Los ti­ra­do­res

El Diario de Chihuahua - - OPINIÓN - Ja­que Ma­te ser­gio sar­mien­to Twit­ter: @Ser­giosar­mien­to

No ten­go mie­do de amar a un hom­bre. Tam­po­co ten­go mie­do de dis­pa­rar­le”. An­nie Oa­kley

Ciu­dad de Mé­xi­co.- Pa­ra Do­nald Trump la cul­pa es de los me­dios, que “tie­nen una gran res­pon­sa­bi­li­dad por la vi­da y la se­gu­ri­dad de nues­tro país: los me­dios de No­ti­cias Fal­sas han con­tri­bui­do gran­de­men­te al enojo y la ra­bia que se ha acu­mu­la­do du­ran­te mu­chos años”.

Pa­ra el New York Ti­mes la enor­me can­ti­dad de ar­mas de fue­go es la ra­zón. Des­de 2017 se­ña­ló: “La úni­ca va­ria­ble que pue­de ex­pli­car la ele­va­da ta­sa de ti­ro­teos ma­si­vos en Es­ta­dos Uni­dos es el al­to nú­me­ro de ar­mas de fue­go”. La con­clu­sión la ra­ti­fi­có tras los ata­ques de El Pa­so, Te­xas, y Day­ton, Ohio. An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor coin­ci­de. Es­te 4 de agos­to se­ña­ló: “Con fir­me­za es­ta­mos pi­dien­do que las au­to­ri­da­des asu­man tam­bién la res­pon­sa­bi­li­dad en el ca­so de que se es­tén per­mi­tien­do ex­ce­sos co­mo el uso in­dis­cri­mi­na­do de las ar­mas, por­que eso no es­tá bien. En Mé­xi­co hay con­trol so­bre el ma­ne­jo de las ar­mas; en otros paí­ses es co­mo com­prar cual­quier mer­can­cía, no hay con­trol y eso da­ña mu­cho. To­da­vía es tiem­po de rec­ti­fi­car, de cam­biar esas nor­mas”.

Yo ten­go otros da­tos. En Mé­xi­co las ar­mas es­tán prohi­bi­das y muy re­gu­la­das, pe­ro eso no nos ha sal­va­do de la vio­len­cia. No he­mos su­fri­do los ti­ro­teos de Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro sí ho­mi­ci­dios cons­tan­tes, mu­chos de ellos ma­si­vos. Ciu­dad Juá­rez y El Pa­so, co­mo se­ña­ló ayer el pre­si­den­te, son ciu­da­des her­ma­nas. La po­bla­ción es fun­da­men­tal­men­te la mis­ma; las co­mu­ni­da­des com­par­ten idio­ma y cul­tu­ra, y cru­zan la fron­te­ra to­dos los días pa­ra tra­ba­jar o ir de com­pras. Sin em­bar­go, El Pa­so, don­de las ar­mas son le­ga­les, ha re­gis­tra­do ín­di­ces anua­les de ho­mi­ci­dios de me­nos de 1 por ca­da 100 mil ha­bi­tan­tes, mien­tras que Juá­rez, don­de es­tán prohi­bi­das, ha lle­ga­do a re­ba­sar los 100.

Es­ta­dos Uni­dos tie­ne 120.5 ar­mas de fue­go por ca­da 100 ha­bi­tan­tes, se­gún el Small Arms Sur­vey de Gi­ne­bra. Es la ma­yor ci­fra del mun­do. El se­gun­do lu­gar es Ye­men con 52.8. Los dos, sin em­bar­go, tie­nen ni­ve­les re­la­ti­va­men­te

ba­jos de ho­mi­ci­dios do­lo­sos: cin­co y ocho por ca­da 100 mil ha­bi­tan­tes.

Las es­ta­dís­ti­cas in­ter­na­cio­na­les, en efec­to, no mues­tran una co­rre­la­ción en­tre ar­mas y ho­mi­ci­dios. Uru­guay tie­ne 34.7 ar­mas por ca­da 100 ha­bi­tan­tes, igual que Ca­na­dá, pe­ro ocho ho­mi­ci­dios por ca­da 100 mil ha­bi­tan­tes con­tra dos de Ca­na­dá. Sui­za re­gis­tra 27.6 ar­mas por ca­da 100 per­so­nas, una ci­fra muy al­ta, pe­ro só­lo 0.5 ho­mi­ci­dios al año por ca­da 100 mil per­so­nas. En El Sal­va­dor hay 12 ar­mas por ca­da 100 per­so­nas, pe­ro 62 ho­mi­ci­dios por ca­da 100 mil, la ma­yor ta­sa del mun­do. En Mé­xi­co son 12.9 las ar­mas de fue­go por ca­da 100 per­so­nas y los ho­mi­ci­dios 29 por ca­da 100 mil.

Es­ta­dos Uni­dos tie­ne un nú­me­ro ex­tra­or­di­na­ria­men­te al­to de ata­ques con­tra inocen­tes en lu­ga­res pú­bli­cos. La fá­cil dis­po­ni­bi­li­dad no só­lo de pis­to­las, sino de ar­mas lar­gas y de asal­to pa­re­ce ser un fac­tor, pe­ro an­tes de re­cu­rrir a ex­pli­ca­cio­nes im­pro­vi­sa­das, co­mo las del coor­di­na­dor de los re­pu­bli­ca­nos en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes Ke­vin Mccarthy o el vi­ce­go­ber­na­dor re­pu­bli­cano de Te­xas Dan Pa­trick, que res­pon­sa­bi­li­zan a los jue­gos de vi­deo, ha­bría que es­tu­diar más el pro­ble­ma.

Los ti­ra­do­res es­ta­dou­ni­den­ses son si­mi­la­res a los te­rro­ris­tas de ISIS y Bo­ko Ha­ram. Es­tán con­ven­ci­dos de que quie­nes no pro­fe­san su fe o sus ideas me­re­cen la muer­te. Es un fe­nó­meno dis­tin­to al de los ho­mi­ci­dios do­lo­sos y no de­pen­de ne­ce­sa­ria­men­te de la dis­po­ni­bi­li­dad de ar­mas. Las so­lu­cio­nes, por lo tan­to, de­ben pen­sar­se más a fon­do.

Otras muer­tes

Una so­la muer­te por un cri­men de odio es re­pug­nan­te, pe­ro el cien­tí­fi­co Neil deg­ras­se Ty­son co­lo­có las ci­fras en pers­pec­ti­vas. En 48 ho­ras Es­ta­dos Uni­dos “per­dió ho­rri­ble­men­te” a 34 per­so­nas por “ti­ro­teos ma­si­vos”; pe­ro ca­da 48 ho­ras mue­ren en pro­me­dio 500 por erro­res mé­di­cos, 300 por gri­pe, 250 por sui­ci­dio, 200 por ac­ci­den­tes au­to­mo­vi­lís­ti­cos y 40 por ho­mi­ci­dios con ar­mas de fue­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.