Abue­los sin fa­mi­lia: el le­tar­go del aban­dono

Con­tem­plan el si­len­cio des­de sus asien­tos y si­llas de rue­das

El Diario de Chihuahua - - CIUDAD - Miguel Cha­va­rría / El Dia­rio

Es­tos adul­tos ma­yo­res con­tem­plan el si­len­cio des­de sus asien­tos y si­llas de rue­das. Mu­chos ha­cen lo que en sus ca­sas no los de­ja­ban sus hi­jos: sa­lir a to­mar el ai­re fres­co.

Eva Mi­ran­da sa­be can­tar des­de muy jo­ven. Tie­ne 74 años y se sien­te li­be­ra­da por es­tar en el asi­lo de an­cia­nos Rincón del Amor, le­jos de su hi­jo, quien la gol­pea­ba y le im­pe­día sa­lir a cual­quier lu­gar.

“Can­to las de Pe­dro In­fan­te y de Pa­qui­ta la del Ba­rrio”, cuen­ta Eva, ca­si res­ba­lán­do­se de su asien­to con la es­pal­da. Ha­bla con la ca­be­za ha­cia arri­ba, di­ce que ha su­fri­do mu­cho con “ese hi­jo que ten­go”. Le pa­ga­ba en ve­ces, con­fie­sa.

Cuan­do su her­ma­na y su so­brino se die­ron cuen­ta de la vio­len­cia fa­mi­liar que la ro­dea­ba, de­ci­die­ron lle­var­la al asi­lo, don­de ha per­ma­ne­ci­do por dos años. Des­de en­ton­ces, su hi­jo nun­ca ha ido a ver­la.

Eva ha per­ma­ne­ci­do en el aban­dono. No tie­ne fa­mi­lia más que su hi­jo. “Aho­ra es­toy me­jor por­que no ten­go que li­diar con mi hi­jo. No ten­go a na­die”. Los ojo de Eva co­mien­zan a la­gri­mear. “Es­pe­ro que él lea es­to”.

En Chihuahua exis­ten apro­xi­ma­da­men­te 3.5 mi­llo­nes de per­so­nas ma­yo­res de 65 años. La ci­fra re­pre­sen­ta al 6.5 por cien­to de la po­bla­ción to­tal del es­ta­do gran­de, de acuer­do con la en­cues­ta in­ter­cen­sal 2015 del Inegi.

En el es­ta­do exis­ten 47 asi­los pri­va­dos y 2 pú­bli­cos, se­gún da­tos de la Co­mi­sión Es­ta­tal pa­ra la Pro­tec­ción con­tra Ries­gos Sa­ni­ta­rios (Coes­pris). Ahí, cien­tos de an­cia­nos en­cuen­tran un es­pa­cio de tran­qui­li­dad mez­cla­do con aban­dono fa­mi­liar.

Una de ellos es Jo­vi­ta, quien lle­gó en 1988 al asi­lo. Se­gún Mar­ga­ri­ta, la fun­da­do­ra del Rincón del Amor, la de­ja­ron fa­mi­lia­res a la en­tra­da del asi­lo y des­de en­ton­ces nun­ca han re­gre­sa­do. Han pa­sa­do ya 30 años des­de que vi­ve sos­te­ni­da de los apo­yos del lu­gar.

Jo­vi­ta, que no ha­bla, pe­ro es­cu­cha aten­ta. Asien­ta a lo que le di­cen y da la mano a to­do quien la mi­ra. No tie­ne dien­tes, pe­ro son­ríe co­mo si los tu­vie­ra. Le gus­tan los relojes de pul­se­ra, aun­que ya no se­pa me­dir el tiem­po: no co­no­ce su edad y los 30 años de su aban­dono son cal­va­rios

so­por­ta­bles pa­ra ella.

El ali­vio vie­ne por par­te de Ma­ría de Jesús Escobar, de 75 años, na­ci­da en Za­ca­te­cas. Ella lle­gó aquí por­que su hi­jo cre­yó que era la me­jor for­ma de re­pa­rar su de­pre­sión: su es­po­so, Cle­men­te Díaz, ha­bía fa­lle­ci­do ha­ce unos me­ses, mu­rió de un in­far­to a los 88 años.

“Ben­di­to Dios aho­ra ya es­toy bien”, ase­gu­ra, mien­tras mi­ra la te­le­vi­sión jun­to a El­vi­ra Sa­las, de 76 años.

El­vi­ra vi­vía en el asi­lo con su es­po­so, pe­ro fa­lle­ció en enero de 2015. Cuan­do mu­rió, El­vi­ra re­gre­só a Juá­rez por un ra­to, pe­ro ella mis­ma le pi­dió a su hi­ja que la re­gre­sa­ra a Rincón del Amor. “Yo, vo­lun­ta­ria­men­te, que­ría ir­me pa­ra acá”, di­ce.

El asi­lo El Bo­ca­do del Po­bre es otra de las guar­de­rías pa­ra adul­tos ma­yo­res más re­co­no­ci­das de la ciu­dad. Ope­ra­do por her­ma­nas de la Con­gre­ga­ción de las Sier­vas de los Po­bres y fun­da­da en la dé­ca­da de 1920, en es­te lu­gar son aten­di­dos 48 adul­tos ma­yo­res.

Ma­ría Lui­sa Ri­ve­ra tie­ne 70 años y es de po­cas pa­la­bras. Na­ci­da en La Jun­ta, la mu­jer ha­bla en mo­no­sí­la­bos, pe­ro en tono ale­gre y con ad­je­ti­vos siem­pre po­si­ti­vos.

Se­gún da­tos del Inegi, el 71.6 por cien­to de la po­bla­ción ma­yor de 60 años no pue­de ca­mi­nar, mo­ver­se, su­bir o ba­jar. El 31.9 no pue­de ver, aun usan­do len­tes. Ma­ría Lui­sa Ri­ve­ra es una de ellas, pues, aun­que vol­tea su ros­tro ha­cia ti, no pue­de co­no­cer­te por su ca­si to­tal ce­gue­ra.

Cuan­do Car­los Cas­ti­llo co­mien­za a ha­cer cuen­tas del pa­sar de los años, des­pués de mi­rar bre­ve­men­te ha­cia arri­ba, mo­vien­do sus pu­pi­las de un la­do al otro, de­ci­de ren­dir­se y de­cla­rar un “no sé”

Car­los des­co­no­ce su edad, la fe­cha en que na­ció y cuán­to tiem­po ha per­ma­ne­ci­do en El Bo­ca­do del Po­bre. Sus recuerdos son bo­rro­sos, pe­ro es franco con­si­go mis­mo al de­cir que es­tar en la úl­ti­ma eta­pa de su vi­da es ex­tra­ña. “Se sien­te ra­ro”, di­ce con el ges­to de al­guien que ha lle­ga­do a una con­clu­sión cer­te­ra. “Ya es otra co­sa”. (Miguel Cha­va­rría /

MU­CHOS HA­CEN lo que en sus ca­sas no los de­ja­ban sus hi­jos: sa­lir a to­mar el ai­re fres­co

El asi­lo El Bo­ca­do del Po­bre atien­de a 48 adul­tos ma­yo­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.