Sa­ma­chi­ke: ejem­plo de con­cien­cia eco­ló­gi­ca

El Diario de Chihuahua - - OPINIÓN - Ga­briel Va­len­cia juá­rez

Por pri­me­ra vez en la his­to­ria de los eji­dos en la Sie­rra Tarahumara, en el de Sa­ma­chi­ke –Lu­gar Hú­me­do en idio­ma ra­rá­mu­ri- del Mu­ni­ci­pio de Wa­cho­chi, la ad­mi­nis­tra­ción ejidal en­tre­gó en 2018, 10 mil 500 pe­sos a ca­da uno de los 514 eji­da­ta­rios del cual el 80 por cien­to son in­dí­ge­nas, y al mes de ju­lio de 2019, les han en­tre­ga­do 5 mil, lo que no su­ce­de en otros eji­dos de la re­gión se­rra­na, ya que, co­mo se ha de­nun­cia­do pú­bli­ca­men­te, a los eji­dos los con­vir­tie­ron en em­pre­sas par­ti­cu­la­res los ca­ci­ques ejida­les cha­bo­chis/mes­ti­zos ex­plo­ta­do­res que han sa­quea­do los bos­ques “tum­ban­do pi­nos co­mo si fue­ra za­ca­te” de­jan­do en la mi­se­ria y po­bre­za a los in­dí­ge­nas.

Una sa­bia con­sig­na eco­ló­gi­ca se ha im­ple­men­ta­do en Sa­ma­chi­ke: “Si de los pi­nos co­me­mos hay que pro­te­ger­los, en­ton­ces hay que cui­dar y re­fo­res­tar el bos­que, crean­do una cul­tu­ra de con­ser­va­ción de los ár­bo­les y fo­men­tar una con­cien­cia eco­ló­gi­ca, y so­bre to­do, rea­li­zar una ad­mi­nis­tra­ción ho­nes­ta de los re­cur­sos na­tu­ra­les del eji­do, ya que es más bo­ni­ta la amis­tad y el tra­ba­jo, que traer las bol­sas lle­nas de di­ne­ro, y con ello se con­tri­bu­ye a dis­tri­buir con jus­ti­cia “el oro ver­de” y se com­ba­te el ca­len­ta­mien­to glo­bal de la tie­rra”, men­sa­je ex­pre­sa­do du­ran­te la asam­blea ejidal bi­men­sual el pa­sa­do 4 de agos­to.

Ca­be se­ña­lar que gra­cias al tra­ba­jo de ex­plo­tar el bos­que de for­ma sus­ten­ta­ble, ra­cio­nal y ho­nes­ta en Sa­ma­chi­ke, es el úni­co eji­do en la Sie­rra Tarahumara que en­tre­ga tres co­mi­das al día a los 160 tra­ba­ja­do­res del ase­rra­de­ro sin co­brar­les na­da y de es­ta for­ma mo­ti­var­los a la­bo­rar con en­tu­sias­mo pa­ra cui­dar su bos­que,

ya que “del bos­que co­me­mos”.

“No so­mos due­ños del eji­do ni je­fes co­mo otros. So­mos man­da­de­ros de los eji­da­ta­rios. Por eso otros eji­dos no fun­cio­nan”, ex­pu­so an­te las asam­blea ejidal Noé Cór­do­va Ama­dor pre­si­den­te del co­mi­sa­ria­do ejidal, sub­ra­yan­do que “so­mos una em­pre­sa co­lec­ti­va ejidal que se tie­ne que cui­dar ya que de los pi­nos co­me­mos”, des­ta­có.

Al­go que re­cal­ca­ron fue que es el pri­mer eji­do que tie­ne un vi­ve­ro pro­pio con plan­tas na­tu­ra­les de le re­gión y es una ejem­plo a ni­vel re­gio­nal, es­ta­tal y na­cio­nal, aun cuan­do los fun­cio­na­rios fo­res­ta­les del go­bierno fe­de­ral y es­ta­tal au­gu­ra­ron el fra­ca­so del pro­yec­to sus­ten­ta­ble, ya que di­je­ron que “no pe­ga­rían los ar­bo­li­tos” y ame­na­za­ron “de que era un de­li­to” sem­brar ar­bo­li­tos de la re­gión y no traí­dos de otros es­ta­dos el cual era un ne­go­cio. Sus ma­los au­gu­rios no fun­cio­na­ron ni las ame­na­zas y se hi­zo el in­ver­na­de­ro na­tu­ral con la apro­ba­ción y par­ti­ci­pa­ción de los eji­da­ta­rios. Y fue así co­mo se hi­zo la re­fo­res­ta­ción el pa­sa­do do­min­go 4 con plan­tas na­ti­vas de la re­gión. En un área de 7 hec­tá­reas plan­ta­ron 6 mil ar­bo­li­tos niñas-te­wes, ni­ños-to­wis, hom­bres-re­joy y te­we­kes-mu­je­res.

Sem­bra­ron y se­gui­rán es­par­cien­do vi­da de for­ma co­lec­ti­va ejidal que se ubi­ca den­tro del pro­gra­ma na­cio­nal Sem­bran­do Vi­da que lan­zó el go­bierno obra­do­ris­ta de la Cuar­ta Trans­for­ma­ción y que en el sur del país ya se ha im­ple­men­tan­do dan­do tra­ba­jo a mi­les de cam­pe­si­nos con la plan­ta­ción de ár­bo­les pa­ra re­fo­res­tar.

Hay que apun­tar que a la asam­blea ejidal fue­ron in­vi­ta­dos con tiem­po a los re­pre­sen­tan­tes de to­das las ins­ti­tu­cio­nes fo­res­ta­les es­ta­ta­les y fe­de­ra­les –PROFEPA, CONAFOR, SE­MAR­NAT-, e in­di­ge­nis­tas –COEPI e INPI-; al dipu­tado se­rrano “in­de­pen­dien­te”, el ex priis­ta duar­tis­ta, hoy co­rra­lis­ta, Je­sús Ve­láz­quez, y al mismo so­ber­bio go­ber­na­dor Ja­vier Corral, pe­ro só­lo asis­tie­ron el re­pre­sen­tan­te del al­cal­de de Wa­cho­chi, Hu­go Aguirre, el in­ge­nie­ro Paul Lo­ya y los sa­cer­do­te Ja­vier Ávi­la y Fe­li­pe Ruiz por COSSYDAC. Lás­ti­ma, co­mo afir­mó el “Pa­to” Ávi­la, “que no asis­tie­ron pa­ra que fue­ran tes­ti­gos de es­te pro­yec­to fo­res­tal que es tan im­por­tan­te y que ha da­do tan­to fru­tos po­si­ti­vos en el eji­do por lo cual se de­be for­ta­le­cer y di­fun­dir”.

El eji­do de Sa­ma­chi­ke es­tá con­for­ma­do por 39 mil 657 hec­tá­reas, de las cua­les 15 mil 184 hec­tá­reas son fo­res­ta­les y de es­tas hec­tá­reas se di­vi­den en 15 áreas de cor­ta que per­mi­te dar tra­ba­jo a de­ce­nas de eji­da­ta­rios. El per­mi­so de ex­plo­ta­ción fo­res­tal es de 2015, el cual ter­mi­na en 2029, por ello, apun­tó el con­ta­dor Je­sús Ma­nuel Ló­pez Ri­ve­ra, “el eji­do cui­da que no ba­je la pro­duc­ción por­que ese es vo­lu­men bos­co­so que tie­ne per­mi­so pa­ra la ex­plo­ta­ción sus­ten­ta­ble y ra­cio­nal del bos­que”. En otros eji­dos es­ta in­for­ma­ción no se di­ce, se ocul­ta pa­ra con­tro­lar de for­ma co­rrup­ta los re­cur­sos na­tu­ra­les y fi­nan­cie­ros de los eji­da­ta­rios; de ahí que la afir­ma­ción de que los ca­ci­ques ejida­les cha­bo­chis han con­ver­ti­do a los eji­dos en em­pre­sas par­ti­cu­la­res es muy cier­to.

Muy im­por­tan­te fue que en la exposición del pro­gra­ma fo­res­tal sus­ten­ta­ble, sub­ra­ya­ran que pa­ra im­pe­dir la emi­gra­ción de eji­da­ta­rios a las ciu­da­des “don­de aga­rran ma­las ma­ñas, ma­las cos­tum­bres”, se de­be dar em­pleo per­ma­nen­te en los eji­dos con el apoyo de las ins­ti­tu­cio­nes fo­res­ta­les y es­ta­ta­les. Que “pon­gan ojos al eji­do”, pe­ro las de­pen­den­cias al no asis­tir, no les in­tere­san los pro­ble­mas so­cia­les co­mo el des­em­pleo, la vio­len­cia, el ham­bre, la po­bre­za y al­coho­lis­mo en las co­mu­ni­da­des se­rra­nas.

El 80 por cien­to de eji­da­ta­rios en Sa­ma­chi­ke son in­dí­ge­nas ra­rá­mu­ri, igual que el to­tal de la po­bla­ción en ese sec­cio­nal, y a ni­vel mu­ni­ci­pio la po­bla­ción in­dí­ge­na es del 70 por cien­to, y a pe­sar de la in­fluen­cia ne­ga­ti­va de la cul­tu­ra mes­ti­za/cha­bo­chi, lu­chan por con­ser­var sus tra­di­cio­nes cul­tu­ra­les, en­tre ellas la con­ser­va­ción del bos­que. Se ha ofi­cia­li­za­do el en­cu­bri­mien­to de la co­rrup­ción en los eji­dos y en las de­pen­den­cias fo­res­ta­les de las pa­sa­das ad­mi­nis­tra­cio­nes pria­nis­tas, con­ser­va­do­res y neo­li­be­ra­les, y eso es lo que se tie­ne que com­ba­tir. Sin ha­cer alar­de y con hu­mil­dad se pue­de ejem­pli­fi­car con el tra­ba­jo fo­res­tal de Sa­ma­chi­ke el cual con­tri­bu­ye a com­ba­tir el ca­len­ta­mien­to de la tie­rra.

“Hay mu­chas for­mas de liberación, y us­te­des aquí en Mé­xi­co tie­nen una ri­que­za muy in­tere­san­te que han des­per­di­cia­do du­ran­te mu­cho tiem­po: los pue­blos in­dí­ge­nas”, afir­mó el so­ció­lo­go por­tu­gués Boa­ven­tu­ra de De Sou­sa San­tos en el pe­rió­di­co La Jornada (agos­to 4); por ello es im­por­tan­te el res­ca­te, de­fen­sa y for­ta­le­ci­mien­to de las cul­tu­ras in­dí­ge­nas de Chihuahua y Mé­xi­co en di­ver­sos fren­tes y trin­che­ras, en­tre ellas la de cui­dar y con­ser­var los bos­ques, plan­tan­do pi­ni­tos con lo cual se po­ne un “gra­ni­to de are­na” con­tra la al­te­ra­ción eco­ló­gi­ca y el ca­len­ta­mien­to de la tie­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.