Tras la tra­ge­dia; po­li­ti­que­ría y ries­go de cen­su­ra

El Diario de Chihuahua - - OPINIÓN - NI­CO­LÁS Juá­rez Ca­ra­veo

Chihuahua, Mé­xi­co y el mun­do nos ho­rro­ri­za­mos lue­go de la tra­ge­dia en el cen­tro co­mer­cial en El Pa­so, Te­xas, y tras ella el do­lor y la con­de­na; pe­ro tam­bién la po­li­ti­que­ría y el ries­go de cen­su­ra, por­que no es nue­vo que en aras de cen­su­rar los “dis­cur­sos de odio” se tra­te de ma­ni­pu­lar pa­ra cen­su­rar la li­ber­tad de ex­pre­sión.

An­tes de tra­tar de dis­cer­nir los ries­gos y ex­ce­sos del “dis­cur­so de odio” es im­por­tan­te se­ña­lar la abis­mal di­fe­ren­cia en­tre los dis­cur­sos ne­ga­ti­vos y de odio des­de la es­fe­ra del po­der po­lí­ti­co, a la li­ber­tad que de­be go­zar cual­quier per­so­na de ex­pre­sar lo que pien­sa.

Pri­me­ro hay que ana­li­zar lo que ha su­ce­di­do ha­ce una se­ma­na des­pués del atroz cri­men, la co­mu­ni­dad fron­te­ri­za se es­tre­me­ció por un par de tra­ge­dias si­mi­la­res, don­de dos jó­ve­nes de 21 y 24 años de edad dis­pa­ra­ron in­dis­cri­mi­na­da­men­te con­tra de­ce­nas de per­so­nas.

El ata­que en El Pa­so, Te­xas, fue con­si­de­ra­do el oc­ta­vo más mor­tal en la his­to­ria de los Es­ta­dos Uni­dos, y tras ella po­lí­ti­cos, so­ció­lo­gos, psi­có­lo­gos y en fin to­da la so­cie­dad tra­ta­mos de res­pon­der­nos la pre­gun­ta del por­qué su­ce­den es­tos he­chos.

A di­fe­ren­cia de otras ac­cio­nes de es­ta na­tu­ra­le­za, prác­ti­ca­men­te to­das las crí­ti­cas se fun­da­ron en el “dis­cur­so de odio”, en es­te ca­so, el pro­mo­vi­do y fo­men­ta­do por el pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos. Cla­ro pa­ra los po­lí­ti­cos que no com­par­ten sus ideas y for­mas es la me­jor for­ma de ata­car, lo que se ha de­gra­da­do en

una po­li­ti­que­ría ba­ra­ta que ame­na­za en dis­tor­sio­nar­se has­ta de­jar de la­do el ver­da­de­ro pro­ble­ma que per­sis­te en la so­cie­dad, no só­lo la es­ta­dou­ni­den­se: el des­pre­cio por la vi­da.

Esa po­li­ti­que­ría lle­vó ya al go­ber­na­dor de Chihuahua, Javier Co­rral Ju­ra­do, a anun­ciar una ca­rre­ra bi­na­cio­nal; ¿a po­co con ello se aca­ba­rá el odio y enojo que sien­ten los ciu­da­da­nos es­ta­dou­ni­den­ses por la mi­gra­ción de Cen­troa­mé­ri­ca?

La tra­ge­dia de El Pa­so ocu­rre en un mo­men­to pe­cu­liar, y al mo­men­to se pue­den ob­ser­var va­rias cau­sas: jó­ve­nes enoja­dos y sin rum­bo; en­fer­me­da­des men­ta­les, con­flic­tos la­bo­ra­les y desacuer­dos fa­mi­lia­res.

Des­de lue­go que un dis­cur­so de odio pro­mo­vi­do des­de las es­fe­ras del po­der es un de­to­nan­te pa­ra que to­dos es­tos pro­ble­mas se con­ju­guen y lle­guen a es­ta tra­ge­dia, que se pue­de ase­gu­rar nin­gún po­lí­ti­co desea, aun­que mu­chos lo apro­ve­chen.

Sin du­da lo ocu­rri­do en El Pa­so no se pue­de des­li­gar del de­ba­te so­bre in­mi­gra­ción y se­gu­ri­dad fron­te­ri­za, un te­ma que he­mos ana­li­za­do en va­rias oca­sio­nes en es­te es­pa­cio, lo que de­be pro­vo­car un re­plan­tea­mien­to de la po­lí­ti­ca de los Es­ta­dos Uni­dos en con­tra de los mi­gran­tes, ya que ha de­ge­ne­ra­do en una ame­na­za de na­cio­na­lis­tas blan­cos mi­li­tan­tes y las for­mas de de­te­ner­la es muy com­pli­ca­da ya que de­ben in­cluir me­di­das de con­trol de ar­mas. Dis­cur­so de odio

A par­te de la po­li­ti­que­ría que han ge­ne­ra­do de am­bos la­dos de la fron­te­ra apro­ve­chan­do la si­tua­ción, se tra­ta de cen­su­rar la li­ber­tad de ex­pre­sión en aras de ata­car el su­pues­to “dis­cur­so del odio”.

Al in­ten­tar de­fi­nir el dis­cur­so de odio, mu­chos lo han de­ter­mi­na­do co­mo cier­tos men­sa­jes ofen­si­vos, vio­len­tos, dis­cri­mi­na­to­rios, y se­xis­tas, en­tre otros, que re­cal­can ex­pre­sio­nes de re­cha­zo a cier­to gru­po o in­di­vi­duo y ase­gu­ran por lo tan­to no de­be­ría per­mi­tir­se.

Mu­chos es­tán cons­cien­tes que no exis­te un concepto ni tra­ta­mien­to uni­for­me y con­sen­sua­do so­bre lo que es y no es el dis­cur­so de odio, y an­te es­ta fal­ta de cla­ri­dad so­bre qué es y có­mo de­ben aten­der­se los in­ten­tos des­de la po­lí­ti­ca de ma­ne­ra res­tric­ti­va se ven más co­mo un in­ten­to de coar­tar la li­ber­tad de ex­pre­sión.

Co­mo se tra­tó de dis­cer­nir en es­te es­pa­cio en me­ses an­te­rio­res, uno de los ma­los ejem­plos de es­ta for­ma de pre­sión, po­de­mos ci­tar lo que ocu­rre en Ve­ne­zue­la con la mal lla­ma­da “Ley con­tra el Odio”, que fue apro­ba­da por la Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te mis­ma que es­ta­ble­ce pe­na­li­da­des de has­ta 20 años de pri­sión a quien dis­tri­bu­ya in­for­ma­cio­nes que el go­bierno con­si­de­re que so­ca­van la “tran­qui­li­dad pú­bli­ca”.

¿Tie­ne el go­bierno la ca­pa­ci­dad, pe­ro so­bre to­do la ca­li­dad mo­ral pa­ra de­fi­nir cuál es un dis­cur­so de odio y cuál no?… creo que na­die pue­de otor­gar­le con­fian­za a nin­gún go­bierno, lo úni­co que de­be­rían evi­tar es que ellos ha­gan eso.

Aquí en nues­tro país no es­ta­mos muy le­ja­nos de que los po­lí­ti­cos cai­gan en es­ta ten­ta­ción de con­tro­lar lo que se di­ce o es­cri­be, bas­ta só­lo re­cor­dar la in­ten­ción de ela­bo­rar y vo­tar una Cons­ti­tu­ción Mo­ral, que has­ta el mo­men­to to­do ha que­da­do en una Car­ti­lla Mo­ral di­ri­gi­da prin­ci­pal­men­te a los fun­cio­na­rios del nue­vo go­bierno fe­de­ral.

Y pa­ra ma­yor ejem­plo la Ley de Pu­bli­ci­dad gu­ber­na­men­tal que duer­me el sue­ño de los jus­tos en el Con­gre­so del Es­ta­do, con la cual se in­ten­ta dar vi­da a un “om­buds­man de la in­for­ma­ción”, o cen­sor ofi­cial que de­ter­mi­ne quién brin­ca ese lí­mi­te den­tro de lo que se pue­de o no es­cri­bir, y trans­mi­tir en los me­dios.

Co­mo lo se­ña­lan in­ves­ti­ga­do­res so­cia­les en­mar­ca­dos en la or­ga­ni­za­ción Ar­ti­cle 19; “Los ries­gos in­trín­se­cos a res­trin­gir la li­ber­tad de ex­pre­sión ba­jo jus­ti­fi­ca­cio­nes en­mar­ca­das en el dis­cur­so de odio pue­den ser tam­bién la so­bre­pro­tec­ción de cier­tos gru­pos, una so­bre­in­clu­sión o in­clu­so res­tric­cio­nes des­pro­por­cio­na­das que in­vi­si­bi­li­zan el pro­ble­ma, la gra­ve­dad y la in­ten­cio­na­li­dad que pu­die­ra ser in­mi­nen­te pa­ra res­pon­der de ma­ne­ra ade­cua­da”.

Por ello con­cuer­do que es im­pres­cin­di­ble un de­ba­te am­plio so­bre el te­ma, pe­ro pri­me­ro que la cen­su­ra a es­te dis­cur­so de odio se cen­tre ex­clu­si­va­men­te en las es­fe­ras del po­der y no en los me­dios, en la po­bla­ción en ge­ne­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.