Cró­ni­ca de las aren­gas de odio

El Diario de Chihuahua - - OPINIÓN -

Trans­cu­rrie­ron cua­tro años des­de el pri­mer dis­cur­so abier­to de Do­nald Trump con mo­ti­vo de su as­pi­ra­ción pre­si­den­cial.

A me­dia­dos de ju­nio del 2015, fue en­fá­ti­co y con­tun­den­te en ma­te­ria mi­gra­to­ria. No de­jó lu­gar a du­das en cuan­to a su pen­sa­mien­to ra­di­cal.

“Mé­xi­co man­da a su gen­te -a los Es­ta­dos Uni­dos-, pe­ro no man­da a lo me­jor. Es­tán en­vian­do a gen­te con un mon­tón de pro­ble­mas... es­tán tra­yen­do dro­gas, el cri­men, a los vio­la­do­res...”.

Era vi­to­rea­do por sus se­gui­do­res, ata­via­dos con ca­mi­se­tas con la le­yen­da “ha­cer Amé­ri­ca gran­de de nue­vo”. Era la Quin­ta Ave­ni­da, fren­te a la To­rre Trump, en Nue­va York.

Era el inicio de la era Trump, con un dis­cur­so in­cen­dia­rio en ma­te­ria de in­mi­gra­ción, ter­mi­nan­te y sin si­mu­la­ción al­gu­na. No tu­vo ne­ce­si­dad de pre­sen­tar­se con ca­pu­cha de KKK; abier­ta­men­te y sin ta­pu­jos ra­cis­ta.

Iba por la cons­truc­ción del mu­ro que sus ve­ci­nos me­xi­ca­nos pa­ga­rían, aun­que ha que­da­do en qui­me­ra, as­fi­xia­do pre­su­pues­tal­men­te.

Una re­tó­ri­ca vi­ru­len­ta pa­ra atraer vo­tan­tes, pe­ro que en los he­chos y re­pro­du­ci­da a lo lar­go de un año y me­dio de cam­pa­ña y tres años de man­da­to, es se­ña­la­da co­mo cau­sa prin­ci­pal de la po­la­ri­za­ción ra­cial.

Su dis­cur­so es ge­ne­ra­dor de es­te­reo­ti­pos cri­mi­na­les, que des­de la vi­sión de los de­fen­so­res de de­re­chos hu­ma­nos y de­trac­to­res de­mó­cra­tas, no es otra co­sa que dis­cur­so de odio, que sub­ya­ce en la te­rri­ble agre­sión fa­tal en El Pa­so con un sal­do de 22 per­so­nas muer­tas, gran can­ti­dad de he­ri­dos y to­da una co­mu­ni­dad trau­ma­ti­za­da de te­rror. Coin­ci­den­te­men­te des­pués de Wal­mart fue Day­ton, con nue­ve muer­tos y ca­si 30 he­ri­dos.

En el trans­cur­so del tiem­po, las pa­la­bras del en­ton­ces as­pi­ran­te re­pu­bli­cano en las elec­cio­nes in­ter­nas pre­si­den­cia­les po­co han va­ria­do, aún hoy de nue­vo en cam­pa­ña por la re­elec­ción en 2020.

Aún más, se han con­ver­ti­do en útil arie­te.

Que si con el pre­si­den­te Pe­ña Nie­to en­con­tró dé­bil opo­si­ción -in­clu­so lo re­ci­bió en Los Pi­nos-, con Ló­pez Obra­dor ha en­fren­ta­do una có­mo­da lí­nea con­tes­ta­ta­ria li­mi­ta­da al for­ma­lis­mo di­plo­má­ti­co, más ori­gi­na­do en el te­mor que en una es­tra­te­gia se­ria de de­fen­sa.

Un muy aten­to pre­si­den­te me­xi­cano, que ni con un pé­ta­lo de ro­sa se sa­le de una lí­nea de res­pe­to en sus con­fe­ren­cias ma­ña­ne­ras, y de­ja to­da la car­ga en el se­cre­ta­rio del ex­te­rior Mar­ce­lo Ebrard y sus no­tas di­plo­má­ti­cas.

Más aún, Mé­xi­co des­ple­gó mi­les de efec­ti­vos mi­li­ta­res en la fron­te­ra sur y en los he­chos se cons­ti­tu­yó co­mo ter­cer país se­gu­ro, in­vir­tien­do mi­llo­nes de pe­sos en ac­cio­nes so­cia­les y em­pleos en los ve­ci­nos paí­ses cen­troa­me­ri­ca­nos.

Un año des­pués de aque­llas pa­la­bras, a fi­na­les de ju­lio del 2016, Trump ha­bía si­do ya de­sig­na­do can­di­da­to pre­si­den­cial del Par­ti­do Re­pu­bli­cano.

Aho­ra en Cle­ve­land, Ohio, al asu­mir ofi­cial­men­te la pos­tu­la­ción, se pro­pu­so ser el go­ber­nan­te de la ley y el or­den, op­ción de quie­nes pien­san que el país es­tá fue­ra de con­trol y an­he­lan un lí­der que im­ple­men­te me­di­das ta­jan­tes, in­clu­so ex­tre­mas, pa­ra pro­te­ger­los.

Rin­dió ho­me­na­je a las víc­ti­mas de de­li­tos co­me­ti­dos por in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos.

“La pri­me­ra ta­rea de mi nue­va ad­mi­nis­tra­ción se­rá li­be­rar a nues­tros ciu­da­da­nos de la de­lin­cuen­cia, el te­rro­ris­mo y la anar­quía que ame­na­zan a sus co­mu­ni­da­des”.

Fue un año muy lar­go, de con­ti­nuos alar­des en el te­ma mi­gra­to­rio, siem­pre apun­tan­do a la res­pon­sa­bi­li­dad que es­tos tie­nen en ma­te­ria de in­se­gu­ri­dad y pér­di­da de em­pleos.

Vino la elec­ción y los re­sul­ta­dos que le die­ron el triun­fo de 304 vo­tos elec­to­ra­les muy por en­ci­ma de su ri­val Hi­llary Clin­ton, quien pa­ra­dó­ji­ca­men­te re­ci­bió dos mi­llo­nes más de vo­tos di­rec­tos. Fue elec­to el cua­dra­gé­si­mo quin­to pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano.

Su to­ma de pro­tes­ta, el 20 de enero de 2017, fue es­ce­na­rio dis­cur­si­vo en el que es inevi­ta­ble no en­con­trar el te­ma de in­mi­gra­ción.

La re­tó­ri­ca agre­si­va no se de­tu­vo en nin­gún mo­men­to.

“El sis­te­ma se pro­te­gió a sí mis­mo pe­ro no pro­te­gió a los ciu­da­da­nos de nues­tro país... las ma­dres y los ni­ños atra­pa­dos en la po­bre­za... la de­lin­cuen­cia, las pan­di­llas y las dro­gas que han ro­ba­do de­ma­sia­das vi­das y le han ro­ba­do a nues­tro país tan­to po­ten­cial des­apro­ve­cha­do... es­ta ma­sa­cre ter­mi­na aquí y aho­ra .... he­mos he­cho ri­cos a otros paí­ses...”

Y con­ti­núa: “una a una las fá­bri­cas ce­rra­ron... la ri­que­za de nues­tra cla­se me­dia ha si­do arran­ca­da... a par­tir de es­te mo­men­to se­rá Es­ta­dos Uni­dos pri­me­ro... be­ne­fi­ciar a los tra­ba­ja­do­res es­ta­dou­ni­den­ses… de­be­mos pro­te­ger nues­tras fron­te­ras de la de­vas­ta­ción pro­vo­ca­da... la pro­tec­ción con­du­ci­rá a una gran pros­pe­ri­dad y fuer­za”.

Pa­ra ello, “se­gui­re­mos dos re­glas sen­ci­llas com­prar pro­duc­tos es­ta­dou­ni­den­ses y con­tra­tar tra­ba­ja­do­res es­ta­dou­ni­den­ses. Cuan­do se abre el co­ra­zón al pa­trio­tis­mo, no hay es­pa­cio pa­ra los pre­jui­cios.

Es­ta­re­mos pro­te­gi­dos por los gran­des hom­bres y mu­je­res de nues­tro ejér­ci­to y nues­tras fuer­zas po­li­cia­les, y lo que es más im­por­tan­te , es­ta­mos pro­te­gi­dos por Dios”.

“El tiem­po pa­ra las pa­la­bras hue­cas se aca­bo”. Efec­ti­va­men­te no per­dió tiem­po al­guno. Unos días des­pués vi­si­tó el De­par­ta­men­to de Se­gu­ri­dad In­te­rior.

So­bre el es­cri­to­rio, to­do de­bi­da­men­te pre­pa­ra­do, ha­bía dos car­pe­tas pre­si­den­cia­les, con­te­nien­do ór­de­nes eje­cu­ti­vas.

La pri­me­ra de ellas se re­fe­ría a la cons­truc­ción del fa­mo­so mu­ro pa­ra de­te­ner el au­men­to sin pre­ce­den­tes de la in­mi­gra­ción ile­gal, en bus­ca de me­jo­rar la se­gu­ri­dad pa­ra Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos, di­sua­dien­do a in­mi­gran­tes ile­ga­les y miem­bros de ban­das cri­mi­na­les.

Un mu­ro que se­ría pa­ga­do por Mé­xi­co, y que de acuer­do con Nancy Pe­los­si, la con­gre­sis­ta de­mó­cra­ta, cos­ta­ría no me­nos de 14 mil mi­llo­nes de dó­la­res.

La se­gun­da de las ór­de­nes era una re­duc­ción de re­cur­sos fe­de­ra­les pa­ra las ciu­da­des san­tua­rio, que se han con­ver­ti­do en re­fu­gio pa­ra los in­mi­gran­tes, y que se han ne­ga­do a apli­car a ra­ja-ta­bla sus me­di­das adop­ta­das al res­pec­to.

El pre­si­den­te no per­día tiem­po al­guno en lo­grar sus pro­pó­si­tos, y en­via­ba un men­sa­je muy cla­ro de in­to­le­ran­cia.

Des­de el inicio de sus dis­cur­sos an­ti­in­mi­gran­tes, Trump ha si­do blan­co de crí­ti­cas se­ve­ras por de­fen­so­res de de­re­chos hu­ma­nos y sus con­trin­can­tes po­lí­ti­cos. Na­da de ello lo ha des­via­do en su pen­sa­mien­to.

Más aún, los he­chos prue­ban que la crí­ti­ca lo im­pul­sa.

El 2019 ini­ció con un re­no­va­do Do­nald Trump en bus­ca de su re­elec­ción. Eli­gió El Pa­so, co­mo la pri­me­ra ciu­dad del año en su in­ten­to elec­to­ral.

Fue en fe­bre­ro cuan­do se pre­sen­tó an­te sus se­gui­do­res pa­ra in­sis­tir en la cons­truc­ción del mu­ro y las ven­ta­jas pa­ra re­du­cir la in­se­gu­ri­dad, con ci­fras de de­li­tos que fue­ron muy cues­tio­na­dos.

Trump se en­re­dó con los da­tos, cuan­do El Pa­so es con­si­de­ra­da una de las ciu­da­des más se­gu­ras de la Unión Ame­ri­ca­na.

Pre­ten­dió jus­ti­fi­car que el mu­ro re­du­jo la vio­len­cia.

Ha­ce mes y me­dio, en Or­lan­do, Flo­ri­da, al pre­sen­tar su can­di­da­tu­ra a la re­elec­ción, se di­jo víc­ti­ma de la ma­yor ca­ce­ría de bru­jas.

Pe­se a vic­ti­mi­zar­se, no aflo­ja su dis­cur­so ra­di­cal. Unas ho­ras an­tes de pre­sen­tar­se an­te sus se­gui­do­res, in­sis­tió en la ex­pul­sión de mi­les de ex­tran­je­ros ile­ga­les, que “se­rán re­ti­ra­dos tan rá­pi­do co­mo lle­ga­ron”.

Diez días des­pués, a prin­ci­pios de ju­lio, vol­vió al ata­que me­dian­te su vía fa­vo­ri­ta, las re­des so­cia­les. “Si los in­mi­gran­tes ile­ga­les es­tán des­con­ten­tos con las con­di­cio­nes de los cen­tros de de­ten­ción rá­pi­da­men­te cons­trui­dos y adap­ta­dos, dí­ga­les que sim­ple­men­te no ven­gan, ¡y to­dos los pro­ble­mas so­lu­cio­na­dos!”.

Ha­ce un mes arre­me­tió con­tra con­gre­sis­tas de­mó­cra­tas -Ale­xan­dria Oca­sio Cor­tez, Ras­hi­da Tlaib y Ayan­na Press­ley- su­gi­rién­do­les que se re­gre­sa­ran a sus paí­ses “que son un desas­tre”.

Lue­go so­bre­vino el fa­tí­di­co 3 de agos­to en Wal­mart. Se vio obli­ga­do a via­jar a la ciu­dad ve­ci­na por la in­me­dia­ta reac­ción crí­ti­ca del ex­con­gre­sis­ta y pre­can­di­da­to pre­si­den­cial de­mó­cra­ta, Be­to O´rour­ke.

Se to­mó fo­tos y vi­deos con per­so­nal del hos­pi­tal y se­gu­ri­dad, pe­ro la ma­yo­ría de las víc­ti­mas rehu­yó al en­cuen­tro. No hu­bo men­sa­je pa­ra los pa­se­ños ni mu­cho me­nos pa­ra los jua­ren­ses.

Una se­ma­na des­pués el dis­cur­so xe­no­fó­bi­co no se de­tu­vo, y se­gu­ra­men­te no se de­ten­drá. En el con­tex­to de las de­ten­cio­nes ma­si­vas en Mis­sis­sip­pi, el pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano in­sis­tió con­tun­den­te: “quie­ro que la gen­te se­pa que, si vie­nen a Es­ta­dos Uni­dos ile­gal­men­te, se van a ir”.

Una co­sa es la ob­vie­dad en la apli­ca­ción de las le­yes en la ma­te­ria y otra muy dis­tin­ta se­guir azu­zan­do y en­ca­be­zan­do en la re­tó­ri­ca de odio a los Pa­trick Cru­sius pa­ra que to­men las ar­mas de asal­to y siem­bren el te­rror en­tre los me­xi­ca­nos, los la­ti­nos, los ame­ri­ca­nos ha­cia el cen­tro y sur del con­ti­nen­te... los que no com­par­ten igual co­lor de piel, re­li­gión, idio­ma y cos­tum­bres...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.