Fí­ja­te en el Mé­to­do Edu­ca­ti­vo

Es uno de las prin­ci­pa­les fac­to­res a la ho­ra de ele­gir el co­le­gio que es­ta­rá a car­go de la edu­ca­ción de tus hi­jos

El Diario de Chihuahua - - ORIENTA - Bri­sa Frías/el DIA­RIO

Una es­cue­la ja­más se­rá idén­ti­ca a otra, a pe­sar de ape­gar­se a los pla­nes y pro­gra­mas de la Se­cre­ta­ría de Edu­ca­ción Pú­bli­ca (SEP), con­for­me a lo es­ta­ble­ci­do en la Cons­ti­tu­ción.

Mu­cho de lo que las ha­ce di­fe­ren­tes es, de inicio, la vi­sión pac­ta­da co­mo eje de su en­se­ñan­za, y por en­de, los mé­to­dos que se apli­ca­rán pa­ra tal fin.

Así, ob­via­men­te, no es lo mis­mo una es­cue­la ma­ris­ta que una cu­yo en­fo­que pri­mor­dial son las ar­tes. Ni una que se ape­ga a mé­to­dos tra­di­cio­na­lis­tas a una del sis­te­ma Mon­tes­so­ri.

Y es jus­to aquí don­de a los pa­dres les sur­gen va­rias in­te­rro­gan­tes: ¿Cuál ele­gir? ¿En cuál de ellas mi hi­jo desa­rro­lla­rá ma­yor po­ten­cial? ¿Cuál se­rá de su agra­do?

Ya sea que el mé­to­do de­ter­mi­ne el pro­gra­ma de la ins­ti­tu­ción o que se tra­te de un cen­tro edu­ca­ti­vo que ayu­de a re­for­zar áreas es­pe­cí­fi­cas de apren­di­za­je, es buen mo­men­to de que pa­dres e hi­jos co­noz­can las op­cio­nes y eli­jan la me­jor.

SE PAR­TE DE LA VI­SIÓN

Por lo ge­ne­ral las es­cue­las adop­tan un mé­to­do de en­se­ñan­za en par­ti­cu­lar, aun­que ca­da maes­tro pue­de te­ner uno pa­ra su asig­na­tu­ra no se en­se­ña de la mis­ma ma­ne­ra cien­cias que es­pa­ñol-, co­mo ocu­rre en las ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción pú­bli­ca, que re­cien­te­men­te han aco­gi­do la me­to­do­lo­gía de las re­gle­tas de Cui­se­nai­re pa­ra im­par­tir ma­te­má­ti­cas.

“Hay un mé­to­do pa­ra lec­toes­cri­tu­ra, uno pa­ra cien­cias, otro pa­ra ma­te­má­ti­cas, tie­ne que ver con el área de co­no­ci­mien­to es­pe­cí­fi­co que quie­ras desa­rro­llar, ex­pli­ca Anet­te Frías, ca­te­drá­ti­ca de la Be­ne­mé­ri­ta y Cen­te­na­ria Es­cue­la Nor­mal del Es­ta­do Pro­fe­sor Luis Urías Bel­de­rráin. Se­rá su vi­sión, di­ce, lo que de­ter­mi­na­rá los mé­to­dos que im­ple­men­te, “las que quie­ran cul­ti­var el arte tra­ba­ja­rán so­bre cier­tos mé­to­dos, una bi­lin­güe se en­fo­ca­rá en el mé­to­do de in­glés y así ca­da una di­vi­di­rá sus tiem­pos de acuer­do a la orien­ta­ción que quie­ra”.

En el ca­so de la edu­ca­ción pú­bli­ca, se­ña­la la maes­tra, ca­da asig­na­tu­ra tra­ba­ja su pro­pia me­to­do­lo­gía en fun­ción de las teo­rías pe­da­gó­gi­cas con­tem­po­rá­neas, del so­cio­cons­truc­ti­vis­mo, pues la pro­pues­ta cu­rri­cu­lar de la SEP es­tá ba­sa­da en el Nue­vo Mo­de­lo Edu­ca­ti­vo, que tie­ne un en­fo­que hu­ma­nis­ta. Co­rres­pon­de a los pa­dres, en acuer­do con el me­nor, de­ci­dir qué áreas quie­ren desa­rro­llar o qué va a com­ple­men­tar su edu­ca­ción, di­ce.

MÉ­TO­DOS EDU­CA­TI­VOS

Los mé­to­dos de en­se­ñan­za más tra­di­cio­na­les su­po­nen que el maes­tro era la fi­gu­ra cen­tral de la que ema­na­ba el co­no­ci­mien­to y el alumno so­lo un re­cep­tor pa­si­vo.

En la ac­tua­li­dad es­to ha cam­bia­do y hay mé­to­dos que se en­fo­can en la par­ti­ci­pa­ción del es­tu­dian­te, ha­cién­do­lo ac­ti­vo en el pro­ce­so de apren­di­za­je en to­do mo­men­to. Lo an­te­rior con­si­de­ra los in­tere­ses de los alum­nos y los mo­ti­va. Al­gu­nas me­to­do­lo­gías que se apli­can en las au­las son, por ejem­plo, el ABN, em­plea­do pa­ra apren­der ma­te­má­ti­cas; el apren­di­za­je por pro­yec­tos, que per­mi­te a los es­tu­dian­tes ra­zo­nar pro­ble­mas y bus­car so­lu­cio­nes reales; el 'flip­ped class­room' o pe­da­go­gía in­ver­sa en la que la teo­ría se tra­ba­ja en ca­sa y en el au­la se prac­ti­ca; y ga­mi­fi­ca­ción o lu­di­fi­ca­ción, en el que se apren­de por me­dio del jue­go, con he­rra­mien­tas co­mo vi­deo­jue­gos y ta­ble­tas elec­tró­ni­cas.

OTRAS PEDAGOGÍAS

Dis­tin­tos a los mé­to­dos con­ven­cio­na­les, los que a con­ti­nua­ción se de­ta­llan pro­po­nen otra ma­ne­ra de es­ta­ble­cer el pro­ce­so de en­se­ñan­za apren­di­za­je.

Ku­mon

Los cen­tros de apren­di­za­je Ku­mon se es­pe­cia­li­zan en pro­gra­mas ex­tra­es­co­la­res de ma­te­má­ti­cas y lec­tu­ra.

Idea­do por To­ru Ku­mon, el mé­to­do in­ci­de en es­tos dos as­pec­tos cla­ve del apren­di­za­je: las ma­te­má­ti­cas y la lec­tu­ra, y su ob­je­ti­vo es que el alumno ad­quie­ra ha­bi­li­da­des su­fi­cien­tes pa­ra con­se­guir ren­dir al má­xi­mo en sus es­tu­dios.

El mé­to­do ase­gu­ra pro­por­cio­nar al es­tu­dian­te los me­dios pa­ra que tra­ba­je de for­ma in­de­pen­dien­te y ad­quie­ra há­bi­tos de es­tu­dio que le per­mi­tan apren­der por sí mis­mo. De inicio, el alumno ha­rá un exa­men que lo ubi­ca­rá en un ni­vel y de ahí de­be­rá tra­ba­jar en do­mi­nar los co­no­ci­mien­tos pa­ra avan­zar a los si­guien­tes.

DOMAN

El mé­di­co nor­te­ame­ri­cano Glenn J. Doman com­pro­bó que exis­ten al­ter­na­ti­vas pa­ra en­se­ñar a leer a los más pe­que­ños, ya que los be­bés son ca­pa­ces de re­co­no­cer le­tras y pa­la­bras si es­tas son gran­des.

En su li­bro ‘Có­mo en­se­ñar a leer a su be­bé ase­gu­ra que los ni­ños son ca­pa­ces de leer pa­la­bras con tan so­lo un año de edad, fra­ses a los dos años, y li­bros cuan­do tie­nen tres. El mé­to­do se tra­ta de mos­trar al ni­ño se­ries de cin­co tar­je­tas con pa­la­bras, es­cri­tas con le­tras gran­des y que co­rres­pon­dan a una mis­ma ca­te­go­ría (por ejem­plo, co­lo­res, ani­ma­les, for­mas), tres ve­ces al día. El doc­tor afir­ma que apren­der a leer pre­coz­men­te fo­men­ta el gus­to por la lec­tu­ra, fa­vo­re­ce el desa­rro­llo de la in­te­li­gen­cia del ni­ño y le abre un mun­do de po­si­bi­li­da­des.

MON­TES­SO­RI

La doc­to­ra y pro­fe­so­ra María Mon­tes­so­ri ba­só su mé­to­do edu­ca­ti­vo en fa­ci­li­tar a los ni­ños un am­bien­te pro­pi­cio que les per­mi­tie­ra avan­zar en el co­no­ci­mien­to por sí mis­mos, de­jan­do al pro­fe­sor la fun­ción de orien­ta­dor.

Pa­ra ella, brin­dar li­ber­tad a los pe­que­ños pa­ra sa­tis­fa­cer su cu­rio­si­dad y pa­ra que apren­dan de sus pro­pias vi­ven­cias es fun­da­men­tal. Ba­jo es­te mé­to­do, los alum­nos tie­nen li­ber­tad de mo­vi­mien­to en el au­la y li­bre ac­ce­so a los ma­te­ria­les pe­da­gó­gi­cos. Ade­más, es­co­gen el ti­po de tra­ba­jo que desean ha­cer en ca­da mo­men­to.

Por su par­te, el pro­fe­sor de­be­rá cum­plir el pa­pel de ob­ser­va­dor y orien­ta­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.