Co­no­cien­do Mé­xi­co

El Diario de Chihuahua - - OPINIÓN - Be­ni­to abraham oroz­co an­dra­de

Con­for­me pa­sa el tiem­po, ca­da vez se vuel­ve más fac­ti­ble el po­der via­jar a dis­tin­tas par­tes no só­lo de nues­tro país, sino tam­bién del ex­tran­je­ro. Pa­que­tes va­ca­cio­na­les a pre­cios ba­jos y/o a me­ses sin in­tere­ses, así co­mo me­dios de trans­por­te más va­ria­dos, po­si­bi­li­tan que se pue­da dis­fru­tar de al­gu­nos días o se­ma­nas en al­gu­na pla­ya o ciu­dad co­lo­nial, en­tre otras op­cio­nes.

En el ca­so de las pa­sa­das va­ca­cio­nes de ve­rano, hu­bo la opor­tu­ni­dad de via­jar con la fa­mi­lia a los es­ta­dos de Gua­na­jua­to, Ja­lis­co y Co­li­ma, don­de pu­de ra­ti­fi­car lo bello y di­ver­so que es Mé­xi­co, sien­do un país que ofre­ce de­ma­sia­do al tu­ris­mo en ge­ne­ral.

Aun­que un tan­to ca­ras, pe­ro de bue­na

ca­li­dad, re­sul­ta­ron las au­to­pis­tas de di­chas en­ti­da­des, per­mi­tien­do tran­si­tar con tran­qui­li­dad independie­ntemente de la fuer­te llu­via que se pre­sen­tó en al­gu­nas oca­sio­nes. El pai­sa­je que se ob­ser­va­ba du­ran­te el re­co­rri­do, es­ta­ba com­pues­to de ma­gue­yes, la­gu­nas, bos­ques, pal­me­ras y mar, en­tre otros en­tor­nos.

La ali­men­ta­ción de una gran va­rie­dad y eco­nó­mi­ca, per­mi­tió de­gus­tar un sinnúmero de pla­ti­llos de la re­gión que bien se pu­die­ran ca­ta­lo­gar co­mo ver­da­de­ros man­ja­res. Bi­rria, ta­cos de bo­rre­go, de car­ni­tas, so­pes, mo­le de olla, coc­te­les de ma­ris­cos, pes­ca­do za­ran­dea­do, etc., son un ejem­plo de esa sa­bro­sa co­mi­da.

Ca­da una de las ciu­da­des vi­si­ta­das ofre­ció su muy par­ti­cu­lar to­que de cul­tu­ra y de ar­qui­tec­tu­ra, so­bre­sa­lien­do en es­te as­pec­to San Mi­guel de Allen­de y Gua­na­jua­to. Tam­bién San Juan de los La­gos, el se­gun­do des­tino re­li­gio­so más im­por­tan­te del país, tie­ne lo su­yo en cuan­to a ar­qui­tec­tu­ra y gas­tro­no­mía se re­fie­re, por se­ña­lar al­gu­nos de sus atrac­ti­vos.

Có­mo no men­cio­nar el tra­to tan ama­ble y es­me­ra­do que ofrecen los ha­bi­tan­tes de es­tas re­gio­nes al tu­ris­mo, lo que es­pe­cial­men­te de­jó un gra­to re­cuer­do del pe­ri­plo en co­men­to. Mil gra­cias a la fa­mi­lia Ra­mí­rez Se­go­viano de San Juan de los La­gos que, co­mo siem­pre, nos re­ci­bie­ron con múl­ti­ples mues­tras de ca­ri­ño.

Es­ti­ma­do lec­tor, el com­par­tir la ex­pe­rien­cia va­ca­cio­nal que du­ran­te apro­xi­ma­da­men­te dos se­ma­nas tu­ve con par­te de mi fa­mi­lia, no es en un afán pre­ten­cio­so, sino en un pro­pó­si­to de des­per­tar el in­te­rés por co­no­cer nues­tro Mé­xi­co tan her­mo­so y tan no­ble, que ofre­ce un sin­fín de co­sas a na­cio­na­les y a ex­tran­je­ros, mu­chas de ellas igua­les o su­pe­rio­res en cuan­to atrac­ti­vo tu­rís­ti­co, en re­la­ción con otros paí­ses.

Los me­xi­ca­nos ne­ce­si­ta­mos apo­yar­nos en­tre no­so­tros mis­mos pa­ra sa­lir ade­lan­te, y el tu­ris­tear en los di­fe­ren­tes es­ta­dos que com­po­nen nues­tra na­ción, ade­más de per­mi­tir­nos co­no­cer las be­lle­zas na­tu­ra­les de ca­da uno de ellos, nos da la opor­tu­ni­dad de de­jar re­cur­sos eco­nó­mi­cos que in­du­da­ble­men­te be­ne­fi­cia­ran a mo­des­tos y dig­nos pres­ta­do­res de ser­vi­cios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.