8chan, el po­lé­mi­co fo­ro don­de se an­ti­ci­pan los ata­ques ma­si­vos

El Diario de Chihuahua - - LOCAL -

Ciu­dad de Mé­xi­co– Es­te fin de se­ma­na Pa­trick Cru­sius, un jo­ven de 21 años, se con­fe­só au­tor del aten­ta­do en El Pa­so, Es­ta­dos Uni­dos que de­jó 20 muer­tos y 26 he­ri­dos. Y se­gún las au­to­ri­da­des, de­jó un men­sa­je de odio en el con­tro­ver­sial fo­ro 8chan, un si­tio que se ha con­ver­ti­do en un es­pa­cio don­de gru­pos na­cio­na­lis­tas, de­fen­so­res de la su­pre­ma­cía blan­ca, ex­pre­san sus ideas e in­ci­tan a la vio­len­cia.

Mo­men­tos an­tes del ti­ro­teo, Cru­sius de­jó un men­sa­je de cua­tro pá­gi­nas en 8chan. En esa pu­bli­ca­ción ins­ta­ba a sus "her­ma­nos" a di­fun­dir su ma­ni­fies­to, ti­tu­la­do "La ver­dad in­con­ve­nien­te", don­de ade­lan­ta­ba el cri­men que iba a co­me­ter.

El tex­to, se­gún re­por­ta la CNN, es­ta­ba re­ple­to de co­men­ta­rios ra­cis­tas y de odio ha­cia in­mi­gran­tes en ge­ne­ral, y la­ti­noa­me­ri­ca­nos en par­ti­cu­lar. Allí ex­pli­ca­ba que es­ta­ba en con­tra de la "mez­cla de ra­zas" y de­cía que los in­mi­gran­tes de­bían re­gre­sar a sus paí­ses de ori­gen. Ad­ver­tía so­bre la "in­va­sión his­pa­na", y cri­ti­ca­ba a los de­mó­cra­tas por pro­pi­ciar una po­lí­ti­ca de "fron­te­ras abier­tas" y "ac­ce­so gra­tui­to a la sa­lud pa­ra los ile­ga­les".

No es el pri­mer ata­que te­rro­ris­ta que se an­ti­ci­pa, por me­dio de un ma­ni­fies­to de odio, en 8chan. Al me­nos tres ti­ro­teos se an­ti­ci­pa­ron en ese si­tio: las ma­tan­zas en la mez­qui­ta de Ch­rist­church, Nue­va Ze­lan­da y el ti­ro­teo en la si­na­go­ga en Ca­li­for­nia. En los tres ca­sos, ocu­rri­dos es­te año, se anun­ció que se ha­ría una ma­tan­za, por me­dio de tex­tos car­ga­dos de odio.

Tal co­mo se men­cio­na en un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en el New York Ti­mes, 8chan se ha con­ver­ti­do en un me­gá­fono pa­ra fran­co­ti­ra­do­res ma­si­vos y "una pla­ta­for­ma de re­clu­ta­mien­to pa­ra na­cio­na­lis­tas blan­cos vio­len­tos". Es­te fo­ro es des­cri­to co­mo un cal­do de cul­ti­vo pa­ra la vio­len­cia.

A raíz de es­tos in­ci­den­tes, Cloud­fla­re, uno de los pro­vee­do­res del si­tio, de­jó de dar­le so­por­te a 8chan el do­min­go por la no­che. El fo­ro se des­ta­có siem­pre por no te­ner mo­de­ra­ción de nin­gún ti­po y es­tá re­ple­to de ideas ex­tre­mis­tas, y vio­len­tas.

¿Có­mo sur­gió el si­tio 8chan?

El fo­ro fue crea­do, en 2013 por el pro­gra­ma­dor in­for­má­ti­co Fre­drick Bren­nan. Bus­ca­ba ser un si­tio don­de ex­pre­sar­se li­bre­men­te. De he­cho, los usua­rios pue­den crear di­fe­ren­tes ta­ble­ros de con­ver­sa­ción so­bre di­fe­ren­tes te­má­ti­cas y tie­ne la op­ción de pu­bli­car de ma­ne­ra anó­ni­ma.

Esa li­ber­tad pa­ra co­mu­ni­car­se sin tra­bas y de for­ma anó­ni­ma alen­tó a que mu­chos gru­pos de odio se acer­ca­ran es­te si­tio que hoy se ha con­ver­ti­do en un es­pa­cio de reu­nión prin­ci­pal­men­te pa­ra gru­pos ex­tre­mis­tas.

En una en­tre­vis­ta que ofre­ció Bren­nan en mar­zo, al Wall Street Journal, con­fe­só que se arre­pen­tía de ha­ber crea­do el si­tio y ad­vir­tió que esa cul­tu­ra vio­len­ta que se ins­ta­ló allí po­dría de­ri­var en más ma­tan­zas a fu­tu­ros.

Bren­nan di­jo que hay que ce­rrar el fo­ro por­que no es­tá ha­cien­do nin­gún bien al mun­do, sino más bien un da­ño tre­men­do a to­da la so­cie­dad. El crea­dor con­tó que se le ocu­rrió ha­cer 8chan mien­tras es­ta­ba ba­jo los efec­tos de hon­gos psi­co­dé­li­cos. La idea era ge­ne­rar un es­pa­cio al­ter­na­ti­vo a 4chan, que, en su vi­sión, se ha­bía vuel­to muy res­tric­ti­vo. Su ob­je­ti­vo era pro­pi­ciar un es­pa­cio pa­ra la li­ber­tad de ex­pre­sión, pe­ro ja­más pen­só que se vol­ve­ría un es­pa­cio tan tó­xi­co.

Se creó en 2013 co­mo un es­pa­cio pa­ra ex­pre­sar­se li­bre­men­te y des­de ha­ce unos años ter­mi­nó sien­do un re­duc­to pa­ra quie­nes apo­yan ideas na­cio­na­lis­tas y de su­pre­ma­cía blan­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.