La in­hi­bi­ción del cri­men

El Diario de Chihuahua - - OPINIÓN - Da­niel gar­cía monroy Li­cen­cia­do en Pe­rio­dis­mo

El hom­bre es una es­pe­cie del reino ani­mal que por na­tu­ra­le­za no es ap­ta pa­ra ma­tar. La ma­yo­ría de los se­res hu­ma­nos --y en es­to las mu­je­res lle­van una evi­den­te des­ven­ta­ja de fuerza-- no po­drían qui­tar­le la exis­ten­cia ni a un po­llo con sus pro­pias ma­nos o pies; y ol­ví­den­se si ha­blá­ra­mos de ani­qui­lar a un puer­co o una res.

Nues­tras de­li­ca­das ma­nos tie­nen más que ver con la do­ci­li­dad ama­ble, que con la vio­len­cia mor­tal. Aun­que iras­ci­bles, des­de los pri­ma­tes, nues­tros an­te­pa­sa­dos más cer­ca­nos nun­ca fue­ron ejem­plo de fu­ria des­en­car­na­da de fie­ras, sino cria­tu­ras so­cia­les y amis­to­sas co­mo los chim­pan­cés ac­tua­les y has­ta los bo­na­cho­nes go­ri­las aho­ra ca­si ex­ter­mi­na­dos. El pro­ble­ma so­bre­vino con la in­ven­ción de las armas. La afi­la­da lan­za, el cu­chi­llo pe­ne­tran­te y has­ta las du­ras pie­dras arro­ja­das fa­ci­li­ta­ron la ma­tan­za. La in­ci­pien­te-evo­lu­ti­va-men­te del ho­mo sa­piens su­peró, pa­ra co­mer, de­fen­der­se y so­bre­vi­vir, su incapacida­d fí­si­ca de ma­tar.

--Si cree­mos en la Bi­blia y sus le­yen­das me­die­va­les ten­dría­mos que acep­tar que Caín tu­vo que uti­li­zar la fa­ca-qui­ja­da de un asno, es de­cir la pri­me­ra ar­ma de la his­to­ria sa­gra­da, pa­ra ase­si­nar a su her­mano me­nor Abel. Es­to no por­que es­te es­cri­to en la Bi­blia, sino por­que a un vi­sio­na­rio mon­je pin­tor se le ocu­rrió que con sus ma­nos es muy po­si­ble que el pri­mer ase­sino de la hu­ma­ni­dad no hu­bie­ra con­su­ma­do su bes­tial cri­men--.

En la his­to­ria real lo peor de­vino con las armas de fue­go, por la im­pu­ni­dad emo­cio­nal que ge­ne­ra­ron. La dis­tan­cia men­tal y fí­si­ca en­tre apre­tar un ga­ti­llo y el es­ta­lla­mien­to de vís­ce­ras que eso pro­du­ce en su víc­ti­ma vi­vien­te, es tan enor­me que bo­rró la reac­ción de mí­ni­ma com­pa­sión ani­mal po­si­ble. El mu­ro de na­tu­ral in­hi­bi­ción, que de­be­ría exis­tir en to­da agre­sión con­tra un des­co­no­ci­do (que no odio-per­so­nal-pa­sio­nal), crea­do por el sis­te­ma ra­cio­nal de cau­sa y efec­to se de­rrum­bó, des­apa­re­ció de la sen­si­bi­li­dad hu­ma­na con la pól­vo­ra y el plo­mo te­le­di­ri­gi­dos.

De no ser por los ri­fles, prác­ti­ca­men­te nin­gún hom­bre nor­mal ma­ta­ría ni a una tris­te y des­afor­tu­na­da lie­bre, si tu­vie­ra que ha­cer­lo con sus pro­pias ma­nos y dien­tes, per­ca­tán­do­se del do­lor, el te­rror y la an­gus­tia vi­si­ble de su inocen­te pie­za de ca­za sa­cri­fi­ca­da. Es la dis­tan­cia en­tre dos ac­cio­nes que pa­re­cie­ran no te­ner re­la­ción al­gu­na: la de ja­lar un ga­ti­llo y la ex­pi­ra­ción de un ser vi­vo, lo que ha­ce que un cri­men o una ma­sa­cre de­je de te­ner con­se­cuen­cias men­ta­les, emo­cio­na­les, mo­ra­les o éti­cas en el per­pe­tra­dor.

Lo ana­li­zó y es­cri­bió el maes­tro aus­tria­co Pre­mio No­bel de Me­di­ci­na, Kon­rad Lo­renz (1903-1989): “Su­ce­de sim­ple­men­te que los pro­fun­dos ci­mien­tos per­so­na­les de nues­tra per­so­na­li­dad no re­gis­tran el he­cho de que la pre­sión del ín­di­ce pa­ra dis­pa­rar un ba­la­zo des­tro­za las en­tra­ñas de otro hom­bre. Nin­gún hom­bre cuerdo iría si­quie­ra a ca­zar co­ne­jos si la ne­ce­si­dad de ma­tar con sus armas na­tu­ra­les le de­vol­vie­ra la con­cien­cia emo­cio­nal ple­na de lo que es­tá real­men­te ha­cien­do”.

Las armas de fue­go tam­bién pro­vo­ca­ron otra la­men­ta­ble ven­ta­ja men­tal-cri­mi­nal en el ho­mi­ci­da: la de po­der uti­li­zar un ar­te­fac­to ex­terno a su cuer­po de su­pe­rio­ri­dad fa­tal fren­te a su víc­ti­ma. Es de­cir, con un ar­ma de fue­go un co­bar­de pu­do y pue­de usur­par va­lor des­de ha­ce dé­ca­das, pa­ra des­truir la vi­da de un ver­da­de­ro ser va­lien­te des­ar­ma­do o tomado por sor­pre­sa. In­fa­mia bru­tal que cam­bió el cur­so de la his­to­ria hu­ma­na.

Es bas­tan­te ló­gi­co su­po­ner que si un si­ca­rio del nar­co­trá­fi­co tu­vie­ra que ma­tar con su so­la fuerza fí­si­ca a otro se­me­jan­te no lo ha­ría o no po­dría. Le da­ría mie­do si­quie­ra in­ten­tar­lo. Un ado­les­cen­te de 16 años qué fuerza po­dría te­ner pa­ra agre­dir a otro ser. Nin­gu­na. Des­gra­cia­da­men­te las mal­di­tas armas de fue­go cam­bia­ron la ecua­ción en­tre la vi­da y la muer­te. In­hu­ma­na su­pre­ma­cía en­tre la muer­te de las bue­nas per­so­nas y la es­tú­pi­da vi­da de los co­bar­des cri­mi­na­les a man­sal­va.

Su­me­mos un fac­tor más a la tra­ge­dia ac­tual. Ar­gu­men­ta el in­qui­lino de la Casa Blan­ca que es la locura hu­ma­na la que pro­vo­ca las ma­sa­cres en su país, no las armas co­mo pro­duc­tos de sen­ci­lla com­pra-ven­ta en supermerca­dos ga­ba­chos. Va­ya, va­ya, va­ya, con el pen­sa­mien­to del pró­cer de la su­pre­ma­cía blan­ca. Con el 40 por cien­to de las armas fa­bri­ca­das en el mun­do exis­tien­do fun­cio­na­les en Es­ta­dos Uni­dos ¿qué es lo úni­co que se ne­ce­si­ta pa­ra ac­ti­var­las, pa­ra uti­li­zar­las, pa­ra no te­ner­las guar­da­das oxi­dán­do­se? Pues un dis­cur­so de odio des­de la cú­pu­la de po­der, con­tra al­gu­na ra­za, al­gu­na mi­no­ría, al­gu­na es­pe­cie de se­res mi­gran­tes in­fe­rio­res que de­ben ser ex­ter­mi­na­dos. Cam­pa­ña elec­to­ral de mís­ter Trump, que se con­fun­de con pa­trio­te­ris­mo he­roi­co nor­te­ame­ri­cano, de pu­ros des­cen­dien­tes de mi­gran­tes que no se sa­ben ni se re­co­no­cen co­mo ta­les.

Y en­ton­ces lle­ga­mos al Pa­so, al pa­so de la irra­cio­nal ira ac­ti­va­da; co­mo se se­gui­rán ac­ti­van­do los fusiles de asal­to, las r15 y de­más armas au­to­má­ti­cas pa­ra arra­sar al otro di­fe­ren­te. Qué nos que­da, --las ma­sa­cres en Mé­xi­co son es­pe­jo de ca­si los mis­mos fac­to­res ori­gi­na­rios--. ¿Tan só­lo so­bre­vi­vir con pá­ni­co es­con­di­do in­trín­se­co?

Han es­ta­ble­ci­do al­gu­nos bue­nos pen­sa­do­res que lo me­jor se­ría in­ten­tar ape­lar a nues­tra sen­si­bi­li­dad hu­ma­na y tra­tar de aban­do­nar nues­tra su­pues­ta ca­pa­ci­dad hu­ma­na de ra­zo­nar. Co­men­zar a creer que so­mos un gé­ne­ro ani­mal de se­res más sen­si­bles que sa­pien­tes. Y con eso co­mo mí­ni­ma ba­se re­cu­pe­rar nues­tro an­he­la­do con­cep­to de hu­ma­ni­dad hu­ma­ni­ta­ria, an­tes que la rui­na de nues­tro tec­no­ló­gi­co des­tino ar­ma­do nos al­can­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.