GPS

El Diario de Chihuahua - - OPINIÓN -

• El ma l gus­to de fun­cio­na rios en pleno due­lo • Ex­pri­me Di­rec­to­ra de Tu­ris­mo v iá­ti­cos sin pie­da d • Tra ta Co­rra l sin nin­gún cui­da do a ta q ue en El Pa so • Másq ue elec­ción se­rá un ter­mó­me­tro pa nis­ta

No es tan­to cues­tio­nar la vi­da fa­mi­liar, es­par­ci­mien­to, o el uso del tiem­po li­bre co­mo quie­ra que lo ha­gan o dis­fru­ten, de al­gu­nos de nues­tros fun­cio­na­rios pú­bli­cos. Más bien, el mal gus­to de evi­den­ciar con imá­ge­nes y en al­gu­nos ca­sos vi­deo, sus ac­ti­vi­da­des de re­crea­ción “fi­fis”, ellos mis­mos y en sus re­des so­cia­les, mien­tras hay una so­cie­dad que se due­le por los re­cien­tes acon­te­ci­mien­tos ocu­rri­dos en El Pa­so.

Son los fun­cio­na­rios pú­bli­cos ne­ce­sa­ria­men­te de tiem­po com­ple­to.

Pe­ro des­afor­tu­na­da­men­te hay una su­per­fi­cia­li­dad en los ser­vi­do­res pú­bli­cos, de to­dos los co­lo­res, sin dis­tin­go par­ti­dis­ta, ni ni­vel de go­bierno.

Por un la­do, en el nue­vo ama­ne­cer, las imá­ge­nes de un Fis­cal que rea­li­za sus re­co­rri­dos en short y ca­mi­se­ta, ca­mi­nan­do de­sen­fa­da­do en ins­ta­la­cio­nes mi­li­ta­res aé­reas, el mis­mi­to do­min­go, un día des­pués de la tra­ge­dia.

Dis­ci­pli­na, ca­mino, or­gu­llo, au­to­es­ti­ma y sa­tis­fac­ción, fue­ron los hash­tags de Cé­sar Pe­ni­che, ca­mi­se­ta ama­ri­lla fluo­res­cen­te y son­ri­sa am­plia.

O el Je­fe de In­fraes­truc­tu­ra Edu­ca­ti­va, el si­nies­tri­llo Jo­sé Lué­vano (fil­tra­dor de co­lum­nas, le lla­ma su je­fe el go­ber­na­dor), pre­su­mien­do sus ki­ló­me­tros de ca­rre­ra, 4.4 en 32 mi­nu­tos, ese mismo cin­co de agos­to.

La mí­ni­ma pru­den­cia au­sen­te en el ac­tuar de los se­ño­res fun­cio­na­rios.

La fun­ción pú­bli­ca exi­ge un ma­yor se­so y re­ca­to en el ejer­ci­cio de la ac­ti­vi­dad pú­bli­ca y pri­va­da por par­te de los ser­vi­do­res pú­bli­cos.

Des­afor­tu­na­da­men­te ellos no abo­nan na­da al res­pec­to.

Po­co le di­ce la pa­la­bra Rei­kia­vik a nues­tros lec­to­res. Pe­ro si agre­ga­mos que es el nom­bre de una ciu­dad lo­ca­li­za­da en Is­lan­dia, más pro­pia­men­te di­cho, su ca­pi­tal, en­ton­ces ya po­de­mos dar­nos una idea.

Es de esos lu­ga­res en­vi­dia­bles pa­ra co­no­cer, con su im­po­nen­te ca­te­dral Hall­grims­kirk­ja.

Pues has­ta allá an­da­ba de via­je Nat­ha­lie Des­plas, la fla­man­te Di­rec­to­ra de Tu­ris­mo de go­bierno del es­ta­do de Chihuahua.

Que­re­mos pen­sar que an­da­ba de pla­cer, sin car­go al era­rio -uff, se­ría el col­mo- apro­ve­chan­do sus va­ca­cio­nes, que ello no tie­ne na­da de ma­lo, apa­ren­te­men­te.

Lo cu­rio­so es que a me­dia­dos de ju­lio pro­mo­vió en di­ver­sos me­dios de co­mu­ni­ca­ción, par­ti­cu­lar­men­te ra­dio, la idea de va­ca­cio­nar en Chihuahua.

Apa­re­ce muy mo­na ella, con una gran son­ri­sa, anun­cian­do el te­ma “Va­ca­cio­nes de ve­rano en Chihuahua”. De­ba­jo los lo­go­ti­pos ofi­cia­les de go­bierno, con el clá­si­co Uni­dos con va­lor.

Muy for­mal su ves­ti­men­ta en la fo­to del pro­mo­cio­nal y a su la­do una mo­chi­la de via­je de cue­ro, con las ban­de­ras de Ita­lia, Ale­ma­nia y otros paí­ses eu­ro­peos.

In­du­da­ble­men­te muy pro­pia pro­mo­cio­nan­do via­jes en nues­tra en­ti­dad cuan­do se pa­sea por aque­llas na­cio­nes del otro la­do del char­co, tierras fa­vo­ri­tas pa­ra la fun­cio­na­ria de ori­gen fran­cés.

Es Nat­ha­lie una de las ser­vi­do­ras pú­bli­cas del nue­vo ama­ne­cer que se man­tie­nen de co­mi­sión a ni­vel na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal.

Acu­mu­la en lo que va del año ocho co­mi­sio­nes na­cio­na­les y 3 in­ter­na­cio­na­les, con un gas­to de 57 mil pe­sos en las pri­me­ras y 69 mil en las se­gun­das.

En pro­me­dio gas­ta 23 mil en co­mi­sio­nes in­ter­na­cio­na­les y siete mil en na­cio­na­les, to­do ello su­pues­ta­men­te pa­ra pro­mo­ver el tu­ris­mo en nues­tra en­ti­dad, cuan­do pa­ra­dó­ji­ca­men­te dis­fru­ta sus va­ca­cio­nes en otros des­ti­nos in­ter­na­cio­na­les.

La ima­gen que le mos­tra­mos es real. Ocu­rrió cerca de las ocho de la no­che en la ru­ta tron­cal del trans­por­te se­mi-ma­si­vo.

El cho­fer del trans­por­te sin de­cir agua va, sim­ple­men­te se ba­jó de la uni­dad y la de­jó es­ta­cio­na­da du­ran­te cerca de cin­co mi­nu­tos.

Pu­do ha­ber­se tra­ta­do -se­gu­ra­men­te así lo fue- de una ur­gen­cia pa­ra ir al ba­ño. Pen­sa­mos que es­tá muy jus­ti­fi­ca­do el apu­ro.

Pe­ro el ca­mión iba con pa­sa­je, pe­ro ade­más, de­trás del mismo lle­gó otra uni­dad, y de­trás otra. Hay un ca­rril con­fi­na­do pa­ra tal efec­to.

Eso cual evi­den­cia una au­sen­cia de con­trol y me­ca­nis­mos de pre­vi­sión de que ha­cer en es­tos ca­sos. Al­gún au­xi­liar o al­guien que apo­ye al chó­fer.

Por un la­do la vi­gi­lan­cia pro­pia del sis­te­ma de trans­por­te no fun­cio­na, mu­cho me­nos el fa­mo­so de­par­ta­men­to de trans­por­te, cu­yos agen­tes só­lo sir­ven pa­ra es­quil­mar a cuan­to cho­fer se de­je.

Uno de los pa­sa­je­ros mo­les­tos por es­tos he­chos nos en­vió la ima­gen pu­bli­ca­da en nues­tra ver­sión di­gi­tal.

Y por su­pues­to nos na­rró la in­cre­du­li­dad de los pa­sa­je­ros que no da­ban cré­di­to a lo que es­ta­ban vien­do.

Un ca­mión en­cen­di­do y con pa­sa­je aban­do­na­do du­ran­te unos mi­nu­tos en la ru­ta tron­cal, sin que na­die hi­cie­ra na­da al res­pec­to.

Al fi­nal, re­gre­so co­mo si na­da hu­bie­ra pa­sa­do y si­guió su ca­mino.

Mien­tras son tiem­pos que lla­man a la pru­den­cia po­lí­ti­ca, pre­ci­sa­men­te por­que es épo­ca elec­to­ral en la Unión Ame­ri­ca­na, el go­ber­na­dor Corral da mues­tras de esa au­sen­cia de tac­to.

Se reunió con Beto O’rourke, el as­pi­ran­te pre­si­den­cial de­mó­cra­ta, en Ciu­dad Juá­rez, cuan­do és­te vi­si­tó la ciu­dad pa­ra ha­cer ex­ten­si­vo un pé­sa­me por la ba­la­ce­ra del sá­ba­do pa­sa­do.

Pe­ro no só­lo ello, sino que plan­teó una va­lla hu­ma­na bi­na­cio­nal pa­ra pró­xi­mas fe­chas, que no tie­ne na­da de ma­lo, sino al con­tra­rio, se­ría de­mos­tra­ción de so­li­da­ri­dad en­tre am­bas co­mu­ni­da­des.

Pe­ro se con­ta­mi­na con la cues­tión elec­to­ral, que in­clu­so An­drés Ma­nuel ha tra­ta­do con pin­zas, y que Ja­vier Corral tra­ta sin nin­gún cuidado.

An­te el can­ta­do triun­fo de Fran­cis­co Na­va­rro Pas­tra­na pa­ra re­le­var a Pa­lo­ma Aguirre en el Co­mi­té Mu­ni­ci­pal del PAN, la aten­ción ya no es­tá tan­to en el “gau­di­nis­ta” can­di­da­to a la di­ri­gen­cia, sino en las pro­pues­tas que sal­drán de la ca­pi­tal pa­ra in­te­grar el Con­se­jo Es­ta­tal.

La asam­blea en que se ele­gi­rá di­ri­gen­te y con­se­je­ros pa­nis­tas se­rá un ter­mó­me­tro pa­ra me­dir la po­pu­la­ri­dad in­ter­na de los li­de­raz­gos que se pos­tu­lan pa­ra in­te­grar el má­xi­mo ór­gano del al­bia­zul.

La ciu­dad ha­ce 22 pro­pues­tas al Con­se­jo Es­ta­tal, 11 hom­bres y 11 mu­je­res. En el ca­so de ellas no hay pro­ble­ma, es­tán re­gis­tra­das só­lo las ne­ce­sa­rias y a po­co más de la mi­tad ape­nas en su casa las co­no­cen.

Las que se van a me­dir en vo­tos pa­ra con­se­je­ras se­rán la al­cal­de­sa Ma­ría Eu­ge­nia Cam­pos, Lau­ra Con­tre­ras y la mis­ma di­ri­gen­te Pa­lo­ma Aguirre, ade­más de Mi­riam Ab­do y Li­lia­na Ar­men­dá­riz. La ló­gi­ca apun­ta que la pre­si­den­ta mu­ni­ci­pal de­be do­mi­nar.

En el ca­so de los hom­bres uno ha­brá de que­dar fue­ra, pues son 12 los re­gis­tra­dos. Aquí lo ló­gi­co es que el me­jor vo­ta­do sea Pa­co Na­va­rro, quien ade­más de di­ri­gen­te bus­ca ser con­se­je­ro con el aval de los “gau­di­nis”.

Pe­ro com­pi­ten tam­bién Fé­lix Mar­tí­nez con el apoyo del gru­po del dipu­tado Miguel La To­rre; Mar­co Bo­ni­lla con el pa­tro­ci­nio del clan de Ma­ru y la “dhia­ca­da”; y Pe­dro Iba­rra con res­pal­do de un ala del “Dhiac”, la co­rrien­te de “Los Ma­ras”.

Ade­más se en­lis­tan el pre­si­den­te de la Jun­ta Mu­ni­ci­pal de Agua, Ro­ber­to “Pony” La­ra; el se­cre­ta­rio par­ti­cu­lar del go­ber­na­dor, Ro­ber­to Fuen­tes; el dipu­tado Jorge So­to; Car­los “Chur­lee” Oroz­co, Juan An­to­nio Ar­men­dá­riz, Pe­pe Gar­cía, Luis Te­rra­zas y Car­los Ri­ve­ra.

La can­ti­dad de vo­tos que ten­ga ca­da uno no los ha­ce más o me­nos en el Con­se­jo Es­ta­tal. Es de­cir que da igual ser el con­se­je­ro nú­me­ro uno que el on­ce.

Pe­ro el lu­gar en la lis­ta pue­de ser in­di­ca­dor de po­si­cio­na­mien­to de la per­so­na o el gru­po. Es im­por­tan­te cuán­to res­pal­do su­men, pues to­dos son bas­tan­te tra­vie­sos y tie­nen as­pi­ra­cio­nes.

Sin du­da van a ser me­di­dos por el pa­nis­mo y des­de el ex­te­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.