DON­DE ES­TÁ TU TE­SO­RO…

El Diario de Chihuahua - - SOCIALES - El Evangelio de hoy XIX DO­MIN­GO ORDINARIO

En aquel tiem­po, Je­sús di­jo a sus dis­cí­pu­los: “No te­mas, re­ba­ñi­to mío, por­que tu Pa­dre ha te­ni­do a bien dar­te el Reino. Ven­dan sus bie­nes y den li­mos­nas. Con­sí­gan­se unas bol­sas que no se des­tru­yan y acu­mu­len en el cie­lo un te­so­ro que no se aca­ba, allá don­de no lle­ga el la­drón, ni car­co­me la po­li­lla. Por­que don­de es­tá su te­so­ro, ahí es­ta­rá su co­ra­zón.

Es­tén lis­tos, con la tú­ni­ca pues­ta y las lám­pa­ras en­cen­di­das. Sean se­me­jan­tes a los cria­dos que es­tán es­pe­ran­do a que su se­ñor re­gre­se de la bo­da, pa­ra abrir­le en cuan­to lle­gue y to­que. Di­cho­sos aque­llos a quie­nes su se­ñor, al lle­gar, en­cuen­tre en ve­la. Yo les ase­gu­ro que se re­co­ge­rá la tú­ni­ca, los ha­rá sen­tar a la me­sa y él mis­mo les ser­vi­rá. Y si lle­ga a me­dia­no­che o a la ma­dru­ga­da y los en­cuen­tra en ve­la, di­cho­sos ellos.

Fí­jen­se en es­to: Si un pa­dre de fa­mi­lia su­pie­ra a qué ho­ra va a ve­nir el la­drón, es­ta­ría vi­gi­lan­do y no de­ja­ría que se le me­tie­ra por un bo­que­te en su ca­sa. Pues tam­bién us­te­des es­tén pre­pa­ra­dos, por­que a la ho­ra en que me­nos lo pien­sen ven­drá el Hi­jo del hom­bre”.

En­ton­ces Pe­dro le pre­gun­tó a Je­sús: “¿Di­ces es­ta pa­rá­bo­la só­lo por no­so­tros o por to­dos?” El Se­ñor le res­pon­dió: “Su­pon­gan que un ad­mi­nis­tra­dor, pues­to por su amo al fren­te de la ser­vi­dum­bre, con el en­car­go de re­par­tir­les a su tiem­po los ali­men­tos, se por­ta con fi­de­li­dad y pru­den­cia. Di­cho­so es­te sier­vo, si el amo, a su lle­ga­da, lo en­cuen­tra cum­plien­do con su de­ber. Yo les ase­gu­ro que lo pon­drá al fren­te de to­do lo que tie­ne. Pe­ro si es­te sier­vo pien­sa: ‘Mi amo tar­da­rá en lle­gar’ y em­pie­za a mal­tra­tar a los cria­dos y a las cria­das, a co­mer, a be­ber y a em­bria­gar­se, el día me­nos pen­sa­do y a la ho­ra más ines­pe­ra­da, lle­ga­rá su amo y lo cas­ti­ga­rá se­ve­ra­men­te y le ha­rá co­rrer la mis­ma suer­te que a los hom­bres des­lea­les.

El ser­vi­dor que, co­no­cien­do la vo­lun­tad de su amo, no ha­ya pre­pa­ra­do ni he­cho lo que de­bía, re­ci­bi­rá mu­chos azo­tes; pe­ro el que, sin co­no­cer­la, ha­ya he­cho al­go digno de cas­ti­go, re­ci­bi­rá po­cos.

Al que mu­cho se le da, se le exi­gi­rá mu­cho, y al que mu­cho se le con­fía, se le exi­gi­rá mu­cho más”. (Lc 12,32-48)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.