Los re­tos de la 4T

El Diario de Chihuahua - - OPINIÓN - juan car­los loe­ra de la ro­sa Ana­lis­ta Po­lí­ti­co

La de­sigual­dad en Mé­xi­co ha si­do la­ce­ran­te, mien­tras la po­bre­za cam­pea en ba­rra­cas y ca­sas de car­tón, la ri­que­za se ha­ce pal­pa­ble opro­bio­sa­men­te en los au­to­mó­vi­les, ya­tes y ca­sas de lu­jo; el con­tras­te de las es­cue­las de lá­mi­na, sin pi­za­rrón y ban­cas de tres pa­tas a las que acu­den la gran ma­yo­ría de los ni­ños po­bres de Mé­xi­co es ver­da­de­ra­men­te ver­gon­zo­so cuan­do po­de­mos ver que los hi­jos de los ri­cos acu­den a es­cue­las que no so­la­men­te tie­nen un gran edi­fi­cio, sino que ade­más de los pi­za­rro­nes ne­ce­sa­rios po­seen in­ter­net, can­chas de­por­ti­vas, co­me­do­res, bi­blio­te­cas y gran­des es­pa­cios re­crea­ti­vos; es­ta es nues­tra reali­dad y com­ba­tir la inequidad tan abis­mal que se de­ri­va de la po­bre­za es una de las gran­des ta­reas a las que se en­fren­ta la Cuar­ta Trans­for­ma­ción.

Am­pliar opor­tu­ni­da­des de es­tu­dio, así co­mo la­bo­ra­les se­rá un tra­ba­jo ti­tá­ni­co del pre­si­den­te An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, no im­por­ta cuan di­fí­cil sea, se­gu­ra­men­te na­ve­ga­rá con­tra vien­to y ma­rea y en si­tua­cio­nes tan apa­ren­te­men­te con­tra­dic­to­rias co­mo las que ac­tual­men­te pre­sen­ta nues­tra eco­no­mía y que ha si­do ob­je­to de gran­des crí­ti­cas ya que se ha apar­ta­do del pa­trón eco­nó­mi­co es­ta­ble­ci­do por las eco­no­mías neo­li­be­ra­les, fi­nal­men­te quie­nes tra­ba­ja­mos con el ob­je­ti­vo de en­gran­de­cer a Mé­xi­co sa­be­mos que lo­gra­re­mos com­ba­tir es­ta gran bre­cha de opro­bio­sa de­sigual­dad en­tre ri­cos y po­bres.

En­tre­mos en ma­te­ria:

Hoy los prin­ci­pa­les crí­ti­cos de la obra de go­bierno de la Cuar­ta Trans­for­ma­ción, en­ca­be­za­da por el pre­si­den­te, An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, tie­nen la con­vic­ción de que su mo­de­lo es­tá en­fren­tan­do mu­chos pro­ble­mas, en mu­chos ám­bi­tos; pe­ro los más em­pe­ci­na­dos apun­tan al cam­po de la eco­no­mía. Pos­tu­lan una

cer­te­za: hay da­tos du­ros que dan cuen­ta de un in­mi­nen­te es­tan­ca­mien­to; so­la­za­dos ase­gu­ran que la re­ce­sión ha to­ca­do la puer­ta y sos­tie­nen que las ci­fras son elo­cuen­tes: la eco­no­mía es­te año di­fí­cil­men­te al­can­za­rá un cre­ci­mien­to equi­va­len­te al uno por cien­to, pe­ro so­bre to­do, el em­pleo for­mal ha caí­do en un ba­che, da­do que sus au­men­tos men­sua­les son ca­si nu­los.

Pe­ro, ¿qué tan úti­les son es­tas ci­fras pa­ra sus­ten­tar un pro­nós­ti­co tan ca­tas­tró­fi­co del mo­de­lo eco­nó­mi­co pro­pues­to por la 4T? ¿Son en reali­dad es­tos in­di­ca­do­res de cre­ci­mien­to, re­pre­sen­ta­ti­vos del pró­xi­mo nau­fra­gio de la eco­no­mía me­xi­ca­na?

A pe­sar de que el nú­cleo más du­ro de los de­trac­to­res del go­bierno de AMLO com­par­te es­tos ra­zo­na­mien­tos, lo cier­to es que no re­ve­lan un fra­ca­so del mo­de­lo de la 4T y tam­po­co la evi­den­cia de tras­tor­nos irre­pa­ra­bles en el rit­mo de la eco­no­mía; vea­mos la de­bi­li­dad de es­ta crí­ti­ca, ple­na de un pe­si­mis­mo, sin más fun­da­men­to que los ma­los de­seos ha­cia un go­bierno que es­tá en verdad trans­for­man­do las ba­ses de la eco­no­mía me­xi­ca­na.

Pa­ra em­pe­zar la idea de que un nue­vo mo­de­lo fra­ca­só por­que en sus co­mien­zos no lo­gra un cre­ci­mien­to su­pe­rior al dos por cien­to, que en los úl­ti­mos años apa­re­ce co­mo una me­ta desea­ble, re­ve­la una con­clu­sión apre­su­ra­da, por­que pue­de es­tar ocu­rrien­do lo con­tra­rio: la eco­no­mía vi­ve un re­ce­so co­mo con­se­cuen­cia de la im­plan­ta­ción exi­to­sa jus­ta­men­te de ese nue­vo mo­de­lo; pues na­die pue­de ne­gar que en to­do cam­bio de ré­gi­men los gran­des ajus­tes a las re­glas del jue­go tie­nen al­tos cos­tos y la pre­sen­cia de los mis­mos, ba­jo la for­ma de un len­to cre­ci­mien­to, le­jos de re­ve­lar el fra­ca­so del mo­de­lo, pue­den ser el signo de un afian­za­mien­to exi­to­so. En cuan­to a los su­pues­tos da­tos du­ros, el ar­gu­men­to es in­ge­nuo, pe­ro so­bre to­do ca­ren­te de un con­tex­to teó­ri­co e his­tó­ri­co apro­pia­do.

Al res­pec­to pa­ra va­lo­rar es­te ar­gu­men­to con­vie­ne re­vi­sar un ex­tra­or­di­na­rio ar­tícu­lo de Jo­seph Stigltz, pu­bli­ca­do en ju­lio de es­te año en la Re­vis­ta Ne­xos, don­de re­ve­la que 40 años de cre­ci­mien­to de la eco­no­mía nor­te­ame­ri­ca­na de na­da o po­co sir­vie­ron al pue­blo, pues “el in­gre­so de un tra­ba­ja­dor va­rón tí­pi­co es más o me­nos igual que ha­ce cua­ren­ta años”. En otras pa­la­bras: el pas­tel de la eco­no­mía nor­te­ame­ri­ca­na, pro­ba­ble­men­te se ha du­pli­ca­do, o aca­so tri­pli­ca­do, des­de 1980, pe­ro hoy un tra­ba­ja­dor nor­te­ame­ri­cano re­ci­be re­ba­na­das del mis­mo ta­ma­ño. (1).

¿De qué sir­vió esa gran ex­pan­sión? Só­lo pa­ra de­mos­trar que el mo­de­lo eco­nó­mi­co cen­tra­do en el cre­ci­mien­to del mer­ca­do y ca­ren­te de to­da re­gu­la­ción no es­tá fun­cio­nan­do. En las pa­la­bras de es­te No­bel tan dis­tin­gui­do: “Lle­va­mos 40 años de ex­pe­ri­men­to neo­li­be­ral, los re­sul­ta­dos es­tán a la vis­ta: se­gún cual­quier cri­te­rio el ex­pe­ri­men­to fra­ca­só”.

Ha­blan­do del em­pleo for­mal co­mo indicador del es­ta­do de la eco­no­mía, de la in­ge­nui­dad de los crí­ti­cos pa­sa­mos a la ig­no­ran­cia, da­do que na­die que ten­ga un co­no­ci­mien­to su­per­fi­cial pos­tu­la­ría es­te indicador, co­mo un da­to ca­paz de re­ve­lar la ver­da­de­ra si­tua­ción del em­pleo en una eco­no­mía tan di­ver­sa co­mo la me­xi­ca­na, en la que la por­ción del sec­tor for­mal es ex­tra­or­di­na­ria­men­te re­du­ci­da y en los úl­ti­mos 40 años se ha ca­rac­te­ri­za­do por ser un seg­men­to de la de­man­da de tra­ba­jo que no re­ve­la sig­nos de bie­nes­tar, sino lo con­tra­rio: pre­ca­rie­dad y po­bre­za, en no po­cos ca­sos ex­tre­ma.

A pro­pó­si­to del ver­da­de­ro sig­ni­fi­ca­do del em­pleo for­mal, ¿sa­brán es­tos crí­ti­cos que, en los 80, de­bi­do a la per­ma­nen­te de­va­lua­ción de nues­tro pe­so, los pro­pie­ta­rios de las em­pre­sas ma­qui­la­do­ras ra­di­ca­das en la Fron­te­ra Nor­te con­tra­ta­ron el do­ble y has­ta el tri­ple de tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras for­ma­les con el mis­mo pre­su­pues­to pa­ra el pa­go de la nó­mi­na en dó­la­res. En esas con­di­cio­nes, du­ran­te la som­bría dé­ca­da per­di­da, ¿de qué sir­vió que los tra­ba­ja­do­res for­ma­les de las ciu­da­des fron­te­ri­zas, re­gis­tra­dos an­te el Ins­ti­tu­to Me­xi­cano del Se­gu­ro So­cial, du­pli­ca­rán, tri­pli­ca­rán e in­clu­so cua­dru­pli­ca­rán su vo­lu­men?

Evi­den­te­men­te los su­pues­tos da­tos du­ros son muy lí­qui­dos y muy po­co pue­den ha­blar­nos de la ver­da­de­ra si­tua­ción de la eco­no­mía me­xi­ca­na, má­xi­me cuan­do el nue­vo mo­de­lo que sus­ten­ta la 4T desea que la eco­no­mía crez­ca; pe­ro no a cual­quier pre­cio, pues su cen­tro es la crea­ción de em­pleos dig­nos que aca­ben con la inacep­ta­ble de­sigual­dad que car­co­me a nues­tro Mé­xi­co y de es­to, aún en es­ta ho­ra tem­pra­na, te­ne­mos mu­cho que pre­su­mir en el vas­to mun­do de los lo­gros de la Cuar­ta Trans­for­ma­ción, pe­ro ese se­rá el te­ma de nues­tra pró­xi­ma con­ver­sa­ción.

(1) Jo­seph E. Sti­glitz, “Por un ca­pi­ta­lis­mo pro­gre­sis­ta”, Ne­xos, Num. 499, Ju­lio de 2019, pp. 47-51.

To­da fra­se bre­ve acer­ca de la eco­no­mía es in­trín­se­ca­men­te fal­sa”. Al­fred Mars­hall

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.