GPS

GEN­TE • PO­LÍ­TI­CA • SO­CIE­DAD

El Diario de Chihuahua - - 34 ANIVERSARI­O EL DIARIO - [email protected]­rioch.com.mx

■ Mea­de a la som­bra de Duar­te

■ Gó­mez Mont, ase­sor de a mi­llón

■ La ver­sa­ti­li­dad del Bell 407

■ Me­mo Lu­ján lu­ce ago­ta­do

■ Ejér­ci­to en ca­lles... a co­rrer

En los pri­me­ros días del re­lan­za­mien­to de su cam­pa­ña -así lo ma­ne­jan des­de que René Juá­rez asu­mió la di­ri­gen­cia na­cio­nal del PRI- Jo­sé An­to­nio Mea­de es­ta­rá en ciu­dad Juá­rez. Lle­ga hoy con agen­da or­di­na­ria: ac­tos pú­bli­cos con mu­je­res y mi­li­tan­tes, reunio­nes pri­va­das con em­pre­sa­rios y candidatos de to­do el es­ta­do.

A los em­pre­sa­rios los co­no­ce muy bien, co­mo se­cre­ta­rio de Ha­cien­da se ten­dían a sus pies; hoy se­rá Mea­de quien ha­ga las re­ve­ren­cias. En cuan­to a los candidatos lo de siem­pre: lec­tu­ra de car­ti­lla, pro­me­sas de va­mos a ga­nar pe­ro aprie­ten ca­da quién en su trin­che­ra. Lla­ma­das a mi­sa.

Lo in­tere­san­te se­rá su men­sa­je, cuan­do vino en pre­cam­pa­ña aga­chó la ca­be­za y de­ci­dió no ver la som­bra omi­no­sa de Cé­sar Duar­te pro­yec­ta­da en un som­brío, de­rro­ta­do y dis­mi­nui­do PRI. Pu­do ofre­cer un dis­cur­so fir­me con­tra la co­rrup­ción, pe­ro de­jó pa­sar la opor­tu­ni­dad.

Si vi­nie­ra a Chihuahua, ca­pi­tal, ve­ría más de cer­ca el des­pres­ti­gio del go­ber­na­dor en fu­ga, pe­ro los desas­tro­sos sal­dos son tam­bién ob­ser­va­bles en Juá­rez. ¿Mos­tra­rá en es­ta se­gun­da eta­pa un dis­cur­so di­fe­ren­te o cu­bri­rá –co­mo lo ha­ce has­ta hoy el PRI na­cio­nal- al ex­go­ber­na­dor?

Si el re­lan­za­mien­to de cam­pa­ña tie­ne que ver só­lo con un pre­si­den­te de par­ti­do iden­ti­fi­ca­do con la ba­se y los ha­bi­tua­les dis­cur­sos de uni­dad par­ti­dis­ta, es­tá con­de­na­do a se­guir en el ter­cer lu­gar. Ade­más de un dis­cur­so es­pon­tá­neo y es­truc­tu­ra­do ne­ce­si­ta va­len­tía.

Pa­ra to­mar el rum­bo de la cre­di­bi­li­dad ne­ce­si­ta cam­biar dis­cur­so, tono y agen­da, in­ter­pre­tar co­rrec­ta­men­te el mo­men­to de irri­ta­ción y har­taz­go so­cial por cau­sa de la co­rrup­ción, re­pre­sen­ta­da prin­ci­pal­men­te en los go­ber­nan­tes de su par­ti­do. Es com­pli­ca­do sien­do par­te del go­bierno pe­ñis­ta.

Guar­dan­do to­das las pro­por­cio­nes, Mea­de es pa­ra Pe­ña lo que Se­rrano a Duar­te. Am­bos es­tán las­tra­dos por el mis­mo que los pu­so de candidatos y por lo tanto no sa­ben de qué ma­ne­ra dis­tan­ciar­se sin per­der su fa­vor. ¿Rom­pe­rá las ata­du­ras o com­par­ti­rán des­tino elec­to­ral? Ma­ña­na ha­bla­mos de Ca­rre­te. Fla­man­te ad­qui­si­ción.

Si real­men­te quie­re te­ner una úl­ti­ma opor­tu­ni­dad de re­po­si­cio­nar su cam­pa­ña an­tes del 20 de ma­yo, día del se­gun­do de­ba­te, re­quie­re to­mar de­ci­sio­nes im­por­tan­tes aso­cia­das con la ad­mi­nis­tra­ción de Pe­ña Nie­to y los go­ber­na­do­res íco­nos de la co­rrup­ción. De con­ti­nuar ta­pán­do­los pue­de des­pe­lle­jar­se –di­jo que por Mé­xi­co has­ta la muer­te- y se­gui­rá pre­di­can­do en el de­sier­to.

Muy preo­cu­pa­do es­tá Ja­vier Co­rral con la pre­sión del Tri­bu­nal Co­le­gia­do apre­mian­do la en­tre­ga de la “co­ne­ja pro­duc­ti­va”, el hués­ped más dis­tin­gui­do de San Gui­ller­mo y, a fal­ta de Duar­te, es­tre­lla prin­ci­pal en los me­xi­jui­cios de la co­rrup­ción. De otra ma­ne­ra nun­ca hu­bie­ra con­tra­ta­do los ser­vi­cios pro­fe­sio­na­les de uno de los des­pa­chos más ca­ros del país, el de Fer­nan­do Gó­mez Mont, ex­se­cre­ta­rio de go­ber­na­ción con Fe­li­pe cal­de­rón y, jun­to a Die­go Fer­nán­dez de Ce­ba­llos, el li­ti­gan­te me­jor pa­ga­do del país. Al me­nos es de lo que tie­ne fa­ma.

Un abo­ga­do que co­no­ce los en­tre­si­jos del sis­te­ma ju­di­cial me­xi­cano, di­jo que pa­ra un caso así, el de “la Co­ne­ja pro­duc­ti­va”, Gó­mez Mont co­bra­ría por lo me­nos 20 mi­llo­nes de pe­sos, só­lo pa­ra sa­car las pri­me­ras copias del ex­pe­dien­te. ¿Tanto? Es lo que cal­cu­ló ese abo­ga­do. Igual

exa­ge­ra, pe­ro de lo que na­die tie­ne du­das es de que Gó­mez Mont sa­be co­brar y en dó­la­res, con lo que se ha dis­pa­ra­do por el pe­li­gro de AMLO y la in­cer­ti­dum­bre del TLC. Sin em­bar­go el di­ne­ro no es pro­ble­ma, que los ma­xi­jui­cios si­gan aunque fal­ten me­di­ci­nas.

Aca­ba­do y sin gar­bo lu­ce Gui­ller­mo Lu­ján, uno de los hom­bres cer­ca­nos a Co­rral y sub­se­cre­ta­rio de Egre­sos en la Se­cre­ta­ría de Fi­nan­zas. Aguan­ta po­co el con­ta­dor, tan­tos años en la bre­ga de eter­ni­dad y lo ago­ta un año y sie­te me­ses de tra­ba­jo bu­ro­crá­ti­co. Al­gún em­bru­jo ten­drá esa cham­ba mal­di­ta que los con­su­me.

Ayer fue sor­pren­di­do por los me­dios, al sa­lir de un en­cuen­tro con el go­ber­na­dor, en el que acor­da­ron sus­pen­der la ven­ta del he­li­cóp­te­ro Bell 407, una de las jo­yas de la flo­ta área de go­bierno y la ae­ro­na­ve fa­vo­ri­ta de Duar­te.

De­bie­ron pa­sar ca­si dos años pa­ra que Me­mo Lu­ján y los ase­so­res de Fi­nan­zas ad­vir­tie­ran la ver­sa­ti­li­dad del he­li­cóp­te­ro y com­pren­der que, ade­más de los via­jes per­so­na­les de fun­cio­na­rios, pue­de ser usa­do tam­bién co­mo am­bu­lan­cia. Hay que ser agu­dos, en­con­trar va­rios usos tie­ne su chis­te.

Aho­ra en­tien­den que las pro­me­sas de cam­pa­ña guar­dan con­se­cuen­cias y las in­cum­pli­das sue­len des­gas­tar al go­ber­nan­te. Co­rral ofre­ció ven­der la flo­ti­lla aé­rea y aho­ra re­sul­ta que siem­pre no, me­jor la con­ser­va... por ver­sá­til.

Lo mis­mo su­ce­dió con la ca­sa de go­bierno, de­ci­die­ron con­ser­var­la. ¿Tam­bién le en­cuen­tran cua­li­da­des ver­sá­ti­les? Des­de lue­go las tie­ne to­das, es bue­na has­ta pa­ra una fies­ta de ba­ca­nal ame­ni­za­da con el can­tan­te de mo­da, aho­ra que Juan Ga­briel pa­só a me­jor vi­da. Cuan­do ha­gan la party in­vi­ten.

Una pro­pues­ta, só­lo co­mo su­ge­ren­cia incauta, com­pren la pro­pie­dad de al la­do y cons­tru­yan un he­li­puer­to, así po­drán tras­la­dar­se des­de cual­quier pun­to del es­ta­do has­ta la ofi­ci­na del go­ber­na­dor, sin es­cu­char las si­re­nas que bus­can a los ase­si­nos de po­li­cías, ver las mo­les­tas ca­ra­va­nas ar­ti­lla­das, ni arries­gar­se a co­men­ta­rios im­pro­pios con­tra el man­da­ta­rio. Tras­la­dar­se por ai­re tie­ne sus ven­ta­jas, Duar­te pue­de dar­les va­rias más.

Tras la reunión del con­se­jo de se­gu­ri­dad, el lu­nes pa­sa­do, el Fis­cal Cé­sar Au­gus­to Pe­ni­che de­cla­ró que fe­de­ra­les y mi­li­ta­res re­gre­sa­rán al pa­tru­lla­je ci­ta­dino en Juá­rez, Chihuahua y Pa­rral. De la sie­rra no han sa­li­do, aunque su pre­sen­cia pa­se inad­ver­ti­da pa­ra los si­ca­rios del mal; aunque sus re­te­nes bien que mo­les­tan a los inocen­tes.

Lo que fal­ta­ba, mi­li­ta­res pa­tru­llan­do las ca­lles de las prin­ci­pa­les ciu­da­des de la en­ti­dad. Igual su­ce­dió du­ran­te la gue­rra de Cal­de­rón con­tra el nar­co, con gra­ve de­te­rio­ro so­cial.

Las ex­pe­rien­cias ciu­da­da­nas, cuan­do sa­len mi­li­ta­res y fe­de­ra­les a las ca­lles, son pé­si­mas. En vez de re­du­cir­se los ín­di­ces de­lic­ti­vos au­men­tan de ma­ne­ra ex­po­nen­cial, has­ta dar la im­pre­sión que son ellos los cau­san­tes de la vio­len­cia.

Oja­lá sea tem­po­ral: la gen­te de Juá­rez re­cuer­da ní­ti­da­men­te los ne­fas­tos tiem­pos de Fa­cun­do Ro­sas, el im­pu­ne lu­gar­te­nien­te de Ge­na­ro Gar­cía Lu­na, au­tor de la es­tra­te­gia pa­ra em­po­de­rar al cha­po Guz­mán, que al país cos­tó mi­les de muer­tes y una caí­da bru­tal de la eco­no­mía en las zo­nas de con­flic­to. En ese ni­vel es­ta­mos, ha­ce tiem­po que Chihuahua es te­rri­to­rio de dispu­ta en­tre ban­das cri­mi­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.