Agua y pre­cios Pa­to­lo­gías

El Diario de Chihuahua - - OPINIÓN - ser­gio sar­mien­to Pe­rio­dis­ta Twit­ter: @Ser­gio­sar­mien­to

Ciu­dad de Mé­xi­co– La her­mo­sa com­bi­na­ción de de­sier­to y mar ha­ce de la pun­ta sur de la pe­nín­su­la de Ba­ja Ca­li­for­nia un pa­raí­so te­rre­nal que ha per­mi­ti­do el sur­gi­mien­to de una de las zo­nas tu­rís­ti­cas más exi­to­sas de Mé­xi­co y del mun­do. El mis­mo es­ce­na­rio de­sér­ti­co, sin em­bar­go, pro­vo­ca es­ca­sez de agua.

La fal­ta de agua ha si­do el prin­ci­pal obs­tácu­lo pa­ra el desa­rro­llo de to­da Ba­ja Ca­li­for­nia Sur. El pro­ble­ma es que los po­lí­ti­cos no han en­ten­di­do la na­tu­ra­le­za del pro­ble­ma y han tra­ta­do de com­ba­tir­lo con me­di­das co­mo el ra­cio­na­mien­to, o tan­deo, que no só­lo no lo re­suel­ven sino que lo agra­van.

La ex­pe­rien­cia his­tó­ri­ca de­mues­tra que la me­jor for­ma de su­pe­rar la es­ca­sez son los pre­cios li­bres. Los con­tro­les de pre­cios o el ra­cio­na­mien­to la pro­fun­di­zan por­que aca­ban con los in­cen­ti­vos pa­ra la im­por­ta­ción, ex­trac­ción o pro­duc­ción de bie­nes es­ca­sos.

Un ejem­plo es el si­tio de Am­be­res de 1584 a 1585, cuan­do las tro­pas de Ale­jan­dro Far­ne­sio, du­que de Par­ma, bus­ca­ron do­ble­gar a es­te cen­tro de re­sis­ten­cia pro­tes­tan­te fren­te al in­ten­to del mo­nar­ca es­pa­ñol, Fe­li­pe II, de im­po­ner el ca­to­li­cis­mo en sus po­se­sio­nes de los Paí­ses Ba­jos. Mien­tras la ciu­dad go­zó de pre­cios li­bres, hu­bo con­tra­ban­dis­tas dis­pues­tos a arries­gar la vi­da pa­ra lle­var ali­men­tos a los am­be­ri­nos por lo que la ciu­dad re­sis­tió el ase­dio. Sin em­bar­go, cuan­do el go­bierno de­cre­tó con­tro­les de pre­cios, su­pues­ta­men­te pa­ra ayu­dar a la po­bla­ción, ge­ne­ró una enor­me es­ca­sez que pro­vo­có la ren­di­ción por ham­bre de la ciu­dad (John Fis­ke, The Un­seen World and Ot­her Es­says, 1876; Tho­mas So­well, Ba­sic Eco­no­mics, 2011).

Los pre­cios son el me­ca­nis­mo más efi­cien­te pa­ra equi­li­brar la ofer­ta y la de­man­da. Cuan­do un go­ber­nan­te de­cre­ta “pre­cios jus­tos”, pro­vo­ca es­ca­sez. Los con­tro­les de al­qui­le­res que se im­pu­sie­ron en Mé­xi­co en 1942 aca­ba­ron con la in­ver­sión en vi­vien­da de al­qui­ler y lle­va­ron a un de­te­rio­ro la­men­ta­ble de los edi­fi­cios del cen­tro his­tó­ri­co

de la Ciu­dad de Mé­xi­co. Du­ran­te la “cri­sis del pe­tró­leo” de 1973-1974, el go­bierno de Ri­chard Ni­xon en Es­ta­dos Uni­dos apli­có con­tro­les de pre­cios que pro­vo­ca­ron lar­gas fi­las pa­ra car­gar ga­so­li­na; cuan­do se aca­ba­ron los con­tro­les, la pro­vi­sión de com­bus­ti­ble se re­gu­la­ri­zó, aun fren­te a otras dis­rup­cio­nes de la ofer­ta de cru­do. En 1972 el Club de Ro­ma pro­nos­ti­có que pa­ra fi­nes del si­glo XX el mun­do su­fri­ría ham­bre ge­ne­ra­li­za­da y ya no ha­bría pe­tró­leo; pe­ro hoy hay más ali­men­tos y pe­tró­leo que nun­ca.

Los al­tos pre­cios son la me­jor me­di­ci­na con­tra la es­ca­sez por­que ge­ne­ran ma­yor ofer­ta. El pro­ble­ma pa­ra los po­lí­ti­cos es que la gen­te no les agra­de­ce los in­cre­men­tos de la ofer­ta que pro­mue­ven los pre­cios li­bres. Por eso pre­fie­ren ma­ni­pu­lar pre­cios y ofre­cer sis­te­mas de ra­cio­na­mien­to, co­mo el tan­deo de agua que hoy se apli­ca en zo­nas po­pu­la­res de Los Ca­bos. La gen­te co­mún y co­rrien­te no se da cuen­ta de que la es­ca­sez que tanto la da­ña, que la obli­ga a com­prar pi­pas de agua a un cos­to muy su­pe­rior al de un mer­ca­do ra­cio­nal, es cul­pa de esos mis­mos po­lí­ti­cos.

Los Ca­bos es un cen­tro no­ta­ble de atrac­ción de vi­si­tan­tes y de ge­ne­ra­ción de em­pleos. Por eso es tan im­por­tan­te que ten­ga po­lí­ti­cas pú­bli­cas efi­ca­ces. Es­ta­ble­cer un sis­te­ma de li­ber­tad de pre­cios en el agua, el bien más es­ca­so e im­por­tan­te, es cru­cial pa­ra que es­te des­tino ten­ga fu­tu­ro. Si el go­bierno man­tie­ne con­tro­les de pre­cios y tan­deos, la re­gión ter­mi­na­rá por ren­dir­se por sed, co­mo los am­be­ri­nos del si­glo XVI se rin­die­ron por ham­bre an­te las tro­pas del du­que de Par­ma.

Pri­me­ro El Pa­so y lue­go Day­ton. Es­ta­dos Uni­dos es el país con ma­yor nú­me­ro de ata­ques ar­ma­dos con­tra gru­pos de po­bla­ción ino­cen­te. Pe­ro su ta­sa de ho­mi­ci­dios es de 5 por ca­da 100 mil ha­bi­tan­tes (2016, World Bank), muy in­fe­rior a los 29 de Mé­xi­co (2018, INE­GI). Son pa­to­lo­gías so­cia­les dis­tin­tas.

La ca­ren­cia de una co­sa le da pre­cio” Sé­ne­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.