Con Ro­sa­rio, la caldera se ca­lien­ta

El Diario de Chihuahua - - OPINIÓN - Ray­mun­do Ri­va­pa­la­cio rri­va­pa­la­[email protected]­cen­tral.com.mx twit­ter: @ri­va­pa

Ciu­dad de Mé­xi­co.— Si las co­sas avan­zan co­mo an­ti­ci­pó la Fis­ca­lía Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca, Ro­sa­rio Robles se con­ver­ti­rá hoy en la fun­cio­na­ria de ma­yor ran­go del go­bierno del pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña Nie­to en ser impu­tada por un pre­sun­to de­li­to de pre­sun­ción, y si no ha cam­bia­do de opi­nión el fis­cal Ale­jan­dro Gertz Ma­ne­ro, pro­ba­ble­men­te por de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da. Robles de­ci­dió dar una ba­ta­lla po­lí­ti­ca en el cam­po me­diá­ti­co, en­ten­dien­do los prin­ci­pa­les tér­mi­nos del pro­ce­so que le quie­ren abrir, pe­ro también de­jan­do abier­ta la po­si­bi­li­dad, que po­dría lle­gar a ser un pun­to de ne­go­cia­ción, que pi­da el lla­ma­do cri­te­rio de opor­tu­ni­dad in­cor­po­ra­do en el Có­di­go Na­cio­nal de Pro­ce­di­mien­tos Pe­na­les. De se­guir esa es­tra­te­gia, la Fis­ca­lía de Gertz Ma­ne­ro po­drá en­con­trar una es­ca­le­ra al cie­lo.

El ar­tícu­lo 256 del Có­di­go es­ta­ble­ce la apli­ca­ción del cri­te­rio “cuan­do el impu­tado apor­te in­for­ma­ción esen­cial y efi­caz pa­ra la per­se­cu­ción de un de­li­to más gra­ve del que se le impu­ta, y se com­pro­me­ta a com­pa­re­cer en jui­cio”. Robles ha da­do mues­tras que es­tá dis­pues­ta a cum­plir con la se­gun­da par­te del enun­cia­do, y fal­ta ver si también lo es­tá pa­ra apor­tar in­for­ma­ción que pre­su­ma de­li­tos más gra­ves. No le que­da mu­cho tiem­po, ni tam­po­co tie­ne mu­cho es­pa­cio. Su com­pa­re­cen­cia hoy en el Re­clu­so­rio Sur se da por pre­sun­tos de­li­tos in­ves­ti­ga­dos por la Fis­ca­lía Ge­ne­ral. Sin em­bar­go, la Uni­dad de In­te­li­gen­cia

Fi­nan­cie­ra en­con­tró 105 ope­ra­cio­nes de pre­sun­to des­víos de re­cur­sos del era­rio ha­cia em­pre­sas fan­tas­mas, por lo que ven­drá una nue­va de­nun­cia pró­xi­ma­men­te.

Robles se di­ce se­gu­ra que es­tá lim­pia de cual­quier de­li­to que le im­pu­ten, por­que no en­con­tra­rán su fir­ma en nin­gún do­cu­men­to. Sin em­bar­go, la Fis­ca­lía Ge­ne­ral tie­ne dos tes­ti­gos que ya de­cla­ra­ron en su con­tra que tra­ba­ja­ron con su equi­po en la Se­cre­ta­ría de De­sa­rro­llo So­cial, aun­que for­man par­te del gru­po po­lí­ti­co cu­yo cen­tro era el ex­se­cre­ta­rio de Go­ber­na­ción, Mi­guel Án­gel Oso­rio Chong. La in­ves­ti­ga­ción de la UIF no tie­ne tes­ti­gos, sino do­cu­men­ta­ción so­bre las trian­gu­la­cio­nes fi­nan­cie­ras en don­de apa­re­ce la mano de Emi­lio Ze­ba­dúa, quien fue su ofi­cial ma­yor en las se­cre­ta­rías de De­sa­rro­llo So­cial y De­sa­rro­llo Agra­rio, Te­rri­to­rial y Ur­bano.

En am­bos ca­sos, las in­ves­ti­ga­cio­nes no tie­nen co­mo des­tino fi­nal el lu­cro de Robles o sus cer­ca­nos, sino la uti­li­za­ción de re­cur­sos pa­ra cam­pa­ñas po­lí­ti­cas. De acuer­do con re­por­tes de pren­sa, se le vin­cu­la al des­vío de mil 300 mi­llo­nes de pe­sos pa­ra cam­pa­ñas po­lí­ti­cas, en lo que se le de­no­mi­nó co­lo­quial­men­te co­mo “la es­ta­fa maes­tra”, que se­gún el abo­ga­do de la ex­se­cre­ta­ria, es una “fic­ción”. Con la nue­va de­nun­cia de la UIF, que en­con­tró ope­ra­cio­nes que nun­ca fue­ron vis­tas por la Au­di­to­ría Su­pe­rior de la Fe­de­ra­ción que ob­ser­vó las irre­gu­la­ri­da­des en las se­cre­ta­rías en­ca­be­za­das por Robles, las acu­sa­cio­nes en su con­tra ca­da vez se­rán más y el ca­so más com­ple­jo pa­ra que pue­da sa­lir avan­te.

En to­do ca­so, po­dría ir a la cár­cel va­rios años, mien­tras se de­fien­de. La pre­gun­ta es, da­das las con­di­cio­nes en las que se en­cuen­tra, si es­tá dis­pues­ta a guar­dar el se­cre­to de to­do lo que sa­be so­bre esas ope­ra­cio­nes irre­gu­la­res, aun­que ella no sea res­pon­sa­ble. Emi­lio Lo­zo­ya, el ex­di­rec­tor de Pe­mex, ya abrió el ca­mino del cri­te­rio de opor­tu­ni­dad, y es­tá dis­pues­to a abrir la cloa­ca del go­bierno pe­ñis­ta.

La puer­ta que pue­de ti­rar Robles y per­mi­tir que en­tre la Fis­ca­lía pa­ra su­bir la es­ca­le­ra, es la de Er­nes­to Ne­mer, a quien el en­ton­ces pre­si­den­te Pe­ña Nie­to le im­pu­so co­mo el sub­se­cre­ta­rio del ra­mo y cer­cano a Luis Mi­ran­da, que fue sub­se­cre­ta­rio de Go­ber­na­ción y se­cre­ta­rio de De­sa­rro­llo So­cial. Ne­mer acom­pa­ñó a Pe­ña Nie­to des­de que co­men­zó a es­ca­lar en el es­ta­do de Mé­xi­co, y fue su coor­di­na­dor de cam­pa­ña pa­ra la gu­ber­na­tu­ra. Jun­to con Mi­ran­da tra­ba­jó en la ope­ra­ción po­lí­ti­ca pa­ra que al­can­za­ra el po­der mexiquense y ma­ne­ja­ron las elec­cio­nes in­ter­me­dias en el es­ta­do y la cam­pa­ña pre­si­den­cial.

En aque­llos años me­xi­quen­ses, el di­ne­ro era to­do. Aquel gru­po guar­da­ba mi­llo­nes de pe­sos en efec­ti­vo, en sus bó­ve­das don­de acu­mu­la­ban los re­cur­sos por lus­tros, in­clu­so has­ta una dé­ca­da, pa­ra ser uti­li­za­do más ade­lan­te. Al lle­gar al Eje­cu­ti­vo fe­de­ral, no hu­bo mu­chos cam­bios en las ac­ti­tu­des. Mi­ran­da fue un gran ejem­plo, cuan­do des­pués de mu­chos des­en­cuen­tros con la Coor­di­na­do­ra Ma­gis­te­rial, abrió la che­que­ra del go­bierno y les re­par­tió di­ne­ro pa­ra que de­ja­ran de opo­ner­se a la Re­for­ma Edu­ca­ti­va.

El di­ne­ro po­lí­ti­co de Pe­ña Nie­to te­nía una ca­ja re­gis­tra­do­ra, la de Luis Ve­ga Agui­lar, que fue se­cre­ta­rio de Fi­nan­zas en el go­bierno mexiquense de Pe­ña Nie­to, y a quien tras­la­dó a la Se­cre­ta­ría de Fi­nan­zas del PRI, sien­do el res­pon­sa­ble de ope­ra­cio­nes po­lí­ti­co-elec­to­ra­les co­mo la Ope­ra­ción Sa­fi­ro, re­ve­la­da por Me­xi­ca­nos Con­tra la Co­rrup­ción, don­de pre­sun­ta­men­te se des­via­ron 650 mi­llo­nes de pe­sos de sie­te es­ta­dos, la­va­dos a tra­vés de 12 em­pre­sas fan­tas­mas, pa­ra cam­pa­ñas priis­tas.

En la in­ves­ti­ga­ción so­bre los des­víos don­de fi­gu­ra Robles co­mo la fun­cio­na­ria de ma­yor ran­go, se en­cuen­tra también Ve­ga Agui­lar, a quien co­mo a la ex­se­cre­ta­ria y a Ze­ba­dúa, el vier­nes pa­sa­do le con­ge­la­ron sus cuen­tas ban­ca­rias. Ve­ga Agui­lar fue pro­te­gi­do por Pe­ña Nie­to ha­cién­do­lo dipu­tado, co­mo hi­zo también con Ne­mer, so­bre quien hay sos­pe­chas de su par­ti­ci­pa­ción en “la es­ta­fa maes­tra”, pe­ro no apa­re­ce aún ni en ca­li­dad de in­di­cia­do en las car­pe­tas de in­ves­ti­ga­ción.

La car­ta de Robles pa­ra mi­ni­mi­zar el da­ño ju­rí­di­co, por­que el repu­tacio­nal y el po­lí­ti­co es­tá he­cho, es el cri­te­rio de opor­tu­ni­dad y que apor­te a la au­to­ri­dad el en­jam­bre que hi­cie­ron los me­xi­quen­ses du­ran­te el se­xe­nio de Pe­ña Nie­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.