Los he­chos que cons­tru­ye­ron la his­to­ria

El pri­mer ejem­plar de El Dia­rio de Chihuahua lle­gó a los lec­to­res un cin­co de agos­to de 1985

El Diario de Chihuahua - - 34 ANIVERSARI­O EL DIARIO - Ma­nuel Quezada / El Dia­rio

Fue el cin­co de agos­to de 1985 que se lan­zó el pri­mer ejem­plar, el co­mien­zo de un pe­rio­dis­mo ver­da­de­ro, en el cual se pre­sen­ta­ron al lec­tor no­tas de al­to im­pac­to co­mo la in­ti­tu­la­da “Con­tac­to Chihuahua”, el su­ce­so que nos con­vir­tió en cen­tro de la no­ti­cia ya que da­ba in­for­ma­ción so­bre la con­fis­ca­ción de más de sie­te mil to­ne­la­das de ma­ri­gua­na en la co­mu­ni­dad de Bú­fa­lo el 9 de no­viem­bre de 1984.

De acuer­do con la in­for­ma­ción pu­bli­ca­da por Jai­me Pérez Men­do­za, el ope­ra­ti­vo con­tra el nar­co­trá­fi­co re­gis­tró he­chos inusi­ta­dos y es­pe­luz­nan­tes, ya que fue­ron des­cu­bier­tos dos cam­pa­men­tos de cul­ti­vo y em­pa­que­ta­mien­to de ma­ri­gua­na en los que la­bo­ra­ban en con­di­cio­nes in­fra­hu­ma­nas sie­te mil 500 cam­pe­si­nos pro­ce­den­tes de So­no­ra, Si­na­loa, Gue­rre­ro y Oaxaca.

Tam­bién se abor­dó el te­ma so­bre las pes­qui­sas so­bre oji­vas nu­clea­res que, de acuer­do con Go­ber­na­ción, era un se­cre­to de es­ta­do; Cha­pul­te­pe­qui­to: un par­que lo­cal que se que­dó só­lo en anun­cio. No más bi­lle­tes a la mano só­lo car­tas de cré­di­to, así co­mo el al­to ín­di­ce de ro­bos de pla­cas en Juá­rez pa­ra autos ile­ga­les.

En su por­ta­da El Dia­rio del cin­co de agos­to de 1985, se pre­sen­tó tam­bién el Edi­to­rial “Na­ce Dia­rio de Chihuahua: De­fi­ni­cio­nes y Pro­pó­si­tos” que re­za­ba: “Par­ti­ci­pa­mos hoy en el na­ci­mien­to de un nue­vo ór­gano pe­rio­dís­ti­co que se pro­po­ne ser­vir a las me­jo­res cau­sas de la no­ble co­mu­ni­dad ca­pi­ta­li­na...”.

La ini­cia­ti­va em­pre­sa­rial en­fren­tó des­de en­ton­ces re­tos ma­yúscu­los, que aunque con el es­fuer­zo de la pre­si­den­cia y di­rec­ción ge­ne­ral, así co­mo de ca­da uno de los co­la­bo­ra­do­res en sus dis­tin­tos de­par­ta­men­tos, siem­pre se han su­pe­ra­do.

En los dos pri­me­ros años de El Dia­rio de Chihuahua y a fal­ta de una pren­sa pro­pia, to­da la in­for­ma­ción ge­ne­ra­da en la ca­pi­tal del Es­ta­do se re­dac­ta­ba a máquina y era trans­mi­ti­da en las he­rra­mien­tas dis­po­ni­bles de los 80, el fax o te­lex a Ciu­dad Juá­rez, pa­ra que fue­ra pro­ce­sa­da e im­pre­sa en los pe­rió­di­cos ca­pi­ta­li­nos, los cua­les eran en­via­dos ca­da ma­dru­ga­da en ca­mio­ne­tas ha­cia la lo­ca­li­dad.

Fue dos años des­pués de em­pe­zar a cir­cu­lar en la ciu­dad, cuan­do con una im­por­tan­te in­ver­sión se ad­qui­rió una pren­sa, mo­bi­lia­rio y equi­po, pa­ra de­jar la Torre Pre­si­den­te y cam­biar­se a un edi­fi­cio ubi­ca­do en la Ave­ni­da Uni­ver­si­dad 1704 y con­ti­nuar el tra­ba­jo pa­ra con­so­li­dar­se co­mo un me­dio pe­rio­dís­ti­co en avan­za­da.

Du­ran­te ocho años, la em­pre­sa per­ma­ne­ció ahí y en 1995, un año par­ti­cu­lar­men­te im­por­tan­te pa­ra El Dia­rio, se dis­pu­so de un nue­vo y mo­derno edi­fi­cio de cua­tro pi­sos con nue­vo mo­bi­lia­rio y equi­po tec­no­ló­gi­co pa­ra desa­rro­llar las ac­ti­vi­da­des pe­rio­dís­ti­cas en un am­bien­te de am­pli­tud y ar­mo­nía.

El edi­fi­cio de una ar­qui­tec­tu­ra mo­der­na y fun­cio­nal, se con­vir­tió en una re­fe­ren­cia ur­ba­na y fue ben­de­ci­do un día de ma­yo del re­fe­ri­do año en pre­sen­cia del pre­si­den­te del Con­se­jo Di­rec­ti­vo Os­val­do Ro­drí­guez Borunda y su fa­mi­lia, así co­mo por el per­so­nal, di­rec­to­res y ge­ren­tes de área.

Du­ran­te la ce­re­mo­nia el pres­bí­te­ro Jo­sé Luis Pa­di­lla di­jo que quie­nes tie­nen la ta­rea de in­for­mar, de­ben ha­cer­lo bus­can­do siem­pre la jus­ti­cia y ver­dad, ello con la as­pi­ra­ción de ser co­mu­ni­ca­do­res de es­pe­ran­zas y bue­nas nue­vas, aun y cuan­do siem­pre ha­ya no­ti­cias tris­tes que dar a co­no­cer.

En­tre los di­rec­ti­vos es­tu­vie­ron ade­más Noé Ro­drí­guez, ge­ren­te ge­ne­ral de Edi­to­ra Pa­so del Nor­te; Fran­cis­co Ja­vier Pi­za­rro, di­rec­tor edi­to­rial, Héc­tor San­ti­lla­nes, ge­ren­te ge­ne­ral; Mar­co An­to­nio To­rres, di­rec­tor del Dia­rio de Juá­rez,; Ru­bén Va­lles, di­rec­tor del Dia­rio de Delicias y Car­los Hol­guín, ge­ren­te ad­mi­nis­tra­ti­vo de El Dia­rio de Chihuahua.

Du­ran­te los 34 años de ejer­ci­cio pe­rio­dís­ti­co, el ro­ta­ti­vo fue par­tí­ci­pe de la trans­for­ma­ción de Chihuahua, a la cual su­po in­ter­pre­tar des­de sus pri­me­ros días, ya que la dé­ca­da de los 80 y en es­pe­cial la se­gun­da mi­tad, irrum­pie­ron fuer­tes rá­fa­gas de cambio en un clima ge­ne­ral de ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca y so­cial tanto en la en­ti­dad co­mo en el país en­te­ro.

En el ám­bi­to po­lí­ti­co na­cio­nal go­ber­na­ba Jo­sé Ló­pez Por­ti­llo con un país que se le iba de las ma­nos a pe­sar de su pro­me­sa a los me­xi­ca­nos de apren­der a vi­vir en la abun­dan­cia y has­ta tu­vo que de­cla­rar­se en mo­ra­to­ria de pa­go de la deu­da ex­ter­na, de­va­luó el pe­so de 22 a 70 pe­sos por dó­lar, de­cre­tó un alza del sa­la­rio del 30% y es­ta­ti­zó la ban­ca, es­ta­ble­ció un con­trol del cambio y la in­fla­ción cre­ció en 98 por cien­to.

El man­da­ta­rio fue cues­tio­na­do por la cons­truc­ción de cin­co man­sio­nes de lu­jo des­ple­ga­das en 13 hec­tá­reas pa­ra su re­ti­ro, así co­mo sus her­ma­nos e hi­jos.

Tam­bién Chihuahua go­ber­na­do por Ós­car Ór­ne­las, cues­tio­na­do por su ad­mi­nis­tra­ción gris, con fuer­tes mo­vi­mien­tos es­tu­dian­ti­les con­fron­tan­do la im­po­si­ción de di­rec­to­res por el en­ton­ces rec­tor Re­yes Hum­ber­to de las Ca­sas, pro­ce­sos elec­to­ra­les cues­tio­na­dos, una eco­no­mía di­fí­cil sal­pi­ca­da des­de la Fe­de­ra­ción y una Igle­sia Ca­tó­li­ca que em­pe­za­ba a al­zar­se en de­fen­sa de la de­mo­cra­cia.

Esos y otros fac­to­res pre­sen­ta­ron una co­yun­tu­ra en la que El Dia­rio de Chihuahua y El Dia­rio de Juá­rez, fie­les a los in­tere­ses de los

chihuahuen­ses, ge­ne­ra­ron un pe­rio­dis­mo que les per­mi­tió ga­nar la con­fian­za del lec­tor, uno de los ob­je­ti­vos lo­gra­dos con ba­se en el es­fuer­zo por ser lo más ve­raz, cer­te­ro, abier­to, plu­ral y ba­lan­cea­do.

La Ca­sa Edi­to­ra fue in­ter­lo­cu­tor con una so­cie­dad har­ta de los desa­ti­nos de los go­bier­nos, que bus­ca­ba al­ter­na­ti­vas por sa­lir de la cri­sis, lo cual le va­lió no só­lo la cre­di­bi­li­dad de los lec­to­res, sino que al ser una pla­ta­for­ma de es­cu­cha y re­so­nan­cia del sen­tir y ex­pre­sión de los sec­to­res, se eri­gió co­mo un fac­tor de cambio que la mis­ma so­cie­dad ya em­pu­ja­ba.

En rá­pi­do re­cuen­to his­tó­ri­co, des­de la se­gun­da mi­tad de la dé­ca­da de los 80 a la fe­cha, El Dia­rio ha sa­bi­do in­ter­pre­tar el signo de los tiem­pos pa­ra ofre­cer in­for­ma­ción opor­tu­na y ve­raz, ser una pla­ta­for­ma de ex­pre­sión de las di­ver­sas co­rrien­tes y pen­sa­mien­tos, lo cual le va­lió la pre­fe­ren­cia de los lec­to­res.

Así lo hi­zo du­ran­te los gran­des mo­vi­mien­tos po­lí­ti­cos sur­gi­dos du­ran­te la se­gun­da mi­tad de la dé­ca­da de los 80 y has­ta la fe­cha, ahí es­tu­vo en el lla­ma­do “ve­rano ca­lien­te de 1986” du­ran­te los pro­ce­sos elec­to­ra­les de la al­ter­nan­cia po­lí­ti­ca en 1992 y 1998, 2000, 2004, 2010 y 2016 que lle­va­ron a con­so­li­dar el bi­par­ti­dis­mo PRI-PAN, y las de 2018 en las que prác­ti­ca­men­te que­dó res­que­bra­ja­do ese bi­no­mio, por el par­ti­do emer­gen­te Mo­re­na.

Des­de el 2008 al 2018, tam­bién la ciu­dad de Chihuahua, co­mo en di­ver­sos mu­ni­ci­pios del país, su­fre la ola de mi­les de eje­cu­cio­nes a car­go del cri­men or­ga­ni­za­do, aca­ban­do con la vi­da de gen­te in­mis­cui­da en el nar­co­trá­fi­co, y la­men­ta­ble­men­te de per­so­nas inocen­tes que no te­nían par­ti­ci­pa­ción en ello.

El Dia­rio no se ha ce­ga­do a esa reali­dad, y co­mo una la­bor in­for­ma­ti­va ha da­do cuen­ta de es­tos asun­tos de­li­ca­dos, así co­mo de la im­pu­ni­dad ofi­cial por­que son con­ta­dos los ca­sos ju­di­cial­men­te re­suel­tos y de cas­ti­go a los cul­pa­bles, así co­mo del éxo­do de mi­les y mi­les de per­so­nas y la de­vas­ta­ción eco­nó­mi­ca que pro­vo­ca­ron.

En es­te tiem­po se han he­cho bas­tan­tes se­ña­la­mien­tos cuan­do ha si­do necesario, y al­gu­nos go­ber­nan­tes de piel sen­si­ble afir­ma­ron que se les que­ría gol­pear, cuan­do en reali­dad el pe­rió­di­co ha­cia su tra­ba­jo. Es­tá cla­ro que se per­de­ría la esen­cia si no se cues­tio­na­ba con ar­gu­men­tos y prue­bas, si no se in­ves­ti­ga­ba “por de­ba­jo de la al­fom­bra” de quie­nes se eri­gen co­mo au­to­ri­dad por gra­cia de los ciu­da­da­nos.

Tam­bién ocu­pa­ron las pá­gi­nas de El Dia­rio, en es­tos úl­ti­mos 34 años, la trans­for­ma­ción po­lí­ti­ca, so­cial, del desa­rro­llo aca­dé­mi­co, cul­tu­ral y eco­nó­mi­co de un Chihuahua que emer­ge día con día, con es­fuer­zos de to­da una so­cie­dad cur­ti­da en el de­sier­to y la lla­nu­ra.

En es­tos 34 años no ha ha­bi­do te­ma o asun­to que no se ha­ya po­di­do pu­bli­car, pe­se a las pre­sio­nes y ame­na­zas del sec­tor ofi­cial, de gru­pos de­lic­ti­vos y de cor­te eco­nó­mi­co, en­tre otros.

No en vano la li­ber­tad de ex­pre­sión es una ga­ran­tía cons­ti­tu­cio­nal, por ello, El Dia­rio se opo­ne a cual­quier ti­po de cen­su­ra y en su caso ejer­ce el ar­te del buen pe­rio­dis­mo con­sis­ten­te en cómo se va a pu­bli­car, sin fal­tar a la ver­dad ni a la éti­ca pro­fe­sio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.