De po­lí­ti­ca y co­sas peo­res

El Diario de Chihuahua - - OPINIÓN - Ca­tón Es­cri­tor y Ana­lis­ta po­lí­ti­co

Me da un pa­que­te de con­do­nes” -pi­dió en la far­ma­cia el jo­ven clien­te. Pre­gun­tó el far­ma­céu­ti­co: “¿Pa­ra sol­te­ros o pa­ra ca­sa­dos?”. El mu­cha­cho se sor­pren­dió: “¿Hay alguna di­fe­ren­cia?”. “Sí -res­pon­dió el de la far­ma­cia-. El de sol­te­ros trae sie­te con­do­nes: pa­ra lu­nes, mar­tes y miér­co­les, et­cé­te­ra. El de ca­sa­dos trae 12: pa­ra enero, pa­ra fe­bre­ro, pa­ra mar­zo”. El juez re­pren­dió con as­pe­re­za al in­di­vi­duo: “Se le acu­sa de ha­ber arro­ja­do a su sue­gra por la ven­ta­na del se­gun­do pi­so. Es us­ted un in­cons­cien­te, un des­con­si­de­ra­do. ¿No pen­só que pu­do las­ti­mar a al­guien que en ese mo­men­to fue­ra pa­san­do por la ace­ra?”. Un ami­go de don Hol­ga­cio ha­bló con él: “Me ape­na de­cír­te­lo, pe­ro he sa­bi­do que tu hi­ja, la que se fue a la ciu­dad, es­tá tra­ba­jan­do de pros­ti­tu­ta en un bur­del”.“¡qué ver­güen­za! -gi­mió don Hol­gan­cio al tiem­po que se me­sa­ba los ca­be­llos con de­ses­pe­ra­ción-. ¡En nues­tra fa­mi­lia na­die ja­más ha­bía tra­ba­ja­do!”. La maes­tra les pre­gun­tó a las ni­ñas: “¿Qué ani­ma­les son los que nos dan las pie­les más fi­nas?”. Jua­ni­ta res­pon­dió: “Los ar­mi­ños”. Lu­ci­ta con­tes­tó: “Los vi­so­nes”. Ro­si­li­ta -equi­va­len­te fe­me­nino de Pe­pi­to- di­jo: “Los hom­bres”. Don Al­gón pa­só un fin de se­ma­na en un cam­po nu­dis­ta. “Fue una ex­pe­rien­cia desas­tro­sa -co­men­tó des­pués-. To­dos los que me veía me sa­lu­da­ban di­cien­do: ‘Ho­la, se­ño­ra’’. Je­sús pu­so su mano mi­se­ri­cor­dio­sa so­bre la mu­jer adúl­te­ra y pro­nun­ció su fra­se de per­dón: “El que es­té li­bre de cul­pa que ti­re la pri­me­ra pie­dra”. ¡Wham! Una pe­dra­da des­ca­la­bró a la mu­jer. Le pre­gun­tó el Se­ñor al hom­bre que ha­bía arro­ja­do la pie­dra: “¿Aca­so es­tás tú li­bre de cul­pa?”. “No -mas­cu­lló el ti­po, ren­co­ro­so-. Pe­ro soy el ma­ri­do”. Un ami­go de Ba­ba­lu­cas le con­tó: “Mi her­mano to­ca en la sin­fó­ni­ca. Vio­la”. Opi­nó el ton­ti­lo­co: “Las dos ocu­pa­cio­nes me pa­re­cen por de­más in­com­pa­ti­bles”. “Per­dó­na­me -se dis­cul­pó el ciem­piés ma­cho con la hem­bra-. Cuan­do ter­mino de qui­tar­me los za­pa­tos ya se me ba­jó la ga­na”. Don Cré­si­do, mag­na­te de mu­chos años y mu­cho más di­ne­ro, le di­jo con emo­ción a la her­mo­sa chi­ca: “¡Se­ño­ri­ta Dul­ci­bel! ¡Hay un co­ra­zón enamo­ra­do que la­te por us­ted ba­jo es­ta bi­lle­te­ra!”. Las ga­tas an­da­ban en ce­lo, y en la azo­tea se es­cu­cha­ban los ulu­la­tos, que­jos y bu­fi­dos que sue­len acom­pa­ñar a los amo­res de los ga­tos. La ni­ñi­ta le pre­gun­tó a su pa­dre: “¿Por qué los ga­tos ha­cen así?”. El pa­pá, a fin de no en­trar en de­ta­lles inapro­pia­dos pa­ra la edad de la pe­que­ña, con­tes­tó: “Es que les es­tán sa­can­do una mue­la”. Po­cos días des­pués el se­ñor se au­sen­tó de la ciu­dad por mo­ti­vos de ne­go­cios. A su re­gre­so su hi­ji­ta le in­for­mó: “Aho­ra que es­tu­vis­te fue­ra, el ve­cino le sa­ca­ba to­das las no­ches una mue­la a mi ma­má”. Los re­cién ca­sa­dos iban en jet a su lu­na de miel. Era de no­che ya, y en la pe­num­bra de la ca­bi­na del avión di­jo la aza­fa­ta: “Fa­vor de abro­char­se el cin­tu­rón”. “¿Lo ves? -le re­pro­chó muy ape­na­da la mu­cha­cha a su ga­lán-. ¡Te di­je que nos iban a ver!”. Afro­di­sio Pi­ton­go, hom­bre pro­cli­ve a la con­cu­pis­cen­cia de la car­ne, le hi­zo una pro­po­si­ción sa­laz a Flo­ri­lí, hi­ja de fa­mi­lia. Ella le di­jo: “No se con­fun­da”. Le ex­pli­có Afro­di­sio: “Es igual que sin fun­da”. Pi­ru­li­na, mu­cha­cha piz­pi­re­ta, ba­jó al cam­po de fut­bol lu­cien­do con or­gu­llo la ca­mi­se­ta de los Ca­ba­llos Pin­tos. El di­rec­tor téc­ni­co la de­tu­vo. “Se­ño­ri­ta -le ad­vir­tió-. Na­die pue­de es­tar en la can­cha con esa ca­mi­se­ta a me­nos que sea del equi­po”. Re­pli­có Pi­ru­li­na: “Ano­che lo fui”. De re­gre­so de un via­je don Chin­gue­tas re­ga­ñó al ve­la­dor: “Me di­cen los ve­ci­nos que ano­che en­tró un su­je­to en la ca­sa y se me­tió en el cuar­to de la cria­da. ¿Por qué lo de­jó us­ted pa­sar?”. “Per­dó­ne­me, se­ñor -se ape­nó el guar­dia-. Es que pen­sé que se­ría al­guno de los ami­gos de la se­ño­ra”. FIN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.