Ci­ber­ca­fés, el adiós a una épo­ca

Nue­vas tec­no­lo­gías, co­mo ce­lu­la­res y ta­blets, los han sus­ti­tui­do

El Diario de Chihuahua - - CIUDAD - Juan Car­los Nú­ñez / El Dia­rio

El ne­go­cio de los ci­ber­ca­fés ha dis­mi­nui­do con­si­de­ra­ble­men­te has­ta el pun­to de es­tar ca­si ex­tin­tos, cuan­do ha­ce una dé­ca­da to­da­vía eran una gran atrac­ción pa­ra la gen­te, que ren­ta­ban equi­po de cómpu­to pa­ra na­ve­gar en In­ter­net, rea­li­zar tra­ba­jos es­co­la­res, pro­yec­tos per­so­na­les o em­pre­sa­ria­les.

Se­gún el Sis­te­ma de Ad­mi­nis­tra­ción Tri­bu­ta­ria (SAT), en el 2010 tan so­lo en la ciu­dad de Chihuahua ha­bía re­gis­tra­do más de 240 es­ta­ble­ci­mien­tos con es­te gi­ro. En la ac­tua­li­dad, la Sub­di­rec­ción de Go­ber­na­ción Mu­ni­ci­pal, in­for­mó que so­la­men­te hay 50 ne­go­cios que tie­nen ren­ta de compu­tado­ras con ac­ce­so a la red, ade­más de ven­ta de otros pro­duc­tos, lo que sig­ni­fi­ca­ría una reducción de más del 80 por cien­to.

An­te­rior­men­te, el re­gis­tro de es­tos lu­ga­res abar­ca­ba prác­ti­ca­men­te to­da la ciu­dad. La ma­yo­ría de los es­ta­ble­ci­mien­tos de es­tos gi­ros si­mi­la­res, son los que ofer­tan ser­vi­cios adi­cio­na­les co­mo im­pre­sio­nes, su­bli­ma­dos, per­so­na­li­za­cio­nes, en­gar­go­la­dos y ren­ta de equi­po fi­jo, cuen­tan con cá­ma­ras de vi­deo­vi­gi­lan­cia por se­gu­ri­dad de los usua­rios y em­plea­dos, así co­mo del mo­bi­lia­rio y pro­duc­tos. Sin em­bar­go, co­mo úni­ca­men­te ren­ta, se es­ti­ma que no lle­gan ni a 20 de es­tos.

No obs­tan­te, han te­ni­do que evo­lu­cio­nar a ta­lle­res de re­pa­ra­ción de equi­pos de cómpu­to, de dis­po­si­ti­vos mó­vi­les, así co­mo ven­ta de pie­zas o los mis­mos ar­tícu­los, al­gún otro ser­vi­cio de­ri­va­do, pe­ro no pa­ra ren­ta en sí de la mis­ma má­qui­na.

En cuan­to al ries­go de con­te­ni­do a me­no­res, ha­ce al­gu­nos me­ses la di­rec­to­ra del Cen­tro de Aten­ción y Pre­ven­ción Psi­co­ló­gi­ca (Capp­si) ha­bía in­for­ma­do que el ac­ce­so a tra­vés de re­des so­cia­les con con­te­ni­do vio­len­to, ci­ber­bull­ying, sex­ting y por­no­gra­fía, es co­mún en­tre los me­no­res vía te­lé­fo­nos ce­lu­la­res o ta­blets, ya que exis­te fal­ta de su­per­vi­sión en casa y en la ca­lle por igual. En el ca­so de ci­ber­ca­fés, es me­nos co­mún el uso de los equi­pos fi­jos, ya que sue­len ser su­per­vi­sa­dos por ad­mi­nis­tra­do­res del ne­go­cio, así que pre­fie­ren usar dis­po­si­ti­vos mó­vi­les más pri­va­dos.

Se­gún ha­bía men­cio­na­do per­so­nal de em­pre­sas de­di­ca­das al re­ci­cla­je de basura

elec­tró­ni­ca co­mo “Eco­re­ci­kla”, mu­cho del equi­po que re­ci­bían ve­nía de ci­ber­ca­fés cu­yas má­qui­nas eran ya ob­so­le­tas o bien, ya no era ne­go­cio, así que lo me­jor era des­ha­cer­se ellas.

Los re­gis­tros pa­ra permisos en el uso de sue­lo y gi­ro co­mer­cial pa­ra es­te ti­po de ne­go­cios prác­ti­ca­men­te es­tán fue­ra des­de ha­ce al­gu­nos años en la Di­rec­ción de Desa­rro­llo Ur­bano y Eco­lo­gía, así co­mo permisos en Go­ber­na­ción Mu­ni­ci­pal y da­dos de al­ta en Ha­cien­da y Cré­di­to Pú­bli­co. (Juan Car­los Nún­nez / El Dia­rio)

ren­ta­ban equi­po de cómpu­to pa­ra na­ve­gar en In­ter­net, rea­li­zar tra­ba­jos es­co­la­res, pro­yec­tos per­so­na­les o em­pre­sa­ria­les

En una dé­ca­da dis­mi­nu­ye­ron has­ta un 80%

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.