Fórmula fi­fí

El Diario de Chihuahua - - OPINIÓN - JAQUE ma­te ser­gio sar­mien­to Periodista Twit­ter: @Ser­giosar­mien­to

No ha­ce fal­ta un go­bierno per­fec­to; se ne­ce­si­ta uno que sea prác­ti­co”.

Aris­tó­te­les

Ciu­dad de Mé­xi­co.— La je­fa de Go­bierno de la Ciu­dad de Mé­xi­co, Clau­dia Shein­baum, anun­ció es­te miér­co­les, 7 de agos­to, que la Fórmula 1 se que­da en la Ciu­dad de Mé­xi­co cuan­do me­nos tres años más. Ni el Go­bierno fe­de­ral ni el ca­pi­ta­lino apor­ta­rán ya re­cur­sos pa­ra el Gran Pre­mio. Un gru­po de in­ver­sio­nis­tas pri­va­dos ofre­ce­rá el fi­nan­cia­mien­to que de­ja­rá de pro­por­cio­nar el go­bierno.

La je­fa de Go­bierno se­ña­ló que se tra­ta de una bue­na no­ti­cia pa­ra la Ciu­dad de Mé­xi­co. Por su­pues­to que lo es. In­de­pen­dien­te­men­te de las ven­ta­jas de la ca­rre­ra en la ima­gen in­ter­na­cio­nal del país, el fin de se­ma­na en que tie­ne lu­gar se lle­nan los ho­te­les de la Ciu­dad de Mé­xi­co y se ge­ne­ra un re­pun­te im­por­tan­te en la ac­ti­vi­dad co­mer­cial, lo cual re­per­cu­te en los in­gre­sos del go­bierno ca­pi­ta­lino.

Usar di­ne­ro pú­bli­co pa­ra apo­yar un pro­yec­to co­mo la Fórmula 1 ha si­do siem­pre con­tro­ver­ti­do. Y con ra­zón. Yo soy de los que pien­sa que los re­cur­sos del era­rio de­ben usar­se pa­ra cier­tos pro­pó­si­tos li­mi­ta­dos, de be­ne­fi­cio pa­ra to­da la so­cie­dad o pre­fe­ren­te­men­te pa­ra los más po­bres, y que no pue­dan ser cu­bier­tos por em­pre­sas pri­va­das o per­so­nas fí­si­cas. Res­pal­dar una ca­rre­ra de Fórmula 1 no cae den­tro de es­ta ca­te­go­ría.

El em­pleo de re­cur­sos pú­bli­cos pa­ra apo­yar ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas pro­fe­sio­na­les o es­pec­tácu­los pú­bli­cos ha si­do siem­pre con­tro­ver­ti­do, pe­ro es al­go que se ha­ce en mu­chos lu­ga­res del mun­do. Mu­chos de los es­ta­dios en Es­ta­dos Uni­dos y otros paí­ses re­ci­ben sub­si­dios de los go­bier­nos lo­ca­les. Es­tos sos­tie­nen que te­ner a un equi­po triun­fa­dor ge­ne­ra un buen áni­mo de los ciu­da­da­nos, pe­ro tam­bién una repu­tación que atrae vi­si­tan­tes. El equi­po de los Em­pa­ca­do­res de fut­bol ame­ri­cano en Es­ta­dos Uni­dos, por ejem­plo, es por mu­cho el ma­yor atrac­ti­vo tu­rís­ti­co de Green Bay, Wis­con­sin.

En el ca­so de la Fórmula 1, la so­lu­ción ha ve­ni­do afor­tu­na­da­men­te de un gru­po de in­ver­sio­nis­tas pri­va­dos. Es lo co­rrec­to. La ca­rre­ra pue­de ser ren­ta­ble y ge­ne­ra un apa­ra­dor muy

im­por­tan­te a ni­vel mun­dial pa­ra las em­pre­sas pa­tro­ci­na­do­ras. Es ver­dad que el es­que­ma en la enor­me ma­yo­ría de las ca­rre­ras en el mun­do es de una fi­nan­cia­ción mix­ta, pú­bli­ca y pri­va­da. Mu­chos go­bier­nos del mun­do es­tán con­ven­ci­dos de que sí les con­vie­ne dar apoyo a unas ca­rre­ras que ge­ne­ran in­te­rés en­tre mi­llo­nes del mun­do. Es la mis­ma ra­zón por la que go­bier­nos tan dis­tin­tos co­mo el de Rusia y el de Bra­sil han gas­ta­do mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra la rea­li­za­ción de Jue­gos Olím­pi­cos o la Copa del Mun­do de fut­bol.

En el ca­so de Mé­xi­co, tan­to el Go­bierno fe­de­ral co­mo el de la Ciu­dad de Mé­xi­co se ve­rán be­ne­fi­cia­dos por la so­lu­ción. Ob­ten­drán las ven­ta­jas de la pro­mo­ción del Gran Pre­mio sin te­ner que in­ver­tir di­ne­ro pú­bli­co.

Clau­dia Shein­baum hi­zo al pa­re­cer un es­fuer­zo es­pe­cial pa­ra evi­tar que des­apa­re­cie­ra es­ta ca­rre­ra, que se ha con­ver­ti­do en uno de los pun­tos más re­le­van­tes del ca­len­da­rio tu­rís­ti­co de la Ciu­dad de Mé­xi­co. Des­de un prin­ci­pio se­ña­ló que no ha­bría ya di­ne­ro del go­bierno pa­ra la Fórmula 1, pe­ro siem­pre in­sis­tió en que es­ta­ba bus­can­do op­cio­nes pa­ra que se que­da­ra en Mé­xi­co de cual­quier ma­ne­ra.

Un aplau­so a la je­fa de Go­bierno y un co­men­ta­rio adi­cio­nal. Es­ta de­bió ha­ber si­do la so­lu­ción al ae­ro­puer­to de Tex­co­co. Si el pre­si­den­te no que­ría con­ti­nuar­lo con di­ne­ro pú­bli­co, de­bió ha­ber de­ja­do que lo con­clu­ye­ra la ini­cia­ti­va pri­va­da. Ha­bría ob­te­ni­do to­dos los beneficios de un hub in­ter­na­cio­nal aé­reo sin te­ner que com­pro­me­ter di­ne­ro del go­bierno.

Ven­di­mia

En un prin­ci­pio la pro­duc­ción de vino en En­se­na­da se li­mi­ta­ba al valle de Gua­da­lu­pe. Aho­ra se ha ex­ten­di­do a San Vi­cen­te, Ojos Ne­gros e in­clu­so Te­ca­te. A pe­sar de los pro­ble­mas de agua, la re­gión pro­du­ce ca­da vez más vino con ma­yor nú­me­ro de pro­duc­to­res y me­jor ca­li­dad. Y es­ta­mos en tiem­pos de fies­ta, en tiem­pos de ven­did­mia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.