Co­men­ta­rios al Evangelio

El Diario de Chihuahua - - SOCIALES -

MONS. JE­SÚS SANZ MON­TES, OFM

El Evangelio nos plan­tea de fon­do una pre­gun­ta: ¿quién es ca­paz de sa­lir­se del “sis­te­ma”? Quien más y quien me­nos, tie­ne que vi­vir con las re­glas de jue­go de su ge­ne­ra­ción y su ám­bi­to so­cial. Pe­ro vi­vir con es­tas re­glas, no sig­ni­fi­ca ple­gar­se a ellas: unas ve­ces ha­brá que se­cun­dar­las, otras evi­tar­las y has­ta re­ba­tir­las. Sin du­da, que una de esas re­glas es la del di­ne­ro: si quie­res ser al­guien, su­bir, te­ner una palabra que se oi­ga, una cau­sa que se si­ga, un pres­ti­gio que se en­vi­die y un es­ti­lo que se aplau­da, hay que te­ner ava­les, di­ne­ro. Quien con­tes­ta ese “sis­te­ma”, és­te se en­car­ga de mar­gi­nar­lo. Por­que un mun­do que se sus­ten­ta en gran me­di­da so­bre el te­ner, el acu­mu­lar, el con­su­mir... tie­ne de­re­cho de ad­mi­sión en su club so­bre sus po­si­bles clien­tes o víc­ti­mas. De mo­do que quien crea y vi­va de ma­ne­ra que los va­lo­res de un mun­do opu­len­to e in­so­li­da­rio, no sean sus va­lo­res, pue­de ha­cer­lo, pe­ro sa­bien­do que ese mun­do no se lo per­do­na­rá. Le ce­rra­rá to­das las puer­tas po­si­bles, me­nos la de la li­ber­tad.

Por eso Je­sús, sa­bien­do el ries­go que se co­rre al vi­vir de ve­ras el Evangelio, les di­ce a sus dis­cí­pu­los: “no te­mas, pe­que­ño re­ba­ño; por­que su Pa­dre ha te­ni­do a bien dar­les el reino” (Lc 12,32). Con la ter­nu­ra de quien se acer­ca sa­ma­ri­ta­na­men­te a un pe­que­ño des­va­li­do, a un re­ba­ño in­de­fen­so, y tam­bién con la con­fian­za de quien ha­bla del Pa­dre, y de su ho­gar, y de su sue­ño: el reino. Se cum­pli­rá la pa­ra­do­ja de las bie­na­ven­tu­ran­zas: los po­bres he­re­da­rán el reino de Dios (Mt 5,1).

Y di­cho es­to, vuel­ve a su te­ma el Se­ñor: ven­dan sus bie­nes, den li­mos­na, ha­gan ta­le­gas que no se echen a per­der, y un te­so­ro inago­ta­ble en el cie­lo, don­de no hay la­dro­nes ni po­li­lla (Lc 12,33). Real­men­te, ¿qué sen­ti­rían aque­llos pri­me­ros oyen­tes de es­tas pa­la­bras re­vo­lu­cio­na­rias? Je­sús des­en­mas­ca­ra el chan­ta­je de una ri­que­za que no lle­na el co­ra­zón, que só­lo sir­ve pa­ra va­ciar­lo por den­tro y pa­ra en­fren­tar­lo por fue­ra. Y qui­tan­do la ca­re­ta a tan­tos “bie­nes” co­di­cia­dos, les di­ce Je­sús a los su­yos: ¿dón­de es­tá su te­so­ro? Pues allí es­ta­rá su co­ra­zón. ¿De qué ri­que­zas es­tá lleno su co­ra­zón? Pues así de no­ble y gran­de se­rá el te­so­ro de us­te­des. No es ne­ce­sa­rio po­ner velas a las lo­te­rías de turno, por­que nues­tra suer­te ya ha en­tra­do en no­so­tros, tra­yén­do­nos el pre­mio co­rres­pon­dien­te a ca­da uno ¡por­que to­dos lle­va­mos el nú­me­ro pre­mia­do! La ri­que­za que nues­tro co­ra­zón bus­ca es jus­ta­men­te un Nom­bre, una Per­so­na.

An­te la pa­si­vi­dad, el des­gano, el can­san­cio y la tris­te­za de los que se han has­tia­do de se­guir y per­se­guir ri­que­zas que no pue­den lle­nar el co­ra­zón, se nos pi­de a los cris­tia­nos mos­trar nues­tras ga­nas de ca­mi­nar, de mos­trar el gus­to por la vi­da, ci­ñén­do­nos de es­pe­ran­za, buen amor y buen hu­mor. An­te los que apa­ga­ron ya sus lu­ces, y ago­ta­ron el acei­te de sus lám­pa­ras, can­sa­dos de es­pe­rar a quien nun­ca ven­drá, se nos in­vi­ta a los cris­tia­nos a man­te­ner nues­tra lám­pa­ra en­cen­di­da, con re­cau­do de acei­te, pa­ra es­pe­rar al que in­ce­san­te­men­te vie­ne. No, no ten­ga­mos mie­do, aun­que sea­mos po­cos, un pe­que­ño re­ba­ño in­de­fen­so y apa­ren­te­men­te inú­til, pe­ro al que el Pa­dre pro­me­tió su reino, y cu­ya pro­me­sa se cum­ple en ca­da ins­tan­te, en to­da re­la­ción, en ca­da cir­cuns­tan­cia. (ho­mi­le­ti­ca.org)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.