CA­SI A ES­CON­DI­DAS TRUMP EN EL PA­SO

“Polariza a los ciu­da­da­nos es­tig­ma­ti­zan­do a los mi­gran­tes” Hue­le a in­ten­to de ne­go­cio con ma­sa­cre ¿Re­des so­cia­les pa­ra 68 y más? Ex­tra­ño in­te­rés en ne­go­cio de la ba­su­ra

El Diario de Chihuahua - - PORTADA -

Ca­si a es­con­di­das an­du­vo el pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano Do­nald Trump en Day­ton, (Ohio) y en El Pa­so, Te­xas.

No fue na­da có­mo­da su vi­si­ta en los hos­pi­ta­les de am­bas ciu­da­des, don­de se reunió con res­ca­tis­tas y fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas.

A dis­tan­cia pru­den­te, hu­bo pan­car­tas de de­ce­nas de ciu­da­da­nos pro­tes­tan­do en am­bas ciu­da­des, en­lu­ta­das por crí­me­nes de odio y mo­ti­vos ra­cia­les.

Des­afor­tu­na­da­men­te, hu­bo mo­men­tos de ten­sión an­te la apa­ri­ción de ma­ni­fes­tan­tes pro-trump, que no lle­ga­ron a ma­yo­res, pe­ro evi­den­cia­ron la po­la­ri­za­ción exis­ten­te.

To­do fue a puer­ta ce­rra­da, sin per­mi­tir el ac­ce­so ni si­quie­ra a la pren­sa que lo acom­pa­ña en sus via­jes pre­si­den­cia­les.

An­tes, el mar­tes, emi­tió dis­cur­sos pú­bli­cos ex­cul­pán­do­se de cual­quier res­pon­sa­bi­li­dad. Pe­ro no fue su­fi­cien­te. Ayer re­gre­só a su re­tó­ri­ca po­lí­ti­ca agre­si­va.

No se per­ca­ta el pre­si­den­te de la na­ción nor­tea­me­ri­ca­na que hay mu­cho do­lor e in­dig­na­ción por los ata­ques co­me­ti­dos con­tra in­de­fen­sas per­so­nas. Y que la dis­tan­cia se ahon­da.

En es­te con­tex­to, ca­re­ció su vi­si­ta de cual­quier ex­cu­sa por los men­sa­jes que des­de su cam­pa­ña pre­si­den­cial, y has­ta la fe­cha, polariza a los ciu­da­da­nos es­tig­ma­ti­zan­do a los mi­gran­tes.

Con­tra­rio a Trump, Be­to O’rour­ke, el pre­can­di­da­to pre­si­den­cial de­mó­cra­ta, se su­mó a las ma­ni­fes­ta­cio­nes en Washington

Park, que cum­plie­ron cua­tro días con­se­cu­ti­vos con el men­sa­je “Not wel­co­me Trump”.

Evi­den­te­men­te, El Pa­so y

Day­ton, se con­vir­tie­ron en epi­cen­tro y sím­bo­lo de un cho­que po­lí­ti­co e ideo­ló­gi­co po­de­ro­so, pa­ra­fra­sean­do una pa­la­bra pre­fe­ri­da de Do­nald

Trump.

Abre la puer­ta el go­ber­na­dor de Chihuahua de par en par a un ex­tra­or­di­na­rio ne­go­cio.

Ni tar­do ni pe­re­zo­so, en cuan­to vio a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca ini­ciar el es­tu­dio pa­ra de­man­dar al go­bierno nor­te­ame­ri­cano por la res­pon­sa­bi­li­dad en la muer­te de ocho me­xi­ca­nos, pen­só en ha­cer lo pro­pio.

Só­lo que hay una pe­que­ña di­fe­ren­cia, nos di­cen. En el ca­so del Go­bierno Fe­de­ral, el asun­to se es­ta plan­tean­do des­de la Fis­ca­lía Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca, con apo­yo en el cuer­po con­su­lar, que tie­ne per­so­na­li­dad y re­pre­sen­ta­ción ju­rí­di­ca en la unión ame­ri­ca­na y en to­do el mun­do.

Se tra­ta de una ac­ción des­de el Es­ta­do Me­xi­cano, y no des­de una vi­sión de con­tra­tar des­pa­chos ex­ter­nos pa­ra lle­var ju­rí­di­ca­men­te el asun­to, a de­ce­nas de mi­les de dolares por ho­ra.

Sin du­da es­tá so­bre ac­tuan­do en el te­ma, pa­ra com­pe­tir con es­truc­tu­ras y com­pe­ten­cias que tie­nen la re­pre­sen­ta­ción ofi­cial de los me­xi­ca­nos en el ex­tran­je­ro.

Pe­ro ade­más hay un pe­que­ño de­ta­lli­to también muy in­tere­san­te en to­do es­te en­tra­ma­do: iría la de­man­da par­ti­cu­lar­men­te por la au­sen­cia de con­trol en la ven­ta de ar­mas, con­tra el go­bierno nor­te­ame­ri­cano y con­tra las ar­me­rías.

Ocu­rre que en Chihuahua, só­lo en lo que va de es­te año -has­ta el mes de ju­nio- y con da­tos del Se­cre­ta­ria­do Eje­cu­ti­vo de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca, que son muy con­ser­va­do­res, han per­di­do la vi­da 741 per­so­nas a ma­nos de quie­nes sin es­crú­pu­los usan ar­mas de fue­go que son ven­di­das en el mer­ca­do ne­gro sin con­trol al­guno.

Ha si­do in­ca­paz el go­bierno fe­de­ral y es­ta­tal en di­cho con­trol y ase­gu­ra­mien­to. Mi­les de ar­mas deam­bu­lan en ma­nos de la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da co­me­tien­do crí­me­nes to­dos los días.

Hay una res­pon­sa­bi­li­dad pa­tri­mo­nial de res­pon­sa­bi­li­dad ci­vil del Es­ta­do me­xi­cano y de los go­bier­nos de los es­ta­dos.

Lue­go, el je­fe del Eje­cu­ti­vo abre una puer­ta muy in­tere­san­te. Por lo pron­to es­tán esas 741 víc­ti­mas di­rec­tas y sus fa­mi­lias co­mo víc­ti­mas in­di­rec­tas. Pe­ro si se le ha­ce po­co, adi­cio­nal­men­te hay 211 per­so­nas que han re­sul­ta­do le­sio­na­das en el mis­mo pe­rio­do de tiem­po, to­das con ar­ma de fue­go.

De­be­ría el go­ber­na­dor em­pe­zar por su ca­sa a re­pa­rar el da­ño que to­dos los días se pro­vo­ca por es­ta cri­sis de se­gu­ri­dad, con un fon­do pa­ra aten­der víc­ti­mas do­ta­do ape­nas de 30 mi­llo­nes de pe­sos pa­ra es­te 2019.

Y si quie­re gas­tar en abo­ga­dos, de­be­ría apo­yar a las fa­mi­lias chihuahuen­ses en sus re­cla­mos le­gí­ti­mos pa­ra ob­te­ner una re­pa­ra­ción del da­ño in­te­gral.

Le mos­tra­mos dos imá­ge­nes muy in­tere­san­tes en nues­tra edi­ción di­gi­tal. En una de ellas, el de­le­ga­do re­gio­nal de la Se­cre­ta­ría del Bie­nes­tar, Mar­ce­lino Gó­mez di­fun­de las fe­chas pa­ra el pa­go del ho­lo­gra­ma que también de­no­mi­na es­tam­pi­lla.

Es un men­sa­je di­ri­gi­do a las per­so­nas be­ne­fi­cia­rias del pro­gra­ma Pen­sión pa­ra Adul­tos Ma­yo­res (68 y más).

Les di­ce, a tra­vés de su cuen­ta de twit­ter “ubi­que­mos la fe­cha, el lu­gar, y la ho­ra de pa­go de nues­tra me­sa de aten­ción. Re­cuer­den lle­var sus HO­LO­GRA­MAS y cre­den­cial de elec­tor”.

No lo creía­mos, pe­ro ha­cen di­fu­sión de es­tos men­sa­jes vía re­des so­cia­les pa­ra per­so­nas de la ter­ce­ra edad.

Y no es que to­dos ellos ca­rez­can de un per­fil en red so­cial, pe­ro se en­tien­de que la gran ma­yo­ría son aje­nos a ello.

La cues­tión es que en la mis­ma pá­gi­na de la Se­cre­ta­ría del Bie­nes­tar -que es la se­gun­da ima­gen que le mos­tra­mos- ve­mos que se uti­li­zan las re­des so­cia­les co­mo me­ca­nis­mo de co­mu­ni­ca­ción pa­ra los pro­gra­mas so­cia­les.

Gulp. La cues­tión es que quie­nes su­fren por la au­sen­cia de in­for­ma­ción son pre­ci­sa­men­te los be­ne­fi­cia­rios, sec­tor vul­ne­ra­ble que de­be es­tar aten­to a esas re­des so­cia­les. ***

Esa lo­na con la le­yen­da dra­má­ti­ca “es­te puen­te pea­to­nal no es un adorno, ¡úsa­lo! ¡Te ama­mos Ed­gar!”, se en­cuen­tra a un cos­ta­do de la in­ter­sec­ción de Co­lón y Teó­fi­lo Bo­run­da Sur.

Pe­se a ello, to­dos los días de­ce­nas de pea­to­nes se arries­gan por de­ba­jo del puen­te cons­trui­do es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra que cru­cen los pea­to­nes.

Es un puen­te muy lar­go y de gran al­tu­ra, por­que atra­vie­sa el Río Chu­vís­car. Pro­ba­ble­men­te es una de las ra­zo­nes por las cua­les no es uti­li­za­do.

Pe­ro ade­más, por­que no exis­te de­ba­jo del puen­te nin­gu­na ma­lla o bar­da que im­pi­da ese trán­si­to pea­to­nal, en una zo­na de gran mo­vi­mien­to por el Hos­pi­tal Ge­ne­ral y Pen­sio­nes Ci­vi­les del Es­ta­do.

Tran­si­tan cien­tos de mi­les de vehícu­los to­dos los días así co­mo ca­mio­nes ur­ba­nos, con ac­ci­den­tes de­ma­sia­do con­ti­nuos.

Quién sa­be de qué pri­vi­le­gios go­za el di­rec­tor de Ser­vi­cios Pú­bli­cos Mu­ni­ci­pa­les, Ri­car­do Mar­tí­nez Gar­cía, pe­ro es no­ta­ble que al­guien le pro­te­ge pa­ra man­te­ner el ne­go­cio de la ba­su­ra en la ciu­dad.

En el Re­lleno Sa­ni­ta­rio el fun­cio­na­rio de­jó sin res­pon­der ni sol­ven­tar una re­vi­sión prac­ti­ca­da por la Sin­di­ca­tu­ra Mu­ni­ci­pal, por un con­tra­to en el que un pro­vee­dor de­be­ría te­ner tres má­qui­nas pesadas tra­ba­jan­do en el lu­gar.

Só­lo pu­do de­mos­trar que ha­bía dos de las tres má­qui­nas en las la­bo­res con­tem­pla­das en el con­tra­to, mien­tras que la úl­ti­ma su­pues­ta­men­te es­ta­ba en re­pa­ra­ción, lo que tam­po­co fue ple­na­men­te de­mos­tra­do. Así lo de­jó, sin sol­ven­tar.

Pe­ro lo más gra­ve es el ob­se­si­vo pro­tec­cio­nis­mo a una em­pre­sa, Li­fer del Nor­te, de las tres que tie­nen con­ce­sio­na­do el ser­vi­cio de re­co­lec­ción de ba­su­ra en la ca­pi­tal.

El año pa­sa­do, de ca­si 3 mil que­jas en la ciu­dad por­que no pa­sa­ba o no ha­cía bien su tra­ba­jo el ca­mión de la ba­su­ra, el 46 por cien­to co­rres­pon­dían a Li­fer del Nor­te, así que era ob­via la re­vi­sión de sus con­tra­tos.

De los dos acuer­dos con es­ta em­pre­sa que tie­ne el mu­ni­ci­pio -pa­ra ope­rar 39 ru­tas de re­co­lec­ción de ba­su­ra- hay in­cum­pli­mien­tos gra­ves de to­do ti­po, co­mo usar ca­mio­nes más vie­jos de lo que se per­mi­te, no con­tar con las cer­ti­fi­ca­cio­nes ISO vi­gen­tes y no te­ner equi­pa­do al per­so­nal.

Mo­ti­vos su­fi­cien­tes to­dos pa­ra res­cin­dir los con­tra­tos. Pe­ro mis­te­rio­sa­men­te na­da ha pa­sa­do, a pe­sar de que des­de enero las irre­gu­la­ri­da­des es­tán re­por­ta­das y tur­na­das al ayun­ta­mien­to pa­ra su in­ter­ven­ción.

• Ca­si a es­con­di­das Trump en El Pa­so • Hue­le a in­ten­to de ne­go­cio con ma­sa­cre • ¿Re­des so­cia­les pa­ra 68 y más? • Ex­tra­ño in­te­rés en ne­go­cio de la ba­su­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.