HAZ UNA AGEN­DA EQUI­LI­BRA­DA

Es ne­ce­sa­rio va­lo­rar las ne­ce­si­da­des y ca­pa­ci­da­des del me­nor, y muy im­por­tan­te, res­pe­tar sus tiem­pos de des­can­so y ocio

El Diario de Chihuahua - - ORIENTA - Bri­sa Frías / EL DIA­RIO

¿

Cuán­to es mu­cho y cuán­to es po­co a la ho­ra de pro­gra­mar ac­ti­vi­da­des ex­tra­es­co­la­res pa­ra sus hi­jos? Be­ne­fi­cio­sas pa­ra el desa­rro­llo de ha­bi­li­da­des so­cia­les y cog­ni­ti­vas, las ac­ti­vi­da­des fue­ra del au­la de­ben te­ner un equi­li­brio en la agen­da de los me­no­res, de lo con­tra­rio, el ago­ta­mien­to, el es­trés y la des­mo­ti­va­ción lle­ga­rán pron­to.

La cla­ve, ase­gu­ra la psi­có­lo­ga Es­ter La­rrea, es­tá en va­lo­rar las ne­ce­si­da­des y ca­pa­ci­da­des del me­nor, y muy im­por­tan­te, en res­pe­tar sus tiem­pos de des­can­so y ocio.

Si por la ma­ña­na los ni­ños van al co­le­gio y en la tar­de, jus­to des­pués de co­mer, co­rren al futbol, al in­glés y la dan­za, ese pe­que­ño pron­to mos­tra­rá fa­ti­ga, tan­to fí­si­ca co­mo men­tal.

“El ni­ño de­be des­can­sar. Los pa­pás creen que mien­tras más áreas es­ti­mu­le, su hi­jo se­rá más in­te­li­gen­te, pe­ro la so­bre es­ti­mu­la­ción pro­vo­ca ni­ños que no en­cuen­tran su lu­gar, que siem­pre quie­ren es­tar en mo­vi­mien­to, o que su­fren de an­sie­dad”, ex­pre­só La­rrea.

“Las ma­más quie­ren me­ter­los a mu­chas ac­ti­vi­da­des pa­ra que su hi­jo sea bueno en to­do, ya sea ar­tes, de­por­tes, y ade­más los llevan a cla­ses de al­gu­na ma­te­ria que ne­ce­si­tan re­for­zar, en­ton­ces lo tie­nen tan sa­tu­ra­do que el ni­ño no pue­de des­can­sar o no tie­ne tiem­po de sa­lir a ju­gar”.

Otro mo­ti­vo por el que los pa­dres alien­tan a sus hi­jos a lle­var mu­chas ac­ti­vi­da­des es la pre­sión so­cial. Si ven que los ve­ci­nos ins­cri­ben a sus hi­jos en cuan­to cur­so ini­cia, ellos tam­bién lo ha­cen, men­cio­nó la psi­có­lo­ga.

“Los ni­ños tie­nen el de­re­cho de te­ner tiem­pos de ocio, y eso no sig­ni­fi­ca ir al futbol, al in­glés, a la cla­se ex­tra; el tiem­po de ocio es ha­cer na­da”, afir­mó.

Los pro­ble­mas de la agen­da apre­ta­da

De no or­ga­ni­zar una jor­na­da en la que que­den ho­ras li­bres pa­ra el des­can­so o la con­vi­ven­cia en fa­mi­lia, po­drían pre­sen­tar­se si­tua­cio­nes de can­san­cio, fal­ta de con­cen­tra­ción y es­trés no so­la­men­te en los ni­ños, sino tam­bién en los pa­dres.

“La com­pe­ten­cia del mer­ca­do de las es­cue­las pri­va­das fo­men­tan es­ta creen­cia. Les ven­den la idea a los pa­pás de que mien­tras más es­ti­mu­la­do es­té su hi­jo, más va a desa­rro­llar sus ca­pa­ci­da­des”, co­men­tó La­rrea.

¿Qué con­se­cuen­cias trae­rá la so­bre es­ti­mu­la­ción del me­nor? Se­gún la ex­per­ta, el ni­ño po­dría cre­cer in­sa­tis­fe­cho, o enfrentars­e a de­rro­tas cons­tan­tes si las cla­ses no le gus­tan o no es bueno pa­ra desa­rro­llar­las; en sín­te­sis, ex­pe­ri­men­ta­rá frus­tra­ción y fal­ta de mo­ti­va­ción.

“Las ac­ti­vi­da­des des­pués de cla­se son bue­nas, lo que no es bueno es sa­tu­rar­se. Lue­go, cuan­do ya tie­ne la ca­pa­ci­dad de de­ci­dir, que es en la ado­les­cen­cia, ya no va a que­rer ha­cer na­da, lo que quie­ren es te­ner pu­ro ocio”.

Pa­ra no lle­gar a es­te ex­tre­mo, la psi­có­lo­ga re­co­mien­da a los pa­dres que ha­gan un ho­ra­rio, ano­tan­do ho­ra por ho­ra la ac­ti­vi­dad que sus hi­jos rea­li­zan. Si ven que no hay es­pa­cio pa­ra el des­can­so, en­ton­ces es­tán so­bre­sa­tu­ra­dos.

“Aho­ra la vi­da es to­do rá­pi­do. Es­ta­mos en un tiem­po en que hay que tran­qui­li­zar­nos, co­mer tran­qui­los, ir con cal­ma y no so­bre­sa­tu­rar la agen­da pa­ra po­der ir al rit­mo del mar”, con­clu­yó.

FUEN­TE: Es­ter La­rrea/psi­có­lo­ga/hos­pi­tal Me­di­sur/con­sul­to­rio 308/Ejér­ci­to Na­cio­nal 6325/Te­lé­fono: 391-18-25

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.