Es­pe­ran a GN pa­ra dar se­gu­ri­dad a mé­di­cos

El Diario de Chihuahua - - PORTADA - Car­los Gon­zá­lez / El Dia­rio

No quie­ren ir ni por el do­ble de sueldo”

En­ri­que Gra­je­da

Se­cre­ta­rio de Sa­lud

De­bi­do a la vio­len­cia que pre­va­le­ce en la Sie­rra Ta­rahu­ma­ra y en otras re­gio­nes del es­ta­do, la Se­cre­ta­ria de Sa­lud es­tá en es­pe­ra de la Guar­dia Na­cio­nal pa­ra apli­car nue­vas es­tra­te­gias y lle­var con se­gu­ri­dad a mé­di­cos y pa­san­tes a di­chas zo­nas, afir­mó el Se­cre­ta­rio de Sa­lud En­ri­que Gra­je­da He­rre­ra. Con la lle­ga­da de la nue­va cor­po­ra­ción se im­ple­men­ta­rán pro­to­co­los pa­ra dar­les se­gu­ri­dad y dis­mi­nuir la fal­ta de per­so­nal en la sie­rra. El fun­cio­na­rio es­ta­tal men­cio­nó que ac­tual­men­te no exis­te su­fi­cien­cia de mé­di­cos en los hos­pi­ta­les en zo­nas vio­len­tas, ya que, “ni ofre­cien­do el do­ble de sueldo acep­tan ir a tra­ba­jar allá”.

“Te­ne­mos ca­ren­cias, cuan­do no es una co­sa es otra, y eso a afec­ta­do al sis­te­ma de sa­lud, prin­ci­pal­men­te pa­ra que el per­so­nal quie­ra ir a tra­ba­jar y pres­tar un ser­vi­cio a los ha­bi­tan­tes de esas co­mu­ni­da­des”, di­jo.

El fun­cio­na­rio es­ta­tal co­men­tó que los en­fren­ta­mien­tos en­tre los gru­pos cri­mi­na­les o con las pro­pias au­to­ri­da­des de se­gu­ri­dad han si­do “te­rri­bles” y ese ti­po de he­chos pro­vo­ca que la gen­te se al­te­re o se an­gus­tie y quie­ra de­jar de tra­ba­jar en esas par­tes.

Aun­que de­jó cla­ro que se tie­ne una coor­di­na­ción real con la Fis­ca­lía Ge­ne­ral del Es­ta­do, quien siem­pre apo­ya con la pro­tec­ción de las uni­da­des mé­di­cas que lo re­quie­ran por al­gu­na cir­cuns­tan­cia es­pe­cial.

En el ca­so de los mé­di­cos pa­san­tes, co­men­tó que ellos si­guen sien­do alum­nos y que rea­li­zan par­te de su en­tre­na­mien­to en los lu­ga­res que ellos eli­gen, pe­ro que se da pre­fe­ren­cia a esa elec­ción de acuer­do a los pro­me­dios que lle­van.

Ex­pli­có que si al­guno de los es­tu­dian­tes no quie­re ir a al­gún lu­gar por te­mas de in­se­gu­ri­dad, no se le pue­de obli­gar, ade­más de que en mu­chos ca­sos, son los pro­pios pa­dres de fa­mi­lia quie­nes se opo­nen an­tes que el alumno.

Gra­je­da He­rre­ra re­fi­rió que los es­tu­dian­tes du­ran un año más en en­tre­na­mien­to lue­go de con­cluir con sus es­tu­dios, y que se tra­ta de al­go es­ta­ble­ci­do en las cu­rrí­cu­las de to­das las es­cue­las de me­di­ci­na, aun­que reite­ró que no se pue­de obli­gar a nin­guno de ellos a ir a un lu­gar al que no quie­re.

Re­co­no­ció que el pro­ble­ma de no que­rer tra­ba­jar en zo­nas vio­len­tas co­men­zó des­de ha­ce al­gu­nos años, con el in­cre­men­to de la vio­len­cia, pe­ro que ac­tual­men­te per­sis­te y ha pro­vo­ca­do que no exis­ta su­fi­cien­te per­so­nal mé­di­co en al­gu­nas par­tes del es­ta­do.(car­los

"No quie­ren ir ni por el do­ble de sueldo"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.