Des­pi­den a pi­lo­to y su hi­jo

El Diario de Chihuahua - - PORTADA - Car­los González / El Dia­rio

Re­cor­da­ron con mi­sa a víc­ti­mas de avio­ne­ta­zo

An­te cien­tos de fa­mi­lia­res y ami­gos, ayer des­pi­die­ron los res­tos de Oc­ta­vio Montoya y su hi­jo Jor­ge, quie­nes mu­rie­ron a cau­sa de las he­ri­das su­fri­das por la caí­da de la avio­ne­ta en la que via­ja­ban por Gua­cho­chi el pa­sa­do vier­nes.

Las dos ur­nas en las que fue­ron co­lo­ca­das las ce­ni­zas de pa­dre e hi­jo se co­lo­ca­ron al fren­te de la ca­pi­lla de Mau­so­leos, jus­to de­ba­jo del al­tar, en el que el sa­cer­do­te pe­día a la fa­mi­lia abrir el co­ra­zón a Dios pa­ra que les ayude a sa­nar las he­ri­das que de­ja esa gran pér­di­da.

An­te la mi­ra­da de los asis­ten­tes fi­ja en la ur­nas, to­da­vía se es­cu­cha­ban co­men­ta­rios de in­cre­du­li­dad y ne­ga­ción an­te el acon­te­ci­mien­to, “no es cier­to, no lo pue­do creer; ellos no es­tán muer­tos”, mur­mu­ra­ba una jo­ven mu­jer. El sa­cer­do­te di­jo en su ser­món que el do­lor que sien­te la fa­mi­lia no es fí­si­co, sino es­pi­ri­tual, que no se qui­ta con un me­di­ca­men­to, sino só­lo con la re­sig­na­ción a tra­vés de la pa­la­ba de Dios.

“El do­lor es par­te de la vi­da, si las lá­gri­mas lle­gan a sus ojos, dé­jen­las que flu­yan; llo­rar no es signo de de­bi­li­dad hu­ma­na ni ca­ren­cia de fe, sino el re­fle­jo del al­ma an­te reali­da­des que no en­ten­de­mos y a pre­gun­tas que se que­dan sin res­pues­ta”.

Ade­más de re­sig­na­ción, el pa­dre pi­dió a la fa­mi­lia cer­ca­na y ami­gos es­tar cer­ca de Pao­la, es­po­sa de Oc­ta­vio y ma­dre de Jor­ge y de sus otros 2 hi­jos: Oc­ta­vio y Vanesa, quie­nes ne­ce­si­ta­rán el apo­yo mo­ral pa­ra con­ti­nuar con su vi­da.

“La vi­da tie­ne que con­ti­nuar. Oc­ta­vio y Jor­ge go­zan de la eter­ni­dad; es­te ti­po de acon­te­ci­mien­tos no son jus­tos, la vi­da no siem­pre es jus­ta, pe­ro con la ayu­da de Dios sal­drán ade­lan­te”, di­jo a la fa­mi­lia, que se en­con­tra­ba sen­ta­da en las pri­me­ras fi­las de la ca­pi­lla. Du­ran­te la ce­le­bra­ción re­li­gio­sa, el sa­cer­do­te pi­dió por la sa­lud de Ru­bén, her­mano de Oc­ta­vio, quien su­frió un de­rra­me ce­re­bral tras en­te­rar­se del ac­ci­den­te, por lo que aún se en­cuen­tra de­li­ca­do de sa­lud en un hos­pi­tal.

La ca­pi­lla de Mau­so­leos no fue su­fi­cien­te­men­te gran­de pa­ra al­ber­gar a fa­mi­lia­res y ami­gos; los pa­si­llos es­ta­ban lle­nos de per­so­nas, al igual que la en­tra­da del lu­gar y la sa­la de es­pe­ra, to­dos en si­len­cio, con una mi­ra­da fi­ja ha­cia el fren­te y es­cu­chan­do el men­sa­je del sa­cer­do­te.

En la ce­re­mo­nia se des­pi­die­ron de Oc­ta­vio y Jor­ge, dos per­so­nas que­ri­das que de­jan un hue­co gran­de, di­fí­cil de lle­nar y ol­vi­dar, co­men­ta­ron ami­gos cer­ca­nos a la fa­mi­lia Montoya.

Uno de los fa­mi­lia­res co­men­tó que el amor de pa­dre fue tan gran­de, que al mo­men­to del ac­ci­den­te, con am­bas pier­nas ro­tas, Oc­ta­vio pu­do sa­car a su hi­jo Jor­ge de en­tre las llamas de la avio­ne­ta y po­ner­lo a sal­vo mien­tras lle­ga­ba la ayu­da.

El pe­que­ño de 9 años pre­sen­tó que­ma­du­ras en el 40 por cien­to de su cuer­po y su pa­dre en el 20 por cien­to, am­bos lu­cha­ron por su vi­da por va­rias ho­ras. El ni­ño mu­rió el sá­ba­do a me­dio día, mien­tras que Oc­ta­vio de­jó de exis­tir el lu­nes en la ma­ña­na.

An­tes de mo­rir, Oc­ta­vio sal­vó a su pe­que­ño Jor­ge aun te­nien­do las pier­nas que­bra­das

ayer rea­li­za­ron una mi­sa pa­ra des­pe­dir­los

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.