Pi­den pe­na de muer­te pa­ra ti­ra­dor

El Diario de Chihuahua - - ESPECIAL - S. Zu­ni­ga / R. Ca­rri­llo / El Dia­rio

El Pa­so— El fis­cal del Con­da­do de El Pa­so, Jai­me Es­par­za, dio a co­no­cer que su ofi­ci­na bus­ca­rá de­fi­ni­ti­va­men­te la pe­na de muer­te co­mo cas­ti­go pa­ra el ti­ra­dor res­pon­sa­ble de ase­si­nar a 20 per­so­nas y de­jar 26 he­ri­dos en Wal­mart de Cie­lo Vis­ta.

“He­mos ma­ne­ja­do prin­ci­pal­men­te la in­ves­ti­ga­ción co­mo un caso do­més­ti­co de te­rro­ris­mo, cri­men de odio, con car­gos fe­de­ra­les por ho­mi­ci­dio ca­pi­tal”, di­jo Es­par­za.

El de­te­ni­do por la ma­sa­cre es Pa­trick Cru­sius, un hom­bre blan­co de 21 años y re­si­den­te de Allen, Texas.

“Es un in­ci­den­te tan ho­rri­ble que es­ta co­mu­ni­dad no es­tá acos­tum­bra­da. Yo fui a Wal­mart y vi to­do lo que pa­só, sé que la pe­na de muer­te es al­go muy fuer­te, pe­ro en es­te caso es necesario”, in­di­có.

“Él (Cru­sius) per­dió el de­re­cho de es­tar en­tre no­so­tros ayer”, en­fa­ti­zó Es­par­za.

Greg Allen, je­fe del De­par­ta­men­to de Po­li­cía de El Pa­so (EPPD), di­jo que el aten­ta­do ha de­ja­do una mar­ca es­pe­cial en su ca­rre­ra. Ex­pre­só que el si­nies­tro es in­des­crip­ti­ble y que lo ocu­rri­do no re­pre­sen­ta a El Pa­so.

“No hay pa­la­bras que uno pue­da usar pa­ra des­cri­bir es­to, des­de que he tra­ba­ja­do pa­ra es­te de­par­ta­men­to ja­más me ima­gi­né al­go co­mo lo que vi en la es­ce­na del cri­men” de­cla­ró.

El je­fe de Po­li­cía tam­bién di­jo que “uno pien­sa que la san­gre no tie­ne olor, pe­ro cuan­do uno ha tra­ba­ja­do en es­te ofi­cio, se da cuen­ta de que en reali­dad sí”.

Au­to­ri­da­des de­cla­ra­ron que el ti­ra­dor se en­tre­gó sin re­sis­ten­cia a la Po­li­cía y se­rá re­clui­do en la Cár­cel del Con­da­do al tér­mino de la in­ves­ti­ga­ción.

“Es­te in­di­vi­duo to­da­vía tie­ne de­re­chos, te­ne­mos que se­guir pro­to­co­los y hay que se­guir la in­ves­ti­ga­ción”, di­jo Allen.

‘Te­rro­ris­mo do­més­ti­co’

De acuer­do con el Bu­ró Fe­de­ral de In­ves­ti­ga­cio­nes (FBI) los crí­me­nes de odio –que es co­mo se in­ves­ti­ga el tiroteo don­de mu­rie­ron 20 per­so­nas en El Pa­so–, “son la má­xi­ma prio­ri­dad del pro­gra­ma de De­re­chos Ci­vi­les del FBI de­bi­do al im­pac­to de­vas­ta­dor que tie­nen en las fa­mi­lias y las co­mu­ni­da­des”.

Es­to fue lo que di­jo el agen­te es­pe­cial Em­mer­son Buie Jr., di­rec­tor del FBI de El Pa­so, en una con­fe­ren­cia de pren­sa rea­li­za­da ayer por la ma­ña­na en la que se mos­tró cau­to en un prin­ci­pio al ca­li­fi­car los he­chos san­grien­tos en el su­per­mer­ca­do co­mo cri­men de odio.

“Hay mu­cha evi­den­cia qué ana­li­zar an­tes de po­der con­si­de­rar es­te cri­men co­mo al­go más que un ase­si­na­to”, di­jo.

Ayer, en la mis­ma con­fe­ren­cia de pren­sa el fis­cal de Dis­tri­to, Jai­me Es­par­za, afir­mó que su ofi­ci­na bus­ca­rá la pe­na má­xi­ma de­bi­do a las ca­rac­te­rís­ti­cas del caso, apun­tan­do in­clu­so la po­si­bi­li­dad de que se per­si­ga el de­li­to co­mo un “ac­to de te­rro­ris­mo do­més­ti­co”.

Au­to­ri­da­des po­li­cia­cas de­tu­vie­ron a Cru­sius, re­si­den­te de Allen, Texas, quien ma­ne­jó nue­ve ho­ras a El Pa­so pa­ra dis­pa­rar en un cen­tro co­mer­cial con una clien­te­la emi­nen­te­men­te his­pa­na.

La res­pues­ta pa­re­ce es­tar en un do­cu­men­to que ha si­do atri­bui­do a Cru­sius, quien se­ña­la una su­pues­ta in­va­sión his­pa­na a Texas.

“Si po­de­mos des­ha­cer­nos de su­fi­cien­tes, en­ton­ces nues­tra for­ma de vi­da pue­de ser más sus­ten­ta­ble”, sos­tie­ne el do­cu­men­to li­ga­do al sos­pe­cho­so.

La abo­ga­da Jean­ne Mo­ra­les di­jo que den­tro del es­ta­do de Texas se con­si­de­ra un cri­men de odio si exis­te un ha­llaz­go afir­ma­ti­vo de que el de­li­to se co­me­tió de­bi­do a un pre­jui­cio, y el cas­ti­go por di­cho de­li­to au­men­ta a la pe­na pres­cri­ta pa­ra la si­guien­te ca­te­go­ría más al­ta de de­li­to.

La es­pe­cia­lis­ta le­gal con­fir­mó a El Dia­rio que la gra­ve­dad del de­li­to, y por en­de la pe­na al per­pe­tra­dor es más al­ta, in­clu­so co­mo agra­van­te de un ho­mi­ci­dio ca­pi­tal.

“A ni­vel fe­de­ral, los es­ta­tu­tos con­tem­plan que se con­si­de­re un de­li­to el in­ten­tar o cau­sar le­sio­nes cor­po­ra­les a al­guien ba­sa­do en ra­za, co­lor, re­li­gión, ori­gen na­cio­nal, gé­ne­ro, orien­ta­ción se­xual, iden­ti­dad de gé­ne­ro o dis­ca­pa­ci­dad”, sos­tu­vo Mo­ra­les.

En tanto el “te­rro­ris­mo do­més­ti­co” es ti­pi­fi­ca­do por las le­yes fe­de­ra­les.

“La ley fe­de­ral de­fi­ne el te­rro­ris­mo do­més­ti­co co­mo ac­ti­vi­da­des que in­vo­lu­cran ac­tos pe­li­gro­sos pa­ra la vi­da hu­ma­na, que son una vio­la­ción de las le­yes pe­na­les de los Es­ta­dos Uni­dos o de cual­quier es­ta­do”, ex­pli­có la abo­ga­da.

“Es­te ti­po de ac­to pa­re­ce te­ner la in­ten­ción de in­ti­mi­dar o coac­cio­nar a una po­bla­ción ci­vil; in­fluir en la po­lí­ti­ca de un Go­bierno por in­ti­mi­da­ción o coer­ción; o pa­ra afec­tar la con­duc­ta de un Go­bierno me­dian­te des­truc­ción ma­si­va, ase­si­na­to o se­cues­tro; y que ocu­rre prin­ci­pal­men­te den­tro de la ju­ris­dic­ción te­rri­to­rial de los Es­ta­dos Uni­dos”, sos­tu­vo.

Car­gos por cri­men de odio y te­rro­ris­mo in­terno po­drían aca­rrear­le esa con­de­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.