La al­cal­de­sa su­pre­ma­cis­ta

El Diario de Chihuahua - - OPINIÓN - ma­rie­la castro Flo­res ma­rie­la­cas­tro­flo­res.blogs­pot.com @Ma­rie­lou­sa­lo­mé

La se­ma­na pa­sa­da y tras los la­men­ta­bi­lí­si­mos he­chos ocu­rri­dos en El Pa­so, Ohio y Chica­go en los que per­die­ron la vi­da va­rias per­so­nas, otras tan­tas que­da­ron he­ri­das y sus co­mu­ni­da­des pro­fun­da­men­te las­ti­ma­das, la le­gis­la­do­ra re­pu­bli­ca­na Can­di­ce Ke­ller co­me­tió el tre­men­do dis­la­te de cul­par a las po­bla­cio­nes gays y trans por és­tas y abun­dó res­pon­sa­bi­li­zan­do a la or­fan­dad, la le­ga­li­za­ción de la ma­rihua­na, la aper­tu­ra de fron­te­ras, los vi­deo­jue­gos y el odio ha­cia los ve­te­ra­nos de gue­rra. En una evi­den­te in­cli­na­ción por los mu­ros fron­te­ri­zos, can­ce­lar el de­re­cho a de­ci­dir y bien pon­de­rar la cultura mi­li­ta­ris­ta grin­ga, que im­pe­ria­lis­ta co­mo es pri­vi­le­gia la gue­rra aun­que ello im­pli­que di­bu­jar enemi­gos ima­gi­na­rios en cual­quier lu­gar para pa­de­cer es­ta­dos de si­tio reales pe­ro in­tan­gi­bles.

Y jus­to cuan­do se cre­yó que la de­cla­ra­ción po­día ad­qui­rir ca­rác­ter de ma­ja­de­ría, la al­cal­de­sa Ma­ru Cam­pos Gal­ván se atre­vió sin sen­si­bi­li­dad al­gu­na a de­cla­rar –bus­can­do siem­pre sa­tis­fa­cer sus an­sias pro­ta­gó­ni­cas en los me­dios en los que so­bra de­cir, ca­si nun­ca que­da bien pa­ra­da- que fue la li­bre au­to­de­ter­mi­na­ción de la per­so­na la que pro­vo­có el ti­ro­teo que co­bró la vi­da de más de una vein­te­na de per­so­nas, to­das (al me­nos en apa­rien­cia) me­xi­ca­nas de ori­gen. No el ra­cis­mo, no el sis­te­ma eco­nó­mi­co, po­lí­ti­co o so­cial exa­cer­ba­do por el alien­to tre­men­dis­ta de un pre­si­den­te que ali­men­ta dis­cur­sos ge­no­ci­das, dis­cur­sos de odio. De eso na­da, so­lo –co­mo él- el ra­cis­ta Trump, aco­mo­da­ti­cia a cos­ta del do­lor de la co­mu­ni­dad bi­na­cio­nal y fron­te­ri­za, cul­pó al re­co­no­ci­mien­to de una ga­ran­tía in­di­vi­dual que en to­do ca­so, ha­bi­li­ta a que las per­so­nas pue­dan ejer­cer ciu­da­da­nía.

Es­ta ad­mi­nis­tra­ción que pre­su­me de li­be­ral por te­ner una su­pues­ta mag­ní­fi­ca re­la­ción con la co­mu­ni­dad LGBTTI por­que se su­ma el lo­gro de ha­ber aglu­ti­na­do a 10,000 per­so­nas en una mar­cha sin in­ci­den­tes, no ce­ja en su dis­cur­so de odio por­que hay gen­te que po­see en el áni­mo dis­cri­mi­nar, se­gre­gar, sen­tir­se có­mo­da en sus prác­ti­cas en las que mar­can una clara di­vi­sión en­tre quien con­si­de­ran di­fe­ren­tes. Co­mo el dis­cur­so que aho­ra reivin­di­ca la al­cal­de­sa, en el que con­tra­ve­nir los de­re­chos de las per­so­nas, ubi­car­las di­fe­ren­tes con un es­tig­ma se tra­du­ce de mo­do prác­ti­co a la má­xi­ma ex­pre­sión del más pro­fun­do sen­ti­mien­to an­ti­in­mi­gran­te.

La re­tó­ri­ca ra­cis­ta y el mar­co ju­rí­di­co que per­mi­te un ac­ce­so in­dis­cri­mi­na­do a la compra y ven­ta de las ar­mas, fór­mu­la fra­tri­ci­da.

Pe­ro en una so­cie­dad co­mo la nues­tra, ¿por qué la pre­si­den­ta mu­ni­ci­pal se per­mi­te tan aven­tu­ra­das de­cla­ra­cio­nes?

Coin­ci­dien­do con el pe­rio­dis­ta Gus­ta­vo Ra­mos, ¿no ten­dría ella que ex­pli­car­nos, por qué sin ha­ber­le ga­ran­ti­za­do la li­bre de­ter­mi­na­ción a las y los chihuahuen­ses hay quien con­si­gue ar­mas y las dis­pa­ra en lu­ga­res de es­par­ci­mien­to re­ple­tos?

¿Por qué cul­pa a una ga­ran­tía in­di­vi­dual de los pro­ble­mas de se­gu­ri­dad pú­bli­ca que su ad­mi­nis­tra­ción no ha po­di­do sol­ven­tar?

Se­gún la pá­gi­na Se­má­fo­ro Ro­jo en su apar­ta­do de mu­ni­ci­pios, en Chihuahua en tan so­lo lo que va del mes se cuen­tan 29 ho­mi­ci­dios.

Eso no tie­ne que ver con la li­bre de­ter­mi­na­ción de las per­so­nas por­que es­ta de­fi­ne en el ám­bi­to de lo ín­ti­mo las con­vic­cio­nes de ca­da quien a ser, lo que re­gu­la el com­por­ta­mien­to e im­po­ne lí­mi­tes a los com­por­ta­mien­tos, ac­cio­nes pú­bli­cas y pri­va­das es el mar­co le­gal y el an­da­mia­je ju­rí­di­co que nor­ma las re­la­cio­nes de las per­so­nas con to­dos los sec­to­res con el ob­je­ti­vo per­ma­nen­te de ha­cer pre­va­le­cer el es­ta­do de de­re­cho y co­mo fin úl­ti­mo, con­se­guir la paz so­cial.

No so­mos un ata­do de gen­te pre­ten­dien­do au­to­go­ber­nar­se, so­mos per­so­nas que con­for­ma­mos ciu­da­da­nía den­tro de un es­ta­do de le­yes.

Que de­be­ría co­no­cer la al­cal­de­sa, por cier­to, por­que por sus­cri­bir­se a un dis­cur­so de de­re­cha y ex­clu­yen­te, es­tá co­me­tien­do dis­cri­mi­na­ción.

Ma­ru nos de­be una ex­pli­ca­ción a to­dos. ¿Có­mo es po­si­ble que sin li­bre au­to­de­ter­mi­na­ción un su­je­to ad­quie­ra un ar­ma y va­ya a dis­pa­rar a gen­te a un bar?”

Gus­ta­vo Ra­mos, pe­rio­dis­ta chihuahuen­se, en re­fe­ren­cia a la ba­la­ce­ra re­gis­tra­da en la ma­dru­ga­da de es­te vier­nes en un co­no­ci­do bar de la ciu­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.