MO­RIR EN “LA CIU­DAD MÁS SEGURA DE LOS EU”

El Diario de Chihuahua - - PORTADA -

“El acon­te­ci­mien­to des­per­tó la con­de­na a ni­vel na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal”

Co­rral se apa­re­ció só­lo con tuits y bo­le­ti­nes

Pa­ra el te­le­fé­ri­co se re­quie­re vo­lun­tad... y no hay

Riggs es­tre­na un ma­ca­bro cas­ti­llo

• Mo­rir en “la ciu­dad más segura de los

EU” • Co­rral se apa­re­ció só­lo con tuits y bo­le­ti­nes • Pa­ra el te­le­fé­ri­co se re­quie­re vo­lun­tad...y no hay • Riggs es­tre­na un ma­ca­bro cas­ti­llo

Ma­rio de Al­ba es un pa­dre de fa­mi­lia ejem­plar, de­di­ca­do a su tra­ba­jo. Es una per­so­na sen­ci­lla.

Sus her­ma­nas son dos co­no­ci­das em­pre­sa­rias en la lo­ca­li­dad y muy es­ti­ma­das en su concurrido lo­cal allá por el Cam­pes­tre. Sus re­des y what­tsapp no de­ja­ron de so­nar ayer.

Amo­ro­so de su fa­mi­lia, co­mo lo des­cri­ben sus per­so­nas cer­ca­nas, acu­dió el fin de se­ma­na a El Pa­so, acom­pa­ña­do de su es­po­sa Oli­via y su hi­ja Eri­ka.

Los tres fue­ron víc­ti­mas cir­cuns­tan­cia­les del ata­que a Wal­mart en Cie­lo Vis­ta, el pa­sa­do sá­ba­do. Su ami­gos y pa­rien­tes no lo po­día creer. Ellos es­ta­ban en “la ciu­dad más segura de los Es­ta­dos Uni­dos”. Otros chihuahuen­ses mu­rie­ron allá.

Los he­chos con­mo­cio­na­ron a los ha­bi­tan­tes de es­ta ca­pi­tal, que si­guen sin dar cré­di­to por un ata­que co­mo el acon­te­ci­do, que nos ha al­can­za­do de­ma­sia­do cer­ca.

La tien­da de­par­ta­men­tal ha si­do du­ran­te mu­chos años un es­pa­cio co­mer­cial, pe­ro tam­bién de re­crea­ción pa­ra las fa­mi­lias me­xi­ca­nas co­mo nor­te­ame­ri­ca­nas, que con­vi­ven de ma­ne­ra nor­mal y fra­ter­na.

El acon­te­ci­mien­to des­per­tó la con­de­na a ni­vel na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal y mo­vió in­me­dia­ta­men­te al apa­ra­to gu­ber­na­men­tal de los Es­ta­dos Uni­dos, es­pe­cial­men­te en Texas y el mis­mo con­da­do pa­se­ño.

Las cam­pa­ñas elec­to­ra­les se sus­pen­die­ron. Hu­bo, co­mo era ló­gi­co, una gran con­mo­ción pú­bli­ca.

Mu­cho ten­drá qué ha­cer el go­bierno nor­te­ame­ri­cano pa­ra que he­chos co­mo ese no se vuel­van a re­pe­tir.

El te­rro­ris­mo es un ata­que a la hu­ma­ni­dad en­te­ra.

La ima­gen que le mos­tra­mos es del au­dio que el go­ber­na­dor del Es­ta­do Ja­vier Co­rral en­vió a tra­vés de la Coor­di­na­ción de Co­mu­ni­ca­ción So­cial en re­la­ción con los te­rri­bles he­chos ocu­rri­dos en El Pa­so.

Con una voz pau­sa­da, evi­den­te­men­te le­yen­do el con­te­ni­do y con voz can­sa­da pro­pia de un re­la­ja­do sá­ba­do, Co­rral se di­ri­ge ofre­cien­do so­li­da­ri­dad, ayuda, coor­di­na­ción y otros et­cé­te­ras, pa­ra las víc­ti­mas y pa­ra el Go­bierno del Es­ta­do de Texas y el Con­da­do de El Pa­so.

No sa­be­mos dón­de se en­con­tra­ba el je­fe del eje­cu­ti­vo, pe­ro en Juá­rez y El Pa­so to­do era aler­ta y aten­ción des­de la ho­ra de los acon­te­ci­mien­tos, po­co an­tes del me­dio­día.

No fue un sá­ba­do ati­na­do pa­ra Co­rral. Reac­ción tar­día, muy len­ta, an­te la re­so­nan­cia de lo acon­te­ci­do.

Hu­bo un pri­mer co­mu­ni­ca­do la­có­ni­co del Go­bierno del Es­ta­do a las 14:00 ho­ras, con­de­nan­do los he­chos y po­nien­do a dis­po­si­ción un nú­me­ro te­le­fó­ni­co pa­ra au­xi­lio y orien­ta­ción, en el con­mu­ta­dor con sus ex­ten­sio­nes que nun­ca con­tes­tan.

Has­ta las sie­te de la tar­de, el go­ber­na­dor uti­li­zó su tui­ter, y por me­dio de él ex­pre­só con­do­len­cias y so­li­da­ri­dad en lo per­so­nal.

Una ho­ra mas tar­de, ca­si a las ocho, in­sis­tió en dos men­sa­jes se­pa­ra­dos, en la irra­cio­na­li­dad y bru­ta­li­dad del ac­to, y en el otro, en el ofre­ci­mien­to de apoyo por par­te de la Fis­ca­lía Ge­ne­ral del Es­ta­do en las In­ves­ti­ga­cio­nes.

A las ocho de la no­che hu­bo un co­mu­ni­ca­do de pren­sa, don­de el go­ber­na­dor in­sis­te en con­do­len­cias. “Her­ma­nos Te­xa­nos, el pue­blo de Chihuahua y su Go­ber­na­dor es­tán con us­te­des”. Pe­ro no apa­re­cía por nin­gún la­do.

Se­gu­ra­men­te al­guien se lo su­gi­rió y gra­bó el au­dio con que em­pe­za­mos es­te seg­men­to de GPS. Pe­ro ya eran ca­si las diez de la no­che.

Do­ce ho­ras des­apa­re­ci­do, sin aten­der su res­pon­sa­bi­li­dad, que exi­gía, in­sis­ti­mos mí­ni­mo su pre­sen­cia. Por co­sas me­no­res ha gra­ba­do un vi­deo en el des­pa­cho prin­ci­pal de Pa­la­cio. No en­ten­de­mos por qué al me­nos no hi­zo eso.

Ter­mi­nó por aten­der es­te de­li­ca­do asun­to con un au­dio, unos bo­le­ti­nes y tres tuits.

Du­ran­te to­da la se­ma­na an­du­vie­ron las in­te­gran­tes del gru­po de tra­ba­jo de la Aler­ta de Gé­ne­ro vi­si­tan­do a fun­cio­na­rios pa­ra es­cu­char lo que tie­nen que de­cir en re­la­ción a la gra­ve cri­sis que se vi­ve en cuan­to al te­ma.

Lo sa­be­mos por­que Geor­gi­na Bu­jan­da, le­gis­la­do­ra del PAN, así lo re­ve­ló du­ran­te la au­dien­cia que sos­tu­vie­ron el vier­nes, en un agra­da­ble desa­yuno en la torre le­gis­la­ti­va.

Ahí la le­gis­la­do­ra tra­tó de ala­bar las ac­cio­nes rea­li­za­das es­pe­cial­men­te por el eje­cu­ti­vo es­ta­tal pa­ra la pro­tec­ción de las mu­je­res, pe­ro co­mo el sol no se pue­de ocul­tar con un de­do, de­bió acep­tar que fal­tan mu­chas co­sas por ha­cer.

Hay una in­su­fi­cien­cia de re­cur­sos de la Fis­ca­lía Ge­ne­ral y de­fi­cien­cias en el ac­ce­so a la jus­ti­cia en el Tri­bu­nal Su­pe­rior, en­tre otros as­pec­tos.

Echó la cul­pa al go­bierno fe­de­ral y el re­cor­te de re­cur­sos y más aún, pu­so el de­do en la lla­ga, muy in­sis­ten­te, de una in­di­fe­ren­cia y fal­ta de res­pon­sa­bi­li­dad de los mu­ni­ci­pios, que evi­tan -di­ce- po­lí­ti­cas trans­ver­sa­les de pro­tec­ción a la mu­jer.

Se le ol­vi­da que en 29 mu­ni­ci­pios sus co­rre­li­gio­na­rios go­bier­nan, en­tre ellos Chihuahua. ¿O no se le ol­vi­dó?

Y lue­go se fue a la yu­gu­lar de los gru­pos pro fa­mi­lia, a quie­nes acu­só de ra­di­ca­li­zar­se obs­tru­yen­do la la­bor le­gis­la­ti­va, con dis­cur­sos y ac­cio­nes agre­si­vas y fal­sas.

A un la­do de ella, Blan­ca Gá­mez, quien só­lo bre­ve­men­te to­mó la pa­la­bra, dis­fru­ta­ba su desa­yuno.

El fa­mo­so pro­yec­to del te­le­fé­ri­co de Pa­rral se en­cuen­tra po­co más que es­tan­ca­do. Los fie­rros que son vie­jos se oxi­dan en una bo­de­ga.

El ayun­ta­mien­to ha pro­pues­to una se­rie de ac­cio­nes de fi­nan­cia­mien­to pa­ra sa­car ade­lan­te el asun­to y evitar que se pier­dan cer­ca de 100 mi­llo­nes de pe­sos en in­ver­sión ocio­sa.

Pe­ro no hay has­ta el mo­men­to eco al­guno, pa­ra un pro­yec­to con aro­ma a Cé­sar Duar­te.

De­be­rá el al­cal­de Alfredo Lo­zo­ya afi­nar su es­tra­te­gia de con­ven­ci­mien­to al nue­vo ama­ne­cer en bus­ca aunque sea de una piz­ca den­tro de los 18 mil mi­llo­nes de pe­sos de obra que a me­dia­dos de mes se anun­cia­rá a ni­vel es­ta­tal con mo­ti­vo de la re­es­truc­tu­ra­ción fi­nan­cie­ra.

Ese te­le­fé­ri­co for­ma par­te de las ac­cio­nes que per­mi­ti­rían a la “Ca­pi­tal del Mun­do” for­ta­le­cer su ofer­ta tu­rís­ti­ca, so­lo que re­quie­re vo­lun­tad po­lí­ti­ca y, por su­pues­to, re­cur­sos.

Una es­pe­cie de cas­ti­llo mi­llo­na­rio de mal gus­to y peor di­se­ño, ubi­ca­do so­bre la ave­ni­da 20 de No­viem­bre a la al­tu­ra del Ce­rro Co­ro­nel, ha lla­ma­do la aten­ción de los chihuahuen­ses du­ran­te mu­chos años.

Siem­pre se han ru­mo­ra­do co­sas de eso que pre­ten­dió ser una man­sión he­cha de pie­dra, pe­ro la irre­gu­la­ri­dad del te­rreno, la fal­ta de re­gis­tros ofi­cia­les y la ce­rra­zón de sus due­ños han com­pli­ca­do co­no­cer la his­to­ria com­ple­ta.

So­bre el si­tio se ha di­cho que per­te­ne­ce a un ri­co ex­cén­tri­co o a un nar­co, lo que ex­pli­ca­ría ta­les ter­mi­na­dos y de­ta­lla­dos que van de lo co­rrien­te a lo co­rrien­te y me­dio.

Has­ta ca­teos y bús­que­das de per­so­nas des­apa­re­ci­das se han rea­li­za­do en el lu­gar, pues ha­bía otra le­yen­da que ase­gu­ra­ba la exis­ten­cia de fo­sas clan­des­ti­nas don­de ha­brían si­do en­te­rra­das mu­je­res. Fue to­tal­men­te fal­so, ja­más hu­bo evi­den­cia de ello.

La reali­dad del cas­ti­llo ma­ca­bro es que lo cons­tru­yó un pai­sano que ga­na­ba en dó­la­res y man­da­ba a sus fa­mi­lia­res pa­ra que lo fue­ran ha­cien­do po­co a po­co.

Só­lo eso es lo real. Eso y que cues­ta mu­chí­si­mo di­ne­ro, pues aunque es ra­ra, se tra­ta de una cons­truc­ción enor­me que ha ga­na­do plus­va­lía por el desa­rro­llo alrededor.

Pe­ro de unos días a la fe­cha ha lla­ma­do mu­cho más la aten­ción, pues una lo­na en el ex­te­rior del lu­gar se­ña­la que ahí ope­ra la em­pre­sa Rig­ba, pro­pie­dad del dipu­tado fe­de­ral pa­nis­ta Mi­guel Riggs, uno de los gran­des fa­vo­re­ci­dos del co­rra­lis­mo.

En la fa­cha­da del ma­ca­bro cas­ti­llo ha si­do co­lo­ca­do un anun­cio y tie­ne al­gu­nas se­ma­nas con gran mo­vi­li­za­ción de per­so­nas.

La ad­qui­si­ción del in­mue­ble no se ha he­cho pú­bli­ca, pe­ro es evi­den­te que se tra­ta de una ope­ra­ción mi­llo­na­ria pa­ra la em­pre­sa del ex­sín­di­co de la ca­pi­tal, quien sa­be ha­cer ne­go­cios des­de el po­der.

Tal vez Rig­ba se pre­pa­ra aho­ra pa­ra ha­cer los ar­tícu­los pro­mo­cio­na­les de las cam­pa­ñas pa­nis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.