Pa­dre ofre­ce re­com­pen­sa por su hi­jo des­apa­re­ci­do

Doy to­do lo que ten­go, lo quie­ro vi­vo” Jo­sé Flo­res Vi­lla

El Diario de Chihuahua - - PORTADA - Sa­lud Ochoa / El Dia­rio

Jo­sé Án­gel Flo­res An­dra­de sa­lió de su ca­sa ubi­ca­da en la co­lo­nia Ri­be­ras de Sa­cra­men­to el jue­ves 30 de ma­yo; an­tes de lle­gar a su des­tino, el jo­ven de 23 años de edad fue “le­van­ta­do” por su­je­tos des­co­no­ci­dos en­tre las ca­lles Río Co­lo­ra­do y Río Ro­jo. Des­de en­ton­ces su fa­mi­lia no lo ha vuel­to a ver ni a te­ner no­ti­cias de él. Tam­po­co ha ha­bi­do una lla­ma­da pi­dien­do res­ca­te por lo que sos­pe­chan que po­dría ha­ber si­do tras­la­da­do a la sie­rra a tra­ba­jar en la siem­bra de ener­van­tes.

A ca­si dos me­ses y me­dio de los he­chos y a pe­sar de que hay un re­por­te de au­sen­cia in­ter­pues­to an­te la Fis­ca­lía Ge­ne­ral del Es­ta­do, el pa­dre de la víc­ti­ma –Jo­sé Flo­res Vi­lla- ase­gu­ra que la au­to­ri­dad no ha he­cho na­da al res­pec­to por lo que ha de­ci­di­do ofre­cer una re­com­pen­sa por quién le en­tre­gue a su hi­jo aun­que pa­ra ello de­ba des­ha­cer­se de su ca­sa si es ne­ce­sa­rio.

El pa­dre, cu­ya es­pe­ran­za se man­tie­ne co­mo una luz en la os­cu­ri­dad, se­ña­la que exis­ten evi­den­cias en vi­deo, gra­ba­das por una cá­ma­ra de se­gu­ri­dad, del mo­men­to en el que Jo­sé Án­gel y otro jo­ven de la mis­ma edad fue­ron subidos por la fuer­za a una ca­mio­ne­ta; sin em­bar­go, la po­li­cía se ha ne­ga­do a re­vi­sar y dar se­gui­mien­to a di­chas evi­den­cias.

“A ve­ces, con tan­tas co­sas que pa­san y que uno vi­ve, lo úni­co que se pue­de pen­sar que los dos –po­li­cías y cri­mi­na­les- son lo mis­mo. No­so­tros nos afe­rra­mos a la es­pe­ran­za de que él es­té bien pe­ro es muy di­fí­cil”, di­ce mien­tras mi­ra a su pe­que­ño nie­to, hi­jo de Jo­sé Án­gel, ju­gar y ha­blar de di­no­sau­rios ajeno por com­ple­to a la pu­tre­fac­ción mun­da­na.

Los 73 días trans­cu­rri­dos des­de que ocu­rrie­ron los he­chos han si­do un “in­fierno” pa­ra la fa­mi­lia Flo­res An­dra­de, es­pe­cial­men­te pa­ra su ma­dre cu­ya sa­lud emo­cio­nal ha si­do se­ria­men­te afec­ta­da.

“Mi es­po­sa a ve­ces re­za y en otras llo­ra, yo me aguan­to un po­co más por­que des­pués de ha­ber vis­to to­do lo que pa­sa, uno se vuel­ve un po­co más du­ro”, se­ña­la Jo­sé con voz ba­ja lu­chan­do con­tra la de­silu­sión. Se man­ten­drá fir­me –ase­gu­ray no des­can­sa­rá has­ta en­con­trar al más chi­co de sus hi­jos.

La de­ter­mi­na­ción y el enojo se re­fle­jan en sus ojos cuan­do ha­bla so­bre el jo­ven que, “sí fue va­go co­mo to­dos lo so­mos en al­gún mo­men­to”, pe­ro has­ta ma­yo pa­sa­do, te­nía un em­pleo fi­jo en el sec­tor de la cons­truc­ción.

A lo lar­go de la plá­ti­ca Jo­sé ha­ce pau­sas obli­ga­das por el sen­ti­mien­to que arri­ba has­ta sus ojos y ame­na­za con bro­tar pe­ro fi­nal­men­te lo­grar con­te­ner­lo, se ar­ma de va­lor e in­sis­te en que es­tá dis­pues­to a dar una re­com­pen­sa de 150 mil pe­sos a quien le lle­ve vi­vo a su hi­jo aun­que es­to sig­ni­fi­que vol­ver a em­pe­zar de nue­vo.

“No so­mos gen­te de mu­cho di­ne­ro pe­ro ha­re­mos el es­fuer­zo por con­se­guir lo ne­ce­sa­rio pa­ra que nos lo en­tre­guen. Las co­sas ma­te­ria­les van y vie­nen, la vi­da no. La vi­da so­lo es una y no es jus­to, no es jus­to que a los jó­ve­nes les ro­ben la opor­tu­ni­dad de vi­vir­la”, di­ce el pa­dre con el sem­blan­te afec­ta­do por el do­lor.

Al mo­men­to ase­gu­ra que na­die se ha co­mu­ni­ca­do con él pa­ra pe­dir­le di­ne­ro por lo que des­car­ta que sea un se­cues­tro y por­que ade­más, “To­dos sa­ben que en Ri­be­ras hay pre­sen­cia de gen­te ma­la” que se de­di­ca a las ac­ti­vi­da­des ilí­ci­tas por lo que es­tá con­ven­ci­do de que su hi­jo pu­do ha­ber si­do lle­va­do a la sie­rra a los cam­pos don­de se pro­du­ce dro­ga.

“Si ellos lo tie­nen y les es­tá sir­vien­do tal vez por di­ne­ro acep­ten de­vol­vér­me­lo; ellos –los de­lin­cuen­tes­lo que quie­ren es eso, di­ne­ro fá­cil y aun­que pa­ra mí no sea sen­ci­llo con­se­guir­lo, es­toy dis­pues­to a dár­se­los por­que quie­ro a mi hi­jo de vuel­ta. El di­ne­ro va y vie­ne, eso es lo de me­nos, lo que im­por­ta es que él vuel­va”, in­sis­te.

“Él di­jo que iba cer­ca de la ca­sa y que vol­vía rá­pi­do, no pu­do ha­ber­se ido así na­da más, es­toy se­gu­ro. Só­lo tie­nen que ver los vi­deos y sa­brán quién se lo lle­vó pe­ro los po­li­cías no han que­ri­do de­cir más”, ase­gu­ra y lue­go ca­lla por­que ca­da fra­se se tras­mu­ta en tiem­po que su hi­jo ya no tie­ne.

Ri­be­ras de Sa­cra­men­to es una “jun­gla”

Ri­be­ras de Sa­cra­men­to y la zo­na de in­fluen­cia, es re­co­no­ci­do por la au­to­ri­dad co­mo un po­lí­gono de in­se­gu­ri­dad y es­tá ubi­ca­do en­tre las 10 co­lo­nias más con­flic­ti­vas de la ciu­dad de Chihuahua o don­de se ge­ne­ran un ma­yor nú­me­ro de in­ter­ven­cio­nes po­li­cia­cas, se­gún da­tos de la Di­rec­ción de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca Mu­ni­ci­pal.

Las ca­lles de la co­lo­nia, ubi­ca­da a 21 ki­ló­me­tros del cen­tro de la ciu­dad a un cos­ta­do de la sa­li­da Juá­rez al nor­te de la ca­pi­tal, se han trans­for­ma­do en “ríos” de san­gre por las eje­cu­cio­nes y en­fren­ta­mien­tos que se re­gis­tran con­ti­nua­men­te.

Sin em­bar­go, ca­da vez que un even­to vio­len­to se pre­sen­ta, se apues­ta a la des­me­mo­ria y al pa­so del tiem­po pa­ra que las co­sas vuel­van a su rum­bo “nor­mal”, don­de la in­di­fe­ren­cia ofi­cial y la fal­ta de una in­ter­ven­ción so­cial efec­ti­va se su­ma al nar­co­me­nu­deo, in­se­gu­ri­dad, vio­len­cia, des­apa­ri­cio­nes y un lar­go lis­ta­do de de­li­tos pa­ra con­for­mar una reali­dad ava­sa­lla­do­ra en la que Án­gel se con­vir­tió en una víc­ti­ma más.

“La co­lo­nia Ri­be­ras es una jun­gla, allí to­do pa­sa, los de­li­tos ocu­rren a ple­na luz del día y la po­li­cía no ha­ce na­da”, di­ce Jo­sé y se hun­de lue­go en el si­len­cio.

50% de hom­bres es­cla­vi­za­dos en cam­pos de ama­po­la fue­ron cap­ta­dos en Chihuahua

El pa­sa­do 10 de ju­lio, 21 hom­bres fue­ron res­ca­ta­dos de un cam­po de ama­po­la en Yo­ki­vo y de ellos, se­gún in­for­ma­ción de la Fis­ca­lía Ge­ne­ral del Es­ta­do, 11 fue­ron cap­ta­dos en la ciu­dad de Chihuahua, en co­lo­nias re­co­no­ci­das por las au­to­ri­da­des por sus al­tos ín­di­ces de­lic­ti­vos (ho­mi­ci­dios, des­apa­ri­cio­nes, nar­co­me­nu­deo) co­mo es el ca­so de Pun­ta Orien­te, Vis­tas Ce­rro Gran­de y La No­ria.

Si bien es cier­to, en ese gru­po no ha­bía víc­ti­mas de Ri­be­ras de Sa­cra­men­to, tam­bién lo es que di­cha zo­na tie­ne una pro­ble­má­ti­ca si­mi­lar a las co­lo­nias arri­ba men­cio­na­das y la pre­sen­cia de los gru­pos cri­mi­na­les es un “se­cre­to a vo­ces” que to­dos –in­clui­das las au­to­ri­da­des co­no­cen pe­ro que na­die ata­ca.

Se­gún da­tos de la FGE, la edad de las víc­ti­mas res­ca­ta­das el mes pa­sa­do, va des­de los 18 has­ta los 52 años, gru­po eta­rio en el que Jo­sé Án­gel es­tá y que se con­vier­te en uno de los mo­ti­vos por los cua­les su pa­dre sos­pe­cha que a su hi­jo se lo ha­yan lle­va­do a la fuer­za.

“Hay otros mu­cha­chos des­apa­re­ci­dos en la ciu­dad. Es mu­cha ca­sua­li­dad que así na­da más se los lle­ven y no apa­rez­ca ni un so­lo ras­tro de ellos. Yo fui ya a que me to­ma­ran prue­bas de ADN por si un cuer­po apa­re­ce, pe­ro has­ta aho­ra na­da. No hay na­da”.

Los des­apa­re­ci­dos de Chihuahua

Un to­tal de mil 344 per­so­nas se man­tie­nen con es­ta­tus de des­apa­re­ci­das en el es­ta­do de Chihuahua, se­gún los re­gis­tros que con­cen­tra la Fis­ca­lía Ge­ne­ral del Es­ta­do, en el pe­rio­do com­pren­di­do en­tre 2016 al 2019.

Los mu­ni­ci­pios que más per­so­nas des­apa­re­ci­das con­cen­tran son: Ciu­dad Juá­rez, Chihuahua, Cuauh­té­moc, Pa­rral, De­li­cias y Nue­vo Ca­sas Gran­des. Los ca­sos más re­cien­tes de des­apa­ri­ción son los de An­to­nio Men­do­za Leal y Jo­sé An­to­nio Mal­do­na­do Pa­yán, ve­ci­nos am­bos de la co­lo­nia Desa­rro­llo Ur­bano. (Sa­lud Ochoa / El Dia­rio)

el Pa­dre de fa­mi­lia ofre­ce to­do por la vi­da de su hi­jo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.