In­ter­net, he­rra­mien­ta de dos ca­ras

El uso de la “red de re­des” es una he­rra­mien­ta fan­tás­ti­ca pa­ra­ob­te­ner in­for­ma­ción útil, pe­ro tam­bién pue­de ser un ries­go si no se usa ade­cua­da­men­te

El Diario de Chihuahua - - ORIENTA - Bri­sa Frías / EL DIA­RIO

Co­mo ca­si to­do en la vi­da, las nue­vas tec­no­lo­gías tie­nen un la­do cla­ro y uno os­cu­ro. Es in­ne­ga­ble el im­pac­to que en tér­mi­nos de co­mu­ni­ca­ción han ad­qui­ri­do y el va­lor que las per­so­nas le dan a di­chas he­rra­mien­tas; sin em­bar­go, en ma­nos inex­per­tas, co­mo las de los ni­ños, re­pre­sen­ta un ries­go de no ser uti­li­za­das en la me­di­da ade­cua­da ni pa­ra fi­nes pro­pios de la edad.

“Yo es­toy a fa­vor de la tec­no­lo­gía. Es bue­na siem­pre y cuan­do sea me­di­da y se uti­li­ce pa­ra fi­nes edu­ca­ti­vos o de dis­trac­ción, pa­ra pa­sar tiem­po de ocio, pe­ro no de­ma­sia­do tiem­po”, ex­pre­só la psi­có­lo­ga Es­ter La­rrea.

Pro­gra­mas o apli­ca­cio­nes pa­ra ni­ños con pro­ble­mas de len­gua­je o pa­ra dis­tin­tos ti­pos de dis­ca­pa­ci­da­des son sin du­da un pun­to a fa­vor de la tec­no­lo­gía.

“El pro­ble­ma es el abu­so. Los ni­ños de­ben de apren­der a pa­sar tiem­pos de tran­qui­li­dad, sin na­da que ha­cer, sin elec­tró­ni­ca, son tiem­pos de es­pe­rar, sim­ple­men­te. De no ser así, eso los con­ver­ti­rá en per­so­nas an­sio­sas que no pue­den es­pe­rar a que al­guien tar­de más del tiem­po que­pre­su­po­nen de­be tar­dar pa­ra sa­lir del ca­jón de es­ta­cio­na­mien­to o es­tar en la fi­la del ban­co, por ejem­plo”.

Es­te ex­ce­so de tiem­po que ni­ños y jó­ve­nes de­di­can a vi­deo­jue­gos o re­des so­cia­les –los usua­rios de In­ter­net en Mé­xi­co des­ti­nan apro­xi­ma­da­men­te 7.5 ho­ras a Fa­ce­book y Twit­ter-, pue­de traer con­se­cuen­cias.

“Es im­pre­sio­nan­te el tiem­po que pa­san

en las re­des so­cia­les. Tan­to el con­tac­to vi­sual co­mo la aten­ción au­di­ti­va, es­cu­char a los de­más, se es­tá per­dien­do por la tec­no­lo­gía, por eso les in­sis­to a los pa­pás que con­tro­len el tiem­po que pa­san sus hi­jos en in­ter­net”, in­di­có la es­pe­cia­lis­ta.

“El con­tac­to vi­sual da mu­cha in­for­ma­ción, en los ni­ños es muy im­por­tan­te la in­for­ma­ción que re­ci­ben por to­dos los sen­ti­dos y la vis­ta es uno de ellos, en­ton­ces tan­to pa­ra el desem­pe­ño aca­dé­mi­co co­mo en el área so­cial, que se ve re­fle­ja­do en lo in­te­lec­tual, el ha­cer uso de la vis­ta es muy im­por­tan­te”.

Co­mo ejem­plo, La­rrea co­men­tó que se dan mu­chos ca­sos en que los pa­dres les lla­man la aten­ción a sus hi­jos y ellos no se dan cuen­ta por­que su mi­ra­da es­tá en el vi­deo­jue­go o la compu­tado­ra, y se es­tán per­dien­do las ex­pre­sio­nes del pa­pá.

“La aten­ción vi­sual tie­ne mu­chas ba­ses neu­ro­ló­gi­cas y co­mo se es­tá so­bre es­ti­mu­lan­do­con los co­lo­res y mo­vi­mien­tos de los vi­deo­jue­gos, cuan­do el ni­ño es­tá con otros ni­ños se abu­rre. El ni­ño ne­ce­si­ta más adre­na­li­na y el jue­go sim­ple se le ha­ce abu­rri­do, al igual que el au­la”.

A un ni­ño que se le per­mi­te pa­sar ho­ras en la ta­blet pue­de te­ner pro­ble­mas de aten­ción, ba­jar ca­li­fi­ca­cio­nes, y lle­gar al pun­to de no es­ta­ble­cer re­la­cio­nes con sus com­pa­ñe­ros.

La au­to­es­ti­ma y con­duc­ta tam­bién se ven afec­ta­das, al igual que el au­to­con­trol, que es el ma­ne­jo de las emo­cio­nes. Por ello es im­por­tan­te que apren­dan a ha­cer un uso efec­ti­vo y se­gu­ro de la red.

FUEN­TE:ES­TER La­rrea/psi­có­lo­ga/hos­pi­tal Me­di­sur/con­sul­to­rio 308/Ejér­ci­to Na­cio­nal 6325/Te­lé­fono: 391-18-25

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.