De po­lí­ti­ca y co­sas peo­res

El Diario de Chihuahua - - OPINIÓN - Catón Es­cri­tor y Ana­lis­ta po­lí­ti­co

Ciu­dad de Mé­xi­co.- “¿Va­mos a mi cuar­to?”. Esa pre­gun­ta le hi­zo Afro­di­sio a la be­lla mu­jer que es­ta­ba a su la­do en la ba­rra del lobby bar del ho­tel. Ella no res­pon­dió pa­la­bra, pe­ro con la ca­be­za hi­zo un mo­vi­mien­to de acep­ta­ción. Po­co an­tes el sa­laz su­je­to le ha­bía ofre­ci­do un ci­ga­rro. Ella lo acep­tó, igual­men­te sin ha­blar, y lo mis­mo hi­zo cuan­do Afro­di­sio le ofre­ció una co­pa: no ha­bló; so­la­men­te asin­tió con la ca­be­za. Fue­ron los dos en­ton­ces al cuar­to del in­vi­ta­dor y ahí tu­vo lu­gar “the old in and out” que de­cía Ant­hony Bur­gess. Aca­ba­da que fue la eró­ti­ca oca­sión Afro­di­sio se di­ri­gió a la mu­jer: “Acep­tas­te mi in­vi­ta­ción a fu­mar, a be­ber y a follar, pe­ro so­la­men­te di­jis­te que sí con un mo­vi­mien­to de ca­be­za; no has pro­nun­cia­do una so­la pa­la­bra. ¿Por qué?”. Es­cri­bió ella en un pa­pel: “Por­que no acos­tum­bro ha­blar con ex­tra­ños”. El gangs­ter le pre­gun­tó a uno de sus ma­to­nes: “¿Cuál es la ca­pi­tal de Ma­da­gas­car?”. “Ta­na­na­ri­ve” -res­pon­dió sin va­ci­lar el hom­bre. “¿Quién fue el maes­tro de Ale­jan­dro Magno?”. “Aris­tó­te­les”. “¿Có­mo se lla­ma­ban los ge­me­los que die­ron ori­gen a la ex­pre­sión ‘her­ma­nos sia­me­ses’?”. “Chang y Eng, na­ci­dos en 1811”. Tras oír la úl­ti­ma res­pues­ta el gangs­ter sa­có su pis­to­la y de un ba­la­zo de­jó sin vi­da al hom­bre. “Holy shit! -ex­cla­mó azo­ra­do otro de sus hom­bres-. ¿Por qué lo ma­tas­te?”. Con­tes­tó el gangs­ter al tiem­po que so­pla­ba el hu­mo del ca­ñón de su ar­ma: “Sa­bía de­ma­sia­do”. Nal­ga­ri­na Grand­chi­chier, ve­det­te de mo­da, acu­dió a la con­sul­ta del doc­tor Ken Ho­san­na y le di­jo: “Sien­to es­ca­lo­fríos y náu­seas”. Dic­ta­mi­nó el fa­cul­ta­ti­vo: “O tie­ne us­ted gri­pe o es­tá em­ba­ra­za­da”. “Se­gu­ra­men­te es­toy em­ba­ra­za­da -con­si­de­ró Nal­ga­ri­na-. To­dos los hom­bres con los que he es­ta­do úl­ti­ma­men­te te­nían pi­ja, pe­ro nin­guno te­nía ca­ta­rro”. A al­gu­nos co­men­ta­do­res les han pa­re­ci­do ti­bias las ac­ti­tu­des y de­cla­ra­cio­nes tan­to de Ló­pez Obra­dor co­mo de Ebrard an­te fren­te a la tra­ge­dia de El Pa­so y fren­te a Trump. A mí, por el con­tra­rio la pos­tu­ra y pa­la­bras del can­ci­ller y el pre­si­den­te me han pa­re­ci­do ati­na­das. La reali­dad, du­ra se­ño­ra, fue la que se en­car­gó de dar­le en los ho­ci­cos al pre­po­ten­te man­da­ta­rio yan­qui, y de se­gu­ro lo obli­ga­rá a en­men­dar su dis­cur­so xe­nó­fo­bo y ra­cis­ta. Por in­cons­cien­te que sea Trump ha de re­co­no­cer, si­quie­ra sea en el fon­do de sí mis­mo, que sus men­sa­jes de odio con­tra los in­mi­gran­tes, es­pe­cial­men­te con­tra los me­xi­ca­nos, con­tri­bu­ye­ron a ori­gi­nar la ac­ción del ase­sino, quien en sus ma­ni­fies­tos uti­li­zó re­pe­ti­da­men­te la pa­la­bra “in­va­sión”, mu­chas ve­ces usa­da por Trump en sus ex­pre­sio­nes dis­cri­mi­na­to­rias. An­te el do­lo­ro­so su­ce­so de El Pa­so nues­tro Go­bierno ha guar­da­do una ac­ti­tud pru­den­te y me­su­ra­da. Jun­to al do­lor e in­dig­na­ción por las in­jus­tas muer­tes de me­xi­ca­nos es­tá la ne­ce­si­dad de mi­rar por el bien de la Na­ción. Creo que en eso se ha ins­pi­ra­do la con­duc­ta de AMLO y de Mar­ce­lo Ebrard, y pien­so que su pro­ce­der es acer­ta­do. Blan­ca Nie­ves se pu­so fren­te al es­pe­jo má­gi­co y le pre­gun­tó: “Es­pe­ji­to, es­pe­ji­to: ¿cuál de los sie­te es el pa­pá de mi be­bi­to?”. Cu­cu­ru­lo Pa­ta­né vol­vió a su ca­sa des­pués de lar­gos me­ses de au­sen­cia. Con sor­pre­sa ad­vir­tió que fren­te a la puer­ta de su ca­sa es­ta­ba for­ma­da una lar­ga fi­la de hom­bres que al pa­re­cer es­pe­ra­ban turno pa­ra al­go. En­tró y con ma­yor sor­pre­sa aún vio a su es­po­sa yo­gan­do con un ti­po. “¿Qué ha­ces, des­di­cha­da?” -le pe­gun­tó fu­rio­so. Con­tes­tó ella: “Es­toy ha­cien­do lo que te di­je cuan­do te lla­mé por el ce­lu­lar”. “No en­tien­do -re­pli­có el ma­ri­do-. Di­jis­te so­la­men­te el nom­bre de la can­ción ‘Tor­na a So­rren­to’”. “Nin­gu­na can­ción -re­pli­có la mu­jer-. Ya se me es­ta­ba aca­ban­do el di­ne­ro y tú no re­gre­sa­bas. Lo que te di­je fue: ‘Tor­nas o rento’”. FIN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.