De po­lí­ti­ca y co­sas peo­res

El Diario de Chihuahua - - OPINIÓN - Ca­tón Es­cri­tor y Ana­lis­ta po­lí­ti­co

Ciu­dad de Mé­xi­co.-”soy nin­fó­ma­na”. Así le di­jo la mu­jer al doc­tor Duerf, cé­le­bre ana­lis­ta. Le in­di­có el fa­cul­ta­ti­vo: “Po­dré es­cu­char su ca­so con ma­yor aten­ción si me suel­ta la es­ta”. Lo­re­te­la, lin­da chi­ca en edad de me­re­cer, le con­tó a su ma­má: “Me pre­ten­de un mu­cha­cho. Es hi­jo único de un se­ñor in­men­sa­men­te ri­co”. Pre­gun­tó la ma­dre: “¿Qué edad tie­ne?”. Res­pon­dió Lo­re­te­la: “26 años”. “No -pre­ci­só la se­ño­ra-. El pa­pá”. Ya co­no­ce­mos a Ca­pro­nio: es un su­je­to ruin y des­con­si­de­ra­do. Su sue­gra se pe­só en una bás­cu­la pú­bli­ca que a cam­bio de una mo­ne­da en­tre­ga­ba un pa­pe­li­to con el pe­so de la per­so­na y la des­crip­ción de su ca­rác­ter. La se­ño­ra le pi­dió a Ca­pro­nio: “Lée­me el pa­pel. No tra­je mis len­tes”. Le­yó el ma­ja­de­ro: “Aquí di­ce: ‘Es us­ted una per­so­na sim­pá­ti­ca, in­te­li­gen­te y agra­da­ble’”. Y co­men­tó Ca­pro­nio: “El pe­so tam­bién ha de es­tar equi­vo­ca­do”. Si al­guno de mis cua­tro lec­to­res tie­ne un ami­go ba­rri­gón há­ga­le la si­guien­te bro­ma. Pre­gún­te­le: “¿Es­tán em­pa­dro­na­dos los bo­to­nes de tu ca­mi­sa?”. El ami­go, des­con­cer­ta­do, res­pon­de­rá: “No en­tien­do”. Us­ted le di­rá en­ton­ces: “¡Por­que ya es­tán bo­tan­do, ca­brón!”. En cam­bio si us­ted es el de vien­tre pro­mi­nen­te y al­guien se lo ha­ce no­tar di­ga es­to: “No es pan­za, es ca­llo se­xual”. La elec­ción de nue­vo di­ri­gen­te del PRI re­pre­sen­ta una nue­va eta­pa en la his­to­ria de ese par­ti­do, del mis­mo mo­do que la bo­ta­du­ra del Ti­ta­nic re­pre­sen­tó una nue­va eta­pa en la his­to­ria de la na­ve­ga­ción. El que en un tiem­po fue par­ti­do apla­na­do­ra es­tá hoy por hoy muy apla­na­do. Su ori­gen y vo­ca­ción, que lo tu­vie­ron por 70 años al ser­vi­cio del pre­si­den­te en turno, lo es­tán apro­xi­man­do a AMLO. Ha ha­bi­do ya in­di­cios de acer­ca­mien­to en­tre quien de se­gu­ro se­rá su nue­vo di­ri­gen­te, Ale­jan­dro Mo­reno, y Ló­pez Obra­dor. Eso ha da­do lu­gar a que el exgobernad­or de Cam­pe­che, co­no­ci­do en su so­lar na­ti­vo co­mo “Ali­to”, sea lla­ma­do aho­ra na­cio­nal­men­te “Am­li­to”. Eso se ex­pli­ca. El buen en­ten­di­mien­to en­tre la di­ri­gen­cia del PRI y la Pre­si­den­cia con­vie­ne a los go­ber­na­do­res priis­tas. Por eso pre­fie­ren un di­ri­gen­te en bue­nos tér­mi­nos con AMLO que uno que se le opon­ga. A lar­go pla­zo, sin em­bar­go, un PRI su­mi­so y ob­se­cuen­te an­te Ló­pez Obra­dor no con­vie­ne a la Re­pú­bli­ca ni a la de­mo­cra­cia. An­te lo que se ve ve­nir es ne­ce­sa­ria una opo­si­ción fuer­te que pon­ga lí­mi­tes y freno a un ejer­ci­cio in­de­bi­do del po­der o a una am­bi­ción desor­bi­ta­da. Tal pa­re­ce que el PRI es­tá re­nun­cian­do des­de aho­ra a su pa­pel de opo­si­tor y se dis­po­ne a ser so­la­men­te un apén­di­ce del par­ti­do pre­si­den­cial y de la pre­si­den­cia, en vez de for­ta­le­cer­se y es­pe­rar a que los erro­res de Ló­pez Obra­dor ha­gan ver al PRI co­mo po­si­ble op­ción para un fu­tu­ro que tar­de o tem­prano se pre­sen­ta­rá. Des­de lue­go la su­mi­sión del par­ti­do al pre­si­den­te ac­tual con­vie­ne a los priis­tas. Pe­ro ¿le con­vie­ne a Mé­xi­co?... Do­ña Ma­ca­lo­ta le in­for­mó a don Chin­gue­tas: “La co­ci­ne­ra que­mó la co­mi­da, y no ten­go na­da que ofre­cer­te. ¿Te con­for­ma­rías con un ra­to de amor?”. “Es­tá bien -ac­ce­dió don Chin­gue­tas, mag­ná­ni­mo-. Que ven­ga la co­ci­ne­ra”. Ro­si­bel, la se­cre­ta­ria de don Al­gón, le con­tó a su com­pa­ñe­ra Su­si­flor: “El je­fe es un ca­na­lla, un sin­ver­güen­za, un hom­bre vil. Me di­jo que si me iba con él a la ca­ma me re­ga­la­ría un ani­llo de bri­llan­tes”. Su­si­flor pi­dió al mo­men­to: “A ver­lo”. Ti­mo­ra­cio era un mu­cha­cho corto, irre­so­lu­to y apo­ca­do. An­he­la­ba dis­fru­tar los en­can­tos de Dul­ci­be­lla, her­mo­sa y piz­pi­re­ta jo­ven, pe­ro no se atre­vía a de­cír­se­lo. Un día, des­pués de mu­chas du­das y va­ci­la­cio­nes, abor­dó el te­ma. Le di­jo a la mu­cha­cha, tem­blo­ro­so: “Anoche soñé que te pe­día que hi­cié­ra­mos el amor. ¿Qué te ha­ce pen­sar eso?”. Res­pon­dió Dul­ci­be­lla: “Me ha­ce pen­sar que eres me­nos pen­de­jo dor­mi­do que des­pier­to”. FIN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.