Vin­cu­lan a pro­fe­sor acu­sa­do de vio­la­ción a maes­tra

El Diario de Chihuahua - - LOCAL - Blanca Eli­za­beth Carmona / El Dia­rio bcar­mo­[email protected]­dac­cion.dia­rio.com.mx

Un Tribunal de Con­trol ayer dio por acre­di­ta­do que una maes­tra de la UACJ fue víc­ti­ma de una vio­la­ción tu­mul­tua­ria y vin­cu­ló a pro­ce­so pe­nal a Geo­vanny Esaú G.S., quien se desem­pe­ña­ba co­mo pro­fe­sor en esa mis­ma Uni­ver­si­dad.

La jue­za Liz­beth Mar­be­lla del Car­men Ba­rra­za Mo­ra­les con­si­de­ró que la víc­ti­ma fue ata­ca­da por va­rios hom­bres que apro­ve­cha­ron el es­ta­do de in­to­xi­ca­ción etí­li­ca que pre­sen­ta­ba. Con ello dio por acre­di­ta­do dos agra­van­tes –el nú­me­ro de agre­so­res es su­pe­rior a dos y que al mo­men­to de los he­chos la víc­ti­ma se en­con­tra­ba im­po­si­bi­li­dad para re­sis­tir el ata­que se­xual-, que au­men­tan la po­si­ble pe­na a im­po­ner en ca­so de que el asun­to lle­gue a sen­ten­cia.

De acuer­do con la for­mu­la­ción de car­gos pre­sen­ta­da por la agen­te del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co (MP) Ma­ría del So­co­rro Chá­vez, en con­tra de Geo­vanny Esaú, los he­chos su­ce­die­ron en­tre la no­che del pa­sa­do 3 de ma­yo y las pri­me­ras ho­ras del día si­guien­te en el in­te­rior de un de­par­ta­men­to ubi­ca­do en la ca­lle Je­sús Per­ches nú­me­ro 493 de la co­lo­nia La Vi­lla.

Ade­más se es­ta­ble­ció que los en­ton­ces maes­tros de la má­xi­ma ca­sa de es­tu­dios de Ciu­dad Juá­rez, Is­rael A.G.S., Ale­jan­dro G.S., y Geo­vanny Esaú G.S., vio­la­ron a la víc­ti­ma de iden­ti­dad pro­te­gi­da y un cuar­to do­cen­te Ro­ber­to S.M., le reali­zó to­ca­mien­tos las­ci­vos a la ofen­di­da quien es maes­tra en la UACJ. En la fies­ta es­ta­ban pre­sen­tes sie­te per­so­nas, los cua­tro acu­sa­dos, Ar­tu­ro P., Monserrat M.O. y la víc­ti­ma.

En la de­cla­ra­ción que la víc­ti­ma dio al Tribunal el jue­ves pa­sa­do di­jo “me ro­dea­ron, me te­nían de ro­di­llas, me aga­rra­ban del cabello, me su­je­ta­ban. Te­nían los pan­ta­lo­nes aba­jo, iban pa­san­do con sus miem­bros de fue­ra, me los me­tían a la bo­ca una y otra vez, una y otra vez. Él (Geo­vanny Esaú) es­ta­ba ahí, me hi­zo da­ño”.

Ayer, en la audiencia rea­li­za­da en la cuar­ta sala de la “Ciu­dad Ju­di­cial”, la jue­za di­jo que el he­cho y la pre­sun­ta res­pon­sa­bi­li­dad de Geo­vanny Esaú se acre­di­tan con la de­cla­ra­ción de la víc­ti­ma; con los in­for­mes en ma­te­ria de me­di­ci­na y psi­co­lo­gía fo­ren­se, en el pri­me­ro se es­ta­ble­ció que la ofen­di­da si pre­sen­ta da­tos com­pac­ti­bles con pe­ne­tra­ción de da­ta an­ti­gua y re­cien­te y en el se­gun­do que su­fre una afec­ta­ción le­ve y re­quie­re 10 se­sio­nes de te­ra­pia; así co­mo la de­cla­ra­ción del tes­ti­go que com­pa­re­ció an­te el Tribunal de Con­trol y con el di­cho del pro­pio Geo­vanny Esaú.

Res­pec­to a la ver­sión que el acu­sa­do le dio el mar­tes pa­sa­do -en el sen­ti­do que él es­tu­vo en la fies­ta don­de al pa­re­cer su­ce­dió el he­cho y que fue la víc­ti­ma quien le tocó a él sus ge­ni­ta­les-, la re­so­lu­to­ra in­di­có que el tes­ti­go ofre­ci­do por la de­fen­sa no le se­ña­ló ha­ber vis­to eso.

En otra par­te de su re­so­lu­ción, la ti­tu­lar del Tribunal in­di­có que a la otra mu­jer que es­tu­vo pre­sen­te en la reunión, Monserrat M.O., se le dio un tra­to di­fe­ren­te al de la víc­ti­ma de­bi­do a que ella era ami­ga de años de uno de los asis­ten­tes y el único hom­bre que es­tu­vo en la reunión y no es­tá acu­sa­do de ha­ber in­cu­rri­do en el ilí­ci­to de vio­la­ción, Ar­tu­ro P., quien la cui­dó y la sa­có del in­mue­ble.

La re­so­lu­to­ra tam­bién se re­fi­rió al con­te­ni­do de unos men­sa­jes en­tre la víc­ti­ma y Monserrat de fe­cha 4 de ma­yo, que fue­ron leí­dos por el de­fen­sor. En una de las mi­si­vas Monserrat le pre­gun­tó si le ha­bían he­cho al­go y la hoy ofen­di­da le con­tes­to “pues me hi­cie­ron y tam­bién hi­ce”. Y ayer la jue­za in­di­có que esa in­for­ma­ción uni­da a otros da­tos de prue­ba ha­ce creí­ble que la víc­ti­ma es­ta­ba ebria y por ello im­po­si­bi­li­dad para evitar que la vio­la­ran.

Cuan­do la jue­za es­ta­ba emi­tien­do su re­so­lu­ción, Geo­vanny vol­teó a ver a su es­po­sa –quien asis­tió a to­das las au­dien­cias-, le gui­ño un ojo y le aven­tó un be­so. Ella se sol­tó llo­ran­do y ya no se con­tu­vo el res­to de la di­li­gen­cia.

Al fi­na­li­zar su ex­pli­ca­ción, la jue­za le pre­gun­tó al pro­fe­sor Geo­vanny Esaú si ha­bía en­ten­di­do la re­so­lu­ción y si te­nía pre­gun­tas. Ase­so­ra­do por su abo­ga­do, él le pre­gun­tó “en qué abo­na el in­for­me mé­di­co, si a mí me acu­san de una vio­la­ción oral”.

Vi­si­ble­men­te mo­les­ta, la juz­ga­do­ra le di­jo al de­fen­sor que no iba a res­pon­der su pre­gun­ta y le or­de­nó plan­tear cual­quier in­con­for­mi­dad a tra­vés de los re­cur­sos que pre­vé la ley y al de­te­ni­do le di­jo que en la bo­ca es im­po­si­ble que se ha­llen res­tos.

A so­li­ci­tud del MP, el Tribunal apro­bó un pla­zo de tres me­ses para la in­ves­ti­ga­ción com­ple­men­ta­ria y de­jó vi­gen­te la me­di­da cau­te­lar de pri­sión pre­ven­ti­va im­pues­ta en la pri­me­ra audiencia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.