Am­bi­va­len­cia y opor­tu­nis­mo an­te la tra­ge­dia

El Diario de Chihuahua - - OPINIÓN - Luis Javier va­le­ro Flo­res

¿

En ra­zón de qué, al go­bierno de Mé­xi­co se le ocu­rrió que po­dría pe­dir la ex­tra­di­ción de Pa­trick Cru­sius, pre­sun­to res­pon­sa­ble de la ma­sa­cre de El Pa­so del 3 de agos­to?

¿Cuál se­ría la per­so­na­li­dad ju­rí­di­ca que uti­li­za­ría el go­ber­na­dor Co­rral pa­ra de­man­dar a las em­pre­sas ven­de­do­ras de ar­mas de asal­to en Es­ta­dos Uni­dos?

¿Se­rán mo­ti­va­cio­nes sa­nas, po­lí­ti­ca­men­te ha­blan­do, las que lle­va­ron a nues­tros prin­ci­pa­les go­ber­nan­tes a plan­tear­se, en­tre otras co­sas, es cier­to, ta­les ob­je­ti­vos?

Hay di­fe­ren­cias sus­tan­cia­les en­tre una pos­tu­ra, ade­más de las muy se­rias con­se­cuen­cias de­ri­va­das de la pos­tu­ra del go­bierno fe­de­ral.

Son ver­da­de­ra­men­te preo­cu­pan­tes, le es­ta­ría­mos en­tre­gan­do en ban­de­ja de pla­ta al go­bierno nor­te­ame­ri­cano la le­gi­ti­mi­dad pa­ra que sus or­ga­nis­mos ju­di­cia­les ex­tien­dan sus fa­cul­ta­des al te­rri­to­rio me­xi­cano.

En cam­bio, la pre­ten­sión del go­ber­na­dor Co­rral de pre­sen­tar la de­nun­cia con­tras las em­pre­sas ven­de­do­ras de ar­mas ten­dría que se­guir el lar­go ca­mino -que él co­no­ce de so­bra, a pro­pó­si­to del pro­ce­so se­gui­do a Cé­sar Duar­te- pues el go­bierno de Chihuahua no tie­ne, por sí, la per­so­na­li­dad ju­rí­di­ca pa­ra ha­cer­lo.

Va­ya­mos por par­tes. El se­cre­ta­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res, Mar­ce­lo Ebrard, in­for­mó que es­ta­ban en el pro­ce­so de aco­piar in­for­ma­ción y ha­cien­do to­das las in­da­ga­to­rias -ade­más de pre­sen­tar la so­li­ci­tud alas au­to­ri­da­des nor­te ame­ri­ca­nas­pues sos­tie­ne que se tra­tó de un ac­to te­rro­ris­ta.

Ma­ña­na, se­gún in­for­mó el jue­ves, au­to­ri­da­des de la Fis­ca­lía ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca (FGR) y del FBI, se re­uni­rán en la Ciu­dad de Mé­xi­co pa­ra dar­le se­gui­mien­to a lo anun­cia­do por él.

Ha­brá mu­cho tiem­po -y oja­lá no de­ri­va­do de he­chos co­mo el aho­ra co­men­ta­do­pa­ra re­fle­xio­nar so­bre las pro­fun­das cau­sas que ge­ne­ran tan mor­ta­les, fre­cuen­tes y ma­si­vas tra­ge­dias en los EU por me­dio de las ar­mas de fue­go, pe­ro lo que pue­de ser una tre­men­da pi­fia de cálcu­lo di­plo­má­ti­co, por par­te del go­bierno de la 4T, sí se­rá ne­ce­sa­rio ana­li­zar­lo a ma­yor pro­fun­di­dad.

No son po­cos los epi­so­dios en los que co­man­dos nor­te­ame­ri­ca­nos -in­te­gra­dos por po­li­cías en ac­ti­vo- detienen a al­gún me­xi­cano y lo tras­la­dan a los EU, o que, ar­gu­men­tan­do di­ver­sas chi­ca­na­das los go­bier­nos me­xi­ca­nos ha­yan en­tre­ga­do a al­gu­nos ciu­da­da­nos, sin nin­gún pro­ce­so ju­rí­di­co al­guno.

Más aún, so­bre to­do en los ca­sos de va­rios su­pues­tos je­fes de gru­pos cri­mi­na­les, el go­bierno de EU los ha re­cla­ma­do en aras de que son res­pon­sa­bles de de­li­tos co­me­ti­dos en Mé­xi­co, pe­ro en con­tra de ciu­da­da­nos es­ta­dou­ni­den­ses.

¿En ra­zón de qué fa­cul­ta­des una per­so­na de­be­ría ser cas­ti­ga­da en otro país por un de­li­to co­me­ti­do en el pro­pio, ar­gu­yen­do que se hu­bie­ra per­pe­tra­do en con­tra de con­na­cio­na­les de aquel país?

Eso es lo que ocu­rre con la pre­ten­di­da de­man­da de Ebrard. Los de­li­tos fue­ron co­me­ti­dos allá, cier­ta­men­te en con­tra de al­gu­nos me­xi­ca­nos, pe­ro ¿Có­mo po­de­mos pe­dir la ex­tra­te­rri­to­ria­li­dad de los de­li­tos?

¿Aca­so no va en con­tra de la doc­tri­na Es­tra­da, pre­ci­sa­men­te aho­ra que se pre­ten­de reivin­di­car lo “me­jor” de la po­lí­ti­ca del pe­río­do “no neo­li­be­ral”, con­sis­ten­te en ser res­pe­tuo­sos de la li­bre de­ter­mi­na­ción de los pue­blos?

Que un país im­por­tan­te, co­mo lo es el nues­tro, pe­ro que es­tá le­jos de ser una po­ten­cia mun­dial, in­ten­te que el au­tor de una ma­sa­cre co­mo la de El Pa­so, sea juz­ga­do acá, só­lo arran­ca­rá al­gu­nas son­ri­sas in­dul­gen­tes de los hom­bres del po­der, aquí, allá, y en to­dos los círcu­los di­plo­má­ti­cos del mun­do, pre­ci­sa­men­te en los mo­men­tos en que Mé­xi­co pre­ten­de re­gre­sar al Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de la ONU.

Pe­ro que esa in­ge­nua pre­ten­sión sea re­to­ma­da por el po­der im­pe­rial y la use co­mo an­te­ce­den­te y aval, no es­tá le­jos de los sue­ños del pre­si­den­te Trump, ni de na­die más que lle­gue a ocu­par la Ca­sa Blan­ca.

No es­ta­mos le­jos del día en que, a con­se­cuen­cia de la ola ho­mi­ci­da en el país pue­dan ocu­rrir he­chos cri­mi­na­les en con­tra de ciu­da­da­nos nor­te­ame­ri­ca­nos y en­ton­ces sus au­to­ri­da­des van a pre­ten­der pro­ce­sar allá a los pre­sun­tos res­pon­sa­bles.

A me­dia­dos de 2002 fue apro­ba­da la Con­ven­ción In­te­ra­me­ri­ca­na con­tra el te­rro­ris­mo la cual es­ta­ble­ce que en los ca­sos en que una per­so­na de­te­ni­da o pro­ce­sa­da sea re­que­ri­da por otro país, pa­ra “pres­tar tes­ti­mo­nio o de iden­ti­fi­ca­ción o pa­ra que ayu­de a ob­te­ner prue­bas ne­ce­sa­rias pa­ra la in­ves­ti­ga­ción o el en­jui­cia­mien­to de los de­li­tos es­ta­ble­ci­dos en los ins­tru­men­tos in­ter­na­cio­na­les”, só­lo po­drá ser tras­la­da­da si esa per­so­na da “li­bre­men­te” su con­sen­ti­mien­to. (Ar­tícu­lo 10, “Tras­la­do de per­so­nas ba­jo cus­to­dia”, CICT).

La Con­ven­ción, en su ar­ti­cu­la­do, abor­da otros te­mas, pe­ro por nin­gún la­do apa­re­ce con­fi­gu­ra­da la po­si­bi­li­dad de que, an­te la ar­gu­men­ta­ción de tra­tar­se de un ac­to te­rro­ris­ta, el Es­ta­do del ori­gen de las víc­ti­mas pue­da re­cla­mar que el au­tor fue­se en­jui­cia­do acá.

El ar­tícu­lo 19 (Ejer­ci­cio de ju­ris­dic­ción) de esa Con­ven­ción es ta­jan­te en cuan­to a es­to úl­ti­mo: “Na­da de lo dis­pues­to en la pre­sen­te Con­ven­ción fa­cul­ta­rá a un Es­ta­do Par­te pa­ra ejer­cer su ju­ris­dic­ción en el te­rri­to­rio de otro Es­ta­do Par­te, ni pa­ra rea­li­zar en él fun­cio­nes que es­tén ex­clu­si­va­men­te re­ser­va­das a las au­to­ri­da­des de ese otro Es­ta­do Par­te por su de­re­cho in­terno”.

¡Vóy­te­las!

De ese mo­do se des­apro­ve­chó la opor­tu­ni­dad pa­ra que el go­bierno me­xi­cano ex­pre­sa­ra vi­va­men­te su re­cha­zo al len­gua­je de odio de los gru­pos go­ber­nan­tes, he­ge­mó­ni­cos, de los Es­ta­dos Uni­dos y a la po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria del pre­si­den­te Trump, (quien no fue ca­paz, si­quie­ra, de lan­zar un bre­ve men­sa­je a la co­mu­ni­dad de El Pa­so du­ran­te su vi­si­ta) que en­con­tra­ron tan es­tre­me­ce­do­ra re­pre­sen­ta­ción en los men­sa­jes de Cru­sius y en su ac­tua­ción ase­si­na.

No era ne­ce­sa­rio, ni un len­gua­je, ni un dis­cur­so con­fron­ta­dor; el de la di­plo­ma­cia tie­ne bas­tan­tes fi­gu­ras y re­cur­sos co­mo pa­ra ha­cer lle­gar la más fuer­te de las crí­ti­cas a lo que ha­cen las éli­tes del po­de­ro­so ve­cino. Lle­va­mos ca­si dos años es­cu­chan­do el len­gua­je que Cru­sius adop­tó co­mo su­yo ¿Por qué no ex­pre­sar nues­tro re­cha­zo, y más en mo­men­tos en que cien­tos de mi­les de compatriot­as nues­tros su­fren de una de las más crue­les, per­sis­ten­tes y fie­ras per­se­cu­cio­nes en EU?

Y ade­más, pa­ra in­ci­dir en lo que aho­ra apa­ren­te­men­te ha ga­na­do te­rreno, aho­ra sí, la del efec­ti­vo con­trol de ar­mas en Es­ta­dos Uni­dos, aun­que sea la de las ar­mas de asal­to, co­mo pro­po­ne el ex­pre­si­den­te Bill Clin­ton, re­vi­vir una ley pues­ta en vi­gor du­ran­te su man­da­to, que im­po­nía con­tro­les muy es­tric­tos pa­ra la ven­ta de es­te ti­po de ar­mas.

Así lo es­cri­bió la se­ma­na pa­sa­da: “Las ar­mas de asal­to es­tán di­se­ña­das pa­ra in­fli­gir el má­xi­mo da­ño en un cor­to pe­río­do de tiem­po. Un es­tu­dio de 2015 rea­li­za­do por Every­town pa­ra gun Sa­fety des­cu­brió que los dis­pa­ros en los que se usa­ron ar­mas de asal­to re­sul­ta­ron en un 155 por cien­to más de dis­pa­ros y un 47 por cien­to más de per­so­nas ase­si­na­das que in­ci­den­tes con otros ti­pos de ar­mas… No de­be­ría sor­pren­der­nos que cuan­do ve­mos un al­to nú­me­ro de muer­tos y he­ri­dos, des­de Sandy Hook a Las Ve­gas, a Par­kland, a El Pa­so y a Day­ton, los ase­si­nos han usa­do es­tas ar­mas. El ase­sino de Day­ton dis­pa­ró 41 ba­las en 30 se­gun­dos an­tes de que la po­li­cía lo atra­pa­ra. Ma­tó a nue­ve per­so­nas e hi­rió a otras 14, ca­si una víc­ti­ma por se­gun­do”. (W. Clin­ton, “Res­ta­ble­cer la prohi­bi­ción de ar­mas de asal­to, aho­ra”, Ti­me, 8/VII/19).

Las con­se­cuen­cias po­si­ti­vas de­ri­va­das de esos con­tro­les, di­jo, se­rían sig­ni­fi­ca­ti­vos, “Un es­tu­dio de Rand de 2018 en­con­tró que las po­lí­ti­cas que po­drían pro­vo­car una caí­da en las muer­tes por ar­mas de fue­go tan pe­que­ñas co­mo so­lo el uno por cien­to sig­ni­fi­ca­rían mil 500 muer­tes me­nos en una dé­ca­da. Y po­de­mos ha­cer­lo me­jor que eso”. (Ibí­dem).

Lo del go­ber­na­dor Co­rral va más en el ca­mino de con­tri­buir, nue­va­men­te, a los anales de la pi­ca­res­ca na­cio­nal.

Aho­ra va a con­tra­tar a un des­pa­cho de abo­ga­dos nor­te­ame­ri­ca­nos pa­ra de­man­dar a los ven­de­do­res de ar­mas de allá ¿Y por qué no los con­tra­tó an­tes, pa­ra en­jui­ciar a Duar­te?

Va­mos, de per­di­da, ha­cer­se eco y coad­yu­var en la de­nun­cia pre­sen­ta­da por Jai­me gar­cía Chá­vez, la que pa­re­ce re­cu­pe­rar bríos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.