El ar­zo­bis­po, Cons­tan­cio Mi­ran­da Weck­man, ce­le­bró 21 años de or­de­na­ción epis­co­pal

El Diario de Chihuahua - - CIUDAD - Juan Car­los Nú­ñez / El Dia­rio jnu­[email protected]­rioch.com.mx

El ar­zo­bis­po de Chihuahua, Cons­tan­cio Mi­ran­da Weck­mann, ce­le­bró ayer su 21 aniver­sa­rio de la or­de­na­ción epis­co­pal, cuan­do re­ci­bió la con­sa­gra­ción el 4 de agos­to de 1998 al ser nom­bra­do obis­po de Atla­co­mul­co, Es­ta­do de Mé­xi­co.

El na­ci­do en tie­rras de Na­mi­qui­pa el 15 de sep­tiem­bre de 1952, cur­só un bre­ve pe­rio­do de Se­mi­na­rio en el Ba­jío, con­ti­nuó su for­ma­ción sa­cer­do­tal en el ya des­apa­re­ci­do Se­mi­na­rio Re­gio­nal del Nor­te, pri­me­ro en Ciu­dad Juá­rez y lue­go en Chihuahua, las eta­pas fi­lo­só­fi­ca y teo­ló­gi­ca, res­pec­ti­va­men­te.

Or­de­na­do sa­cer­do­te el 30 de sep­tiem­bre de 1977 pa­ra la Pre­la­tu­ra de Ma­de­ra, des­pués trans­for­ma­da en la dió­ce­sis de Cuauh­té­moc-ma­de­ra. Lla­ma­do al Epis­co­pa­do por San Juan Pa­blo II, fue des­ti­na­do co­mo obis­po de Atla­co­mul­co des­de 1998 has­ta sep­tiem­bre del 2009, año en que el Pa­pa Benedicto XVI lo tras­la­dó a la Ar­qui­dió­ce­sis de Chihuahua.

Le fue im­pues­to el pa­lio (in­du­men­ta­ria re­li­gio­sa) el 29 de ju­lio del 2010, de ma­nos de Benedicto XVI, en la so­lem­ni­dad de los Santos Pe­dro y Pa­blo de Tar­so en la Ba­sí­li­ca de San Pe­dro. En ju­nio del 2016 pu­bli­có el pro­yec­to dio­ce­sano de pas­to­ral que mar­ca la pau­ta de su ser­vi­cio epis­co­pal, así co­mo el tra­ba­jo pas­to­ral de la Ar­qui­dió­ce­sis.

Co­mo ca­da do­min­go, ofi­ció la ho­mi­lía en la Ca­te­dral ca­pi­ta­li­na, don­de en­vió un lla­ma­do a los fe­li­gre­ses pa­ra evitar la co­di­cia pa­ra real­men­te ha­cer un cambio en los co­ra­zo­nes y ser res­pon­sa­bles de los ac­tos de ca­da quien.

Hi­zo una men­ción es­pe­cial pa­ra orar por los sa­cer­do­tes, por las fa­mi­lias, tam­bién por los inocen­tes que han si­do asesinados y por la co­mu­ni­dad de mi­gran­tes que siem­pre es­tán en la vul­ne­ra­bi­li­dad.

Su men­sa­je lo ba­só en el Evan­ge­lio se­gún San Lu­cas, que di­ce tex­tual­men­te lo si­guien­te: “En aquel tiem­po, di­jo uno de en­tre la gen­te a Je­sús:

Maes­tro, di­je a mi her­mano que re­par­ta con­mi­go la he­ren­cia

Él le di­jo: Hom­bre, ¿Quién me ha cons­ti­tui­do juez o ár­bi­tro en­tre vo­so­tros?

Y les di­jo: Mi­rad: guar­daos de to­da cla­se de co­di­cia. Pues, aunque uno an­de so­bra­do, su vi­da no de­pen­de de sus bie­nes.

Y les pro­pu­so una pa­rá­bo­la: Las tie­rras de un hom­bre ri­co pro­du­je­ron una gran co­se­cha. Y em­pe­zó a echar cálcu­los, di­cién­do­se: ¿Qué ha­ré? No ten­go don­de al­ma­ce­nar la co­se­cha”. Y se di­jo:

“Ha­ré lo si­guien­te: de­rri­ba­ré los gra­ne­ros y cons­trui­ré otros más gran­des, y al­ma­ce­na­ré allí to­do el tri­go y mis bie­nes. Y en­ton­ces me di­ré a mí mis­mo: al­ma mía, tie­nes bie­nes al­ma­ce­na­dos pa­ra mu­chos años; des­can­sa, co­me, be­be, ban­que­tea ale­gre­men­te”.

Pe­ro Dios le di­jo: Ne­cio, es­ta no­che te van a re­cla­mar el al­ma, y ¿De quién se­rá lo que has pre­pa­ra­do? Así es el que ate­so­ra pa­ra sí y no es ri­co an­te Dios”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.