Go­bierno de Co­rral: inep­to, vis­ce­ral y des­ho­nes­to; ur­gen cam­bios de fun­cio­na­rios

El Diario de Chihuahua - - 34 ANIVERSARI­O EL DIARIO -

El ase­si­na­to de la pe­rio­dis­ta Mi­ros­la­va Breach Vel­du­cea no fue pro­duc­to de una de­nun­cia eté­rea que ella hi­cie­ra en con­tra de la in­jus­ti­cia en ge­ne­ral; ni si­quie­ra fue la de­nun­cia de que el cri­men or­ga­ni­za­do ha con­tro­la­do gran par­te de la sie­rra de Chihuahua, lo cual es una ver­dad irre­fu­ta­ble; los re­por­ta­jes que ella es­cri­bió en la vís­pe­ra del ar­te­ro cri­men de que fue víc­ti­ma te­nía nom­bres con­cre­tos de pre­sun­tos per­so­na­jes re­la­cio­na­dos con el cri­men or­ga­ni­za­do y los par­ti­dos po­lí­ti­cos con que es­ta­ban vin­cu­la­dos a co­mo po­si­bles candidatos al­cal­des.

Esa reali­dad es la que pu­so al des­cu­bier­to vin­cu­la­ción y es pre­ci­sa­men­te esa en­tre po­lí­ti­ca y nar­co­trá­fi­co –pe­ro es en otra re­gión que no Chí­ni­pas, co­mo lo que de­nun­ció Mi­ros­la­va-- de lo que en la an­te­sa­la las elec­cio­nes tie­ne en vi­lo no so­la­men­te al mu­ni­ci­pio de Ig­na­cio Za­ra­go­za, don­de prác­ti­ca­men­te hay una nar­co gue­rra, con un sal­do de ocho muer­tes en un so­lo día, do­mi­ci­lios in­cen­dia­dos y una vio­len­cia desata­da que ha pro­vo­ca­do el éxo­do de mu­chas fa­mi­lias.

No es so­la­men­te ese mu­ni­ci­pio en la re­gión no­roes­te el que re­pre­sen­ta un gra­ve ries­go en el pe­rio­do elec­to­ral, el pro­pio Pa­vel Agui­lar, di­ri­gen­te del PRD, par­ti­do al que per­te­ne­cen los lu­ga­re­ños en con­tra de quie­nes apa­ren­te­men­te fue­ron di­ri­gi­dos los ata­ques del pa­sa­do do­min­go, lue­go de so­li­ci­tar que se sus­pen­da la elec­ción en Ig­na­cio Za­ra­go­za, se­ña­ló que tam­bién hay fo­cos ro­jos en los mu­ni­ci­pios de Gua­za­pa­res, Gó­mez Fa­rías, Ma­de­ra y Gua­cho­chi, de­bi­do a las pre­sio­nes ejer­ci­das por gru­pos li­ga­dos a la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da.

Es evi­den­te que en esos mu­ni­ci­pios exis­te una pre­sen­cia per­ma­nen­te de gru­pos de­lic­ti­vos que no de aho­ra, sino de ha­ce mu­cho tiem­po, han in­ter­ve­ni­do en prác­ti­ca­men­te to­dos ám­bi­tos de la vi­da de las co­mu­ni­da­des, in­clui­do el po­lí­ti­co; no obstante que El Dia­rio ad­vir­tió en uno de sus edi­to­ria­les al ini­cio del go­bierno ac­tual, de la pre­sen­cia de gru­pos cri­mi­na­les en la re­gión de Ma­de­ra, las au­to­ri­da­des no ven nin­gún fo­co ro­jo y to­do pa­re­ce in­di­car que no han pon­de­ra­do las cir­cuns­tan­cias que ro­dea­ron es­te epi­so­dio de te­rror en el pue­blo ni tampoco los an­te­ce­den­tes que de­to­na­ron es­tos he­chos.

Tras los ata­ques, el can­di­da­to a la al­cal­día de Ig­na­cio Za­ra­go­za, Re­yes Fe­li­pe Men­do­za, se en­cuen­tra des­apa­re­ci­do y se­gún ver­sio­nes de los ve­ci­nos, por lo me­nos tres tra­ba­ja­do­res ul­ti­ma­dos de su cam­pa­ña fue­ron a ba­la­zos en uno de sus do­mi­ci­lios y Cé­sar aun así el fis­cal ge­ne­ral Au­gus­to Pe­ni­che Es­pe­jel, des­car­tó que la vio­len­cia lle­gue a tal gra­do co­mo pa­ra no lle­var el pro­ce­so co­mo es de­bi­do.

Es­ta de­cla­ra­ción des­cri­be a ca­ba­li­dad la inope­ran­cia de la Fis­ca­lía y de to­das las au­to­ri­da­des es­ta­ta­les y fe­de­ra­les co­rres­pon­sa­bles en la fun­ción de brin­dar se­gu­ri­dad a la po­bla­ción. La vin­cu­la­ción de los gru­pos de la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da con las pre­si­den­cias mu­ni­ci­pa­les en la zo­na ru­ral es un te­ma prio­ri­ta­rio a in­ves­ti­gar, tanto por par­te de la Fis­ca­lía del Es­ta­do co­mo de la PGR; sin em­bar­go esas in­ves­ti­ga­cio­nes no son rea­li­za­das, ya sea por te­mor o por com­pli­ci­dad. Lo que le ocu­rrió a la pe­rio­dis­ta Mir­so­la­va pa­ra de­bió ser una lec­ción las au­to­ri­da­des es­ta­ta­les y fe­de­ra­les, una pe­ro lo que cons­ti­tu­ye linea de in­ves­ti­ga­ción pe­rio­dís­ti­ca no re­pre­sen­ta el in­te­rés de los go­ber­nan­tes.

De nada sir­ve que los em­pre­sa­rios una y otra vez ha­gan lla­ma­dos al Go­bierno del Es­ta­do y en par­ti­cu­lar a su ti­tu­lar, Ja­vier Co­rral, pa­ra que se es­ta­blez­ca una es­tra­te­gia que pon­ga una al­to a las cons­tan­tes eje­cu­cio­nes tanto en las zo­nas ur­ba­nas co­mo en las ru­ra­les. El Con­se­jo Coor­di­na­dor Em­pre­sa­rial ha­ce más de dos me­ses lo em­pla­za­ron pa­ra que re­mo­vie­ra a los res­pon­sa­bles de la se­gu­ri­dad en el es­ta­do si no da­ban re­sul­ta­dos; se cum­plió el pla­zo y no hu­bo res­pues­ta alguna, ni re­mo­cio­nes. El go­ber­na­dor se li­mi­tó a de­cir que las opi­nio­nes de los em­pre­sa­rios eran bien­ve­ni­das; pe­ro la ver­dad es que los ig­no­ró.

Des­pués de los ata­ques en Ig­na­cio Za­ra­go­za, las re­des so­cia­les se vol­ca­ron en con­tra del go­ber­na­dor, por su in­ca­pa­ci­dad; ya ni si­quie­ra fue­ron los me­dios a quie­nes Co­rral acu­sa de re­sen­ti­dos, ya que mu­chas de las ex­pre­sio­nes en fa­ce­book y twi­ter fue­ron re­cla­mar­le que hi­cie­ra al­go pa­ra so­lu­cio­nar la cre­cien­te pro­ble­má­ti­ca de la vio­len­cia y la in­se­gu­ri­dad en el es­ta­do, en vez de en­tre­te­ner­se con los te­mas de la po­lí­ti­ca na­cio­nal y las con­tien­das elec­to­ra­les.

Es­tas cir­cuns­tan­cias no han pa­sa­do des­aper­ci­bi­das pa­ra los or­ga­nis­mos ob­ser­va­do­res y eva­lua­do­res na­cio­na­les. en­cuen­tra El go­ber­na­dor Co­rral se en el lu­gar 29 en la eva­lua­ción de los país, 32 go­ber­na­do­res en el que reali­zó la Re­vis­ta 32, la cual mos­tró los da­tos re­co­pi­la­dos en el pri­mer tri­mes­tre del año que in­clu­yen va­rios as­pec­tos ba­sa­dos en la per­cep­ción que tie­nen los ciu­da­da­nos, co­mo la obra pú­bli­ca, en lo cual la ad­mi­nis­tra­ción del go­bierno de Chihuahua ya se ubi­có en el pues­to 30, que el 85.8 con­si­de­ra que no hay.

Las evi­den­cias de la fal­ta de ca­pa­ci­dad de Ja­vier Co­rral pa­ra go­ber­nar son vas­tas: la desilu­ción del “Nue­vo Ama­ne­cer” se ge­ne­ra­li­za y es que to­do pa­re­ce in­di­car que en va­rios ru­bros su ad­mi­nis­tra­ción ha lle­ga­do a ni­vel de in­com­pe­ten­cia, la inep­ti­tud, las res­pues­tas vis­ce­ra­les y des­ho­nes­tas han ca­rac­te­ri­za­do a es­ta ad­mi­nis­tra­ción ur­gen­te es­ta­tal; de ahí que es un gol­pe de ti­món me­dian­te el re­le­vo fun­cio­na­rios: al me­nos de tres de sus el de Sa­lud, Ernesto Ávila Val­dez; el Cua­rón de Edu­ca­ción Pa­blo Galindo y en pri­mer lu­gar el Fis­cal Cé­sar Au­gus­to Pe­ni­che.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.