GPS

El Diario de Chihuahua - - PORTADA -

APA­RE­CIÓ TARCY, PE­RO FAL­TAN SAL­MA Y 89 MÁS

“A las au­to­ri­da­des po­co les in­tere­sa bus­car­los”

Lle­ga Paco con la me­sa ser­vi­da

Sos­pe­chas de tran­sa en pla­zas do­cen­tes

Cons­truc­to­ra se col­gó de to­ma de agua

• Apa­re­ció Tarcy pe­ro fal­tan Sal­ma y 89 más

• Lle­ga Paco con la me­sa ser­vi­da

• Sos­pe­chas de tran­sa en pla­zas do­cen­tes

• Cons­truc­to­ra se col­gó de to­ma de agua

El al­to nú­me­ro de per­so­nas des­apa­re­ci­das en Chihuahua es­tá pro­vo­can­do psi­co­sis en las fa­mi­lias chihuahuen­ses que an­te el me­nor in­di­cio de fal­ta de lo­ca­li­za­ción de uno de sus miem­bros lan­zan aler­ta y pi­den apo­yo de la co­mu­ni­dad.

El ca­so más re­cien­te es el de la jo­ven es­tu­dian­te uni­ver­si­ta­ria, pre­si­den­ta de una de las so­cie­da­des de alum­nos de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Chihuahua (UACH), Tarcy Gue­rra, que por for­tu­na dio se­ña­les de vi­da cuan­do su ros­tro se com­par­tía mi­les de ve­ces en re­des so­cia­les.

La alar­ma no es para me­nos. En el es­ta­do, tan só­lo es­te año hay 89 mu­je­res con es­ta­tus de des­apa­ri­ción vi­gen­te; dos que fue­ron re­por­ta­das co­mo des­apa­re­ci­das fue­ron ha­lla­das muer­tas, se­gún el re­por­te más re­cien­te de la Fis­ca­lía.

Para la fa­mi­lia de la uni­ver­si­ta­ria el ca­so lle­gó a fe­liz tér­mino, pe­ro no ocu­rre lo mis­mo para quie­nes vi­ven con la an­gus­tia de no sa­ber na­da de la hi­ja, her­ma­na o ma­dre des­pa­re­ci­da.

El ca­so de Sal­ma Mon­tes, vis­ta por úl­ti­ma vez el pa­sa­do 30 de ma­yo, es uno de ellos. No hay si­quie­ra quién les in­for­me de ma­ne­ra pre­ci­sa del avan­ce de las in­ves­ti­ga­cio­nes.

Su­pe­ra­da por el nú­me­ro de in­da­ga­to­rias y la fal­ta de per­so­nal para lle­var­las a ca­bo, la pri­me­ra ins­truc­ción de la Fis­ca­lía a las fa­mi­lias es que guar­den si­len­cio y no di­fun­dan la bús­que­da, so pre­tex­to de que ello po­dría en­tor­pe­cer las in­ves­ti­ga­cio­nes.

La reali­dad es que la au­to­ri­dad bus­ca in­vi­si­bi­li­zar una si­tua­ción que ocu­rre “ca­da lu­nes y mar­tes” en la en­ti­dad.

Pre­ten­den ocul­tar un pro­ble­ma que de­bie­ra preo­cu­pa a to­dos co­mo so­cie­dad, pues Chihuahua ocu­pa uno de los pri­me­ros lu­ga­res en el mapa na­cio­nal de per­so­nas des­apa­re­ci­das.

En los úl­ti­mos nue­ve años son más de dos mil los des­apa­re­ci­dos en te­rri­to­rio es­ta­tal. En su ma­yo­ría va­ro­nes jó­ve­nes.

Por si fue­ra po­co la fal­ta de in­ves­ti­ga­ción - y a la an­gus­tia que eso pro­vo­ca - se su­ma el tra­to que de­ben so­por­tar los pa­dres de las víc­ti­mas por par­te de las au­to­ri­da­des: si es una mu­jer “an­da con el no­vio”, si es un hom­bre “an­da­ba en ma­los pa­sos”.

A los des­apa­re­ci­dos no se los tragó la tie­rra, pe­ro es cla­ro que a las au­to­ri­da­des po­co les in­tere­sa bus­car­los.

Con la me­sa pues­ta y po­cas po­si­bi­li­da­des de llu­via es­te do­min­go, Paco Na­va­rro se­rá elec­to co­mo pre­si­den­te del Co­mi­té Di­rec­ti­vo Mu­ni­ci­pal del PAN, dan­do fin al man­da­to que sin pe­na ni gloria en­ca­be­zó Pa­lo­ma Ser­na Agui­rre. Gris co­mo cli­ma de in­vierno.

Se aca­ba­rá por su­pues­to la era de aplau­sos a la al­cal­día ca­pi­ta­li­na, por­que el gru­po de Na­va­rro – que pon­de­ra­rá la di­plo­ma­cia – bus­ca­rá a to­da cos­ta im­po­ner a su can­di­da­to a la Pre­si­den­cia Mu­ni­ci­pal.

La fi­gu­ra so­bre la que cae­rá la ben­di­ción aún no es­tá ple­na­men­te de­fi­ni­da. Fie­les a sus cos­tum­bres los “gau­di­nis­tas” han pues­to su co­ra­zón a la ven­ta y se de­jan enamo­rar por quie­nes as­pi­ran a su­ce­der a Ma­ru Cam­pos, en­tre ellos los dipu­tados to­ca­yos Mi­guel La To­rre y Mi­guel Riggs. Am­bos le han or­ga­ni­za­do sen­das reunio­nes con su es­truc­tu­ra al pró­xi­mo di­ri­gen­te del PAN ca­pi­ta­lino.

La asam­blea para la elec­ción del co­mi­té, que ten­drá lu­gar ma­ña­na do­min­go se an­to­ja tran­qui­la y sin sor­pre­sas a pe­sar del re­cur­so de im­pug­na­ción que in­ter­pu­so an­te el Tribunal Es­ta­tal Elec­to­ral, Jor­ge Ar­man­do La­ra, alías “El Chino”, des­pués de que le fue­ra ne­ga­do el re­gis­tro a la con­tien­da por la di­ri­gen­cia mu­ni­ci­pal.

“El Chino” con­si­guió que los ma­gis­tra­dos se­sio­nen hoy – se­gún cons­ta en el acuer­do cu­ya ima­gen apa­re­ce en nues­tra edi­ción di­gi­tal - para re­sol­ver si le fue­ron o no vio­la­dos sus de­re­chos elec­to­ra­les, con la es­pe­ran­za de ser in­clui­do de úl­ti­mo mo­men­to en la bo­le­ta de vo­ta­ción, pe­ro las apues­tas son a fa­vor de que su pe­ti­ción se­rá re­cha­za­da.

Ruth Fie­rro, di­rec­to­ra del Cen­tro de De­re­chos Hu­ma­nos de las Mu­je­res (Ce­dehm) con­si­guió ocu­par un lu­gar en el co­mi­té Spotligth Chihuahua, una ini­cia­ti­va de la ONU que bus­ca pre­ve­nir y com­ba­tir los

feminicidi­os. Es un es­pa­cio que com­par­te con otras des­ta­ca­das mu­je­res chihuahuen­ses.

La abo­ga­da cuen­ta con mé­ri­tos pro­pios pe­ro hay quie­nes afir­man que el lu­gar se lo de­be a su ami­ga y tu­to­ra la con­se­je­ra de la Ju­di­ca­tu­ra, Luz Es­te­la Castro, quien de esa for­ma lo­gra co­lo­car una pie­za más en el ta­ble­ro de las or­ga­ni­za­cio­nes que im­pul­san las po­lí­ti­cas de gé­ne­ro en el Es­ta­do.

La amis­tad en­tre Fie­rro y Castro da­ta ya de mu­chos años. Lu­cha, co­mo fun­da­do­ra del Ce­dehm le ce­dió la si­lla de la coor­di­na­ción ge­ne­ral en no­viem­bre del 2016, cuan­do la bar­zo­nis­ta de­ci­dió en­trar a go­ber­nar des­de el Po­der Ju­di­cial.

A cam­bio, y co­mo prue­ba del gran afec­to, Ruth es­cri­bió la bio­no­ve­la “La Lu­cha: his­to­ria de Lu­cha Castro y los de­re­chos hu­ma­nos en Mé­xi­co”, que hoy se uti­li­za en es­cue­las se­cun­da­rias ca­si co­mo li­bro de tex­to.

De tal ma­ne­ra que no po­dían de­jar es­ca­par la opor­tu­ni­dad de con­ti­nuar avan­zan­do aho­ra que la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das (ONU) el go­bierno de Mé­xi­co, jun­to con la Unión Eu­ro­pea, fir­ma­ron el acuer­do de coope­ra­ción para apli­car Spotlight en cin­co ciu­da­des del país, en­tre ellas Chihuahua y Ciu­dad Juá­rez.

El pro­yec­to, que pro­mue­ve ac­cio­nes coor­di­na­das en­tre los go­bier­nos lo­ca­les y la so­cie­dad ci­vil, con­tem­pla la in­ver­sión glo­bal de va­rios mi­llo­nes de dó­la­res, un pre­su­pues­to na­da des­pre­cia­ble.

Por ser una ser­vi­do­ra pú­bli­ca, Lu­cha tie­ne las ma­nos ata­das pe­ro en­tre ami­gas se­rá muy fá­cil ba­jar ideas y li­nea­mien­tos.

In­te­gran tam­bién el Có­mi­te: Ce­ci­lia Es­pi­no­za, coor­di­na­do­ra de Do­cu­men­ta­ción de De­re­chos Hu­ma­nos en Red Me­sa de Mu­je­res de Ciu­dad Juá­rez; Ca­ta­li­na Cas­ti­llo, con­se­je­ra de la Cedh,mart­ha Gon­zá­lez, del Cen­tro de Aten­ción a la Mu­jer Tra­ba­ja­do­ra y Ly­dia Cor­de­ro, di­rec­to­ra ge­ne­ral de Ca­sa Ami­ga “Est­her Chá­vez Cano”.

El pro­ce­so de asig­na­ción para el in­gre­so a pla­zas do­cen­tes no ter­mi­na de cua­jar para la Se­cre­ta­ría de Edu­ca­ción. Aho­ra son los pro­pios as­pi­ran­tes quie­nes le es­tán pren­dien­do fue­go pues mien­tras unos lo va­li­dan otros exigen la re­vi­sión del pro­ce­so.

En los úl­ti­mos días se ha ma­ni­fes­ta­do un gru­po de es­tu­dian­tes de di­fe­ren­tes es­cue­las nor­ma­les in­con­for­mes con los ba­jos re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos al mo­men­to de re­vi­sar su eva­lua­ción, pi­dien­do trans­pa­ren­cia y le­ga­li­dad.

Es­to ha pro­vo­ca­do que a es­tas al­tu­ras las es­cue­las ca­rez­can de per­so­nal para to­mar el cur­so in­tro­duc­to­rio y no se in­te­gren los do­cen­tes en tiem­po y for­ma.

Quie­nes re­sul­ta­ron en bue­na po­si­ción se han vis­to afec­ta­dos por es­tas ma­ni­fes­ta­cio­nes ya que se es­tá de­te­nien­do el pro­ce­so de en­tre­ga de pla­zas.

Los li­nea­men­tos, fir­ma­dos por ca­da as­pi­ran­te, es­ta­ble­cían que los re­sul­ta­dos se­rían in­ape­la­bles, por lo que quie­nes sí apro­ba­ron no es­tán dis­pues­tos a per­mi­tir que las lis­tas in­ten­ten ser mo­di­fi­ca­das nue­va­men­te.

En tan­to la Se­cre­ta­ría de Edu­ca­ción se true­na los de­dos para en­con­trar la sa­li­da más sa­lo­mó­ni­ca, exis­te el ries­go de que – co­mo pa­só ha­ce dos años – alum­nos vuel­van a cla­se y no en­cuen­tren maes­tro en el au­la.

Para al­gu­nos aún no ter­mi­na el cal­va­rio que sig­ni­fi­ca­ron los tra­ba­jos de reha­bi­li­ta­ción de la lí­nea de con­duc­ción de agua po­ta­ble de la Ave­ni­da Tec­no­ló­gi­co, que tu­vo lu­gar en me­ses pa­sa­dos.

Re­sul­ta que de acuer­do a ve­ci­nos del sec­tor, la em­pre­sa que reali­zó la obra se “col­gó” de una to­ma do­mi­ci­lia­ria para abas­te­cer­se del agua ne­ce­sa­ria para las ta­reas y se mar­chó sin de­cir adiós de­jan­do una ele­va­da cuen­ta en per­jui­cio de pro­pie­ta­rio de la vi­vien­da.

La ca­sa no es­tá ha­bi­ta­da, pe­ro sus pro­pie­ta­rios re­ci­bie­ron la fac­tu­ra y se per­ca­ta­ron del dis­pa­ro del con­su­mo.

La obra fue ad­ju­di­ca­da por la Jun­ta Mu­ni­ci­pal de Agua y Sa­nea­mien­to a la em­pre­sa Pro­yec­tos y cons­truc­cio­nes An­ta­res por el or­den de 1 mi­llón 466 mil pe­sos, pe­ro a pe­sar de las ga­nan­cias ob­te­ni­das, ni se dig­na­ron en dar­le una co­pe­ra­cha al due­ño de la ca­sa don­de co­me­tie­ron el abu­so.

Ahí tie­ne una ta­rea por desa­rro­llar el pre­si­den­te de la Jun­ta, Ro­ber­to “El Pony” La­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.