RE­CUER­DA SIEM­PRE QUIÉN ERES

El Diario de Chihuahua - - SOCIALES - San­ti Ca­sa­no­va

Re­cuer­da siem­pre quién eres, le di­jo el rey Mu­fa­sa a su hi­jo, el pe­que­ño Sim­ba, en una con­ver­sa­ción pa­dre-hi­jo a raíz de una desobe­dien­cia por par­te del pe­que­ño. Una fra­se a la que Sim­ba, tal vez, no le dio de­ma­sia­da im­por­tan­cia en su mo­men­to. La vi­da se en­car­ga­ría de de­mos­trar­le que uno pue­de ol­vi­dar­se de quién es. Es más, pue­de ha­cer­lo pen­san­do que es lo me­jor que pue­de ha­cer. Su­til ten­ta­ción. Ol­vi­da quién eres y de­dí­ca­te a dis­fru­tar de la vi­da. De­ja atrás tu pa­sa­do, mi­ra ha­cia ade­lan­te y pien­sa só­lo en lo bo­ni­to de la vi­da. ¿Qué ne­ce­si­dad hay de amar­gar­se?

Vi­vi­mos en un tiem­po “happy”. Pe­se a que el pa­sar la fron­te­ra si­gue sien­do la tumba de mu­chos. Pe­se a que si­guen mu­rien­do her­ma­nos ba­jo los es­com­bros de tan­tas gue­rras ol­vi­da­das. Pe­se a que los an­cia­nos se sa­ben so­los en un mun­do que só­lo prio­ri­za uti­li­dad y co­mo­di­dad. Pe­se a que mu­chos jó­ve­nes no en­cuen­tran sen­ti­do a sus vi­das por­que mi­ran ade­lan­te y ven to­das las puer­tas ce­rra­das. Pe­se a que la verdad ya no exis­ta, pe­se a que el pla­ne­ta se que­je amar­ga­men­te. Pe­se a to­do eso, “ha­ku­na ma­ta­ta”.

So­mos hi­jos de Dios, el Pa­dre de to­dos. So­mos her­ma­nos. Y te­ne­mos res­pon­sa­bi­li­dad con ellos. Mi­se­ri­cor­dia, com­pa­sión y res­pon­sa­bi­li­dad, dos pa­la­bras pre­cio­sas. Mi­se­ri­cor­dia es abra­zar la mi­se­ria del co­ra­zón del otro, per­do­nar­la y sa­nar­la. Com­pa­sión es sa­ber pa­de­cer con el her­mano que su­fre. Res­pon­sa­bi­li­dad es sa­ber que Dios nos ha de­ja­do a car­go del cui­da­do de los de­más. Es­to es lo que so­mos, y no po­de­mos mi­rar a otro la­do. To­dos so­mos sa­cer­do­tes, pro­fe­tas y re­yes por nues­tro bau­tis­mo. Es ho­ra de re­cor­dar­lo. Mu­chos her­ma­nos nues­tros son au­tén­ti­cos al­ta­vo­ces pa­ra nues­tras con­cien­cias. Nues­tro co­ra­zón, nues­tra bo­ca, nues­tros pies, nues­tra ca­be­za... de­ben reac­cio­nar.

Oja­lá nos plan­teá­ra­mos la vi­da des­de ahí: des­de lo que so­mos, hi­jos y her­ma­nos. Y tra­ba­jar des­de ahí. Y es­tu­diar des­de ahí. Y vi­vir la fa­mi­lia des­de ahí. Y la vi­da re­li­gio­sa des­de ahí. Y el sa­cer­do­cio des­de ahí. In­clu­so, no sien­do cre­yen­te, creo que es un ám­bi­to com­par­ti­do: vi­vir con el otro, pa­ra el otro, des­de el otro... y evi­tar om­bli­guis­mos que, co­mo ya es­ta­mos com­pro­ban­do, nos llevan a la so­le­dad, a la co­di­cia, a la des­truc­ción. (ale­teia.org)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.