Un ‘ce­re­bro’ de di­fe­ren­cia

El Diario de Chihuahua - - ORIENTA - Bri­sa Frías/el DIA­RIO

En una so­cie­dad al­fa­be­ti­za­da –o que pre­ten­de ser­lo- co­mo la ac­tual, no te­ner la ca­pa­ci­dad de leer y es­cri­bir no so­lo afec­ta el desa­rro­llo cog­ni­ti­vo e im­pi­de de al­gu­na ma­ne­ra la ad­qui­si­ción de in­for­ma­ción, sino que tam­bién im­pac­ta so­cial y emo­cio­nal­men­te.

Las per­so­nas con dis­le­xia co­no­cen bien el pro­ble­ma, pues el tras­torno neu­ro­ló­gi­co que pa­de­cen ha­ce que su per­cep­ción sea dis­tin­ta.

“La dis­le­xia es un tras­torno que afec­ta a los ni­ños a par­tir de la ma­ne­ra en que per­ci­ben las co­sas. La in­for­ma­ción pue­de lle­gar igual pe­ro no la per­ci­ben igual, la ven di­fe­ren­te. Afec­ta la cues­tión nu­mé­ri­ca y de abe­ce­da­rio, la es­pa­cial, la per­cep­ción de co­lo­res y for­mas, coor­di­na­ción, des­tre­za ma­nual y ra­zo­na­mien­to”, co­men­ta Ca­ri­na Acos­ta Men­do­za, pro­fe­so­ra del de­par­ta­men­to de Di­se­ño de la UACJ, quien reali­zó una in­ves­ti­ga­ción so­bre el te­ma y creó un li­bro de ejer­ci­cios pa­ra apo­yar las te­ra­pias de los ni­ños con dis­le­xia.

El tras­torno, en­fa­ti­za, va más allá de te­ner di­fi­cul­tad pa­ra la lec­tu­ra y es­cri­tu­ra, pues abar­ca pro­ble­mas de com­pre­sión, de me­mo­ria a cor­to pla­zo, hay con­fu­sión en­tre de­re­cha e iz­quier­da, en fin, de las no­cio­nes es­pa­cio-tem­po­ra­les.

Por des­gra­cia, los pa­dres y pro­fe­so­res en oca­sio­nes no de­tec­tan a tiem­po la dis­le­xia en el ni­ño, y el pro­ble­ma sue­le con­fun­dir­se o aso­ciar­se a un ba­jo ni­vel de apren­di­za­je.

“Ca­da ni­ño es di­fe­ren­te, al­gu­nos apren­den a leer a muy cor­ta edad, unos tar­dan más. El que ba­ta­lle pa­ra apren­der a leer, a con­tar o los co­lo­res, no quie­re de­cir que sea un ni­ño dis­lé­xi­co”.

No obs­tan­te, di­ce Acos­ta, hay se­ña­les cla­ras que, tras una eva­lua­ción, pue­den arro­jar un diag­nós­ti­co de dis­le­xia.

“Si el ni­ño es­cri­be sin de­jar es­pa­cio en­tre palabra y palabra, es in­di­ca­ti­vo de dis­le­xia. Si po­ne ‘p’ por la ‘q’, la ‘b’ por la ‘d’, la ‘w’ por la ‘m’ o po­ne la ‘e’ con efec­to es­pe­jo, ese es un in­di­cio tam­bién”.

“Di­fí­cil­men­te di­bu­jan bien, no mi­den las pro­por­cio­nes, de he­cho es uno de los pri­me­ros ejer­ci­cios pa­ra de­tec­tar si un ni­ño tie­ne dis­le­xia. Le piden di­bu­jar al pa­pá o al her­ma­ni­to y di­bu­ja un bra­zo enor­me, una ca­be­za chi­qui­ta, un ojo, el otro no. No hay equi­li­brio, si­me­tría ni pro­por­ción”, agre­ga.

La in­ter­ven­ción

De­sa­for­tu­na­da­men­te no se pue­de dar con un diag­nós­ti­co cer­te­ro de dis­le­xia ca­si has­ta el tér­mino de la ins­truc­ción pri­ma­ria. Es­ta tar­dan­za se de­be a que se pue­de ob­ser­var una dis­cre­pan­cia en el ni­vel de lec­tu­ra de los ni­ños; co­mo men­cio­na Acos­ta, no to­dos apren­den a leer al mis­mo tiem­po… al­gu­nos tar­dan más que otros.

¿Có­mo in­ter­ve­nir de ma­ne­ra opor­tu­na? Pa­ra ello hay es­pe­cia­lis­tas e ins­ti­tu­cio­nes que apo­yan con te­ra­pias que per­mi­ten a es­tos pe­que­ños te­ner un me­jor desa­rro­llo in­te­lec­tual.

Sin em­bar­go, mien­tras Ca­ri­na Acos­ta in­ves­ti­ga­ba la dis­le­xia co­mo par­te de su te­sis, en­con­tró que ha­bía es­tu­dios al res­pec­to, pe­ro no ma­te­rial ac­tua­li­za­do.

“Cuan­do em­pe­cé a in­ves­ti­gar la dis­le­xia, de có­mo se tra­ta y de qué clí­ni­cas ha­bía en Juá­rez, me di cuen­ta que el ma­te­rial más re­cien­te que te­nían y al que le sa­ca­ban co­pias pa­ra po­ner­les ejer­ci­cios a los ni­ños era de 1979, eran ilus­tra­cio­nes y es­ti­los ti­po­grá­fi­cos que ya no fun­cio­nan, for­mas y co­lo­res que en lu­gar de ser apo­yo pa­ra las te­ra­pias, los con­fun­dían más”.

Al no en­con­trar ma­te­rial vi­gen­te vio un cam­po am­plio pa­ra la in­ter­ven­ción de di­se­ña­do­res grá­fi­cos. Des­pués de co­no­cer so­bre el tras­torno, las afec­ta­cio­nes y las te­ra­pias, apo­ya­da en psi­có­lo­gos y pe­da­go­gos, desa­rro­lló la in­ves­ti­ga­ción ‘Di­se­ño y dis­le­xia. El di­se­ño y la ilus­tra­ción co­mo apo­yo vi­sual en ma­te­rial di­dác­ti­co pa­ra ni­ños con dis­le­xia’ y a par­tir de ahí creó un li­bro de ejer­ci­cios.

Acos­ta con­si­de­ró im­por­tan­te que las ilus­tra­cio­nes se hi­cie­ran con co­lo­res ar­mó­ni­cos, con per­so­na­jes que re­pre­sen­ta­ran a un ni­ño y una ni­ña y le­tras cla­ras, pues los ni­ños con dis­le­xia se pue­den con­fun­dir con de­ma­sia­das tex­tu­ras y le­tra cur­si­va.

Los 100 ejer­ci­cios que in­clu­ye el li­bro ya fue­ron pues­tos a prue­ba con ni­ños que acu­den a la Clí­ni­ca de Neu­ro­pe­dia­tria –don­de hi­zo par­te de la in­ves­ti­ga­ción- y re­sul­ta­ron de gran uti­li­dad.

Pa­ra es­tar en­te­ra­do

La dis­le­xia es un tras­torno del apren­di­za­je de la lec­toes­cri­tu­ra, de ca­rác­ter per­sis­ten­te y es­pe­cí­fi­co, cu­yo ori­gen pa­re­ce de­ri­var de una al­te­ra­ción del neu­ro­de­sa­rro­llo.

Las per­so­nas dis­lé­xi­cas ma­ni­fies­tan de for­ma ca­rac­te­rís­ti­ca di­fi­cul­ta­des pa­ra re­ci­tar el al­fa­be­to, de­no­mi­nar le­tras, rea­li­zar ri­mas sim­ples y pa­ra ana­li­zar o cla­si­fi­car los so­ni­dos.

La lec­tu­ra se ca­rac­te­ri­za por las omi­sio­nes, sus­ti­tu­cio­nes, dis­tor­sio­nes, in­ver­sio­nes o adic­cio­nes, len­ti­tud, va­ci­la­cio­nes, pro­ble­mas de se­gui­mien­to vi­sual y dé­fi­cit en la com­pren­sión.

Por es­ta di­fi­cul­tad pa­ra la des­co­di­fi­ca­ción o lec­tu­ra de pa­la­bras, es­ta­rían al­te­ra­dos al­gu­nos de los pro­ce­sos cog­ni­ti­vos in­ter­me­dios en­tre la re­cep­ción de la in­for­ma­ción y la ela­bo­ra­ción del sig­ni­fi­ca­do.

El ni­ño dis­lé­xi­co sue­le fa­ti­gar­se al es­tar fren­te a ta­reas de lec­toes­cri­tu­ra y pier­den la con­cen­tra­ción.

El pro­ble­ma pue­de agra­var­se al gra­do de que el me­nor se aís­le y de­pri­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.