La bre­ga por la li­ber­tad

El Diario de Chihuahua - - PORTADA -

La li­ber­tad es an­ti­gua, pe­ro sus pro­ble­mas son siem­pre nue­vos, re­no­ván­do­se con­ti­nua­men­te co­mo res­pues­ta a las siem­pre nue­vas for­mas de opre­sión que apa­re­cen en el ho­ri­zon­te de la his­to­ria” Nor­ber­to Bob­bio Fi­ló­so­fo y po­li­tó­lo­go

En un país co­mo el nues­tro, ejer­cer el pe­rio­dis­mo crí­ti­co pue­de de­ri­var en ame­na­zas, opre­sión y ba­las.

Los 34 años de per­ma­nen­cia in­for­ma­ti­va de El Dia­rio han cons­ti­tui­do cier­ta­men­te tran­si­tar por esos desafíos en bien del in­te­rés de nues­tros lec­to­res y de la co­mu­ni­dad chihuahuen­se.

“Par­ti­ci­pa­mos hoy en el na­ci­mien­to de un nue­vo ór­gano pe­rio­dís­ti­co que se pro­po­ne ser­vir a las me­jo­res cau­sas de la no­ble co­mu­ni­dad ca­pi­ta­li­na…”, re­za el pri­mer edi­to­rial y pre­sen­ta­ción de El Dia­rio de Chihuahua.

Na­ci­mos en la vís­pe­ra de un pe­río­do de cambio tras­cen­den­tal. En agos­to de 1985, cuan­do hom­bres y mu­je­res an­sio­sos de de­mo­cra­cia se pre­pa­ra­ban pa­ra los co­mi­cios del año si­guien­te que de­ri­va­ron en el epi­so­dio que la po­lí­ti­ca bau­ti­zó co­mo “el ve­rano ca­lien­te”, un he­cho que mar­có tam­bién nues­tra pro­pia his­to­ria.

Éra­mos en­ton­ces una ca­sa edi­to­ra in­ci­pien­te en la ca­pi­tal del Es­ta­do, fru­to de la vi­sión de un em­pre­sa­rio con al­ma de pe­rio­dis­ta y com­pro­mi­so so­cial, don Os­val­do Ro­drí­guez Borunda, quien tras con­so­li­dar El Dia­rio en Ciu­dad Juá­rez con­si­de­ró que los chihuahuen­ses me­re­cían una pren­sa ho­nes­ta y com­pro­me­ti­da con el bie­nes­tar de los ciu­da­da­nos.

La pren­sa ca­pi­ta­li­na de ese en­ton­ces su­cum­bía al in­te­rés del go­bierno en turno. El Dia­rio abrió sus pá­gi­nas y pu­so sus plu­mas a dis­po­si­ción de las vo­ces que exi­gían res­pe­to a la vo­lun­tad de los ciu­da­da­nos en las ur­nas.

Des­de ese mo­men­to se­lla­mos un pac­to con los lec­to­res. Con­ver­tir­nos en el ca­nal de co­mu­ni­ca­ción que la so­cie­dad ne­ce­si­ta­ba fren­te al po­der. Con­du­cir­nos con es­tric­to ape­go al queha­cer pe­rio­dís­ti­co. Pon­de­rar la ve­ra­ci­dad y la opor­tu­ni­dad; de­nun­ciar la im­pu­ni­dad, co­rrup­ción, vio­len­cia, po­bre­za y nar­co­trá­fi­co que cre­cen ba­jo la som­bra de au­to­ri­da­des omi­sas que pre­fie­ren ba­jar la guar­dia an­tes de asu­mir los cos­tos po­lí­ti­cos que re­pre­sen­ta su com­ba­te.

En más de tres dé­ca­das ape­ga­dos a esos prin­ci­pios he­mos ates­ti­gua­do he­chos ta­les co­mo la caí­da del go­ber­na­dor Ós­car Or­ne­las, la huel­ga de los tra­ba­ja­do­res de Ace­ros, la vi­si­ta del Pa­pa Juan Pa­blo II, la trom­ba que de­vas­tó a la ca­pi­tal, los dos te­rre­mo­tos que sa­cu­die­ron a Mé­xi­co, el aten­ta­do con­tra el

ex­go­ber­na­dor Pa­tri­cio Mar­tí­nez, el avan­ce del nar­co­trá­fi­co, y otros mi­les de acon­te­ci­mien­tos que nos han mar­ca­do co­mo so­cie­dad.

Co­mo em­pre­sa vi­vi­mos tam­bién de la mano de los chihuahuen­ses las com­pli­ca­cio­nes de la cri­sis eco­nó­mi­ca del 94 pro­vo­ca­da por la de­va­lua­ción del pe­so, y que – al igual que ocu­rrió al seno de las fa­mi­lias - pu­so a prue­ba las ha­bi­li­da­des ad­mi­nis­tra­ti­vas de los me­xi­ca­nos pa­ra man­te­ner­nos a flo­te.

Afron­ta­mos tam­bién los efec­tos de la lla­ma­da “gue­rra con­tra el nar­co­trá­fi­co” du­ran­te el man­da­to pre­si­den­cial de Fe­li­pe Cal­de­rón y el re­cru­de­ci­mien­to de la vio­len­cia en el es­ta­do.

Años en los que ha­cer un pe­rio­dis­mo ve­raz re­sul­tó al­ta­men­te pe­li­gro­so por­que si­len­ciar siem­pre es el ob­je­ti­vo de los que pre­ten­den im­po­ner la des­es­ta­bi­li­za­ción so­cial sem­bran­do el mie­do.

Fren­te a la ame­na­za cons­tan­te del cri­men or­ga­ni­za­do que se ha­cía es­cu­char a tra­vés de lla­ma­das te­le­fó­ni­cas al área de Re­dac­ción o con men­sa­jes es­cri­tos en car­tu­li­nas que eran de­ja­dos a la puer­ta de nues­tras ins­ta­la­cio­nes, pu­bli­car o ca­llar se con­vir­tió en un te­ma de dis­cu­sión in­ter­na.

En­ton­ces co­mo aho­ra, el go­bierno se mos­tra­ba in­ca­paz de brin­dar la se­gu­ri­dad ne­ce­sa­ria a los co­mu­ni­ca­do­res, pe­ro ayer al igual que hoy la co­mu­ni­dad de­man­da­ba y me­re­cía ser in­for­ma­da de los he­chos.

Por eso de­ci­di­mos sal­va­guar­dar la ban­de­ra de in­for­mar sin ocul­tar la ver­dad, man­te­ner la lí­nea edi­to­rial, sin ce­der a la pre­sio­nes, pe­ro evi­tan­do que el cri­men uti­li­za­ra el me­dio co­mo un ca­nal pa­ra vi­si­bi­li­zar sus ac­cio­nes.

Fue­ron mo­men­tos de pre­sión, cons­cien­tes del ries­go al que es­tá­ba­mos ex­pues­tos, pe­ro eso no fue mo­ti­vo pa­ra que la plu­ma de nues­tros periodista­s se de­tu­vie­ra.

Esa ex­pe­rien­cia nos pre­pa­ró pa­ra el mo­men­to ac­tual en el que os­cu­ri­dad ro­dea de nue­va cuen­ta la ac­ti­vi­dad pe­rio­dís­ti­ca en me­dio de un es­ce­na­rio en el que la vio­len­cia ha re­cru­de­ci­do, el cri­men or­ga­ni­za­do y la nar­co­po­lí­ti­ca ex­tien­den su po­de­río y con ba­las se en­mu­de­ce a las vo­ces crí­ti­cas.

Un pre­sen­te don­de la au­to­ri­dad sa­ta­ni­za el ejer­ci­cio del pe­rio­dis­mo que se atre­ve a se­ña­lar desa­cier­tos, la pre­va­len­cia de in­tere­ses per­so­na­les y los com­pro­mi­sos no cum­pli­dos; que in­sis­te en me­nos­ca­bar la li­ber­tad de ex­pre­sión y le apues­ta a la des­apa­ri­ción de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción que con­si­de­ra sus enemi­gos.

Pe­ro 34 años nos han en­se­ña­do a man­te­ner el ca­mino, a con­so­li­dar esa alian­za per­ma­nen­te con la so­cie­dad en la que ha­blar con la ver­dad es co­mo es­tre­char­nos la mano. La li­ber­tad de ex­pre­sión, al igual que su de­fen­sa, es un de­re­cho y un re­to per­ma­nen­te de to­dos, no so­la­men­te de quie­nes ejer­ce­mos el pe­rio­dis­mo.

Con el res­pal­do de los lec­to­res que día a día cre­cen tanto en el me­dio im­pre­so co­mo en nues­tras pla­ta­for­mas di­gi­ta­les, se­gui­re­mos avan­zan­do.

Nun­ca di­mos un pa­so atrás, ni lo da­re­mos aho­ra.

El po­lí­ti­co chihuahuen­se Ma­nuel Gó­mez Mo­rín ad­ver­tía la im­por­tan­cia de crear con­cien­cia ciu­da­da­na pa­ra que los me­xi­ca­nos se per­ca­ta­ran de los pro­ble­mas que tie­ne el país y des­per­ta­ra en ellos el de­seo de par­ti­ci­par en la so­lu­ción.

Esa es tam­bién nues­tra ta­rea, el ob­je­ti­vo per­ma­nen­te que de­man­da ac­cio­nes cons­tan­tes, pues pa­ra­fra­sean­do al ci­ta­do pen­sa­dor po­lí­ti­co que en ac­ción de­bie­ra ser re­fe­ren­te pa­ra quie­nes go­bier­nan el Es­ta­do, quie­nes ejer­ce­mos des­de es­ta trin­che­ra el pe­rio­dis­mo no ol­vi­da­mos que nues­tro de­ber es per­ma­nen­te; no lu­cha de un día, sino por siem­pre.

El Dia­rio pu­so sus plu­mas a dis­po­si­ción de las vo­ces que exi­gían res­pe­to a la vo­lun­tad de los ciu­da­da­nos

Nun­ca di­mos un pa­so atrás, ni lo da­re­mos aho­ra"

Equi­po que co­la­bo­ra en pu­bli­ci­dad, ad­mi­nis­tra­ciǿn, re­dac­ción y edi­ción de el Dia­rio de Chihuahua

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.