Sa­cu­de a la ca­pi­tal muer­te de em­pre­sa­ria

El Diario de Chihuahua - - PORTADA - Or­lan­do Chá­vez / El Dia­rio

La muer­te de Ma­ría Eu­ge­nia Le­ga­rre­ta Rot­he en la ma­sa­cre te­rro­ris­ta de El Pa­so, Te­xas, sa­cu­dió a la co­mu­ni­dad ar­tís­ti­ca y em­pre­sa­rial lo­cal, de­bi­do a que su fa­mi­lia es de las más re­co­no­ci­das en es­tos ám­bi­tos.

La se­ño­ra Le­ga­rre­ta re­co­ge­ría a su hi­ja en el ae­ro­puer­to de El Pa­so el pa­sa­do sá­ba­do, pe­ro an­tes lle­gó al su­per­mer­ca­do Wal­mart de Cie­lo Vis­ta, don­de fue al­can­za­da por las ba­las que dis­pa­ró pre­sun­ta­men­te el nor­te­ame­ri­cano Pa­trick Cru­sius con­tra de­ce­nas de ob­je­ti­vos que se en­con­tra­ban en la tien­da.

La mu­jer fue una de las 8 víc­ti­mas me­xi­ca­nas de es­ta ma­sa­cre, que con­mo­cio­nó a la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal.

A ni­vel lo­cal, Ma­ría Eu­ge­nia era co­no­ci­da por su la­bor en el sec­tor pri­va­do, jun­to con sus her­ma­nos Jor­ge y Mart­ha Le­ga­rre­ta Rot­he, quie­nes mos­tra­ron su des­con­cier­to an­te los he­chos ocu­rri­dos en El Pa­so.

Ma­ría Eu­ge­nia Le­ga­rre­ta des­ta­có en los ám­bi­tos co­mer­cial y ar­tís­ti­co

Que su de­ce­so no va­ya a des­en­ca­de­nar odio”

Mart­ha Le­ga­rre­ta Her­ma­na

“Que no ne­ce­si­te­mos nun­ca más do­lor pa­ra de­mos­trar to­do nues­tro amor, y que su muer­te no sea en vano y mu­cho me­nos sea mo­ti­vo de ren­cor. Yo la voy a re­cor­dar con esa son­ri­sa de siem­pre”, di­jo su her­ma­na Mart­ha, quien con­fir­mó por su cuen­ta en su red so­cial de Facebook la tra­ge­dia, ape­nas el do­min­go al me­dio­día, lue­go de ho­ras en que la fa­mi­lia es­tu­vo bus­can­do lo que ocu­rrió con Ma­ría Eu­ge­nia.

El mis­mo do­min­go por la tar­de se­ña­ló, an­te los men­sa­jes de so­li­da­ri­dad re­ci­bi­dos, que el ca­ri­ño de tan­ta gen­te por di­fe­ren­tes me­dios “es una prue­ba de que en es­te mun­do tan en­fer­mo aún hay mu­cho amor y mu­cha luz”.

“Es­toy se­gu­ra que mi Güe­ra es­tá sor­pren­di­da por es­to, y es­ta­rá con mi pa­pá, quien le ha­cía tan­ta fal­ta, di­cien­do ¡ahi, ahi!, a po­co tan­ta gen­te y ella por qué me co­no­ce, y él quién es´”, ase­gu­ró Mart­ha.

“Es­to no su­ce­dió en vano, y no es pa­ra lle­nar­nos de odio que es lo que me­nos sien­to en es­tos mo­men­tos, yo sé por qué es­tá pa­san­do es­to tan do­lo­ro­so y es­toy se­gu­ra de que mi her­ma­na que­ri­da con su par­ti­da a pe­sar de to­do trae­rá co­sas bue­nas y lle­nas de apren­di­za­je no so­lo pa­ra mi fa­mi­lia sino pa­ra mu­cha gen­te”, se­ña­ló.

A tra­vés de las re­des so­cia­les y en dis­tin­tos ser­vi­cios se ha ex­pre­sa­do el sen­ti­mien­to de pe­na de las per­so­nas que la co­no­cían y que la apre­cia­ban, ya que se­gún va­rias de las pu­bli­ca­cio­nes, era una per­so­na com­pro­me­ti­da con cau­sas no­bles.

La fa­mi­lia Le­ga­rre­ta es una de las más co­no­ci­das en la ciu­dad, ya que se ha dis­tin­gui­do en in­cur­sio­nar en va­rios ne­go­cios, in­clu­yen­do el sec­tor res­tau­ran­te­ro, mien­tras que Mart­ha es una co­no­ci­da ar­tis­ta plás­ti­ca y pro­mo­to­ra cul­tu­ral.

Mart­ha ha ex­pre­sa­do a tra­vés de sus men­sa­jes que no quie­re que la tra­ge­dia por la que pa­sa su fa­mi­lia va­ya a des­en­ca­de­nar odio, ya que fue una per­so­na muy que­ri­da por quie­nes la co­no­cían y que a pe­sar del do­lor han en­con­tra­do con­sue­lo en la gran can­ti­dad de ex­pre­sio­nes de so­li­da­ri­dad. Pi­dió a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción su com­pren­sión y res­pe­to a la de­ci­sión de no dar de­cla­ra­cio­nes en es­tos mo­men­tos.

Es­cri­bió que sus her­ma­nos se en­cuen­tran aún en El Pa­so, Te­xas, por lo que no hay una fe­cha de­fi­ni­da pa­ra es­té en Chihuahua.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.