“De­be­mos le­van­tar­nos de es­ta tra­ge­dia”

El Diario de Chihuahua - - LOCAL -

Ciu­dad Juá­rez– “De­be­mos le­van­tar­nos de es­ta tra­ge­dia, so­mos más de 20 fa­mi­lias que es­ta­mos pa­san­do por es­ta cri­sis, mi men­sa­je se­ría que nos le­van­te­mos y que mi­re­mos a Dios y que bus­que­mos el sa­lir de es­ta si­tua­ción”, di­jo Cruz Ve­láz­quez, quien per­dió a su pa­dre Juan de Dios Ve­láz­quez en el aten­ta­do re­gis­tra­do el sá­ba­do en El Pa­so, Te­xas.

“Mu­chos per­die­ron un hi­jo, un tío, un pa­dre, mis hi­jas per­die­ron a su abue­lo, to­da­vía nos res­ta un ca­mino, no de­be­mos abrigar nin­gún ren­cor, ira, odio, sino que son even­tos que hoy nos to­ca vi­vir y lo más sa­lu­da­ble pa­ra un ca­mino a la res­tau­ra­ción es pen­sar que es­te even­to nos de­be ayu­dar a ser fuer­tes y le­van­tar­nos con una bue­na ac­ti­tud”, ex­pre­só.

Cruz ape­nas al­can­zó a su pa­dre con vi­da unas ho­ras, des­pués de re­co­rrer 700 ki­ló­me­tros des­de la Sie­rra de Chihuahua pa­ra po­der en­con­trar­lo, las ba­las le ha­bían de­ja­do he­ri­das mor­ta­les.

En ese mis­mo do­lor, por ella por ha­ber per­di­do a su hi­jo, Jo­se­fi­na Man­zano, ma­dre de Iván Fi­li­ber­to Man­zano ase­gu­ra es­tar sor­pren­di­da de la cla­se de hom­bre al que le dio la vi­da.

Pe­se a que su es­ta­do de sa­lud se com­pli­có des­de el pa­sa­do do­min­go cuan­do les con­fir­ma­ron la fa­tal no­ti­cia, ase­gu­ra que pue­de sa­car fuer­zas pa­ra de­cir­le al mun­do quién era Iván, a quien el ti­ra­dor le arre­ba­tó la vi­da fí­si­ca, pe­ro no la es­pi­ri­tual ni el ejem­plo que sem­bró.

“Yo no sa­bía que mi hi­jo en ca­da ciu­dad, en ca­da pa­so, con ca­da per­so­na es­ta­ba sem­bran­do al­go, aho­ri­ta me ven­go a dar cuen­ta por los co­men­ta­rios, por las fo­tos, por la mues­tras de afec­to, de res­pe­to, de ad­mi­ra­ción, aho­ri­ta me doy cuen­ta de lo que yo pa­rí, aho­ri­ta me es­toy dan­do cuen­ta del ma­te­rial que es­ta­ba he­cho mi hi­jo, un ma­te­rial muy re­sis­ten­te co­mo el oro”, na­rró.

La muer­te de Iván, quien el pa­sa­do 31 de ju­lio aca­ba­ba de fes­te­jar su cum­plea­ños nú­me­ro 41, ha desata­do una gran can­ti­dad pu­bli­ca­cio­nes en las re­des so­cia­les, de per­so­nas que lo re­cuer­dan co­mo un buen pa­dre de fa­mi­lia, un gran je­fe, tra­ba­ja­dor y de­por­tis­ta, sin em­bar­go su ma­dre ase­gu­ra que pa­ra ella, era el pilar de la fa­mi­lia, lo des­cri­be co­mo “al­guien en quien des­can­sar”.

“Era un lu­cha­dor, era un triun­fa­dor, no por­que sea mi hi­jo, pe­ro yo lo veía có­mo se preo­cu­pa­ba por sus hi­jos, por su es­po­sa, por el fu­tu­ro de sus hi­jos, se preo­cu­pa­ba por mí, era el sos­te­ner la mano de­re­cha de to­dos, to­dos po­día­mos des­can­sar en él, él nos re­sol­vía y me re­fie­ro emo­cio­nal­men­te, es­pi­ri­tual­men­te si quie­res y al­gu­nas ve­ces fí­si­ca­men­te nos re­sol­vía la vi­da y no na­da más con su ma­má, con su es­po­sa, sino con to­da la gente”, ex­pre­só.

Jo­se­fi­na di­ce es­tar cons­cien­te de que lo más com­pli­ca­do es­tá por ve­nir, cuan­do ten­ga el cuer­po de Iván pa­ra dar­le se­pul­tu­ra que au­sen­cia se ha­ga sen­tir.

“No quie­ro na­da con el jo­ven (pis­to­le­ro), no pi­do na­da, pe­ro Dios me dio a mi 41 años pa­ra po­der­lo pa­rir, pa­ra po­der­lo guiar, pa­ra po­der­lo lim­piar, pa­ra po­der­le en­se­ñar el res­pe­to, pa­ra en­se­ñar­le va­lo­res, pa­ra en­se­ñar­le la leal­tad, la hon­ra­dez y to­do lo que de­ri­va, no es fá­cil cuan­do eres una mu­jer so­la y te que­das con un hi­jo, pe­ro ahí es­tá el re­sul­ta­do”, con­clu­yó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.