De po­lí­ti­ca y co­sas peo­res

El Diario de Chihuahua - - OPINIÓN - Ca­tón Es­cri­tor y Analista po­lí­ti­co

Ciu­dad de Mé­xi­co.— “No se pue­de vi­vir sin ellas ni con ellas”. “Tie­nes ra­zón: así son las mu­je­res”. “No: yo ha­bla­ba de las tar­je­tas de cré­di­to”. Do­ña Ma­ca­lo­ta lle­gó a su casa des­pués de un via­je y sor­pren­dió a don Chin­gue­tas, su cas­qui­vano es­po­so, en erótico tran­ce con la lin­dac ria di ta del a casa .“¡ Ca­na­llas in­fa­me s des­gra­cia­dos malna­ci­dos rui­nes!” -les gri­tó con ira­cun­dia en un so­lo gol­pe de voz. “No te pon­gas dra­má­ti­ca, mu­jer -res­pon­dió, cal­mo­so, don Chin­gue­tas-. Ni que se la fue­ra a aca­bar”. El no­vio de Gla­fi­ra fue a pe­dir su mano. El padre de la mu­cha­cha le pre­gun­tó, se­ve­ro: “Y ¿tie­ne us­ted don­de po­ner­la?”. “No, se­ñor -con­tes­tó el ga­lan­ce­te-. Pre­ci­sa­men­te por eso me quie­ro ca­sar: por­que no ten­go dón­de po­ner­la”. Lu­lu Mae, lin­da chi­ca te­xa­na, le di­jo al ri­co pe­tro­le­ro que la pre­ten­día: “Te agra­dez­co que me pro­pon­gas ma­tri­mo­nio, Hous­ton, pe­ro me pa­re­ce po­co ro­mán­ti­co que me lo pi­das di­cién­do­me que quie­res los de­re­chos ex­clu­si­vos de per­fo­ra­ción so­bre mi per­so­na”. Aun­que na­die sa­be dón­de es­tán, to­da­vía que­dan al­gu­nos par­ti­dos de opo­si­ción en Mé­xi­co. Inexis­ten­tes ca­si, ape­nas tie­nen fuerza pa­ra ir a co­brar los di­ne­ros que por ley re­ci­ben. El PRI es un ve­tus­to an­ciano que só­lo vi­ve por la es­pe­ran­za de ser pa­ra Mo­re­na lo que al­gu­na vez fue el PARM pa­ra él. Por su par­te el PAN es­tá des­mi­ga­ja­do, y el PRD es una me­mo­ria ya ol­vi­da­da. Los otros par­ti­dos -par­ti­di­tos, par­ti­di­llos, par­ti­de­jos- son ofen­sa pa­ra la vi­da pú­bli­ca de la Na­ción y car­ga in­de­bi­da pa­ra los con­tri­bu­yen­tes. Ló­pez Obra­dor pro­po­ne una ra­di­cal reducción de los di­ne­ros que los par­ti­dos po­lí­ti­cos re­ci­ben, y fun­da su pro­pues­ta en la jus­ti­cia: no de­be ha­ber par­ti­dos tan ri­cos en un país tan po­bre. Los di­ri­gen­tes de esos par­ti­dos acusan a Ló­pez Obra­dor de que­rer de­bi­li­tar­los pa­ra for­ta­le­cer a su pro­pio par­ti­do, Mo­re­na, y pa­ra qui­tar fuerza al ejer­ci­cio de­mo­crá­ti­co y eri­gir­se en je­fe má­xi­mo. Qui­zá su acu­sa­ción sea fun­da­da, pe­ro lo cier­to es que hay de­ma­sia­dos par­ti­dos, y que al­gu­nos de ellos no son ta­les, sino ne­go­cios de vi­vi­do­res, de mer­ca­de­res de la po­lí­ti­ca. Com­par­to en­ton­ces la ini­cia­ti­va de AMLO: es ne­ce­sa­rio re­du­cir las ex­ce­si­vas pre­rro­ga­ti­vas de los par­ti­dos. Y al mos­trar mi acuer­do con Ló­pez Obra­dor evo­co un vie­jo di­cho: “Há­ga­se el milagro y há­ga­lo el dia­blo”. En el bar un su­je­to en­ta­bló con­ver­sa­ción con otro que be­bía en la ba­rra. Le pre­gun­tó cuál era su equi­po fa­vo­ri­to de fut­bol, y co­men­tó lar­ga­men­te los re­sul­ta­dos de la Copa Amé­ri­ca, Eu­ro­pa, Asia, Áfri­ca y Ocea­nía, lo mismo que del Cam­peo­na­to de Li­ga, de Li­gui­lla y de Li­gue­ro y del Tor­neo Sub 22, Sub 21, Sub 20, Sub 19 y Sub 18. Lue­go pa­só a la cues­tión po­lí­ti­ca, y qui­so sa­ber la opi­nión del otro acer­ca del go­bierno na­cio­nal y del de ca­da uno de los Es­ta­dos de la Fe­de­ra­ción, lo mismo que de los prin­ci­pa­les paí­ses del mun­do. En se­gui­da abor­dó el te­ma re­li­gio­so: le pre­gun­tó a su in­ter­lo­cu­tor si creía en los án­ge­les, en el de­mo­nio, en la in­fa­li­bi­li­dad del Pa­pa y en las doc­tri­nas y prác­ti­cas de los pu­ri­ta­nos. Ha­bían pa­sa­do ya tres ho­ras de esa con­ver­sa­ción, y tan­to el que pre­gun­ta­ba co­mo el que res­pon­día ha­bían apu­ra­do más de una do­ce­na de co­pas de te­qui­la ca­da uno. Ba­jo el in­flu­jo de ta­les li­ba­cio­nes el que ha­bía he­cho las pre­gun­tas se echó a llo­rar de pron­to y le di­jo al otro: “Aho­ra que ya so­mos ami­gos, ca­si her­ma­nos, sien­to un re­mor­di­mien­to de con­cien­cia, y quie­ro ha­cer­te una con­fe­sión. Un ti­po al que no co­noz­co me pa­gó una bue­na can­ti­dad pa­ra que te en­tre­tu­vie­ra aquí en el bar mien­tras él iba a tu casa a te­ner tra­to de for­ni­cio con tu es­po­sa”. “De­be ha­ber un error -se ex­tra­ñó el otro-. No soy ca­sa­do”. “¡Ah ca­brón! -ex­cla­mó el otro le­van­tán­do­se a to­da pri­sa pa­ra sa­lir-. ¡Pe­ro yo sí!”. FIN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.