­ron a un hom­bre con una lar­ga bar­ba blan­ca que sa­lía del bos­que. Co­rría en­lo­que­ci­da­men­te pre­sio­nan­do sus ma­nos con­tra una he­ri­da san­gran­te en su es­tó­ma­go. El hom­bre co­rrió ha­cia el em­pe­ra­dor an­tes de caer in­cons­cien­te al sue­lo, dón­de ya­ció gi­mien­do. Al ras­gar los ves­ti­dos del hom­bre, em­pe­ra­dor y er­mi­ta­ño vie­ron que el hom­bre ha­bía re­ci­bi­do una pro­fun­da cu­chi­lla­da. El em­pe­ra­dor lim­pió la he­ri­da cui­da­do­sa­men­te y lue­go usó su pro­pia ca­mi­sa pa­ra ven­dar­le, pe­ro la san­gre em­pa­pó to­tal­men­te la ven­da en unos mi­nu­tos. Acla­ró la ca­mi­sa y le ven­dó por se­gun­da vez y con­ti­nuó ha­cién­do­lo has­ta que la he­ri­da ce­só de san­grar.

El he­ri­do re­cu­pe­ró la con­cien­cia y pi­dió un va­so de agua. El em­pe­ra­dor co­rrió ha­cia el arro­yo y tra­jo un ja­rro de agua fres­ca. Mien­tras tan­to se ha­bía pues­to el sol y el ai­re de la no­che ha­bía co­men­za­do a re­fres­car. El ere­mi­ta ayu­dó al em­pe­ra­dor a lle­var al hom­bre has­ta la ca­ba­ña don­de le acos­ta­ron so­bre la ca­ma del er­mi­ta­ño. El hom­bre ce­rró los ojos y se que­dó tran­qui­lo. El em­pe­ra­dor es­ta­ba ren­di­do tras un lar­go día de su­bir la mon­ta­ña y ca­var en el jar­dín y tras apo­yar­se con­tra la puer­ta se que­dó dor­mi­do. Cuan­do des­per­tó, el sol aso­ma­ba ya so­bre las mon­ta­ñas.

Du­ran­te un mo­men­to ol­vi­dó don­de es­ta­ba y lo que ha­bía ve­ni­do a ha­cer. Mi­ró ha­cia la ca­ma y vio al he­ri­do, que tam­bién mi­ra­ba con­fu­so a su al­re­de­dor; cuan­do vio al em­pe­ra­dor, le mi­ró fi­ja­men­te y le di­jo en un le­ve sus­pi­ro:

—Por fa­vor, per­dó­ne­me.

—Pe­ro ¿qué has he­cho pa­ra que yo de­ba per­do­nar­te? —pre­gun­tó el em­pe­ra­dor.

—Tú no me co­no­ces, ma­jes­tad, pe­ro yo te co­noz­co a ti. Yo era tu im­pla­ca­ble enemi­go y ha­bía ju­ra­do ven­gar­me de ti, por­que du­ran­te la pa­sa­da gue­rra tú ma­tas­te a mi her­mano y em­bar­gas­te mi pro­pie­dad. Cuan­do me in­for­ma­ron de que ibas a ve­nir so­lo a la mon­ta­ña pa­ra ver al er­mi­ta­ño de­ci­dí sor­pren­der­te en el ca­mino de vuel­ta pa­ra ma­tar­te. Pe­ro tras es­pe­rar lar­go ra­to sin ver sig­nos de ti, de­jé mi em­bos­ca­da pa­ra sa­lir a bus­car­te. Pe­ro en lu­gar de dar con­ti­go, to­pé con tus ser­vi­do­res y me re­co­no­cie­ron y me atra­pa­ron, ha­cién­do­me es­ta he­ri­da. Afor­tu­na­da­men­te pu­de es­ca­par y co­rrí has­ta aquí. Si no te hu­bie­ra en­con­tra­do se­gu­ra­men­te aho­ra es­ta­ría muer­to. ¡Yo ha­bía in­ten­ta­do ma­tar­te, pe­ro en lu­gar de ello tú has sal­va­do mi vi­da! Me sien­to más aver­gon­za­do y agra­de­ci­do de lo que mis pa­la­bras pue­den ex­pre­sar. Si vi­vo, ju­ro que se­ré tu ser­vi­dor el res­to de mi vi­da y or­de­na­ré a mis hi­jos y a mis nie­tos que ha­gan lo mis­mo. Por fa­vor, ma­jes­tad, con­cé­de­me tu per­dón.

El em­pe­ra­dor se ale­gró mu­chí­si­mo al ver que se ha­bía re­con­ci­lia­do fá­cil­men­te con su acé­rri­mo enemi­go, y no só­lo le per­do­nó sino que le pro­me­tió de­vol­ver­le su pro­pie­dad y en­viar­le a sus pro­pios mé­di­cos y ser­vi­do­res pa­ra que le aten­die­ran has­ta que es­tu­vie­ra com­ple­ta­men­te res­ta­ble­ci­do.

Tras or­de­nar a sus sir­vien­tes que lle­va­ran al hom­bre a su ca­sa, el em­pe­ra­dor vol­vió a ver al er­mi­ta­ño. An­tes de vol­ver al pa­la­cio el em­pe­ra­dor que­ría re­pe­tir sus pre­gun­tas por úl­ti­ma vez; en­con­tró al er­mi­ta­ño sem­bran­do el te­rreno que am­bos ha­bían ca­va­do el día an­te­rior.

El er­mi­ta­ño se in­cor­po­ró y mi­ró al em­pe­ra­dor.

—Tus pre­gun­tas ya han si­do con­tes­ta­das.

—Pe­ro, ¿có­mo? —pre­gun­tó el em­pe­ra­dor con­fu­so.

—Ayer, si su ma­jes­tad no se hu­bie­ra com­pa­de­ci­do de mi edad y me hu­bie­ra ayu­da­do a ca­var es­tos cua­dros, ha­bría si­do ata­ca­do por ese hom­bre en su ca­mino de vuel­ta. En­ton­ces ha­bría la­men­ta­do no ha­ber­se que­da­do con­mi­go. Por lo tan­to el tiem­po más im­por­tan­te es el tiem­po que pa­sas­te ca­van­do los cua­dros, la per­so­na más im­por­tan­te era yo mis­mo y el em­pe­ño más im­por­tan­te era el ayu­dar­me a mí…

»Más tar­de, cuan­do el he­ri­do co­rría ha­cia aquí, el mo­men­to más opor­tuno fue el tiem­po que pa­sas­te cu­ran­do su he­ri­da, por­que si no le hu­bie­ses cui­da­do ha­bría muer­to y ha­brías per­di­do la opor­tu­ni­dad de re­con­ci­liar­te con él. De es­ta ma­ne­ra, la per­so­na más im­por­tan­te fue él y el ob­je­ti­vo más im­por­tan­te fue cu­rar su he­ri­da…

»Re­cuer­da que só­lo hay un mo­men­to im­por­tan­te y es aho­ra. El mo­men­to ac­tual es el úni­co so­bre el que te­ne­mos do­mi­nio. La per­so­na más im­por­tan­te es siem­pre con la per­so­na con la que es­tás, la que es­tá de­lan­te de ti, por­que quién sa­be si ten­drás tra­to con otra per­so­na en el fu­tu­ro. El pro­pó­si­to más im­por­tan­te es ha­cer que esa per­so­na, la que es­tá jun­to a ti, sea fe­liz, por­que es el úni­co pro­pó­si­to de la vi­da” CO­RO­LA­RIO

Es ge­nial es­te cuen­to a mi pa­re­cer por­que me pre­gun­to ¿cuán­to do­lor y so­le­dad ha­brá en quien en vez de ha­cer fe­liz a otros les qui­ta la vi­da? en el ca­so de San­to Ni­ño ¿Que no se­re­mos ca­pa­ces de en­con­trar la so­lu­ción a un pro­ble­ma que pue­de de­jar de ser­lo con la em­pa­tía en los otros y me­nos arro­gan­cia de no­so­tros?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.